La cancha marcada

febrero 23, 2015 · Imprimir este artículo

Marcas

Por Enrique Szewach.

Los acontecimientos del jueves pasado presentaron sintéticamente la contradicción que enfrenta hoy a la sociedad argentina.

cfk silencio 02Sobre la primera hora de la tarde, la Presidenta de la Nación, en su alocución por la re re re inauguración de Atucha II, explicitó su espíritu antidemocrático, al manifestar que a ella “nadie le marca la cancha”, mientras era vivada y aplaudida por sus seguidores.

A última hora de la tarde, en cambio, una parte de la sociedad argentina se manifestó para recordar que, en democracia, todos tenemos la cancha marcada.

La Presidenta intenta desconocer que a cualquier ciudadano de una República democrática, le marcan la cancha la Constitución y las leyes. Además de las implícitas reglas de convivencia que caracterizan a una sociedad civilizada.

Y en el caso del Poder Ejecutivo que ella representa, la cancha se la marca el Congreso, por un lado, y los jueces independientes, custodios naturales de las marcas de la cancha.
CFK no quiere que le marquen la cancha. El “modelo”, el “proyecto”, considera esos límites como imposiciones anacrónicas, y no como reglas a respetar.

De allí que, en los últimos años se dedicara sistemáticamente, a destruir el sistema de controles, equilibrios y balances de poder que marcan la cancha.

Al periodismo crítico, se le opuso un periodismo militante, financiado con publicidad oficial, y la compra por parte de “amigos” de medios de comunicación, violando su propia ley de medios.

Al poder de marcar la cancha inherente al Congreso de la Nación, se le impuso la disciplina partidaria (más cercana a la asociación ilícita), sin admisión de debates, enmiendas, o participación constructiva de otras fuerzas políticas.

Lectura recomendada:  La fiscalía que investiga la muerte de Nisman en grave riesgo

A la marcada de cancha de los fiscales y jueces, se les intentó oponer la reforma judicial, las reformas a los códigos, la justicia militante, las persecuciones.

A las macadas de cancha del “mercado”, se le opuso un estatismo desproporcionado e ineficiente. Una maraña de regulaciones, controles y prohibiciones.

Todo esto, condimentado y “ayudado” por aprietes, carpetazos, y usos varios, de los sistemas de inteligencia.

Así, las marcas de la cancha argentina, se fueron desdibujando, borrando, diluyendo, al ritmo del ejercicio del poder K., mientras una parte importante de la sociedad, lo admitía, y hasta apoyaba, bajo el “soborno” de una mejora económica o una cuota impensada de poder.

Cuenta Karen Amstrong, en su extraordinario libro “La historia de Dios”, que las sociedades primitivas tenían una aproximación absolutamente pragmática a sus dioses. No había vocación filosófica o moral, sólo una cuestión práctica. “Haceme llover para que la cosecha sea buena”. “Haceme ganar la guerra” frente a los enemigos. “Que sople el viento frente al calor”. “Que se encienda el fuego, ante el frío”.

Análogamente, hace mucho que una buena parte de la sociedad argentina, se relaciona con ese mismo “primitivismo” con sus gobernantes.

Y este “primitivismo” no sólo ha sido patrimonio de los “necesitados”.

Hace algunos años, un industrial justificaba su oficialismo argumentando “nunca gané tanta plata”. Hoy está casi quebrado y protestando por el acuerdo con China.

Todo lo anterior, no desconoce que las “marcas de la cancha” no pueden permanecer estáticas, ni dejar de actualizarse, pero el propio sistema establece mecanismos eficientes para esos paulatinos e irremediables cambios.

Fuente: Perfil, 22/02/15.

 

 

Deja-tu-comentario-abajo 01

.

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.