Liberia: Pueblos en cuarentena por el Ébola

agosto 22, 2014 · Imprimir este artículo

Pueblos en cuarentena: contra el Ébola, una técnica medieval

Por E.Telmor y E.Farge  | Agencia Reuters

BOYA, Liberia – Para intentar controlar la epidemia del Ébola que se extiende por África Occidental, Liberia puso en cuarentena a remotas aldeas en el epicentro del virus, una medida que recuerda a los «pueblos de la plaga» de la Europa medieval.

Con escaso acceso a alimentos y medicinas, muchos habitantes enfrentan una cruda opción: quedarse donde están y arriesgarse a morir o abandonar la cuarentena, extendiendo la infección en un país mal equipado para contenerla.

En Boya, en el norteño distrito liberiano de Lofa, Joseph Gbembo, que se contagió de Ébola pero sobrevivió, dice que está intentando criar a diez chicos menores de cinco años y mantener a cinco viudas, luego de que nueve miembros de su familia murieran por culpa del virus.

Por temor a contagiarse, los vecinos del hombre de 30 años se niegan a hablarle y lo culpan por haber traído la enfermedad al pueblo. «Estoy solo», dijo. «Nadie me habla y la gente corre cuando me ve», contó Gbembo.

Trabajadores de ayuda dicen que si el apoyo no llega pronto, los habitantes de pueblos como Boya, donde la maleza ya comenzó a crecer entre las casas, simplemente desaparecerán por los senderos de la selva.

«Si no llegan medicamentos, alimentos y agua suficientes, la comunidad buscará comida por sus medios, y eso podría llevar a una mayor propagación del virus», dijo Tarnue Karbbar, un trabajador de la organización benéfica Plan International basado en Lofa.

El Ébola causó la muerte de por lo menos 1350 personas en cuatro países africanos. La semana pasada, en Lofa se registró una cifra mayor de nuevos casos que cualquier otra parte del continente: 124 infectados y 60 muertes.

1.350 muertos por el Ébola

En Monrovia, la capital que aún muestra las cicatrices de la brutal guerra civil de 14 años terminada en 2003, las autoridades dicen que controlar la situación en Lofa es clave para superar la crisis más grave desde el fin del conflicto.

Con su país amenazado, la presidenta Ellen Johnson Sirleaf impuso medidas de emergencia, como las comunidades en cuarentena y un «cordón sanitario», un sistema de controles médicos en las rutas para evitar que la infección llegue a las ciudades, parecido al usado en la Edad Media durante la peste negra.

La operación Escudo Blanco incluyó el despliegue de tropas para evitar que las personas abandonen sus hogares e infecten a otros, en un país donde la mayoría de los casos permanecen sin atención, porque las clínicas están llenas o porque las personas tienen miedo a los hospitales, que consideran «poco seguros».

«Debería preocupar que las personas en áreas en cuarentena estén abandonadas a su suerte», dijo Mike Noyes, el director de respuesta humanitaria de la organización ActionAid UK.

Trabajadores de ayuda dicen que el virus les recuerda a las fuerzas que azotaron Liberia durante la guerra civil, volviendo al país africano un sinónimo de brutalidad. «Era como la guerra. Tan desolado…», dijo Adolphus Scott, un trabajador de Unicef al describir Zango, un pueblo en la jungla del norte de Liberia donde la mayoría de sus 2000 habitantes murieron por culpa del Ébola o huyeron.

Lectura recomendada:  Epidemia de Ébola: Luchando contra reloj

«Los ancianos se sentaban en la puerta de sus casas, mirando una calle de tierra vacía», comentó.

Medidas

Países vecinos como Guinea y Sierra Leona instalaron puestos de control en Gueckedou y Kenema, para crear una zona fronteriza de cuarentena de unos 20.000 kilómetros cuadrados, aproximadamente del tamaño de Gales, llamada «sector unificado».

Dentro de esa área, según describió el ministro de Información, Lewis Brown, se aplican medidas de cuarentena más intensas en Lofa, en donde hasta un 70% de las personas están infectadas.

Pero el equipo de respuesta de Liberia tiene dificultades para hacer frente al problema. El principal centro de salud en Lofa está «superado» por el ingreso de nuevos pacientes, según un reporte del Ministerio de Salud. «Podemos establecer tantos puestos de control como queramos, pero si no podemos llevar los alimentos y suministros médicos a las comunidades afectadas, se irán», dijo Brown.

Y aun si los recursos llegan, la ayuda podría ser alejada. A diferencia de otras áreas en el país donde las campañas de concientización sobre el Ébola están ayudando a las personas a no esconderse, en esta aislada zona fronteriza, alejada de los omnipresentes carteles puestos por el gobierno que dicen «el Ébola es real», la negación aún es fuerte.

Según rumores, personas disfrazadas de trabajadores de salud secuestran a las personas para vender sus órganos, lo que provocó reacciones violentas entre los locales, señala Karbarr.

Brown dijo que las personas en condados no afectados en el este de Liberia recibieron bien la cuarentena. Sin embargo, advirtió el ministro, el sentimiento podría cambiar si los suministros empiezan a escasear.

La raíz italiana de la palabra cuarentena, o «40 días», se refiere al período de aislamiento para las tripulaciones de los barcos que llegaban a Venecia procedentes de las regiones de la plaga.

Pero en Liberia el aislamiento podría continuar por tres meses o más, por lo que se necesita elaborar un plan a largo plazo.

Dan de alta a dos infectados de EE.UU.

  • Dos norteamericanos que se infectaron en Liberia con el Ébola y habían sido trasladados a Estados Unidos para ser tratados se recuperaron y fueron autorizados a abandonar el hospital esta semana, informaron ayer sus médicos.
  • El doctor Kent Brantly, de 33 años, y Nancy Writebol, de 60, fueron tratados con un suero experimental, que está en fase de desarrollo inicial, y había sido probado hasta el momento sólo en simios.

Fuente: La Nación, 22/08/14.
—————————————————–

La cuarentena por el ébola genera agitación en Liberia

header medicos sin fronteras ebola

ebola virus 01

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.