La AFIP asusta a titulares de cuentas en Suiza

noviembre 16, 2014 · Imprimir este artículo

Intima la AFIP a titulares de cuentas en Suiza

Por Martín Kanenguiser.| 

 

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) envió a 4040 contribuyentes -a los que identificó como titulares de cuentas bancarias en Suiza no declaradas ante el fisco argentino- una intimación de cinco páginas con un amplio pedido de información sobre esos activos.

Ricardo Echegaray, funcionario corrupto.

Ricardo Echegaray

El organismo que dirige Ricardo Echegaray contaría con datos de los bancos HSBC, UBS, Credit Suisse y Safra, entre otros, y pretende así dar una señal de fuerte «percepción de riesgo» a quienes busquen eludir su tarea de fiscalización. Para algunos contadores, en cambio, la intimación es sólo «un instrumento cazabobos» de dudosa legalidad.

«Según consta en las bases de datos del organismo y en información en el exterior a través de instrumentos de intercambio de información internacional suscriptos con otros países, usted operó con cuentas bancarias, de inversión, o similares en bancos radicados en la Confederación Suiza durante los años 2006 a la fecha», empieza la nota que les llega a los contribuyentes apuntados por el ente recaudador de impuestos.

Luego la carta advierte que eso «resultaría inconsistente con sus declaraciones juradas de los impuestos de ganancias y sobre los bienes personales presentadas ante la AFIP hasta el 30/9/2014», por lo que se pide la siguiente información:

– Banco de radicación de la cuenta, sucursal, tipo de cuenta, número de la cuenta, tipo de moneda, saldo al 31 de diciembre entre 2006 y 2013, y carácter invocado para operar la cuenta.

– En relación con inversiones financieras o bursátiles y de participación en trust, fideicomisos, fondos o figuras similares radicadas en la Confederación Suiza, se requiere la misma información.

– En caso de corresponder, manifieste la voluntad de acogerse al régimen de exteriorización voluntaria de tenencia de moneda extranjera en el país y en el exterior establecido por la ley 26.860.

– En caso de haber presentado con fecha posterior a la del lanzamiento de la presente fiscalización electrónica, declaración jurada original y/o rectificativa en los impuestos y períodos detallados a continuación: impuestos a las ganancias y sobre los bienes personales desde 2006 hasta 2013.

La intención de esta fiscalización es reforzar el poco exitoso régimen de blanqueo de capitales, que sólo recaudó US$ 1108 millones -entre Cedin y Baade- hasta el jueves pasado, frente a los US$ 4000 millones previstos por el Gobierno cuando lo lanzó en julio de 2013. Del total blanqueado, el 95% corresponde a fondos en la Argentina y sólo 5% del exterior. El 92% correspondió al Cedin y el 8% restante al Baade.

A partir de la información brindada por Hervé Falciani, un ex ejecutivo del banco HSBC en Suiza que se apropió de datos de esa entidad y se refugió en Francia -país que firmó un convenio de intercambio de información con la Argentina- la AFIP cuenta con los datos de 3900 argentinos con cuentas no declaradas en esa plaza financiera europea. «Lo interesante es que Falciani no nos dio una simple lista, sino números de cuentas, apoderados y conversaciones telefónicas, entre otros datos, para cruzarlos. Eso nos permitió una masiva y efectiva fiscalización electrónica en todo el país», explicó una calificada fuente del organismo fiscal a LA NACION.

Lectura recomendada:  Argentina: El gravoso impuesto a los Bienes Personales

La fuente confirmó que no sólo operan con información del HSBC -de hecho Echegaray en una conferencia de prensa mencionó la existencia de otras 4000 cuentas del UBS- ya que se habla también del Credit Suisse y del Safra. «Hay muchos empresarios y familias involucrados en este asunto», agregó el funcionario, sin dar más detalles.

Por esta razón, tributaristas consultados por LA NACION dijeron que predominó entre varios grandes contribuyentes cierto clima de pánico en las últimas semanas por los datos que tiene la AFIP. Sin embargo, el consejo que recibieron por parte de sus contadores es enfrentar la fiscalización con mucha calma, por el origen dudoso de la información de Falciani. «A mi criterio este pedido de información tiene un vicio de nulidad porque fue obtenido en forma ilegítima y compromete a la administración tributaria en el futuro», consideró César Litvin, socio del estudio Lisicki, Litvin & Asociados.

Otro especialista, que prefirió hablar en off the record, expresó que «a los clientes se les sugieren dos caminos: o que nieguen todo, porque no están obligados a declarar en contra de sí mismos, o que entren al blanqueo actual, pero eso engorroso, porque deben cerrar sus cuentas afuera y encima la UIF los va a denunciar por operaciones sospechosas». Una tercera opción es «sacar la ciudadanía panameña para quedar fuera del radar de la AFIP», indicó.

Un colega, que también prefirió hablar en forma anónima, indicó que «hasta que entre en vigencia el convenio para evitar la doble imposición entre Suiza y Argentina, el pedido de información debe ser recabado una vez agotadas las instancias administrativas por medio de un juez. No se ve cómo un juez podría dar curso legal con información tan endeble jurídicamente». El convenio, que recién fue aprobado por el Congreso argentino, pero debe ser ratificado por el Parlamento suizo, regiría en 2015 o 2016 y permitirá que no intervenga un juez, sino que los fiscos intercambien datos de contribuyentes de ambos países, aunque no en forma automática, sino caso por caso.

Información polémica

– Gran parte de los datos de argentinos con cuentas en Suiza a los que accedió la AFIP provienen de un ex ejecutivo del HSBC que se apropió ilegalmente de la información y se fugó a Francia.

– Algunos tributaristas dicen que el pedido de la AFIP es cuestionable porque los datos fueron obtenidos ilegítimamente.

Fuente: La Nación, 16/11/14.

 

El libro que desnuda la corrupción de Ricardo Echegaray

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.