Argentina: Signos de crecimiento

agosto 23, 2017 · Imprimir este artículo

Se consolidan los brotes verdes

argentina mapa banderaLa economía camina a un ritmo que se acerca al 4% de expansión interanual, la inflación se resiste pero baja y el empleo empieza a mostrar los primeros síntomas de recuperación. A las cifras las ayuda la baja base de comparación de 2016, pero se ve a las claras que el cierre de año –y las legislativas de octubre- se va a dar en un contexto mucho más favorable.

Después de tres trimestres de crecimiento económico moderado y con la ayuda de una base de comparación baja en la segunda mitad del año pasado, el “segundo semestre” que no fue, finalmente los planetas empieza a alinearse para la actividad económica y el contexto macro. Con datos a mayo, podemos proyectar un cierre de año con crecimiento económico liderado por el agro y la construcción, un escalón más bajo para la inflación y una recuperación más palpable del empleo.

En principio, los datos que más sólidamente se confirman son los de una vuelta al crecimiento económico. Con números a mayo, los datos de actividad del Indec muestran un crecimiento del producto del 3,3% en comparación con mismo mes del año anterior. Si se toma, en cambio, los datos de los primeros cinco meses del año para compararlos con el mismo período de 2016, la expansión del PBI es del 1%. Todo esto permite aspirar a que la expansión económica se acerque al 4% interanual en octubre, momento de las elecciones legislativas.

Los avances están concentrados en el franco crecimiento del sector agropecuario, que lidera los brotes verdes desde el inicio de la gestión de Cambiemos, y en la recuperación de la actividad de la construcción que había caído en un nivel muy bajo en el primer semestre de 2016. Pero en los últimos meses esas dos actividades dejaron de estar solas y hasta la industria manufacturera empezó a mostrar números positivos tras 15 meses de caídas ininterrumpidas.

Lectura recomendada:  El populismo de la Corte Suprema

Pero más allá de los datos de actividad, en materia macroeconómica también pesa como mejoría la tendencia descendente de la inflación. En julio, el índice de precios al consumidor nacional que elabora el Indec marcó un avance del 1,7% que estuvo lejos de ser festejado. Pero a pesar de los baches que se encuentra el proceso de desinflación, aún con esa cifra el dato de inflación acumulada en 12 meses se redujo al 21,4% en comparación con el mismo mes del año pasado. Esta es la inflación anual más baja de los últimos siete años.

El último brote verde que empieza a consolidarse era uno de los más golpeados en 2016 y tiene que ver con los puestos de trabajo y la capacidad de compra del salario. En los doce meses a mayo último, según datos del Ministerio de Trabajo, se sumaron algo más de 100.000 empleos a la economía. La composición del empleo todavía genera dudas cualitativas, ya que de esos nuevos puestos de trabajo 31.000 son empleados en relación de dependencia mientras que cerca de 69.000 son nuevos monotributistas, pero al menos en materia de empleo se superó el nivel de diciembre de 2015, momento de inicio de este período de Gobierno.

Más aún, los cálculos de ingreso respecto de la inflación arrojan que en mayo el poder de compra del salario creció 2,9% interanual, es decir, le ganó al avance de los precios. Esa suba compensa en parte la pérdida de 2016 y explica por qué el Gobierno espera terminar el año con un aumento del consumo del orden del 2,7%.

Fuente: millscapitalgroup.com, 23/08/17.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


banner invertir en la incertidumbre

.

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.