Invertir en inmuebles tiene sus riesgos

mayo 4, 2023 · Imprimir este artículo

Los okupas que no pahgan el alquiler y se niegan a devolver la propiedad a su legítimo dueño son un grave problema y más aún en países con legislaciones permisivas como España o Argentina.

Como muestra baste este insólito caso que ocurre en Madrid:

El inquiokupa proxeneta: okupa un edificio y lo convierte en prostíbulo

El inquilino debe 100.000 euros al propietario, que harto de la situación ha contratado a Desokupa, empresa que ha establecido un control en la puerta del edificio para evitar que entren los clientes.

Por Rocío Orizaola.

Desokupa decidió poner a un grupo de sus trabajadores en la puerta del bloque para impedir el acceso de clientes al mismo

Desokupa decidió poner a un grupo de sus trabajadores en la puerta del bloque para impedir el acceso de clientes al mismo

El inmueble es conocido como la Babilonia del sexo, está dedicado en su totalidad a la prostitución. Se trata de un bloque de siete viviendas situado en la calle de Delicias 133, en el madrileño barrio de Legazpi. Su legítimo dueño alquiló la totalidad del edificio a un hombre que le prometió que dedicaría las viviendas para ponerlas en alquiler turístico, sin embargo se las alquila a prostitutas que viven y ejercen su profesión allí mismo. 

Además, el inquilino se convirtió en okupa, es decir, en inquiokupa, ya que lleva ocho meses sin pagar, acumulando una deuda mensual de 14.000 euros, por lo que le debe al propietario un total de 100.000 euros. 

Durante el estado de alarma el edificio ya suscitó polémica puesto que la Policía Nacional tuvo que acudir porque el ir y venir de clientes no cesó pese al confinamiento estricto que existía en ese momento. Los agentes consiguieron frenar la actividad del macroburdel, pero no desalojar a las prostitutas. 

Lectura recomendada:  Nuevamente: ¿Cuánto vale una casa en Mosul?

Algunas meretrices han pagado entre 4.000 y 6.000 euros de fianza y 2.000 euros al mes, según informó ayer Daniel Esteve, dueño de la empresa Desokupa, que ha sido contratada por el propietario para desalojar el edificio. Esteve decidió poner a un grupo de sus trabajadores en la puerta del bloque para impedir el acceso de clientes al mismo y han reconocido que en apenas una hora acudieron unos 30. 

Las prostitutas se consideran víctimas de la situación, alegan que están siendo sometidas a coacciones por parte de los trabajadores de Esteve. Sin embargo la policía acudió al inmueble y, tras comprobar que la empresa no estaba comentiendo ninguna ilegalidad, abandonó el inmueble. 

Los vecinos se alegran de la presencia de los miembros de desokupa puesto que aseguran que vivien un infierno: «Se oye y se ve todo desde la ventana. Tenemos niños pequeños, somos gente normal y lo único que pretendemos es vivir tranquilos».

Fuente: www.hispanidad.com, 04/05/23

Trabajadores de la empresa Desokupa en la puerta junto a la Policía.

Más información:

Inversiones Inmobiliarias

¿Cuánto vale una casa en Mosul?

Cuando una casa en el Caribe se convierte en una pesadilla


.

.

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.