Privatizaciones en São Paulo

enero 28, 2017 · Imprimir este artículo

El alcalde de São Paulo pone los activos de la ciudad a la venta

João Doria fue el ganador de la versión brasileña del reality ‘El aprendiz’.

Por Luciana Magalhaes y Samantha Pearson.
Joao Doria, alcalde de São Paulo, en su oficina.
Joao Doria, alcalde de São Paulo, en su oficina.
.
SÃO PAULO — El multimillonario que protagonizó la versión brasileña del reality “El aprendiz” y que se posesionó este mes como alcalde de São Paulo se prepara para embarcarse en la ola de privatización municipal más grande en la historia de Brasil.

João Doria, quien obtuvo una victoria arrasadora en las lecciones de octubre y ha sido comparado con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo en una entrevista con The Wall Street Journal que planea vender desde el lugar donde se celebra el carnaval hasta los derechos de los cementerios de la ciudad, con lo que busca recaudar 7.000 millones de reales (cerca de US$2.200 millones).

La decisión del alcalde se presenta en momentos en que Brasil busca reducir su engorroso y turbio aparato gubernamental, luego de un extenso escándalo de corrupción que ha destruido la fe de los votantes en los políticos tradicionales.

“El enorme papel del estado es uno de los problemas más serios de Brasil. Es ineficiente e invita a la corrupción”, dijo Doria, agregando que la profunda recesión del país ha hecho que la privatización sea imperativa.

“Este es el momento para que hagamos esto, cuando estamos enfrentados a una crisis de este tamaño”, dijo en la alcaldía el martes por la noche, al final de uno de sus tradicionales días de 18 horas laborales.

Doria, cuya fortuna de US$ 50 millones proviene principalmente del imperio de gestión de eventos que fundó, ha aplicado el mismo pragmatismo brutal a su propio gobierno. Se deshizo de la flota de 1.300 autos de la ciudad y le dijo a sus empleados que usaran Uber. Cualquier empleado de la ciudad que llegue tarde a sus reuniones también debe pagar una multa de cerca de US$60 por cada 15 minutos. “Todos se rieron de mí, pero ahora están obedeciendo”, dijo.

El alcalde, de 59 años, iniciará la ola de privatización vendiendo Anhembi, el hogar del desfile anual de carnaval de la ciudad e Interlagos, la pista de Fórmula Uno, con lo que espera recaudar unos 7.000 millones de reales para finales del año. Con la ayuda de McKinsey y otras firmas de consultoría, planea vender para 2018 concesiones para 107 parques, 22 cementerios, el servicio funerario municipal, el crematorio, 16 mercados, 29 terminales de autobuses, el sistema de boletos para el transporte público y el estadio de fútbol Pacaembu. Los fondos en su mayoría irán a salud y educación.

Así mismo, el mandatario planea viajar a Medio Oriente, Corea del Sur y EE.UU. en los próximos meses para despertar interés entre inversionistas, compañías y fondos soberanos.

El alcalde planea vender el Anhembi, hogar del carnaval.
El alcalde planea vender el Anhembi, hogar del carnaval. 
.

“Modestia aparte, soy bueno convenciendo a la gente”, dijo, señalando una larga lista de multinacionales que ya ha persuadido para que donen bienes y servicios a la ciudad más grande de Sudamérica. Unilever está suministrando a los mendigos de la ciudad jabón y pasta de dientes, mientras que Mitsubishi y Honda están donando patrullas. Sin embargo, el regalo más controversial han sido latas de pintura gris para cubrir algunos de los grafitis de la ciudad, lo cual motivó protestas esta semana.

Lectura recomendada:  Brasil: Mientras un periodista denunciaba corrupción por radio, lo asesinaron

Doria, quien está casado con una escultora con la que tiene tres hijos, dijo que está preparado para enfrentar una fuerte oposición en un país en el que el paternalismo aún es fuerte. “Para mí no es suficiente convencer al resto de la alcaldía; habrá protestas, habrá gente en las calles”, dijo, con un aire desafiante que evoca a su padre y modelo político, un diputado federal que fue exiliado a París durante la dictadura brasileña.

El derrocamiento del Partido de los Trabajadores de Brasil el año pasado, ha dejado al electorado abierto a más privatización. “Hay una nueva mentalidad surgiendo en Brasil en estos momentos, así que la resistencia a la privatización es menor”, dijo Fernando Schüler, politólogo de la escuela de negocios Insper en São Paulo.

El mayor reto de Doria será convencer a los inversionistas. Geert Aalbers, socio de la firma de consultoría Control Risks en São Paulo, dijo que la demanda dependerá de la recuperación económica brasileña, los modelos de concesión y las opciones de financiación que se ofrezcan, además de un aluvión de activos federales que también serán privatizados.

Doria espera que su estatus como un anti-político convenza a los inversionistas y a los brasileños. Aunque se presentó a elecciones bajo el Partido da Social Democracia Brasileña o PSDB, una colectividad tradicional de centro derecha, su eslogan fue “soy un hombre de negocios, no un político”. Aunque no ha descartado lanzarse a la presidencia algún día, ha prometido no buscar la reelección como alcalde.

Aunque a menudo viste con sacos de cachemira, Doria se vistió como un barrendero en su primer día de trabajo, en lo que el caracterizó como un acto de humildad. Pese a su aura antisistema, rechaza las comparaciones con Trump. “No me identifico con él para nada”, dijo. “Pero Michael Bloomberg, él es un modelo para mí”.

Fuente: The Wall Street Journal, 26/01/17.

sao paulo


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


Promocione su negocio con el marketing digital

.

.

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.