Las promesas económicas, clave para sumar votos

agosto 11, 2013 · Imprimir este artículo

Las promesas económicas, clave para sumar votos
Por Juan Carlos de Pablo

En internas abiertas, simultáneas y obligatorias, los argentinos elegimos hoy a los candidatos a las elecciones legislativas del 27 de octubre próximo. La ocasión amerita analizar las siguientes cuestiones: ¿cuál es la relación entre las teorías económicas y las políticas económicas?; ¿cómo influye la política sobre la economía, y viceversa?; ¿cuál es la relación entre lo que dicen los candidatos, y lo que hará quien triunfe cuando tenga que ejercer su cargo?

Al respecto conversé con el brasileño Roberto de Oliveira Campos (1917-2001), quien en el prólogo de su autobiografía, La linterna de popa, afirmó: “Cuento en este libro las peripecias del pibe de Pantanal, que se hizo teólogo en el claustro, diplomático en la guerra y en la paz, economista testigo de la arquitectura económica de posguerra, pasando después a ser tecnócrata, administrador y político. Fui algo apóstol, careciendo del coraje para ser mártir. A veces profeticé, no por ver más que otros, sino por ver antes. Nunca tuve profundidad, inteligencia o poder para erigir un farol que lanzase un faro de luz a las futuras generaciones. Por eso estas memorias son apenas la lucecita de popa de un pequeño barco, que sobre la base de la experiencia apenas ilumina las olas que dejamos atrás”. Fue ministro de Economía y fue sucedido por Antonio Delfim Netto y Mario Henrique Simonsen.

-¿Cuál es la relación entre las teorías económicas y las políticas económicas?

-Si entre los datos, los modelos y los resultados, existiera una única relación, los gobiernos podrían delegar en un robot la porción de las políticas públicas que tienen que ver con la economía. Pero tampoco nos vayamos al otro extremo, porque que la relación no sea biunívoca no quiere decir que pueda ser cualquiera.

La teoría, la historia y la introspección ayudan a entender los límites. En particular nunca está de más aclarar que el principio de escasez, según el cual no hay de todo, para todos, gratis, está más allá de cualquier ideología o escuela económica.

-¿Cómo utilizan los gobiernos la economía, con fines electorales?

-Michal Kalecki formuló un modelo en el que los capitalistas producen recesiones, para disminuir los costos, particularmente los laborales. Hay ciclos porque la presión política obliga a que más tarde se afloje la política económica y la economía se reactive. Kalecki inauguró lo que se conoce como el ciclo económico de raíz política.

-¿Funciona?

-Si los gobiernos pudieran manipular la situación económica de manera perfecta, nunca perderían las elecciones. Pero sin llegar a tanto, es claro que tanto Raúl Ricardo Alfonsín en 1985, como Carlos Saúl Menem en 1991, eligieron el momento de lanzar los planes austral y de convertibilidad, pensando en sendas primeras renovaciones parciales de la Cámara de Diputados.

-¿Qué valor tienen las afirmaciones que, referidas a la economía, se hacen durante una campaña electoral?

-Otto von Bismarck afirmó que nunca se miente tanto como antes de una elección, durante una guerra o después de una cacería. En la Argentina 2013 el oficialismo sugiere que si sigue en el gobierno podrá repetir en la próxima década los resultados obtenidos en la pasada.

Algo imposible, dado que la reactivación se basó en la recesión anterior, el agotamiento de los stocks y la mejora de los términos del intercambio, factores de naturaleza irrepetible.

Pero si el oficialismo sugiere que dos más dos es nueve, la oposición no tiene más remedio que decir que dos más dos es 25. Entonces, afirma que se puede pagar el 82% móvil a todos los jubilados, que gravar la renta financiera permitirá desgravar los impuestos al trabajo, que se necesitarán un par de años para eliminar la inflación, etcétera. Mensajes incongruentes con las cuentas más elementales y la lectura de la historia.

-¿Qué dice la historia?

-Que en la agenda de quien asume responsabilidades públicas pesan mucho más las circunstancias que hay que enfrentar que la ideología con la cual llegó al cargo. ¿Por qué 2015 va a ser una excepción?

-Don Roberto, muchas gracias..

Fuente: La Nación, 11/08/13.

Juan Carlos de Pablo

Juan Carlos de Pablo

banner CEP 01 click aqui

Lectura recomendada:  La Casa de Moneda, una imprenta muy particular

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.