Para las empresas, Detroit tiene dos caras

agosto 10, 2013 · Imprimir este artículo

Para las empresas, Detroit tiene dos caras
Por Matthew Dolan

DETROIT — Para Kirlin Lighting Co., el costo de hacer negocios aquí incluye contratar dos equipos que proporcionan seguridad día y noche después de que alguien intentara derribar su cerca de aluminio con una camioneta.

“El costo del crimen es muy grande, pero duplicar el impuesto corporativo en 2012 es probablemente una de las decisiones más sorprendentes que he visto tomar al concejo municipal y a la ciudad de Detroit”, señaló Jana Kirlin Brownell, presidenta ejecutiva de la empresa de alumbrado comercial que cuenta con 70 empleados y está ubicada a 2,4 kilómetros del centro de la ciudad.

Desde que el mes pasado Detroit se acogió a la protección por bancarrota, sus empresas se han esforzado para salir adelante. La mayoría de los propietarios indican que la decisión de la ciudad no ha cambiado su perspectiva inmediata y que esperarán a ver cuál será el efecto a largo plazo.

Detroit es cada vez más una historia de dos ciudades para el sector empresarial. Su zona céntrica vibra nuevamente conforme los urbanizadores renuevan edificios de oficina y los departamentos residenciales se llenan. Pero los barrios en la periferia permanecen lastrados por lotes vacantes, fachadas de tiendas vacías y empresarios agotados.

“Hay muy pocos Kirlins que se quedarán en Detroit”, expresó Brownell, en referencia a su compañía y su familia. “Las corporaciones grandes reciben incentivos y los recién llegados obtienen reducciones de impuestos. Pero nosotros batallamos para sobrevivir cada día”.

Para otros, la perspectiva es positiva. Dan Gilbert, presidente ejecutivo de Quicken Loans, una de las firmas de créditos hipotecarios más grandes del país, trasladó su empresa de los suburbios hace unos años para atraer a una fuerza laboral joven y con conocimientos tecnológicos. Desde entonces, ha comprado edificios enteros de oficinas, estacionamientos y hasta un casino, acumulando un total de 700.000 metros cuadrados en una apuesta para renovar el centro de la ciudad.

“Estamos más comprometidos que nunca con Detroit y las oportunidades en el centro”, afirmó Gilbert en un comunicado reciente.

En junio, los líderes de la ciudad dieron luz verde a una operación pública y privada respaldada por los contribuyentes que financiaría un estadio deportivo de US$450 millones para el equipo de hockey los Red Wings de Detroit y US$200 millones en proyectos residenciales, minoristas y de oficinas a lo largo de 45 cuadras. Los funcionarios de desarrollo económico pronostican que el proyecto generará más de 8.300 empleos.

No se prevé que la bancarrota detenga estos proyectos, pero fuera del centro de la ciudad las empresas batallan con trámites burocráticos y otros obstáculos.

“Francamente, no estamos ayudando a la comunidad empresarial a hacer algo en este momento con los procesos en la forma en la que están”, dijo Gary Brown, un ex concejal de Detroit contratado por el gerente de emergencia Kevyn Orr para reformar el gobierno de la ciudad. “Y las empresas siguen dispuestas a invertir. ¿Qué sucederá cuando arreglemos estas cosas?”

Los problemas de Detroit tienen pocos paralelos entre las ciudades grandes. Desde 1950, su población ha disminuido más de 60%, a poco mas de 700.000 habitantes. La tasa de desempleo ha mejorado desde la profundidad de la recesión, pero a 18,3% sigue siendo más del doble que el promedio de EE.UU. La mayoría de los habitantes de Detroit trabajan fuera de los 360 kilómetros cuadrados de la ciudad.

En Detroit, sólo hay 27 empleos por cada 100 residentes, indicó Bruce Katz, del centro de investigación Brookings Institution. Filadelfia, por otro lado, tiene 35 puestos por cada 100 residentes, Denver 60 y Atlanta 73.

En consecuencia, Detroit ha sufrido un fuerte descenso en sus ingresos de impuestos sobre la renta y propiedad. Para empeorar las cosas, sus tasas de recaudación de impuesto cayeron de 77% en 2008 a 68% en 2012.

Según la organización sin ánimo de lucro Milken Institute, la zona metropolitana de Detroit ocupaba el puesto 190 en su lista de las 200 ciudades con mejor desempeño en crecimiento económico de 2012.

Algunos emprendedores están intentando aprovechar el talón de Aquiles de la ciudad: terrenos subdesarrollados o vacíos. Gary Wozniak lidera un proyecto llamado RecoveryPark, que busca aprovechar la nueva ley agraria de la ciudad para construir una granja de 12 hectáreas para cultivar verduras, un criadero de tilapia y un centro modernizado de procesamiento de alimentos.

Pero la falta de servicios básicos en la ciudad continua abrumando a empresarios como Karl Kurz. Como propietario de un restaurante, ha visto a muchos de su clientes mudarse a los suburbios desde los disturbios de 1967 en Detroit.

Ahora, Kurz se preocupa por un hundimiento en la calle frente a su negocio.

“Espero que estemos en un buen camino hacia la recuperación”, apuntó. “Pero igual, pensé que venía hace 20 años”.

Fuente: The Wall Street Journal, 10/08/13.

Artículo relacionado: Detroit se declaró en quiebra

banner CEP 01 click aqui

Lectura recomendada:  General Motors invertirá mil millones de dólares en USA

Comentarios

2 Respuestas para “Para las empresas, Detroit tiene dos caras”

  1. General Motors invertirá mil millones de dólares en USA : Economía Personal on enero 18th, 2017 17:50

    […] Para las empresas, Detroit tiene dos caras […]

  2. La situación inmobiliaria en Detroit | Economía Personal on mayo 4th, 2017 20:09

    […] Para las empresas, Detroit tiene dos caras […]

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.