¿Robar o Trabajar?

octubre 19, 2014 · Imprimir este artículo

Por qué no es lo mismo robar que trabajar

Por Juan Carlos de Pablo.

¿Cómo puedo conseguir los 100 pesos que necesito? Puedo realizar alguna labor, o asaltar a alguien y juntarme con ellos. ¿Por qué algunas personas trabajan y otras asaltan? En el plano estrictamente económico, ¿qué diferencia existe entre que a las personas les convenga trabajar o asaltar, para conseguir lo que necesitan?

Para clarificar la cuestión, conversé con el norteamericano Gary Stanley Becker (1930-2014), quien llegó a la economía desde la sociología, y propuso aplicar el enfoque económico al análisis de toda la acción humana. Realizó aportes a la economía de la discriminación, la teoría del capital humano, la interconexión entre derecho y economía, y la economía de la familia y la asignación del tiempo. Cuando en 1992, le otorgaron el premio Nobel declaró que durante mucho tiempo sus trabajos habían sido ignorados y fuertemente criticados por parte de los principales economistas.

-Usted propone aplicar el análisis de costos y beneficios a toda acción humana. ¿No le parece exagerado?

-Lo que propongo es un método de análisis, no un supuesto motivacional. La idea es pensar que las personas actúan como si maximizaran su bienestar según lo perciben, de manera egoísta, altruista, leal, malévola o masoquista. El malvado no tiene por qué ser ineficiente. El modelo de decisión racional plantea la base más prometedora para generar un enfoque unificado, para analizar el mundo social por parte de académicos que cultivan diferentes ciencias sociales. Puedo exagerar, pero me parece más realista que partir de la base de que en algunas áreas los seres humanos se comportan de manera angelical.

-¿Así que para usted trabajar o robar son opciones que deben ser evaluadas con independencia de consideraciones éticas?

-De ninguna manera. No estoy diciendo que en la vida sólo interesa la riqueza material, estoy diciendo que los mecanismos que los seres humanos utilizan para conseguir lo que desean, se entienden razonablemente bien desde la perspectiva de los beneficios y los costos que las acciones tienen para quienes las realizan. En el plano personal, he trabajado intensamente a lo largo de toda mi vida y nunca asalté a nadie.

Lectura recomendada:  Un shock es el mejor remedio para luchar contra la inflación

-Desde el punto de vista estrictamente económico, ¿por qué es mejor trabajar que asaltar?

-Porque así como, en el plano individual, parece dar lo mismo conseguir determinada cantidad de recursos, trabajando o asaltando, desde el punto de vista del conjunto es completamente diferente.

-Explíquese.

-En el menos dañino de los casos, el asalto transfiere ingresos del asaltado al delincuente. Digo en el menos dañino de los casos, porque también puede involucrar muertes, destrucción de propiedad, etcétera; además del impacto psicológico, no solamente de tener un arma cerca del asaltado o su familia, sino de la duda que nace, referida al sentido de seguir haciendo esfuerzos por trabajar.

-¿Y entonces?

-Desde el punto de vista general, una sociedad donde conviene «trabajar» de asaltante, más que de asalariado, profesional, etcétera, es una sociedad donde nadie produce. El PBI de un país lleno de asaltantes no está constituido por agricultura, industria, servicios de transporte, etcétera, sino por guardaespaldas, armas de fuego y puertas blindadas. Muy lejos, por cierto, de cualquier idea de bienestar humano.

-¿Cómo se puede utilizar su enfoque, para inducir a que a las personas les convenga trabajar más que asaltar?

-Dado que el ser humano se mueve sobre la base de los beneficios y los costos que para él [o ella] tienen sus acciones, las reglas de juego tienen que privilegiar el trabajo con respecto al asalto. Cuando el asaltante perciba que la probabilidad de ser detenido se vuelve significativa, y que si es detenido la probabilidad de ser enjuiciado y encarcelado también lo es, cabe esperar que algunos cambien de ocupación y busquen trabajo. Esta manera de combatir el delito luce más promisoria que la victimización del delincuente en términos del sistema económico imperante. Puedo entender que un hambriento robe mortadela, pero no un plasma.

-Don Gary, muchas gracias.

Fuente: La Nación, 19/10/14.

banner-de-pablo-02

robar o trabajar

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.