El FBI persigue el abuso de información privilegiada

febrero 28, 2012 · Imprimir este artículo

El FBI expande su lista de sospechosos de abuso de información privilegiada

Por Jenny Strasburg y Reed Albergotti

 

Las autoridades federales de Estados Unidos buscan presentar casos de uso indebido de información privilegiada contra cerca de 120 personas dentro y fuera de Wall Street, como parte de una creciente investigación que ha sacudido al mundo financiero y corporativo.

Esta declaración –la primera vez que las autoridades han cuantificado el número de personas que están siendo investigadas—, se presenta después de una serie de exitosas condenas por uso indebido de información privilegiada. Desde finales de 2009, los fiscales han acusado a 66 personas, que trabajaron para fondos de cobertura y otras compañías, de abuso de información privilegiada y han obtenido 57 condenas o declaraciones de culpabilidad.

«Los identificamos y ahora, por supuesto, tenemos que armar un caso alrededor de ello», indicó David Chaves, un agente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) el lunes en una entrevista posterior a una presentación hecha a los reporteros en los cuarteles generales del FBI en Manhattan.

Durante la presentación, a apenas unas cuadras de Wall Street, el FBI presentó un anuncio de un minuto en contra del uso indebido de información privilegiada protagonizado por el actor Michael Douglas, cuyo personaje Gordon Gekko en la película «Wall Street» popularizó la frase «La codicia, a falta de una mejor palabra, es buena».

El gobierno investiga si cerca de 240 personas, incluyendo corredores de fondos de cobertura y gente al interior de las empresas, compartieron información confidencial, señaló Chaves.

Cerca de la mitad de éstos son «blancos», lo que quiere decir que el gobierno cree que han infringido las leyes que prohíben el uso indebido de información privilegiada y contra los cuales están forjando casos, según Chaves, quien supervisa una de las dos escuadras de delitos de cuello blanco en Nueva York.

El resto de investigados son lo que el FBI califica como «sujetos», de los cuales creen que han cometido delitos y se han acercado a ellos o lo planean hacer para obtener sustento para sus casos.

El elevado número de «blancos» de la investigación, llamada «Cobertura Perfecta» por los agentes del FBI, muestra que la investigación es más amplia y profunda de lo que se creía y tiene el potencial de ser la mayor de este tipo en la historia reciente.

La declaración del lunes indica que los arrestos podrían extenderse a otras firmas de Wall Street y a más empresas y podrían continuar por muchos años más.

En el último año, el gobierno ha conseguido varias condenas por este delito, usando interceptaciones telefónicas y otros métodos de investigación que solían usarse únicamente en casos de terrorismo y tráfico de drogas. En el caso más publicitado, el gerente de fondos de cobertura Raj Rajaratnam fue hallado culpable en mayo de 14 cargos relacionados con uso indebido de información privilegiada y posteriormente sentenciado a 11 años en prisión, la mayor condena por ese delito en la historia de EE.UU.

En el anuncio, Douglas se dirige a la cámara en frente de un fondo negro, con tono serio y vistiendo una chaqueta negra y una camisa de cuello blanco, que contrasta con los costosos trajes y el pelo peinado hacia atrás que le gustaban a su personaje.

Douglas pide a los televidentes que pongan en perspectiva a su personaje. «Yo interpreto a Gordon Gekko, un codicioso ejecutivo corporativo», dice en el anuncio. «La película era ficción, pero el problema es real». A continuación exhorta a aquellos que estén al tanto de una situación de fraude de valores a que contacten al FBI.

La agencia indicó que Douglas no recibió pago alguno por el anuncio.

«Algunos están corriendo en desbandada», dijo Richard Jacobs, otro agente del FBI que supervisa las investigaciones, durante la presentación del lunes. El agente indicó que el gobierno se dio cuenta hace varios años de lo común que se había vuelto el uso de información privilegiada, a medida que la competencia entre los gerentes de fondos de cobertura llevó a más y más de ellos a cruzar la línea entre investigación legítima y actividad ilegal.

Los agentes agregaron inmediatamente que sólo un pequeño número de fondos de cobertura se encuentra involucrado en las investigaciones. Chaves calcula que la población de ovejas descarriadas es de apenas 1% de la industria.

Algunos abogados defensores aseguran que el gobierno está estirando la definición de «información privilegiada» para incluir comportamientos que algunos corredores consideran perfectamente legal. «No hay una línea clara», dice Gerald Lefcourt, un abogado en Nueva York que ha representado a algunos acusados en la investigación. Dijo que sin una definición clara, es difícil que los corredores determinen qué información es legal. «Es un problema», asegura.

En la película «Wall Street», el protegido de Gekko, interpretado por Charlie Sheen, graba secretamente a Gekko discutiendo corretajes ilegales. La segunda parte del filme, estrenada en 2010, empieza con Gekko saliendo de prisión tras haber cumplido una condena por uso indebido de información privilegiada.

Mientras filmaba el anuncio de un minuto de duración, Chaves dice que Douglas le contó que a menudo es abordado en la calle por profesionales de Wall Street que admiran al misterioso Gekko.

Chaves dice que Douglas se mostró consternado. «Él se preguntaba: ¿dónde están los valores? ¿En qué está pensando la gente cuando me considera como el héroe en ese papel?»

Un portavoz de Douglas confirmó la descripción de Chaves.

Más arrestos conectados al supuesto uso de información privilegiada serían llevados a cabo en abril, según fuentes al tanto.

Fuente: The Wall Street Journal, 28/02/12.

 

A la izquierda, Michael Douglas como Gordon Gekko en una escena de Wall Street,
a la derecha, Douglas en el anuncio grabado para el FBI.

Lectura recomendada:  Multan por mil millones de euros a Bancos de inversión

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.