Por qué invertir en Malta

julio 28, 2015 · Imprimir este artículo

Invertir en Malta

Malta1La economía en Malta

La República de Malta, es un país insular miembro de la Unión Europea (UE), densamente poblado, compuesto por un archipiélago y situado en el centro del Mediterráneo, al sur de Italia, al oriente de Túnez y al norte de Libia. Debido a su situación estratégica, a lo largo de los siglos ha sido gobernado y disputado por diversas potencias. Desde 1964 es independiente y en 2004 se adhirió a la UE. En 2011 (último censo oficial) tenía una población de 452.215 habitantes con una distribución de 1.431 hab./Km.², la más alta densidad poblacional entre los países de la Unión Europea.

Malta adoptó el Acuerdo de Schengen el 21 de diciembre de 2007. (El Acuerdo de Schengen, firmado el 14 de junio de 1985 entre Alemania, Bélgica, Francia, Luxemburgo y los Países Bajos, tiene por objeto eliminar progresivamente los controles en las fronteras comunes y establecer un régimen de libre circulación para todos los nacionales de los Estados signatarios, de los otros Estados de la Comunidad o de terceros países. Entró en vigor en 1995).

Dibujado por Dionisio Codama Sao Paulo, Brasil 2007, Febrero http://aimore.net http://aimore.org

La economía, aparte de una agricultura prácticamente de subsistencia se funda sobre todo en las actividades portuarias, en el turismo y en determinadas industrias, algunas de tipo artesanal muy apreciadas (blondas, encajes, etc.). Su idioma es el maltés, un dialecto proveniente del árabe con influencias españolas, italianas e inglesas que se escribe con caracteres latinos. Entre sus principales industrias aparecen el turismo, equipos electrónicos, reparación de buques, construcción, alimentación, textil, calzado, ropa, bebidas y tabaco, mientras que sus recursos naturales son la piedra caliza y la sal.

La favorable ubicación geográfica estratégica, dada su proximidad a muchas naciones de Europa, Norte de África y Oriente Medio, así como la existencia de conexiones muy convenientes tanto a nivel aéreo como marítimo, son elementos que influyen hoy en día en el creciente interés de proyectos para invertir en Malta.

El archipiélago maltés está formado básicamente por tres islas: Malta, Gozo y Comino. La isla más grande del grupo es Malta, de la cual el archipiélago toma su nombre. Valletta, la capital, es el principal centro cultural, administrativo y comercial del archipiélago. La segunda isla más grande es Gozo. Topográficamente es absolutamente diferente de Malta, pintoresca y atractiva, pero con una forma de vida menos industrializada. Comino, Cominotto, Filfla y el islote de St. Paul son las otras islas principales del archipiélago. De estas, solamente Comino, situada entre Malta y Gozo, está habitada, con una población muy reducida pero muy apreciada por los turistas que desean vacacionar en un sitio tranquilo y de numerosas bellezas naturales.
La transformación económica de Malta comenzó a vislumbrarse en los años ochenta del siglo pasado, con un cambio regulatorio en la supervisión de los servicios financieros. El objetivo actual es llegar a 2016 con el desarrollo de nuevos y viejos pilares de la economía: el turismo, los servicios financieros, el transporte aéreo y marítimo (la flota de bandera es la primera de Europa y la sexta del mundo, y su puerto compite por el liderato en el Mediterráneo), las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la salud y la biotecnología.
Su ubicación estratégica ha convertido a la isla en uno de los centros logísticos más importantes de la región. Las relevantes infraestructuras e instalaciones portuarias para transporte de mercancías y pasajeros contribuyen al reconocimiento de la comunidad internacional.
De igual modo su ventajosa ubicación geográfica permite que pueda tener conexiones con más de 165 puertos de todos los continentes, y cuenta con el mayor registro de barcos de la Unión Europea, así como uno de los más grandes a nivel mundial. Asimismo, ofrece una considerable reducción de los tiempos de entrega de mercancías. De igual modo, Malta FreePort es el tercer centro logístico mayor de la región mediterránea, al mover anualmente 2,3 millones de TEUs -unidad de medida internacional de capacidad del transporte marítimo en contenedores- y figura entre los 12 puertos europeos más importantes.
La Administración de Malta se ha volcado también en el puerto, uno de los tradicionales motores de la economía. Está gestionado por Malta Freeport Terminals, sociedad privatizada en 2004 después de segregarse de Malta Freeport Authority, de control estatal.
El Gobierno ha invertido 17 millones en Hal Safi Aviation Park, un parque de aviación de 200.000 metros ². SR Technics, con sede en Zúrich, pero de capital árabe y dedicada a la reparación de aviones, se instaló en 2010. Malta cuenta con un aeropuerto internacional que ha sido galardonado en numerosas ocasiones, dispone de vuelos regulares y directos a las principales ciudades de Europa, África del Norte y Oriente Medio. El aeropuerto está situado a tan solo seis kilómetros del Freeport y a 15 minutos de los principales centros industriales y comerciales.
Sin embargo, la isla solo produce el 20% de los alimentos que consume, tiene suministro limitado de agua dulce y carece de fuentes de energía propias. La economía depende del comercio exterior (sirviendo como puerto de trasbordo para los buques), de las manufacturas (especialmente electrónicas y textiles) y en gran medida del turismo.
Desde hace varias décadas, la producción cinematográfica deviene factor de crecimiento de la economía maltesa, al rodarse anualmente varias películas extranjeras de gran presupuesto. El país ha aumentado las exportaciones de muchos otros tipos de servicios como la banca y las finanzas.
En la actualidad, Malta y Túnez sostienen conversaciones acerca de la explotación comercial de la plataforma continental entre ambos países, particularmente los recursos petrolíferos. Para la entrada en la Unión Europea se privatizaron algunas empresas que se encontraban bajo el control del Estado y se liberalizaron los mercados. El 1 de enero de 2008 se incorporó, junto a Chipre, a la zona euro.
Por qué invertir en Malta
Dicho en pocas palabras: Es un país de la Unión Europea con el euro como moneda; Económicamente fuerte; Políticamente estable; Régimen de impuestos único y ventajoso; Incentivos excelentes de inversión en sectores clave; Profesionales altamente cualificados y flexibles; Fuertes relaciones diplomáticas y comerciales con el Norte de África y fácil acceso a sus principales polos económicos; y Alta calidad de vida.
Ahora bien, vayamos al detalle de por qué invertir en Malta. Todos los principios del Tratado de la Unión Europea son aplicables a las sociedades maltesas y a sus inversores, principalmente el principio de la libertad de establecimiento y de la prestación de servicios. Siempre que lo estimen oportuno, las sociedades maltesas pueden solicitar y recibir un número de IVA que les da acceso al mercado intracomunitario.
Malta forma parte del Sistema Monetario Europeo (euro), con la consiguiente reducción de costes operativos y eliminación del riesgo de tipo de cambio para transacciones intracomunitarias. Todas las directivas del bloque son aplicables a Malta; esto garantiza un sistema jurídico regulado y moderno que protege los intereses de sus inversores, mientras que su marco político, económico y jurídico es propicio para la captación de la inversión extranjera.
La República de Malta es una democracia parlamentaria, con estabilidad política y social; solo tiene dos grandes fuerzas políticas, ambas centradas en la captación de la inversión extranjera directa (IED) y en el establecimiento de un ambiente empresarial seguro, estable y abierto; una economía moderna y diversificada, basada en los servicios internacionales; ambiente macroeconómico seguro (bajo desempleo y déficit público, así como una deuda pública controlada); y sistema legal fuerte y moderno, de base romana. Aun así, gran parte de la legislación administrativa, financiera y fiscal se basa en la ley británica.
Malta ofrece otras ventajas muy relevantes para la creación y gestión de negocios internacionales, entre los que sobresalen su régimen fiscal competitivo, flexible y con tipos impositivos efectivos muy reducidos; miembro del espacio Schengen y de la Commonwealth; fuerza de trabajo productiva, cualificada y bilingüe (maltés e inglés), con conocimientos avanzados de otras lenguas; prestadores de servicios profesionales altamente especializados y eficientes; facilidad para atraer recursos humanos del exterior; costes operativos bajos; excelentes infraestructuras tecnológicas; ubicación geográfica estratégica, con relaciones de proximidad con Europa, Norte de África y Oriente Medio, así como conexiones muy convenientes tanto a nivel aéreo como marítimo; excelentes condiciones logísticas para operaciones de trasbordo y distribución; y clima agradable, belleza natural, buena red de hoteles, viviendas y ambiente seguro.
Malta es un sitio para una inversión segura pues esta estratégicamente ubicada en el centro del Mediterráneo, que durante años prevaleció por su sector turístico. Sin embargo, en la actualidad su excepcional situación geográfica, el manifiesto compromiso político para asegurar la actividad económica y sus profesionales, altamente cualificados, han trasformado a Malta en un miembro de la Unión Europea cada vez más respetado en las áreas de inversión y comercio.
La realidad económica de la isla es excelente y ha demostrado tanto su capacidad de recuperación económica, como la habilidad de prosperar. El Gobierno ha desarrollado una estrategia para el éxito económico y sostenible prolongado, a través del programa Vision 2015 and Beyond, donde se perfilan los sectores claves con un gran potencial de crecimiento. Un centro de servicios financieros creíble, con fuerte crecimiento, apoyado por los 28 Estados miembros de la UE. Hoy esta nación de poco más de 450.000 habitantes tiene16.6 computadoras por/100 habitantes, 70 usuarios de Internet por/100 habitantes y 54,8 líneas telefónicas por/habitantes.
El sistema legal en Malta, es fuerte y moderno. Gran parte de la legislación administrativa, financiera y fiscal se basa en la ley británica. El gobierno ofrece facilidad para atraer recursos humanos del exterior.
Malta fue invitada a unirse a la Unión Europea en diciembre de 2002, junto con Chipre y ocho ex estados soviéticos de Europa del Este. Un referéndum en marzo de 2003 aprobó la entrada en la UE, y luego se firmó el tratado de adhesión en Atenas. Por último, el Parlamento de Malta ratificó el tratado de adhesión en julio de 2003. Finalmente Malta entró en la Unión Europea en 2004.
El turismo se ha convertido en un importante contribuyente a la economía, sobre todo por las visitas de cruceros. Las cifras de 2014 muestran un PIB per cápita de 27.500 dólares el cual, aunque bajo a escala europea en general, aparece entre los primeros 50 a nivel mundial, y las autoridades de la nación prevén que aumentará sensiblemente durante los próximos años.

Los sectores de negocios con actividad offshore incluyen la banca, administración de fondos de inversión, administración de fideicomiso y holding de inversiones, con tipos de sociedades, como por ejemplo, sociedades limitadas, sociedades públicas limitadas, sociedades de inversión con acciones de capital variable, asociaciones generales, asociaciones limitadas, sucursales, propiedades únicas y fideicomisos.

Como miembro de la Unión Europea, invertir en Malta es una opción interesante, por diferentes razones: por ejemplo, ese país es un centro de servicios financieros creíble, con notable crecimiento; todos los principios del Tratado de la UE son aplicables a las sociedades de Malta y a sus inversores, principalmente el principio de la libertad de establecimiento y de la prestación de servicios. Siempre que lo estimen oportuno, las sociedades maltesas pueden solicitar y recibir un número de IVA que les da acceso al mercado intracomunitario con la consiguiente reducción de costes operativos y eliminación del riesgo de tipo de cambio para transacciones intracomunitarias.
Todas las directivas comunitarias son aplicables a Malta; esto garantiza un sistema jurídico regulado y moderno que protege los intereses de sus inversores. Allí no terminan las ventajas de invertir en Malta y gestionar un negocio en esa nación. Por ejemplo, en Malta se aplica un régimen fiscal competitivo, flexible y con tipos impositivos efectivos muy reducidos, como detallaremos más adelante.
Las empresas que apuestan por invertir en Malta y se establecen allí se benefician de un entorno fiscal muy atractivo y con tratados de doble imposición con 58 países, una combinación que hace que los inversionistas puedan obtener una eficiencia fiscal muy alta. El impuesto de sociedades es complicado, de manera que el fijo es el más alto de Europa, el 35%; pero las deducciones por distintas materias lo reducen.
La jurisdicción permite el establecimiento de holdings internacionales. Más de 200 firmas extranjeras (principalmente de la UE) han logrado invertir en Malta o están operando: Lufthansa, HSBC, Baxter, Playmobil, ST Microelectronics, entre otras.
En la actualidad la infraestructura de las TICs de Malta es una de las más sofisticadas y fiables en Europa. La isla tiene una gran capacidad para proporcionar una dotación de profesionales muy cualificados en todos los niveles, desde ingenieros hasta personal capacitado para trabajar con productos específicos. Cada año se gradúan cientos de universitarios en la Universidad de Malta y en el Colegio de las Artes y Ciencias. Estos profesionales trabajan e investigan en el desarrollo de soluciones de software, enlaces de telecomunicaciones y equipos informáticos.
Principales países exportadores: Alemania 8.9%; Singapur 6.9%; Francia 6,4%; Libia 6,1% y Hong Kong 5,1%; mientras los principales proveedores de Malta son: Italia 24,7%, Alemania 5,6%, Reino Unido 5,4%, Rusia 5,1% y Francia 5%.
Cómo obtener el pasaporte de Malta en calidad de inversionista
El programa de Inversión Individual (IPP) en Malta ha llamado mucho la atención. El IPP es un programa moderno de inversión para la ciudadanía destinado a las personas y familias de todo el mundo que cuentan con ingresos netos muy elevados. El IPP facilita el acceso a la ciudadanía a personas y familias extranjeras que cumplen con los requisitos de reputación y que a su vez realizan una importante contribución para el desarrollo económico de Malta.
En 2014, Malta recibió, en menos de ocho meses, centenares de solicitudes de ciudadanía provenientes de 30 países diferentes. Los aspirantes a tener un pasaporte comunitario deben invertir 1.15 millones de euros en la isla y vivir, por lo menos, un año.
El solicitante bajo el marco del PII debe presentar una solicitud en la forma prescrita y debe ser objeto de un procedimiento de aplicación completo que incluya el proceso de debida diligencia, las revisiones de verificación de antecedentes, garantías, los honorarios y las comisiones bancarias que se especifican en el Reglamento.
Con el fin de calificar para la ciudadanía, el solicitante principal debe: a. Ser mayor de 18 años de edad; b. Hacer una contribución de 1,15 millones de dólares; c. Cumplir con todos los requisitos de las aplicaciones; d. Comprometerse a proporcionar la prueba de residencia en Malta, y facilitar una prueba de título de una propiedad residencial en Malta de conformidad con el presente reglamento; y e. Invertir, entre otras, en acciones, bonos, obligaciones, vehículos especiales o hacer otras inversiones de tiempo en tiempo de acuerdo con lo previsto por “Identity Malta” por medio de un anuncio en el Boletín Oficial.
Además de estos requisitos de estricto cumplimiento, el solicitante debe contar con antecedente personal completamente limpio y sin antecedentes penales. El Reglamento también establece que a una persona a la cual se le ha negado la visa de un país con el cual Malta tiene acuerdo de exención de visado y, por tanto, no se ha obtenido la misma, no tendrá derecho a aplicar en el marco del programa. Además, una persona que se le considere un potencial riesgo de seguridad nacional, un riesgo para la reputación o que sea objeto de una investigación penal también se le negará la ciudadanía.
Se expedirá un certificado de naturalización bajo estas regulaciones, cuando el solicitante principal proporcione prueba de que ha sido un residente de Malta por un período de al menos doce meses anteriores al día de la expedición del certificado de naturalización.
Las tasas de contribución son los siguientes: • Para los solicitantes principales se requiere una contribución de €1,15 millones; • Se requiere de un aporte adicional de €25.000 por cónyuge y por cada hijo menor de 18 años; • La solicitud puede incluir a los niños entre las edades de 18 y 25 años, si son dependientes económicamente del solicitante principal y no están casados; en esos casos, la contribución adicional se fija en €50.000 por cada uno; • Los padres mayores de 55 años también pueden ser incluidos en la solicitud como dependientes, si viven con y son totalmente dependientes del solicitante principal. En este caso, del mismo modo, se requiere una contribución adicional de € 50.000 por persona.
Además de los cargos antes mencionados, las siguientes obligaciones de debida diligencia también deben ser remitidos: • Los honorarios de debida diligencia son pagaderos por todos los solicitantes; • En el caso del solicitante principal se requiere de un honorario de debida diligencia de € 7.500; • Respecto de los cónyuges, hijos adultos y sus padres, se requiere de un honorario de debida diligencia de €5.000; • Para los niños de entre 13 y 18 años de edad, se requiere un honorario de debida diligencia de €3.000.
La aplicación debe ser preparada en la forma prescrita, completada en inglés o si la lengua original del documento no es el inglés, el documento debe ir acompañado de una traducción autenticada. Cada solicitud deberá ser completada por el solicitante (incluyendo solicitante principal y dependiente/s), y si el solicitante no puede completar los formularios personalmente, debe ser llenada por un representante legal y firmado por todos y cada uno de los solicitantes.
Dentro de los 90 días siguientes a la presentación de una solicitud de ciudadanía, “Identity Malta” entre otros, verificará que la aplicación haya sido certificada como formalmente correcta y que toda la información pertinente proporcionada por el solicitante ha sido verificada. Después de esto, dentro de los siguientes 30 días “Identity Malta” llevará a cabo nuevas revisiones y controles de debida diligencia y notificará por escrito al concesionario y, en su caso, al Agente Acreditado, que la solicitud ha sido aprobada, denegada o retrasada.
En el caso de aprobación, el solicitante es informado por medio de una carta de aprobación y se le solicitará que proporcione lo siguiente dentro de los cuatro meses a partir de recibir la notificación de aprobación: a. Evidencia de una póliza de seguro de salud mundial y declarar que están en condiciones de mantener este tipo póliza de forma indefinida; b. Un compromiso por escrito, ya sea para la adquisición de bienes inmuebles en Malta (mínimo €350.000) o tomar en arrendamiento bienes inmuebles en Malta (renta anual mínima de €16.000); c. Un compromiso por escrito de que el solicitante principal hará otras inversiones en Malta por un monto de €150.000.
Sistema maltés fiscal Societario e Impositivo
Son diversos los factores que han potenciado el crecimiento considerable de Malta como centro de los negocios internacionales, dada su ubicación geográfica, su personal de habla inglesa, los organismos reguladores accesibles y una base de costes generalmente baja. Además, el país cuenta con un sistema fiscal sofisticado y eficaz. Las personas de existencia jurídica domiciliadas en su territorio, por ejemplo, se benefician de la vasta red de tratados de doble tributación, que garantiza que las empresas internacionales no estén sujetas a impuestos en dos jurisdicciones distintas. La red de tratados incluye algunos con economías destacadas como China, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Qatar, Luxemburgo y Australia.
El impuesto a las sociedades en Malta es el 35% de las utilidades netas generadas por la compañía. Existen diversas formas de incentivos fiscales en el contexto de la doble tributación. Asimismo, hay un sistema de reembolsos, que puede brindar un alivio considerable a la obligación fiscal. El país también utiliza un régimen de exenciones para las participaciones, que permite que los dividendos y las ganancias de capital estén exentos de impuestos cuando los recibe la compañía maltesa constituida como sociedad de cartera de Malta.
Impuesto sobre la renta. El Impuesto sobre la Renta (Income Tax) está regulado por el Income Tax Act (ITA), por el Income Tax Management Act y por legislación subsidiaria.
Este impuesto incide sobre las rentas y algunos tipos específicos de plusvalías de las personas físicas y jurídicas, sin que haya legislación específica para empresas o para individuos.
Las Sociedades colectivas (Partnerships En Nom Collectif ) y las Sociedades en Comandita (Partnerships En Comandite) cuyo capital no sea dividido en acciones, así como las Sociedades Civiles (Civil Partnerships) son entidades transparentes. La renta comercial de estas entidades es considerada como beneficios de los socios y solo se grava a ese nivel (transparencia fiscal). En general, las restantes entidades colectivas tributan como entidades separadas y distintas de sus socios.
Las personas físicas o jurídicas residentes y domiciliadas en Malta son objeto de imposición por su renta global imponible, es decir, beneficios y plusvalías obtenidos en Malta y en otros países, a un tipo impositivo del 35%.
Las personas que sean residentes pero no domiciliadas en Malta son objeto de imposición en Malta sobre la renta imponible y plusvalías obtenidas en Malta y sobre la renta (pero no plusvalías) obtenida en el extranjero pero percibida o enviada a Malta. En el caso de las personas no residentes en Malta, solo las rentas y las plusvalías obtenidas en el país están sujetas a imposición.
Una empresa tiene su domicilio en Malta cuando su sede radica en Malta. Una empresa extranjera que transfiera su dirección efectiva a Malta será considerada residente a los efectos fiscales de la isla, pero seguirá siendo considerada como una empresa extranjera y considerada como no domiciliada en Malta. En este caso, la empresa extranjera será objeto de imposición solo por las rentas y plusvalías obtenidas en Malta y por las rentas percibidas o enviadas a Malta. Las plusvalías obtenidas fuera de Malta (enviadas o no al país) y las rentas obtenidas y mantenidas fuera de Malta estarán exentas del pago de impuestos en Malta, lo que abre oportunidades de planificación fiscal muy interesantes.
El artículo 4 (1) del ITA enumera las rentas sujetas a impuesto, que incluyen: Beneficios o ganancias de actividades comerciales, de una profesión o vocación; Remuneración laboral dependiente o independiente, incluidos los fringe benefits; Dividendos, primas, intereses o descuentos; Pensiones, indemnizaciones y anualidades; Rentas, cánones, primas y otros ingresos derivados de propiedad; y Otros ingresos.
Las plusvalías son tributadas como una fuente de ingresos más, aunque solo son objeto de imposición las generadas por la venta de los siguientes activos: Inmuebles, usufructo u otros derechos sobre inmuebles; Valores mobiliarios, usufructo u otros derechos sobre valores mobiliarios; Participación en una Partnership, usufructo u otros derechos sobre participación en Partnership; Traspasos, Goodwill, permisos, autorizaciones; Alguna propiedad intelectual: marcas, patentes, derechos de autor, denominaciones comerciales; Interés beneficiario en un trust que incluya los activos anteriormente descritos.
El beneficio imponible de una empresa se cuantifica partiendo del resultado neto del ejercicio determinado en los términos de la normalización contable con los ajustes (exenciones, deducciones e incrementos) previstos en el Income Tax Act. Este beneficio imponible estará sujeto al 35% de impuesto sobre la renta.
En el régimen fiscal especial para grupos empresariales, los perjuicios fiscales (no se aplica a las pérdidas) de una empresa pueden ser cedidos a otra empresa o empresas dentro del mismo grupo; se considera que dos empresas forman parte del mismo grupo cuando una es filial de la otra o cuando ambas son filiales de una tercera empresa. Este régimen se aplica solo entre empresas residentes en Malta y no residentes en cualquier otro país.
Se considera que una empresa es filial de otra cuando la empresa matriz, directa o indirectamente: a) posee más del 50% del capital y de los derechos de voto; y b), tiene derecho a más del 50% de los beneficios disponibles para distribución y también tiene derecho a más del 50% de los activos disponibles con la liquidación.
El ejercicio fiscal de ambas entidades debe coincidir y tienen que haber pertenecido al mismo grupo durante todo el proceder. La cesión, que puede ser parcial, debe realizarse en un plazo de 12 meses a partir del final del ejercicio en el que se produjeron los perjuicios fiscales. La cesión puede ser gratuita u onerosa, y los perjuicios cedidos no pueden ser cedidos nuevamente a otra empresa.
Malta ha creado un régimen especial para rentas de inversión que cumplan ciertos requisitos, que prevé una retención fiscal del 15%, aplicable a los siguientes tipos de rentas pagadas a residentes, con algunas excepciones: Intereses pagados por un banco en Malta; Intereses, descuentos o primas pagados por el Gobierno de Malta, por una agencia suya u otra entidad o autoridad establecida por la ley; Intereses, descuentos o primas pagados por un banco extranjero, pero abonados por un intermediario financiero autorizado; Plusvalías obtenidas con la venta de acciones o unidades de Organismos Colectivos de Inversión (Collective Investment Schemes).
Este régimen es opcional. El beneficiario de las rentas puede optar por recibir los ingresos brutos e incluirlos en su base imponible.
El sistema de devolución de impuestos lo integran las Exenciones Fiscales Relevantes; Participation Exemption (término generalmente usado para referirse a la exención del pago de impuestos en los dividendos percibidos de una filial y en las eventuales plusvalías de la venta de esa participación); Mecanismos para eliminar la doble imposición internacional; Pagos a no residentes; y Certificados de dividendos.
Malta ofrece un régimen fiscal extremadamente competitivo basado en un sistema único de imputación total (full imputation system) en el que los impuestos sobre los beneficios pagados por la empresa que distribuye los dividendos son puestos a disposición del socio como un crédito fiscal, a fin de evitar la doble imposición de la misma renta (a nivel de la empresa y después del socio). Como la tributación del 35% aplicable a nivel de la empresa es igual al tipo máximo de tributación aplicable a individuos, una distribución de dividendos no causa ninguna tributación para el socio.
El sistema de imputación total combinado con el sistema de devolución de impuestos proporciona oportunidades de planificación fiscal muy eficientes.
De hecho, un socio que perciba dividendos de beneficios que hayan sido asignados a las cuentas Malta Tax Account (MTA) y Foreign Income Account (FIA) puede solicitar la devolución de los impuestos sobre esos beneficios pagados por la empresa malteña. El importe de la devolución dependerá de la naturaleza de los dividendos distribuidos y de si estos se han beneficiado o no de la aplicación de mecanismos para eliminar la doble imposición.
Malta tiene una de las Participation Exemptions más amplias de la UE, que excluye los dividendos y plusvalías relacionados con una Participating Holding (PH) del pago de impuestos en su territorio.
Una sociedad de Malta (Malta HoldCo) tiene una Participating Holding cuando posee una participación en el capital de una empresa representado por acciones o cuotas, sus principales activos no sean inmuebles situados en Malta y cumpla al menos una de las siguientes condiciones:
a) La participación es de al menos el 10%, y da derecho al menos a un 10% de dos de los siguientes tres derechos: 1. Derecho a voto; 2. Derecho a los beneficios disponibles para distribución; y 3. Derecho a los activos disponibles para distribución con la liquidación. b) La participación tiene un valor de al menos 1,164 M € en la fecha de adquisición y ha sido mantenida por un periodo continuo de al menos 183 días; c) Malta HoldCo es titular de una opción de compra de la totalidad de las restantes acciones de la empresa; d) Malta HoldCo tiene poderes para designar a un miembro de la administración de la empresa filial; e) Malta HoldCo tiene derecho de preferencia en el caso de venta, rescate o amortización de las restantes acciones de la empresa; f) Malta HoldCo posee la participación para el desarrollo de su propio negocio y no solo como stock a efectos de reventa.
Solo en el caso de dividendos, la participación tiene también que cumplir al menos una de las siguientes condiciones anti abusos: a) ser residente o estar constituida en la UE; b) estar sujeta al menos al 15% de impuestos en su país; c) más del 50% de sus rentas no derivan de intereses pasivos o cánones.
Si no se satisface ninguna de estas tres condiciones se deberán cumplir los siguientes requisitos: a) la participación no tiene un carácter de inversión de cartera y el porcentaje de ingresos derivados de inversiones de cartera de la participada no excede el 50%; b) la participada o los respectivos ingresos de intereses pasivos y cánones están sujetos en el respectivo país a una imposición de al menos el 5%.
Los residentes en Malta que cumplan determinados requisitos pueden eliminar la doble imposición de rentas que hayan sido sometidas a imposición en origen en el extranjero. La doble imposición: puede eliminarse mediante uno de los siguientes tres mecanismos (de aplicación jerárquica):
1. Aplicación de los convenios de doble imposición. Malta posee más de 60 convenios que prevén, salvo raras excepciones, la eliminación de la doble imposición mediante el método de crédito fiscal ordinario. La renta bruta (incluidos los impuestos pagados en el extranjero) obtenida en el extranjero está incluida a efectos del cálculo de la renta imponible y sujeta a un tipo del 35%.
Los impuestos pagados en el extranjero se deducen después, aunque esa deducción está sujeta a dos limitaciones: a) Cada crédito no puede exceder la fracción del impuesto en Malta aplicado a la renta en cuestión. b) El total de los créditos de impuesto por doble imposición internacional no puede exceder el total del impuesto aplicado en Malta ese mismo año.
2. Crédito unilateral de impuesto. En los casos en los que no exista o no sea aplicable un convenio de doble imposición, es posible aplicar las cláusulas de crédito unilateral previstas en el Income Tax Act (ITA). La forma de aplicación y las limitaciones son prácticamente las mismas que cuando se aplica el crédito fiscal por aplicación de los convenios de doble imposición anteriormente indicados. En el caso de dividendos, la eliminación de la doble imposición puede también aplicarse a los impuestos pagados sobre los beneficios subyacentes de la participada.
3. Flat rate foreign tax credit (FRFTC). Las empresas registradas en Malta que tengan rentas asignadas a la cuenta fiscal FIA (Foreign Income Account) que no se hayan beneficiado del crédito fiscal previsto en los otros mecanismos de eliminación de la doble imposición, podrán beneficiarse de un tipo fijo de crédito fiscal internacional, estimado en un 25%.
No existe exigencia de comprobar la retención en origen en el extranjero, pero un contable o un auditor tienen que certificar que la renta procede de una fuente extranjera, con asignación a la cuenta fiscal FIA.
La renta neta obtenida en el extranjero, más el 25% de impuesto previsto, se incluye a efectos del cálculo de la renta imponible y es sometida a un 35% de impuestos, después de deducidos los respetivos gastos. El importe del FRFTC se deduce después, aunque esa deducción no puede exceder el 85% del impuesto a pagar en Malta sobre la renta asignada a la cuenta FIA, antes de la aplicación del FRFTC, pero después de la aplicación de otros eventuales créditos fiscales en virtud de los restantes mecanismos de eliminación de la doble imposición. Este mecanismo, en combinación con la devolución de 2/3 de los impuestos pagados, proporciona algunas estructuras fiscales muy eficaces. Malta cuenta con una amplia red de convenios de doble imposición que ofrecen condiciones competitivas; asimismo, existen más convenios en fase de negociación/firma/ratificación. En general, los convenios se rigen por el modelo establecido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), aunque en ocasiones pueden existir algunas variaciones importantes sobre el modelo.
En general, los convenios prevén la eliminación de la doble imposición a través de un crédito fiscal ordinario, pero la ley maltesa contiene otros mecanismos para eliminar la doble imposición internacional. Cabe recordar que, independientemente de la aplicación de convenios de doble imposición, por lo general el país no grava originalmente dividendos, intereses ni cánones. De hecho, con la aplicación del sistema de imputación total vigente en Malta, el pago de dividendos a no residentes que cumplan ciertos requisitos no está sujeto a imposición en origen.
Exenciones fiscales relevantes: El Income Tax Act prevé un número de exenciones de entre las cuales destacamos las siguientes:
-Intereses, cánones, descuentos y primas pagadas a no residentes en Malta, siempre que la renta no esté vinculada a un establecimiento permanente situado en la isla y la entidad perceptora de la renta no sea propiedad o esté controlada, directa o indirectamente, por individuos domiciliados y residentes en Malta.
-Cánones de “Propiedad Intelectual Cualificada”. Esta renta, cuando se distribuye a los socios, también goza de exención. Se considera propiedad intelectual cualificada a las patentes relacionadas con inventos y derechos de autor definidos por la ley. Esta exención es opcional y no automática. Es necesario hacer una solicitud a Malta Enterprise Corporation y una vez obtenida esta, la renta derivada de la propiedad intelectual cualificada no es incluida en la base imponible de la sociedad.
La concesión de licencia de propiedad intelectual cualificada a entidades relacionadas debe seguir el principio de arms’ length, certificado por un auditor.
-Plusvalías en la venta de acciones por parte de no residentes. Las plusvalías obtenidas por los no residentes en la venta de acciones de empresas cuyos principales activos no sean inmuebles situados en Malta, participaciones en organismos de inversión colectiva (Investment Collective Schemes), unidades relacionadas con el negocio de los seguros, o participaciones en partnerships cuyo principal activo no sean inmuebles situados en Malta, están exentas de impuestos. Esta exención solo es aplicable si la entidad que obtiene la plusvalía no es propiedad o está controlada, directa o indirectamente, por individuos domiciliados y residentes en el territorio.
-Otras exenciones aplicables a plusvalías: La legislación fiscal de Malta prevé otras exenciones de plusvalías, de las cuales destacamos las siguientes: Transferencias de activos entre sociedades del mismo grupo, tal como se definió para el régimen fiscal especial para grupos de empresas o cuando ambas empresas son controladas o poseídas directa o indirectamente en más del 50% por los mismos socios o beneficiarios; Sustitución de activos: la plusvalía obtenida en la venta de activos vinculados a la actividad de la empresa está exenta de impuestos, siempre que estos hayan permanecido como propiedad de la empresa durante al menos tres años y sean sustituidos por otro activo similar en el plazo de un año; Intercambio de acciones en reorganizaciones: el intercambio de acciones en la reestructuración de holdings debido a fusiones, escisiones u otras reorganizaciones que no produzcan modificaciones en los beneficiarios de las empresas implicadas ni en las proporciones de las participaciones de cada beneficiario disfrutan de una exención de impuestos sobre plusvalías.
Dividendos: Cuando una empresa residente en Malta paga un dividendo, tiene la obligación de expedir un certificado de dividendo a sus accionistas. Dicho certificado debe incluir: el importe imponible bruto de dichos beneficios distribuidos; la cuenta fiscal en la que dicho dividendo fue abonado; el total de los impuestos adeudados por la empresa sobre los dividendos distribuidos, desglosando; los impuestos adeudados en Malta tras la eliminación de la doble imposición; los impuestos extranjeros a los que se refiere la eliminación de la doble imposición, en caso de que exista; importe neto del dividendo pagado; en caso de haber sido solicitada la eliminación de la doble imposición sobre los beneficios distribuidos, indicación del tipo impositivo efectivo en Malta; impuestos retenidos en origen, si procede; y un análisis de los beneficios correspondientes al pago del dividendo, indicando el año en el que dichos beneficios fueron sometidos a imposición.
El certificado de dividendos no tiene que ser entregado en el momento del pago de dividendos referentes a beneficios generados en el periodo contable en el que los dividendos son abonados, pero deberá ser entregado en cuanto sea posible tras la finalización del periodo contable en el que dichos dividendos son abonados. En cualquier caso, el certificado deberá ser entregado como muy tarde en la fecha de entrega de las declaraciones del año correspondiente a dicho periodo contable.
Ruling: La seguridad y la certeza son aspectos esenciales a la hora de estructurar inversiones internacionales. Para satisfacer las necesidades de los inversores, es posible solicitar a las autoridades fiscales de Malta información previa vinculante (advance tax ruling) válida durante cinco años, con posibilidad de renovación por otros cinco. Si la legislación se modifica durante la vigencia de un advance tax ruling, el ruling será válido durante dos años o hasta la finalización de su plazo, si faltan menos de dos años.
Régimen Fiscal de los Trust. Transferencia de los bienes del settlor al trust: En principio, el settlor estará sujeto a impuestos, aunque no reciba ninguna cantidad en el momento de la transferencia de sus bienes al trust.
De cualquier forma, colocar bienes en trust no deberá crear un régimen más costoso que el que sería aplicable en una transmisión normal. Así, están previstas algunas exenciones: Cuando el settlor sea el único beneficiario del trust; Cuando los beneficiarios del trust sean los familiares cercanos del settlor, tengan el derecho irrevocable de recibir los bienes del trust y existan en la fecha de la constitución del trust; Cuando los beneficiarios del trust sean los herederos del settlor e incluyan personas con incapacidad sustancial para administrar sus bienes o que no puedan asegurar su sustento; Cuando los bienes consistan en participaciones societarias, exista más de un settlor y estos sean los únicos beneficiarios del trust en la misma proporción que lo eran anteriormente; Cuando la transmisión de propiedad está motivada por la modificación del trustee, siempre que no existan cambios en los beneficiarios; y Cuando los bienes sean transferidos a un trust constituido para una transacción comercial específica que incluya, inter alia, la custodia de instrumentos de inversión y la constitución o tenencia de garantías reales o personales (hipoteca, prenda, privilegios o garantías).
Normalmente se deberá pagar impuesto de timbre en la transmisión de bienes inmuebles o participaciones al trust. No obstante, existen algunas excepciones en las que estará exento: Cuando el settlor sea el único beneficiario del trust; Cuando se trate del intercambio de trustees dentro del mismo trust; En el reintegro de los bienes al settlor; o Cuando el trust sea constituido para una transacción comercial específica u obtenga aprobación para ello.
Rentas del trust. Un trust está sujeto a impuestos en Malta cuando al menos uno de los trustees sea una persona residente en la isla. Aunque un trust no tenga personalidad jurídica, a efectos fiscales es relevante la renta atribuible al mismo, principalmente las rentas obtenidas por un trustee derivadas de: bienes del trust; bienes adquiridos durante la administración del trust; cualquier renta obtenida de la explotación de los bienes del trust.
Los ingresos generados por el trust pueden igualmente incluir plusvalías cuando el trustee: Transmite bienes del trust durante la administración del trust; Distribuye los bienes del trust; Los bienes del trust revierten en el settlor.
El principio general es que los ingresos atribuibles al trust están sujetos al 35% de impuestos, tal como si se tratase de una persona residente y domiciliada en Malta (base de imposición mundial), pero excluyendo los ingresos que sean asignados a los beneficiarios, sujeto a determinadas condiciones. Nadie estará sujeto a más impuestos sobre la renta derivada del trust que ya haya sido tributada al 35% en el marco del trustee.
Si el trustee, residente en Malta, opta por la tributación de los beneficios del trust como empresa: El impuesto sobre la renta será del 35%; esa opción será irrevocable; el acuerdo fiduciario o trust deed deberá mencionar expresamente que los ingresos generados por el trust consistirán solo en cánones, dividendos, plusvalías, intereses, alquileres y cualquier otro ingreso derivado de inversiones (la actividad operativa o el trading no es posible); los ingresos imponibles deberán ser calculados como si de una empresa residente y domiciliada en Malta se tratase; las distribuciones del trust serán tratadas como si de distribución de dividendos a los socios de una empresa se tratase; y las obligaciones contables serán las mismas que las de una empresa.
Esta opción puede ser muy útil, ya que es posible crear una entidad no empresarial a la luz del derecho extranjero, aunque con un tratamiento empresarial en Malta. Cabe añadir que, dependiendo del tipo de rentas (si están asignadas a las cuentas fiscales MTA y FIA), existe la posibilidad de recurrir a la devolución de impuestos respecto a las distribuciones realizadas a los beneficiarios no residentes. De igual forma, los diversos mecanismos para eliminar la doble imposición internacional están también disponibles. Esto da lugar a excelentes oportunidades de planificación fiscal utilizando un trust con beneficiarios no residentes en Malta.
Existe también la posibilidad de que los trusts sean tratados como entidades transparentes a efectos fiscales (look through). En este caso, si los ingresos generados por el trust tienen origen fuera de Malta y los beneficiarios no son residentes o domiciliados en el territorio, los ingresos generados por el trust son considerados como obtenidos por sus beneficiarios y no por el trust, por lo que quedan fuera del ámbito de tributación maltés.
Transmisión del derecho del beneficiario: La transmisión del derecho del beneficiario en un trust (transfer of beneficial interest) significa que ese beneficiario dejará de serlo en ese trust. Esta transmisión tributará en determinadas situaciones, aunque habrá lugar a exención cuando: el Comisionado considere que una renuncia irrevocable del derecho del beneficiario no fue realizada con el único o principal propósito de evitar, reducir o postergar el pago del impuesto; la transmisión del derecho del beneficiario se dé en un trust en el que el trustee posea la propiedad para una transacción comercial específica; y reintegro de los bienes del trust al settlor.
Por norma general, el reintegro de los bienes del trust al settlor es considerado como una transmisión a terceros, por lo que el coste de adquisición es el importe por el que fue adquirido como propiedad del trust. No obstante, existen dos excepciones: Si la transmisión de los bienes al trust estuvo exenta, caso en el que se considera que nunca existió transmisión al trust; y si el reintegro tiene lugar por el cese o finalización del trust, caso en el que se considera que no existe beneficio o pérdida en el reintegro.
Impuesto al Valor Agregado (IVA). Inicialmente introducido en 1995, el IVA en Malta fue completamente adaptado y armonizado con la legislación de la UE el 1 de mayo de 2004. El IVA debe abonarse en la importación de bienes, transacciones intracomunitarias, ventas de bienes y prestación de servicios a título oneroso. El tipo general del IVA en Malta es del 18%, aunque se aplica el 5% para determinados bienes (electricidad, medicamentos, servicios y bienes culturales) y el 7% para hostelería.
La autoridad competente en materia de IVA es el Commissioner of VAT, cuyos poderes y competencias incluyen la facilitación de información a la autoridad aduanera (Controller of Customs) y a la autoridad en materia de impuestos sobre la renta (Commissioner of Inland Revenue), realización de inspecciones, acceso a propiedades, realización de evaluaciones y aplicación de penalizaciones. Las decisiones de esta autoridad podrán ser objeto de recurso ante el Administrative Revenue Tribunal, en materias fiscales, y las decisiones de este tribunal son apelables en el Court of Appeal, aunque solo respecto a materias de derecho.
Registro a efectos de IVA. Al contrario que en otros países, en Malta el registro a efectos de IVA no es obligatorio ni tiene lugar automáticamente tras la constitución de la entidad. No obstante, el registro a efectos de IVA será obligatorio para cualquier entidad reconocida en Malta que realice una operación sujeta a imposición, con un plazo de 30 días contados a partir de la referida operación. Una entidad no registrada aquí también tendrá esa obligación si realiza cualquier suministro sujeto a imposición en Malta, por el que tenga la obligación de pagar.
Del registro a efectos de IVA deriva la obligación de su contabilización, pago y el derecho a eventuales reembolsos.
Declaraciones de IVA. En principio, las declaraciones de IVA deberán entregarse semestralmente, así como los respectivos posibles pagos. En determinadas situaciones, las declaraciones podrán ser anuales (entidades exentas y pequeños negocios) o mensuales (actividades que generen el derecho a reembolsos regulares).
La entrega de las declaraciones de IVA y sus respectivos pagos se harán en el plazo de 6 semanas tras la finalización del respectivo periodo. El retraso en el pago del IVA está sujeto a unos intereses del 0,75%. Además de los registros contables normales, el sujeto pasivo deberá igualmente mantener actualizada una contabilidad referente al IVA, en la que conste la totalidad de impuestos, entradas y salidas, para cada periodo, con referencia a las entradas contables para cada transacción.
Imposición de las personas físicas. La base impositiva para personas físicas residentes y domiciliadas en Malta incide sobre la renta total. En el caso de personas que solo residen o están domiciliadas en la isla, la base impositiva incide solo sobre los ingresos obtenidos en Malta o enviados a Malta y plusvalías obtenidas en el territorio; están exentos de imposición los ingresos obtenidos fuera de Malta que no sean enviados a allí y las plusvalías obtenidas fuera de Malta, independientemente de que sean enviadas o no al país.
El tipo impositivo es progresivo, con un máximo del 35%. Vale reconocer que Malta ha conseguido atraer a muchos expatriados en los últimos años mediante algunos regímenes especiales muy favorables, que ofrecen un flat rate.
Programa de residencia (Unión Europea, Estados Unidos y Suiza): Los individuos con nacionalidad de la UE (excepto Malta), EE.UU. o Suiza que no estén domiciliados en Malta pueden solicitar su ingreso en este programa para poder beneficiarse de un régimen especial de tributación de las rentas obtenidas en el extranjero y enviadas a Malta a un tipo fijo del 15%, el cual contempla la posibilidad de añadir los mecanismos para eliminar la doble tributación internacional.
Se deben reunir las siguientes condiciones y requisitos en su totalidad: a) No estar domiciliadas en Malta; b) Ser ciudadanos de países de la UE, Estados Unidos o Suiza (no pueden ser de nacionalidad maltesa); c) Ganar lo suficiente para mantenerse a sí mismas y a su unidad familiar; d) Poseer o alquilar un inmueble cualificado en la isla.
Un inmueble es cualificado si: 1. El valor de compra es superior o igual a 275.000 €; 2. El valor anual del alquiler es superior o igual a 9.600 €; 3. El beneficiario ocupa el inmueble como residencia principal; 4. El inmueble no es compartido con otros individuos, con excepción de familiares. Asimismo, estén cubiertas por seguro sanitario; no disfruten de otro régimen fiscal especial; estén en posesión de un documento de viaje válido; hablen maltés o inglés con fluidez; sean personas aptas e idóneas; y abonen una tasa de registro de 6.000 euros.
Una vez obtenido el correspondiente estatus, los individuos que reúnan estos requisitos tributarán a un tipo fijo del 15% sobre las rentas obtenidas en el extranjero y enviadas a Malta, y tendrán la posibilidad de acceder a mecanismos internacionales de eliminación de la doble tributación. Estos individuos estarán sujetos a una tributación mínima en Malta de 15.000 euros, la cual deberá ser abonada, a lo sumo, antes del 30 de abril de cada año.
Los ingresos obtenidos en Malta pagarán impuestos a un tipo normal del 35%. Este régimen de tributación especial dejará de ser aplicable si el individuo: a) Obtiene la nacionalidad maltesa o de otro país; b) Deja de poseer un inmueble cualificado; c) Obtiene el estatus de “residente permanente” (en virtud de la libre circulación de nacionales de la Unión Europea); d) Deja de estar cubierto por seguro de salud o deja de percibir rentas estables; e) Se considera que su estancia en Malta no es de interés general; y f) Si reside en otra jurisdicción más de 183 días al año.
Programa de residencia global. Las personas físicas que cumplan los requisitos del Programa de Residencia Global (PRG) están sujetas a una imposición de tipo fijo del 15% sobre las rentas obtenidas en el extranjero y enviadas a Malta, con posibilidad de acceder a los mecanismos internacionales de eliminación de la doble imposición. Dichos individuos estarán sujetos a una tributación mínima en Malta de 15.000 €, que deberá abonarse, a más tardar, el 30 de abril de cada año. Los ingresos obtenidos en Malta pagarán impuestos a un tipo normal del 35%.
Este programa está disponible para personas físicas que, acumulativamente: a) Tengan nacionalidad de terceros países que no sean nacionales de países de la UE/EEE (Espacio Económico Europeo)/Suiza); b) No posean el estatuto de “residente de larga duración” en Malta; c) No hayan residido legal y continuamente en Malta durante 5 años; d) Posean o alquilen un inmueble cualificado en Malta. Un inmueble es cualificado si: 1. El valor de compra es superior o igual a 275.000 €; 2. El valor anual del alquiler es superior o igual a 9.600 €; e) No disfruten de otros regímenes fiscales especiales; f) Ganen lo suficiente para mantenerse a sí mismos y a su núcleo familiar; g) Tengan un documento de transporte válido; h) Estén cubiertos por un seguro sanitario; i) Dominen el maltés o el inglés; j) Sean personas aptas e idóneas; y k) Paguen una tasa de registro de 6.000 €.
Este régimen fiscal especial dejará de ser aplicable a la persona: a) Si obtiene la nacionalidad maltesa, suiza o de algún país del EEE; b) Si deja de poseer un inmueble cualificado; c) Si obtiene el estatuto de “residente de larga duración”; d) Si deja de estar cubierto por un seguro sanitario; e) Si se considera que su estancia en Malta no es de interés público; y f) Si reside en otra jurisdicción más de 183 días al año.
Régimen para captación de directivos altamente cualificados. Malta ha creado un régimen fiscal especial para captar directivos cualificados, a fin de fomentar dos áreas claves para el desarrollo del país: los servicios financieros y el juego electrónico. Este régimen establece que paguen impuestos a un tipo fijo del 15% las rentas del trabajo de las personas físicas que: a) No estén domiciliadas en Malta; b) Obtengan rentas por un trabajo por cuenta ajena en Malta en relación con el ejercicio de una posición de liderazgo elegible en una empresa autorizada o reconocida por los reguladores del sector financiero o del sector del juego (MFSA o LGA) de, al menos, 75.000 € al año; c) Tengan las competencias necesarias o experiencia profesional; d) Ganen lo suficiente para mantenerse a sí mismas y a su unidad familiar; e) Residan en una vivienda considerada adecuada; f) Tengan un documento de transporte válido; y g) Estén cubiertas por seguro sanitario.
Las rentas del trabajo pagan impuestos a un tipo fijo del 15% durante un máximo de cinco años (ciudadanos EU/EEE/Suiza) o de cuatro años (otros países).
Prácticas y obligaciones contables. Las empresas con domicilio social en Malta tienen que cumplir los requisitos del Código de Empresas Mercantiles y conservar su contabilidad organizada de conformidad con las NIIF, manteniendo los libros bajo la responsabilidad de un perito contable. Asimismo, la ley maltesa exige que todos los documentos contables sean protegidos en la sede de la empresa.
Todas las transacciones de empresas establecidas en Malta tienen que estar debidamente reflejadas en su contabilidad, con documentos justificativos originales.
El Código de Empresas Mercantiles estipula que deberán enviarse mensualmente las copias originales de los documentos justificativos: extractos bancarios de cuenta, facturas, contratos y cualquier otro documento o información relativos a cualquier operación realizada, referentes a todas las transacciones eventualmente realizadas por la empresa antes de finalizar el plazo de entrega de las declaraciones.
En caso de que no recibir dichos documentos, se asumirá que las actividades correspondientes no han sido ejercidas dentro del periodo y las respectivas declaraciones contables serán emitidas y entregadas en consonancia.
Resulta vital saber que cualquier contribuyente que desarrolle una actividad comercial, de negocios o profesional en Malta deberá mantener todos los registros relevantes para la determinación de su beneficio imponible, en particular: • Registro de todos los ingresos gastos de la empresa; • Registros de compras y ventas de la sociedad; Balance y cuenta de resultados; • Todos los documentos justificativos.
En el caso de empresas registradas en Malta, el balance y la cuenta de resultados deberán cumplir lo dispuesto en el Código de Empresas y tienen que ser auditados. Este requisito también se aplica a empresas que, no siendo residentes en Malta, desarrollan allí algún tipo de actividad y deben, por consiguiente, registrarse en Malta a efectos fiscales.
Los registros deberán ser conservados por un periodo mínimo de nueve años, y, generalmente, en la sede de la empresa. Los administradores podrán, no obstante, decidir lo contrario. Si se mantienen los registros fuera de Malta, al menos los estados financieros y los informes tendrán que ser enviados y guardados en un lugar ubicado en la isla. Estos estados financieros deberán mostrar, con claridad, la situación financiera de la empresa, en intervalos máximos de seis meses, y posibilitar la preparación del balance y de la cuenta de resultados de la empresa de acuerdo con la legislación vigente.
El Comisionado de Rentas podrá solicitar al contribuyente, acceso a la documentación fiscal de la sociedad. Adicionalmente, es posible que los contribuyentes tengan que presentar información adicional o información solicitada por las autoridades fiscales extranjeras, en los casos en los que existan convenios recíprocos sobre el intercambio de información en materia fiscal entre Malta y los respectivos Estados o administraciones fiscales.
Cada contribuyente tiene que hacer el cálculo de sus propios impuestos en la declaración de la renta, excepto aquellos contribuyentes a quienes el Comisionado de Rentas (Commissioner for Revenue) conceda una excepción, por escrito, a tal efecto.
Si el contribuyente no presenta su declaración de la renta, el Comisionado de Rentas podrá determinar su carga fiscal en un importe estimado. Esta evaluación será automáticamente cancelada en caso de que el contribuyente presente posteriormente una declaración de la renta que incluya su autoevaluación.
Por lo general, algunas semanas después de la entrega de su declaración anual de la renta, el contribuyente recibe una declaración indicando el importe del impuesto que tiene que pagar de acuerdo con su propia autoevaluación. Si el Comisionado de Rentas no está de acuerdo con la autoevaluación del contribuyente, podrá emitir una evaluación de la renta. Dichas evaluaciones podrán ser emitidas en un plazo de cinco años tras la finalización del ejercicio al que se refiere la declaración, a no ser que la autoevaluación inicialmente realizada por el contribuyente no haya incluido todos los hechos materiales o haya incluido información errónea o engañosa. En ese caso, la evaluación de la renta podrá ser presentada en cualquier momento.
En caso de que desee modificar su autoevaluación, el contribuyente podrá presentar una declaración de sustitución, siempre que no haya recibido aún una evaluación de la renta.
Si la modificación de la autoevaluación ya presentada tiene como consecuencia la reducción del importe de los impuestos a pagar el año al que se refiere, el contribuyente tendrá que presentar dicha modificación en un plazo máximo de cinco años tras la finalización del ejercicio en cuestión. Si la modificación se debe a una solicitud de eliminación de la doble imposición, ésta deberá ser presentada, a más tardar, dos años después de la finalización del ejercicio respectivo.
Declaración de la renta. Si un contribuyente no está de acuerdo con la evaluación de la renta que le hayan hecho, podrá presentar una nota de objeción, siempre que haya entregado la respectiva declaración de la renta y pagado el impuesto que no está en discusión. El Comisionado podrá aceptar la objeción o llegar a un acuerdo con el contribuyente. En caso contrario, emitirá una nota de rechazo.
Ante dichas circunstancias, el contribuyente podrá presentar una apelación ante el Tribunal Administrativo en el plazo de 30 días tras la fecha de la recepción de la nota de rechazo. El Tribunal Administrativo es un órgano independiente creado específicamente para tratar estos asuntos. La decisión del Tribunal Administrativo podrá ser objeto de apelación ante el Tribunal de Apelación, pero solo en lo tocante a materias de derecho. Declaración de la renta
Cualquier entidad que perciba una renta sujeta a impuesto en Malta debe registrarse en el “Malta Inland Revenue Department”. El registro es sencillo y tiene por base una serie de elementos relativos a la entidad en cuestión. Por el número de registro es posible identificar si se trata de una persona física o jurídica.
Los contribuyentes que dejen de percibir rentas imponibles en Malta solo tienen que solicitar la cancelación de su registro. El referido departamento procederá a la cancelación después de comprobar que todas las declaraciones fiscales han sido entregadas y que todas las deudas fiscales han sido regularizadas. Hasta tanto el registro sea cancelado, el contribuyente deberá entregar todas sus declaraciones fiscales, incluso aunque ya no perciba rentas sujetas a impuesto.
Las declaraciones fiscales deberán ser entregadas por las empresas, como muy tarde: nueve meses después de la finalización del periodo contable; o hasta el 31 de marzo del año en el que tiene lugar la finalización del periodo contable. Si dicho plazo coincide con un festivo público, la fecha límite pasará a ser el siguiente día hábil.
La administración fiscal tiende a conceder prolongaciones de plazo para las declaraciones entregadas online (esta posibilidad deberá volver a comprobarse cada año). Para poder entregar su declaración fiscal, la empresa debe tener preparados los estados financieros auditados y mantener en archivo alguna documentación, que será puesta a disposición del departamento fiscal si así se solicita.
Solicitud de devolución de impuestos. Con arreglo a lo dispuesto en el artículo 48 (4) del Código del Impuesto sobre la Renta (ITMA-Income Tax Management Act), los accionistas que pretendan pedir la devolución de parte de los impuestos pagados por la empresa sobre los beneficios distribuidos tendrán que cumplir algunos requisitos administrativos, uno de los cuales es su registro como accionistas de la empresa que distribuye los beneficios.
A tal efecto, la empresa que distribuirá los dividendos que originan la solicitud de devolución por parte del accionista deberá cumplimentar un Formulario de Registro del Accionista, que se entrega solo una vez a las autoridades fiscales y que debe ir acompañado de documentos justificativos adecuados.
Si el accionista es una empresa, con participaciones directas o indirectas en una empresa registrada en Malta, que tenga acciones emitidas por ella o en su nombre y cotizadas en una bolsa de valores, entonces será también necesario entregar un Formulario de Notificación además del Formulario de Registro del Accionista.
El Formulario de Registro del Accionista debe ser entregado en la primera de estas dos fechas: cuando se adeuda el primer pago de impuestos o cuando se realiza el primer pago de impuestos por parte de la empresa que distribuye los beneficios, en relación al año de evaluación con referencia al cual los beneficios serán distribuidos y en el que se presentará la solicitud de devolución.
La solicitud de devolución solo puede ser presentada después de que los beneficios hayan sido distribuidos. En la práctica, el procedimiento de devolución del impuesto funciona de la siguiente manera: 1. La empresa elabora sus cuentas anuales (por ejemplo, para el ejercicio finalizado el 31 de diciembre de 2013) y procede a su auditoría. 2. Una vez finalizada la auditoría, se calcula el importe impositivo a pagar, y se elabora en consonancia la declaración de la renta de la empresa. 3. Se debe entregar la declaración de la renta (referida al ejercicio que termina el 31 de diciembre de 2013): a. Presentación física o manual, hasta el 30 de septiembre de 2014; b. Presentación electrónica, hasta el 21 de noviembre de 2014; 4. La declaración de la renta se remite a las autoridades tributarias y se realiza el pago de impuestos (si se han repartido beneficios antes de esa fecha). El impuesto se debe abonar en la misma divisa del capital social de la empresa, que es también la divisa en la que la empresa elabora y presenta su declaración de la renta auditada.
Asimismo, si: 5. Las fechas más importantes para el pago de impuestos son las siguientes (ejemplo referido al ejercicio de 2013): a. Si no se reparten dividendos (por ejemplo, a 31 de diciembre de 2013) antes de la fecha de presentación de la declaración de la renta (es decir, el 30 de septiembre de 2014), la fecha a tener en cuenta para el pago del impuesto será la fecha de presentación de la declaración de la renta (es decir, el 30 de septiembre de 2014). b. Si se reparten dividendos después de la fecha de presentación de la declaración de la renta (es decir, el 30 de septiembre de 2014), pero antes de finalizar el plazo de 18 meses tras el final del ejercicio (es decir, 30 de junio de 2015) -plazo máximo para el pago de impuestos-; la fecha a tener en cuenta para el pago de impuestos es el 14º día del mes siguiente a aquel en el que se reparten dividendos (por ejemplo, si los dividendos se reparten el 31 de octubre de 2014, la fecha de pago de impuestos será el 14 de noviembre de 2014). c. Si no se reparten dividendos, el pago del impuesto debe realizarse hasta el 30 de junio de 2015 (18 meses después del final del ejercicio). 6. Se rellena y remite el formulario de solicitud de devolución de impuestos a las autoridades tributarias. 7. Las autoridades tributarias revisan la declaración de la renta de la empresa y la solicitud de devolución de impuestos que haya remitido. Si todo está en orden y así lo estima la administración tributaria, se procederá a la devolución de impuestos.
La devolución de impuestos también se abona en la misma divisa, eliminando así cualquier riesgo relacionado con el cambio de divisas. De acuerdo con la legislación vigente, el Inland Revenue Department deberá proceder a la devolución del impuesto en los 14 días posteriores al final del mes de vencimiento. 8. El plazo de devolución de impuestos se considera vencido cuando se presenten ante las autoridades tributarias los estados financieros auditados de la empresa (mencionando el reparto de dividendos) y la declaración de la renta, se hayan abonado los impuestos en su totalidad y se presente además la solicitud de devolución de impuestos junto con el informe de dividendos.
Sistema Bancario y política de Seguros
Malta también es un centro internacional bancario. Durante la última década, el sector ha crecido notablemente, pasando de ser una banca comercial que da servicio a la población local a un centro bancario internacional de gran renombre. La excelente reputación de Malta en el ámbito internacional como domicilio de fondos de cobertura se inició con la adhesión de la isla a la UE en el 2004. En ese momento, solo cuatro fondos de cobertura estaban asentados en la Isla. En la actualidad, han sido emitidas más de 400 licencias de servicios de inversión. De igual modo es una atractiva localización en la UE para el establecimiento de empresas aseguradoras y de reaseguros. En los difíciles tiempos financieros que enfrentan el mundo, Malta ofrece la seguridad y la oportunidad para aquellos que buscan entrar en el sector de seguros.
Desde la incorporación a la UE, la isla ha tenido un crecimiento sostenido, con algún que otro bache superado. “Lo importante en Malta es la calidad y no la cantidad”, dice Bruno L’Ecuyer, director de Finance Malta, institución que actúa como puente entre el Estado y el sistema financiero. “En Malta apenas hubo crisis financiera. Se pasó de puntillas por ella en 2007, ha habido un enfoque conservador de los 24 bancos instalados que evitó exponerse a amenazas de intervención”, subraya.
Tan ilustrativo como L’Ecuyer es Allan Camilleri, presidente de Malta Enterprise, la agencia que se encarga de canalizar las inversiones extranjeras, así como apoyar a las pymes y al desarrollo. “Con el euro hemos pasado de nadar en un charco a estar en un océano”, enfatiza.
“La pujanza se demuestra en que, en 15 años, las licencias de fondos de inversión han pasado de 15 a cerca de 500, con más de 8.000 millones de euros”, según L’Ecuyer. También se comprueba con la llegada de aseguradoras y las firmas de trusts. Tanto L’Ecuyer como Camilleri resaltan que la jurisdicción permite el establecimiento de holdings internacionales. Más de 200 firmas extranjeras (principalmente de la UE) han invertido o están operando: Lufthansa, HSBC, Baxter, Playmobil, ST Microelectronics… También ha crecido como plató para películas de época, como Ágora, de Alejandro Aménabar, o series televisivas como Juego de Tronos.
Quizá donde más se ha notado la modernización es en el campo de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs). Este sector cuenta con profesionales muy cualificados, pero no los suficientes para abarcar la demanda, lo que ofrece una oportunidad para especialistas de otros países con dominio del inglés. Destaca la instalación de SmartCity, una especie de ciudad tecnológica en construcción con todos los servicios y lugares de ocio con destino a firmas de tecnología punta. Está impulsada por capital de Dubai. “El objetivo”, explica su responsable, Suleiman al Riyami, “es crear una red global que sea punto de partida para otros mercados”. “Es como un hub de la sociedad del conocimiento”, resume.
En este lapso, la Administración de Malta se ha volcado también en el puerto, uno de los tradicionales motores de la economía. Está gestionado por Malta Freeport Terminals, sociedad privatizada en 2004 después de segregarse de Malta Freeport Authority, de control estatal. Tiene conexión con más de 165 puertos, explica Caroline Borg, directora de marketing. En 1994 se hizo la terminal 2, y en 2000 alcanzó el millón de contenedores al año. En 2004 entró la firma francesa CMA-CGM con un contrato de 30 años, que se amplió a 65 años, tras realizar una inversión de 175 millones en grúas nuevas (las más grandes del Mediterráneo). El año pasado, la turca Yildirm compró el 50%. En el puerto pueden entrar los barcos más grandes, hasta con 13.500 contenedores. El año pasado hubo 2,36 millones de movimientos, con 1.800 barcos, resultando sus principales competidores en el área Algeciras y Tánger.
En cuanto al sector aéreo, el Gobierno ha invertido 17 millones en Hal Safi Aviation Park, un nuevo parque de aviación de 200.000 metros ². SR Technics, con sede en Zúrich, pero de capital árabe y dedicada a la reparación de aviones, se instaló hace dos años. La alemana Jutta Trimmel, su directora general, reconoce que eligió Malta por ser muy competitiva tras buscar más de 50 sitios. “Tiene cultura europea y se habla inglés”, resalta entre las ventajas, aunque el factor principal es que tiene los precios más baratos.
El turismo casi camina por sí solo. Es la principal fuente de ingresos, con el 15% del PIB. Los principales países emisores son Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y España. Ese primer puesto lo disputan las manufacturas (14%) y los servicios financieros, el 12%, pero con una previsión de que se duplique en los próximos 10 años. El sector financiero ha crecido de forma notable, pasando de tener una banca local a ser un centro internacional bancario.
Particularmente, la industria de las TICs ha transitado de una etapa de consolidación al más impresionante periodo de expansión y validación. Tecom es uno de los nuevos inversores que han traído un flamante dinamismo al sector al realizar una inversión de 300 millones de euros en SmartCity.
Hoy en día, la infraestructura de las TICs de Malta es una de las más sofisticadas y fiables en Europa. La isla tiene una gran capacidad para proporcionar una dotación de profesionales muy cualificados en todos los niveles, desde ingenieros hasta personal capacitado para trabajar con productos específicos. Cada año se gradúan cientos de universitarios en la Universidad de Malta y en el Colegio de las Artes y Ciencias. Estos profesionales trabajan e investigan en el desarrollo de soluciones de software, enlaces de telecomunicaciones y equipos informáticos.
En cuanto al transporte y logística, la estratégica ubicación de Malta ha convertido a la isla en uno de los centros logísticos más importantes de la región. Las relevantes infraestructuras e instalaciones portuarias para transporte de mercancías y pasajeros han contribuido al reconocimiento de la comunidad internacional.
Su ventajosa ubicación geográfica le permite tener conexiones con más de 165 puertos de todos los continentes y cuenta con el mayor registro de barcos de la Unión Europea, así como uno de los más grandes a nivel mundial. Asimismo, ofrece una considerable reducción de los tiempos de entrega.
El Gobierno de Malta está realizando grandes inversiones en la creación de un entorno beneficioso para las empresas que operan en el sector de las ciencias de la vida. El BioMalta Campus es una de las últimas novedades dentro del sector. Un proyecto en construcción que se está desarrollando para fomentar la creación de un cluster de I+D+I, en colaboración con la Universidad y el Hospital Nacional de Malta. Este campus ha sido dotado de un presupuesto de 30 millones de euros.
BioMalta Campus está fuertemente apoyado con incentivos fiscales y financieros así como ayudas para la formación, que serán de gran interés para las empresas que ejerzan su actividad dentro de esta industria.
Ventajas del sistema bancario maltés
Tras la crisis económica desatada en el 2008, la banca mundial se vio inmersa en una guerra por captar pasivo. Abundaban los depósitos con rentabilidades del 3%, del 4% e incluso del 4,5%, para todo tipo de ahorrador. Es decir, no había que firmar una mayor vinculación con el banco o disponer de una inversión alta. Y aunque el mercado español de depósitos ya no ofrece esta remuneración no significa que no se pueda conseguirlo.
La banca maltesa ha apostado por tal medida. Dos de sus entidades de referencia ofrecen alta rentabilidad en sus imposiciones a plazo fijo con la particularidad de que están abiertos también a inversiones de no residentes. Además, cuenta con la garantía del Fondo de Garantía de Depósitos Maltés, que protege los ahorros hasta 100.000 euros por cuenta y cliente, igual que ocurre con el español.
La particularidad de estos bancos, cuya rentabilidad va desde 1,25% al 4,25% TAE no está en el importe de la inversión sino en el plazo, obteniendo más intereses cuánto más se apueste por el largo plazo. Aún así, tanto a seis como a doce meses la remuneración es bastante más elevada que en los depósitos españoles.
Nemea Bank comercializa una imposición a plazo fijo al 1,25% a un mes, a tres meses se eleva hasta el 2%, para saltar al 2,5% a seis meses y al 3,25% al año. A dos años ya se eleva la remuneración al 3,50% y a cinco años al 4,25%.
Las condiciones son básicas y muy fáciles de cumplir para los pequeños ahorradores. Requiere una inversión mínima de 5.000 euros, no tiene, además, comisiones de mantenimiento y la liquidación de intereses es anual. Únicamente la entidad cobra dos euros por las transferencias.
El segundo se llama Easisave y ofrece una rentabilidad máxima del 3,25% a tres años, aunque a doce meses se puede lograr un 2,85% y a seis meses un 2,70%.A un mes la rentabilidad es del 1,25%. La ventaja es que se puede abrir el depósito desde 1.000 euros e igual que su compatriota no tiene comisiones, mientras que la liquidación de intereses puede ser trimestral, semestral o anual.
Basta abrirse una cuenta, que tampoco tiene comisiones, y además remunera al 2% y las transferencias son gratuitas.
Los principales bancos malteses son el Bank of Valetta (BOV), y el Mid Med Bank. Tienen sucursales en muchas ciudades y pueblos de las islas de Malta y Gozo. El horario de apertura de los bancos suele ser de 08.30 a.m. a 12.30 a.m., de lunes a viernes, y los sábados por la mañana, sol hasta las 11.30. La mayoría de los hoteles, restaurantes y tiendas aceptan Access, American Express, Carte Blanche, Diners Club International, Mastercard y Visa, y hay tiendas duty-free en las salas de llegadas (zona de público en general) y de salidas (zona de embarque) en el Aeropuerto Internacional de Malta. La línea directa de asistencia, desde las islas solamente, es: 0800 776688, o consulte www.maltairport.com/taxfree.htm
Si se pretende permanecer en el país por un período de tiempo largo, uno de los requisitos será abrir una cuenta bancaria, así se evita tener que pagar comisiones al realizar las operaciones con tarjeta o al realizar movimientos en cuentas. El Derecho Comunitario dice que todo ciudadano de la UE puede abrir una cuenta bancaria en cualquier país miembro y realizar operaciones a través de ella.
En general, para abrir una cuenta bancaria, se pedirá la siguiente documentación: Un documento de identidad (DNI/Pasaporte); Un ejemplar de la firma; Carta de la empresa en donde se trabaja o de la escuela en donde se estudia. Las cuentas corrientes se cierran sobre petición del titular o con una notificación previa hecha con poca antelación. En el paquete de servicios que acompaña a una cuenta corriente, viene incluido un talonario de cheques. Los cheques no sólo evitan a uno los riesgos que conlleva tener dinero suelto encima, sino también porque permiten efectuar pagos a terceras personas.
Es conveniente informarse en varios bancos de los servicios que ofrecen; hay que tener en cuenta las comisiones que cobran, y las facilidades que dan para obtener tarjetas de crédito o débito. Se puede consultar los bancos que hay en Malta en la Web: www.offshoreincorporation101.com/banks-in-malta-a.html
Muy importante: Los cheques de viaje no son aceptados por la mayoría de las tiendas y restaurantes. Es posible sin embargo cambiarlos en todos los bancos y oficinas de cambio, mientras que el euro cheque es pagado por todos los bancos hasta 70 LM.
Ahora bien, si ha decidido invertir, los expertos de HelpMyCash.com recuerdan que estos depósitos están garantizados por el FGD maltés, hasta 100.000 euros por titular y entidad. Así que, teóricamente, es seguro invertir hasta esa cantidad porque, en caso de quiebra de estos bancos, el ahorrador recuperaría su dinero en 20 días laborables.
Coste de vida en Malta
Si tiene en mente vivir en Malta, las mejores zonas son Sliema y St. Julians, ya que devienen principales centros comerciales de la isla y tanto por tener buenas comunicaciones, encontrar trabajo y poder hacer las compras. Aun así, también es verdad que muchas veces es complicado conseguir apartamentos a buenos precios. Es por eso, que tampoco es mala idea vivir en Gzira, Msida o Swieqi. Estas ciudades muy cercanas a Sliema y St. Julians son más populares que las otras, por lo tanto más económicas para vivir en Malta, pero también un poco más tranquilas.
San Gwann tampoco es una mala zona donde residir en la isla, no obstante eso, está un poco más mal comunicada que las otras áreas. En estas zonas más populares no son solo más baratos los pisos, sino que también las tiendas donde ir a comprar tienen unos precios un poco más económicos. Si prefiere ir a vivir en Malta, pero estar en una zona alejada de este eje comercial tendrá que tener en cuenta que le podrá ser difícil llegar a los sitios de trabajo, ya que las comunicaciones no son muy eficientes.
Consejos prácticos para vivir en Malta: 1. Es importante llevar bien las cuentas de los recibos de luz, agua y gas, ya que son muchos los propietarios que intentan aprovecharse de los extranjeros cobrando más de lo que es debido. Si podéis acordar el precio del alquiler con este tipo de gastos, ahorraréis dinero y problemas. 2. Mucho cuidado con el dinero de las fianzas, ya que en muchos casos los dueños de las casas no terminan devolviendo tal dinero aunque no haya habido desperfectos. 3. En Malta por el simple hecho de ser de fuera puede ocurrir que les quieran cobrar más por un piso de lo que es debido.
Ahora bien, el alquiler en Malta es barato. Eso sí, dependiendo del piso y lugar, pues los hay hasta de 1.000 euros mensuales. Un piso completo puede costar unos 400 euros mensuales, mientras que si se decanta por compartir vivienda con otras personas, el coste de una habitación ronda los 150-300 euros mensuales. Al llegar a la isla es probable que ande un poco perdido y no sepa bien dónde acudir para alquilar un apartamento. Un consejo: visite una agencia de alquileres. Puede que en la agencia le hagan pagar un mes de alquiler por adelantado, pues ellos también necesitarán garantías de que usted es de fiar. Por lo demás, es la mejor opción para conseguir una vivienda.
Una vez tenga sitio donde pernoctar, debe buscar empleo. El nivel de desempleo en Malta es bastante bajo y prácticamente inexistente, por lo que no le resultará muy difícil encontrar algo medianamente aceptable, sobre todo si controlas el inglés y tienes algún conocimiento de italiano. El único inconveniente es que los salarios tampoco son muy elevados. De media pagan en el sector servicios unos 5 euros la hora y no siempre legalizan la situación del trabajador haciéndole un contrato. Claro que esto también depende de la empresa que lo contrate. Para conseguir un buen salario, debe tener unos conocimientos avanzados del idioma.
En cuanto a la comida maltesa, no es mala. Los alimentos son de buena calidad y su precio no es excesivamente desorbitado. El supermercado más económico que existe en toda la isla es el Lidl, después le siguen el Towers y el Scotch, y por último el Arkadia. No elija siempre la opción más económica, ya que aunque el Arkadia sea caro es el que ofrece más variedad de productos, por lo que lo más probable es que encuentre alimentos que no ofertan las otras dos cadenas de alimentación.
En Malta se consume pasta casi a diario; de hecho, es un alimento muy barato, mientras que hay otros como la fruta, la verdura o bebidas como la Coca Cola cuyo precio anda por las nubes. En muchas ocasiones resulta más económico ir a un restaurante a comer que hacer la compra y cocinar en casa.
Para que se tenga una idea mejor, veamos algunos precios de alimentos y servicios básicos que regían hasta el 31 de diciembre de 2014: barra de pan, € 0.73; un paquete de galletas, € 1.00; 1 kilo de azúcar, € 0.74; 500 g de pastas, € 0.91; pizza para 2, € 2.90; una bolsa de cereales, € 2.54; Bolsitas de Te 250 g, € 2.28; frasco de café instantáneo, € 2.20; litro de agua (1,5), € 1.40; 1 litro de leche, € 0.72; 1 botella vino común, € 4.50; cerveza (25 cc), € 0.68; refrescos (1 litro), € 1.00; 2 rollos papel higiénico, € 2.89; 1 kilo jabón en polvo, € 3.48.
Bares y restaurantes: menú (plato, postre y bebida en restaurante 2da categoría), € 12.90 per cápita; comida rápida, € 5.10; comida ligera en las escuelas (sándwiches/pizza), € 1.00 – € 2.50; (Vodka + Mezcla etc., € 2.10; 1 cerveza, € 2.50; 1 refresco, € 1.50.
Transporte: tarifa de bus, € 1.30 (2 horas ticket) – € 1.50 (1 día ticket); Taxi (un viaje al aeropuerto), € 25.00; Internet (20 min–180 minutos), € 1.00 – € 5.00; Tarjeta de llamadas, € 5.00.
Datos de interés acerca de Malta
Los primeros pobladores de Malta eran agricultores de la Edad de Piedra que llegaron al archipiélago en 5200 a. C., probablemente sicanos provenientes de la vecina Sicilia, pues hasta la fecha son los únicos humanos conocidos de la isla en ese entonces. Durante 3.500 años este pueblo construyó algunas de las más antiguas estructuras autónomas, dentro de las que destacan las de carácter religioso, como Ġgantija en la isla de Gozo. También en Hagar Qim y en Mnadjra se encuentran otros templos megalíticos de las mismas características.
En el 1000 a. C., mercaderes fenicios ocuparon las islas y las utilizaron como base para sus exploraciones en el Mediterráneo occidental en su ruta hacia Cornualles. Hacia 700 a. C., los griegos llegaron a las islas y se instalaron cerca de La Valletta.
A partir de 1282, Malta pasó a la Corona de Aragón, junto a Sicilia con la que tenía vínculos muy estrechos, después de que la conquistaran los almogávares de Roger de Lauria. Continuó bajo control hispano dos siglos y medio. En 1530, el rey Carlos I de España dejó las islas en arriendo permanente a los Caballeros Hospitalarios, en ese entonces conocidos como la Orden de San Juan de Jerusalén, pues Solimán el Magnífico los había expulsado de Rodas en 1522. Se estableció la entrega de un halcón como pago de la renta anual. Los Caballeros Hospitalarios (ahora conocidos como la Orden de Malta), gracias a la intervención del Papa Clemente VII, además de Malta obtuvieron Trípoli a condición de permanecer neutrales en los conflictos entre naciones cristianas. El dominio de los Caballeros Hospitalarios terminó tras la Conquista francesa de Malta liderada por Napoleón Bonaparte en 1798 cuando se dirigía hacia Egipto. Para ocupar el archipiélago, el entonces general francés, pidió permiso para atracar en su puerto y, una vez allí, los caballeros se rindieron y se apoderó de la ciudad. Abolió todos los derechos feudales, reformó los monasterios y garantizó los mismos derechos para cristianos, judíos y musulmanes. También saqueó sus arcas, ante la pasividad de los caballeros hospitalarios que tenían promesa de no alzarse en armas contra ningún príncipe cristiano.
La ocupación francesa fue impopular, por lo que los malteses se rebelaron y los franceses se vieron forzados a refugiarse en las fortificaciones. Gran Bretaña y el Reino de las Dos Sicilias enviaron municiones y ayuda. Los británicos también enviaron su flota, al mando del almirante Nelson, que efectuó el bloqueo de las islas. Las aisladas fuerzas francesas se rindieron en 1800, y los británicos tomaron el control del archipiélago, convirtiéndolo en su protectorado.
En 1814, como parte del Tratado de París, Malta pasó oficialmente a formar parte del Imperio británico. Debido a su proximidad al Canal de Suez fue usada como puerto de escala hacia la India y de cuartel general de la flota hasta mediados de la década de 1930.
Malta desempeñó una función importante durante la Segunda Guerra Mundial debido a su proximidad a las líneas de navegación del Eje, por lo que fue sitiada de nuevo. El coraje de su pueblo motivó a Jorge VI para otorgar a Malta la Cruz de San Jorge, que hoy puede verse en la bandera del país.
Aunque Malta se independizó el 21 de septiembre de 1964, los británicos permanecieron en su territorio y mantuvieron un control total de los puertos, aeropuertos, correos y emisoras de radio y televisión. Según la Constitución de 1964, la reina Isabel II del Reino Unido seguía siendo la soberana de Malta, y un gobernador general ejercía la autoridad ejecutiva en su nombre. El 13 de diciembre de 1974, sin embargo, Malta se convirtió en una república dentro de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth), con el presidente como jefe de estado.
El 31 de marzo de 1979 se hizo efectiva la salida de los británicos, pues su gobierno rehusó pagar la tasa exigida por el gobierno maltés para permitir su estadía. En ese momento Malta se encontró sin bases militares extranjeras por primera vez en su historia. Este acontecimiento se celebra como el Día de la Libertad.
El clima de Malta está fuertemente influenciado por el mar y es típico del Mediterráneo (inviernos lluviosos pero poco marcados (14° C) y veranos secos y cálidos (25° C). De hecho, solo hay dos estaciones, lo cual atrae a muchos turistas, especialmente durante los meses estivales. En general, el archipiélago goza de un clima muy soleado con un promedio diario de cinco a seis horas de sol en pleno invierno y más de 12 horas en verano. La mejor época para ir de vacaciones es entre los meses de abril a octubre, pero se recomienda viajar sobre todo fuera de la temporada turística para quienes prefieran la tranquilidad, pues tanto durante el mes de febrero como en el otoño la temperatura resulta ideal incluso para tomar baños de playa.
Malta cuenta actualmente con tres lugares declarados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: Hipogeo de Hal Saflieni es el único templo subterráneo prehistórico en la Isla de Malta; Templos de la época megalítica (también en la isla principal), y la ciudad antigua de La Valletta.
La Valletta es la capital de Malta, aún así es una localidad relativamente pequeña, ya que solo viven alrededor de 7.000 personas. El nombre de la capital maltesa se puso en honor de Pean Parísot de la Valletta, Gran Maestro de la Orden de los Caballeros de San Juan, ya que él fue quien hizo reconstruir la ciudad una vez que consiguieron expulsar a los turcos a mediados del siglo XVI.
Como interés turístico sobresale el fuerte St. Elmo, situado a la plaza del mismo nombre y una de las fortificaciones que sobrevivió el asedio de 1665. Esta fortificación fue construida en 1552 por los caballeros de la orden de San Juan para guardar el puerto. Esta espectacular fortificación es la actual academia de policías, aun así puede ser visitada los domingos a partir de las 11:00 horas menos en verano, de medianos de julio a finales de septiembre.
Muy instructiva es la visita a la iglesia de los caballeros de la orden de San Juan, diseñada por Gerolamo Cassar en 1578. Esta iglesia resalta por su decoración barroca, los mármoles del suelo y su colección de pinturas de Caravaggio.
El castillo de Auberge está situado a en la Place de Valletta y fue el lugar donde se albergaban los caballeros de Castilla, León y Portugal, unos de los más poderosos de la orden de San Juan. Estos caballeros eran los que se encargaban de vigilar la fortificación de la capital de Malta, por este motivo está situado en el punto más alto de la ciudad. Construido en 1574 por Girolamo Cassar fue dañado durante el asedio francés y también durante la Segunda Guerra Mundial.
Marsaxlokk es un pequeño y pintoresco pueblo en la costa sur oriental de Malta. Tiene una población de aproximadamente 3.000 personas y se conoce como el pueblo de los pescadores. Es el hogar de los famosos barcos tradicionales de pesca de Malta conocidos como Luzzu. Este tipo góndola son utilizadas por los pescadores para capturar ‘lampuki’, un pez del Mediterráneo que solo se pesca entre agosto y diciembre.
Si desea conocer bien esta isla del Mediterráneo es imprescindible conocer la pequeña ciudad pesquera. Es recomendable visitarla en domingo, el día que se celebra el gran mercado de pescado en horas de la mañana. Además, después de hacer esta excusión, si el viajero siente apetito es uno de los mejores sitios para probar el marisco en Malta. Sin duda, ni el precio ni la calidad del pescado y del marisco de Marsaxlokk es comparable con los ofrecidos en otros puntos de la isla.
Una vez terminada la visita a toda la ciudad recomendamos que el viajero se acerque hasta el Forti Rikazoli. Este impresionante fuerte ha sido el escenario de numerosas películas como Gladiator o Troya.
Por su parte, la isla de Gozo comparte historia con la de Malta, pero es físicamente diferente y un destino turístico mucho más tranquilo. El tamaño de Gozo supone un tercio del de Malta, aunque se trata de un entorno más verde y más rural. Cuenta con numerosas colinas y valles profundos, acantilados escarpados y sinuosos caminos rurales. A diferencia de Malta, el patrimonio de Gozo se encuentra en la tierra, no en los edificios.
Si lo que le interesa son los deportes acuáticos como el buceo o el snorkel sus profundas aguas azules resultan excelentes. En Gozo también encontramos buenos senderos tanto a lo largo de toda su costa como del interior, pasando por granjas, fortalezas y paisajes sorprendentes. Asimismo el puerto de Mdzhar es el más transitado de esta isla, ya que es el lugar donde desembarcan los pasajeros procedentes de Malta. Su nombre en maltés significa “mercado o lugar donde atracan los barcos”. Aunque el sitio no tiene mucho atractivo turístico sí que es bonito conocer su iglesia dedicada a la virgen de Lourdes, construida en 1888. Esta iglesia de estilo neogótico está próxima al fuerte Sambre, construido aproximadamente en 1749.
En la costa occidental de Gozo está ubicada las famosa y apreciada Azur Window, la Ventana Azul. A través de la bizarra formación rocosa se obtienen una fantástica vista al mar, el agua es profunda y azul. El famoso “mar interior” Inland Sea se encuentra cerca, como así también la célebre Fungus-Rock. Las rocas en los alrededores están llenas de fósiles, una demostración de que Gozo alguna vez estuvo en grandes proporciones bajo la superficie del mar.
Antiguamente la capital de Gozo se nombraba Rabat, hasta que en 1887 la rebautizaron como Victoria para honrar a la reina Victoria de Inglaterra. Ir a visitar Gozo obliga a que los viajeros conozcan la fascinante ciudad antigua, nombrada La Ciudadela. Fue construida en la Edad Media justo en el centro de Gozo y encima de una colina, lo que permite desde sus murallas unas vistas increíbles, por eso si visita Gozo es muy recomendable empezar por Victoria, ya que permite al viajero conocer una primera panorámica. Además, muchos edificios se han conservado intactos de cómo eran en la Edad Media, cosa que hace que la visita sea muy interesante.
Recomendamos ir sobre todo a conocer el Palacio Obispal, las cárceles y la Catedral de Santa María. La Catedral fue construida por el arquitecto maltés Lorenzo Gafa entre 1697 y 1711, y reemplazó la antigua catedral de Gozo. Es muy interesante ir a conocer las bóvedas de su techo pintadas por Antonio Manuele de Messina. En la misma plaza dónde se encuentra la Catedral el turista también podrá observar el Tribunal de 1620, el edificio de los Gobernadores y el Arzobispado de 1642.
Y en la visita al archipiélago maltés no puede escapar un recorrido por Comino, la pequeña isla donde no circulan autos. Quien busque calma y distensión, con toda seguridad la encontrará aquí. A Comino se llega en transbordador. El destino preferido en esta pequeña isla es la Laguna Azul (Blue Lagoon). Muchos turistas de un día vienen en verano aquí para nadar en sus aguas claras y mansas. Precisamente Comino se adecua además muy bien para practicar snorquel, los buzos se entusiasman con los sitios que hay en las islas.
Finalmente, en el aspecto gastronómico, la cocina maltesa nace de la larga relación entre los malteses y los españoles que han gobernado las islas. La fusión de sabores le ha dado a su cocina un sabor distintivo dentro de la culinaria mediterránea. Aunque cuenta con numerosos platos originarios, muchas recetas presentan una fuerte influencia italiana (especialmente siciliana) y turca. Algunos platos típicamente malteses son ftira biż-żejt, ġbejniet, pastizzi y Ross il-Forn.

Fuente: paraisosfiscales.org, 16/06/15.

banner CEP 01 click aqui

Lectura recomendada:  Blanqueo: el dinero irregular desde lo fiscal o cambiario no será investigado

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.