Cuando una casa en el Caribe se convierte en una pesadilla

marzo 2, 2012 · Imprimir este artículo

Cuando una casa en el Caribe se convierte en una pesadilla

Por Kris Hudson

 

Las casas de vacaciones suelen evocar sueños de cielos despejados, arena blanca y aguas cristalinas. Pero para Richard Cichanowicz, comprar una propiedad en el paraíso se ha vuelto un infierno.

En 2005 y 2007, el ejecutivo que vive en Virginia (USA), pagó cuotas iniciales por condominios que serían construidos en el Westin Roco Ki Beach & Golf Resort en la costa este de República Dominicana. Años después, el centro de vacaciones languidece sin terminar y sin dinero. Cichanowicz aún espera que sus condominios sean terminados, o que le reembolsen sus depósitos, un total de US$ 675.000.

El resort Westin Roco Ki, en República Dominicana, está sin terminar desde 2008.

«Imaginábamos vacaciones familiares e invitar a amigos allí», dice Cichanowicz. «Todo eso quedó en suspenso, aparentemente de forma indefinida».

Los compradores de casas de vacaciones en el Caribe, casi todos estadounidenses, están aprendiendo una lección que les está saliendo cara: a diferencia de la mayoría de los estados de EE.UU., los pagos de depósito en los países caribeños pueden gastarse en construcción en lugar de guardarse.

Eso presenta problemas para posibles compradores en al menos seis proyectos de complejos de vacaciones en el Caribe, cuyas constructoras se quedaron sin dinero durante las obras, cuando la recesión económica causó un desplome de las ventas y terminó con los fondos disponibles. Esos proyectos estancados incluyen el Westin Roco Ki, un Fours Seasons en Barbados y un Ritz-Carlton en las islas Turcos y Caicos. Un séptimo complejo, el Viceroy Anguilla, se completó pero luego fue embargado antes de que cerraran las ventas.

En esos siete proyectos, los compradores pagaron alrededor de US$300 millones en depósitos por casas de veraneo que en la mayoría de los casos aún languidecen como estructuras parciales de cemento hueco y barras de acero que se empiezan a oxidar.

Estos proyectos estancados ensombrecen el modelo de negocios que impulsó una de las mayores olas de desarrollo de proyectos vacacionales en el Caribe en las últimas décadas. «Ese modelo está muerto para los próximos tres a cinco años», afirmó Rick Newton, socio fundador de Resort Capital Partners LLC, un asesor de inversión que se especializa en alojamiento en el Caribe.

Los compradores no tienen esperanza de recuperar su dinero de manos de las grandes empresas hoteleras cuyos nombres están asociados con los proyectos —como Four Seasons, Ritz-Carlton y Westin— porque las empresas simplemente administran y licencian la marca a los hoteles, mientras las constructoras venden las residencias.

Representantes del Four Seasons y la empresa matriz de Westin, Starwood & Resorts Worldwide Inc., afirman que están desilusionados con sus proyectos, y Starwood Hotels señaló que los operadores de hoteles no son responsables del desarrollo general. El vocero de Four Seasons agregó que para proteger su marca y a cualquier comprador de residencias de la cadena Four Seasons, la empresa estableció nuevas condiciones que deben cumplir potenciales desarrolladores inmobiliarios. Ritz-Carlton prefirió no hacer comentarios.

Una esperanza para los compradores es que las constructoras con poco efectivo obtengan nueva financiación o que un nuevo inversionista se involucre y devuelva sus depósitos. Otra posibilidad: cualquiera que se haga cargo de los proyectos podría querer que los compradores completen sus compras para darles a los constructores fondos para terminar las obras.

«Este proyecto nunca se terminará a no ser que los compradores originales participen en él», afirma Mike Carretta, un ejecutivo de publicidad de Nueva Jersey que pagó un depósito de US$1,4 millones para una casa de veraneo aún sin terminar en el complejo Temenos, en Anguila.

Para empeorar las cosas, la financiación de deuda siempre ha sido difícil de obtener en el Caribe y algunos de los complejos en desarrollo están atascados en batallas legales.

Fuente: The Wall Street Journal, 01/03/12.

 

El resort Westin Roco Ki, en República Dominicana,
está sin terminar desde 2008.

banner CEP 01 click aqui

Lectura recomendada:  Los inmuebles están en su valor más alto en 37 años, en Argentina

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.