Avanza la nueva Revolución industrial

mayo 6, 2019 · Imprimir este artículo

EE.UU.: se acelera la nueva revolución industrial

Por Jorge Castro. Analista internacional.

Estados Unidos encabeza la cuarta revolución industrial con un despliegue de tecnología de última generación.

La tasa de aumento de la productividad se duplicó en 2018 en EE.UU., y trepó a +2,4% anual en el 1er trimestre de 2019, tras haber permanecido estancada en un nivel de 1% por año, o menos, entre 2009 y 2016; y esto ha ocurrido cuando la desocupación cayó a 3,7% en septiembre de 2018, la menor en 50 años, y ha estado por debajo de 4% por 17 meses consecutivos, el periodo más prolongado a la tasa más baja de la historia norteamericana desde la Segunda Guerra Mundial.

Los puestos de trabajo ofrecidos al mercado superaron en más de 1 millón de unidades el total de desocupados, y la diferencia se amplía, previéndose su duplicación a fines de 2019.

Esta notable anomalía hizo que 73% de los que obtuvieron empleo en enero de este año eran previamente ajenos a la fuerza de trabajo; y muchos de ellos — quizás 15%/20% —eran ex convictos o recuperados de la drogadependencia, algo único en la historia estadounidense.

Se han creado 5.3 millones de empleos entre 2017 y 2018, y creció 5 puntos la fuerza laboral, que alcanzó a 63,2% en los últimos 3 meses, el mayor nivel en 6 años. Lo decisivo es que los salarios reales de los trabajadores han aumentado 3,2% anual, con el 10% de abajo creciendo por encima del promedio (+5% anual). Esto implica una reducción de más de 5 millones en el número de norteamericanos que recurren al subsidio del Estado para alimentarse (food stamps).

EE.UU. recibió inversiones del mundo entero por más de US$11 billones entre 2017 y 2018; y las transnacionales norteamericanas (44% del total) repatriaron US$2.4 billones en 2018 (de los US$4.2 billones que tienen en el exterior). La magnitud de este fenómeno ha modificado la direccionalidad de los capitales y del comercio internacional (UNCTAD/2018).

Por eso es que la economía estadounidense, la mayor del mundo (US$ 21.4 billones), 25% del PBI global, creció +3,5% anual en 2018, y logró un alza de +3,2% anual en el primer trimestre de 2019, más allá de todas las previsiones. EE.UU. creció 3% anual promedio, o más, por 6 trimestres consecutivos (entre el cuarto de 2017 y los primero de 2019).

La economía norteamericana se encuentra en medio de una extraordinaria revolución tecnológica e industrial. Standard & Poor´s 500 (S&P500) aumentó más de 20 puntos en los últimos 3 meses; y en forma extremadamente reveladora de la actual estructura económica, más de 90% de sus activos tienen un carácter “intangible” (patentes, marcas), con una inversión en “capital fijo” o “hundido” crecientemente irrelevante.

Una vez más, EE.UU. se adelantó al futuro, y ya está en la segunda fase de la nueva revolución industrial, centrada en el conocimiento y en el “capital humano”, no en lo “físico” o meramente tecnológico (hardware). Esto último es un valor adquirido, ampliamente disponible para todas las compañías norteamericanas.

Lectura recomendada:  China necesita profundas reformas

El crecimiento anualizado de +3,2% en el primer trimestre de 2019 es la expresión acabada de la actual situación histórica-estructural estadounidense, a la cabeza de la Cuarta Revolución Industrial, al igual que ha sucedido con la segunda y la tercera.

De ahí que el dólar estadounidense haya alcanzado hace 10 días el mayor nivel de los últimos 2 años, a contar de mayo de 2017, 7 puntos por encima de las monedas de sus 7 principales competidores en la economía mundial. Sólo en un día de la semana pasada, el dólar se apreció +0,5%, lo que implica un alza de 5 puntos en una semana.

De ahí que la tasa de rendimiento de los títulos del Tesoro a 10 años cayera 3.6 puntos básicos (p.b.) y llegara a 2,498% anual, la menor en 4 meses. Como contrapartida, tanto S&P500 como NASDAQ alcanzaron el 24 de abril los mayores niveles de su historia (+2.933,7 y +8.120,8, respectivamente). S&P500 aumentó 17% en el 1er trimestre del año y 22% el NASDAQ, con el sector high tech de punta liderando ambos segmentos (+27%).

Esto coincidió con un auge de +6,4% anual en China, cuyo producto asciende a US$14.6 billones (valores constantes), con un alza del consumo en relación al PBI de 76,4%; y un sector servicios que supera en más de 10 puntos a la manufactura (56,4% vs. 44,6%).

El dato estratégico central de la República Popular es que la economía digital abarca 38% del PBI, que sería 40% en 2020, y representa un valor de US$ 6.9 billones. A través de su sistema digitalizado, transcurre en China la nueva revolución industrial, que es un inmenso ejercicio de “destrucción creadora”.

La expansión de las dos superpotencias hace que la economía mundial crezca 3,7% en 2019, igual nivel que en los últimos 3 años. Es un crecimiento coordinado y orgánico, de raíz interna, expresión de la nueva revolución industrial.

El nivel de expansión de la economía mundial es 5% anual, si se lo mide en capacidad de compra doméstica (PPP), lo que es razonable si se tiene en cuenta que más de 80% del crecimiento es por los países emergentes.

Estas son las condiciones globales en 2019, con epicentro en EE.UU., el país-frontera , cuando se acelera la Cuarta Revolución Industrial liderada por las 2 superpotencias.

Fuente: Clarín, 05/05/19.

USA bandera

______________________________________________________________________________

Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter

______________________________________________________________________________

consulte a un asesor financiero independiente

.

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Los comentarios estan cerrados.