El agro es la actividad más superavitaria de la economía argentina. (Reuters)
El agro es la actividad más superavitaria de la economía argentina.
.

La Dirección de Estimaciones Agrícolas del Ministerio de Agroindustria llevó a cabo un análisis que concluyó que a pesar de las últimas inundaciones ocurridas, la producción nacional de granos llegará a superar las 130 millones de toneladas.

En las últimas semanas las lluvias y anegamientos afectaron áreas de cultivo en diferentes zonas del país, y particularmente en las regiones de elevada productividad agraria, como el noroeste de Buenos Aires, el sur de Santa Fe y el sudeste de Córdoba.

La proyección del Ministerio de Agroindustria surge a partir del estudio de imágenes satelitales que permitieron observar que “el fuerte impacto de los precipitaciones que superaron los 200 milímetros alcanzó un área de cosecha, cuya pérdida de producción se verá compensada con los altos rendimientos de las zonas no afectadas“.

Fuente: Ministerio de Agroindustria, en base al Servicio Meteorológico Nacional.

Fuente: Ministerio de Agroindustria, en base al Servicio Meteorológico Nacional.
.

El informe oficial detalló que “desde principio de año las pérdidas por inclemencias climáticas de la campaña 2016/2017, representan un total de un millón de hectáreas, de las cuales 750.000 son de soja y 250.000 de maíz”.

La cartera que conduce Ricardo Buryaile también “se encuentra realizando un pronóstico que tiene en cuenta la calidad de lo cosechado y el aumento de los costos por las dificultades de logística y cosecha”, de acuerdo con las pérdidas reales sobre las últimas inclemencias climáticas sucedidas.

En el caso de la oleaginosa, el incremento de zafra sería de apenas 700 mil toneladas respecto de la campaña 2015/2016. Pero en el caso de los cereales el aumento de cosecha será notable. Este año habrá 4 millones de toneladas de trigo más (+37,2%) y casi 8 millones de toneladas extra de maíz (+26,2%).

ELEVADAS EXPECTATIVAS PARA EL TRIGO

Para la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la próxima campaña de trigo 2017-2018 treparía hasta un récord de 17,5 millones de toneladas, hecho que tendría su impacto no solo en la inversión en tecnología sino también en el aporte fiscal que movilizará toda la cadena triguera.

Los especialistas consignaron que, pese a la eliminación de los derechos de exportación del trigo, la recaudación fiscal de toda la cadena en las últimas dos campañas experimenta un incremento del 27%, algo que también replicaría el ciclo 2017-2018.

Así desde la campaña 2015-2016, la contribución fiscal que reportó toda la cadena ronda los USD 1.600 millones en dos ciclos de producción triguera, hecho que a juicio de los especialistas prueba el “efecto multiplicador” que tuvo la decisión oficial de estimular la producción granaria.

Por ello, se estima que el producto triguero que movilizaría toda cadena de valor durante los ciclos 2016-2017 y 2017-2018 aportaría un crecimiento del orden del 120% bianual que “más que duplicaría el Producto total de la cadena y la contribución al Producto Bruto Interno sería cuatro veces por arriba de su propia participación”.

Para el caso de la cebada, la Bolsa porteña estima que el volumen a producir sufriría una pequeña contracción al alcanzar, al prever una producción de 2,9 millones de toneladas, cifra que está próxima a los 3 millones registrados en la campaña 2016-2017.

Fuente: infobae.com, 20/04/17.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


banner invertir en la incertidumbre

.

.