Wipro, una de las pioneras de la tercerización en India, solía enviar 100 empleados a sus clientes para escribir el código, instalar y dar soporte a programas de contabilidad. Ahora, la firma hace lo mismo con ocho personas, dice T.K. Kurien, su presidente ejecutivo. abhishek chinnappa/Reuters

NUEVA DELHI — AstraZeneca PLC está reduciendo drásticamente el volumen de trabajo que terceriza a las compañías indias de las que ha dependido durante mucho tiempo para asistencia técnica.

David Smoley, director de tecnología de la farmacéutica, dice que en los próximos dos años espera rebajar a la mitad los $750 millones que gastaba anualmente en servicios tercerizados. Al mismo tiempo, agrega, el número de personas que trabajan en tecnología de la información se reduciría en 50%.

Los cambios en AstraZeneca son parte de una gran mudanza hacia la computación en nube, que ha empezado a comerse ingresos y ganancias, además de empleos, en la crucial industria india de la tercerización y plantea una amenaza existencial para las empresas que no logren adaptarse.

Ejecutivos del rubro de tercerización ya se están preparando para un gran trastorno en la industria. “Es como lo que pasó cuando llegó Amazon”, afirma C.P. Gurnani, presidente ejecutivo de Tech Mahindra Ltd., un gran prestador de estos servicios con sede en Pune, especializado en trabajos para empresas de telecomunicaciones. La cadena de librerías Borders de Estados Unidos cerró, y la que la sobrevivió, Barnes & Noble, tuvo que reinventarse, explica Gurnani.

Mritunjay Singh, director operativo de Persistent Systems, augura un “baño de sangre” del que sólo las empresas más ágiles sobrevivirán.

La externalización representa alrededor de 20% de todas las exportaciones de bienes y servicios de India. La industria emplea a millones de indios y se ha convertido en una importante ruta de ascenso hacia la clase media del segundo país más poblado del mundo.

El impacto del cambio a la computación en nube —en la que servidores y programas son accedidos a través de Internet en vez de redes locales y computadoras personales— se está amplificando debido a otras tendencias, desde la programación automatizada a una creciente competencia y menores presupuestos de las empresas para tecnología de la información.

Si Tech Mahindra, Infosys Ltd., Tata Consultancy Services Ltd., . l Ltd. y las otras grandes compañías de tercerización no cambian, las consecuencias para la economía de India podrían ser nefastas. El valor de los contratos de tercerización firmados en 2014 se redujo 17% a US$120.400 millones, frente a US$145.500 millones el año previo, según la consultora KPMG LLC.

Lectura recomendada:  Nómades digitales: Trabajar con independencia

Las compañías indias están perdiendo negocio a manos de empresas que han liderado el camino hacia la nube, como IBM Corp., Amazon.com Inc. y Accenture PLC.

Ante un declive de las ventas, las contrataciones en India por parte de firmas de tercerización también se han reducido considerablemente. La Asociación Nacional de Empresas de Software y Servicios de India proyecta que el crecimiento de nuevos trabajos llegue a un mínimo que no registraba desde hace cinco años. Tata Consultancy Services, la mayor empresa de tercerización de India por ingresos, añadió 19.192 empleos en el año fiscal que terminó en marzo, frente a los 24.268 creados en el mismo período el año anterior, según los informes anuales de la empresa.

Los gigantes indios de la tercerización alcanzaron prominencia a finales de los años 90 porque podían enviar a ejércitos de ingenieros con salarios más bajos que sus rivales occidentales a construir programas a medida así como a supervisar y mantener redes de computadoras dentro de la empresa por poco dinero para las mayores compañías del mundo.

En sus comienzos, escribían código básico para bases de datos y software empresarial, y se encargaban de trabajos de mano de obra intensiva, como actualizar las copias de sus clientes de Microsoft Office, Explorer y otros programas mundanos.

Mientras más compañías reemplazan sus centros de datos por almacenamiento en la nube y sustituyen sus programas personalizados con versiones ya hechas, la necesidad de programadores y técnicos ha caído drásticamente, eliminando la ventaja del bajo precio de la mano de obra en India.

“El modelo de enviar cosas fuera del país por equis dólares está desapareciendo rápidamente”, dice Upinder Zutshi, presidente ejecutivo de Infinite Computer Solutions Ltd., una pequeña empresa de tercerización de informática con sede en Bangalore. “Ya no puedo ser un simple proveedor de servicios basado en mano de obra barata”.

Infinite está invirtiendo US$20 millones para desarrollar un software propio de mensajería que planea vender a empresas de telefonía y está contratando trabajadores de EE.U.U., que cuestan más, para sus negocios allí. “La transformación no es fácil”, señala Zutshi. El cambio ha aumentado los costos, pero las ventas siguen igual.

T.K. Kurien, presidente ejecutivo de Wipro, una firma pionera de la tercerización, dice que en el pasado su empresa enviaba un equipo de 100 empleados para escribir, instalar y dar apoyo para los programas de contabilidad de sus clientes. Wipro ahora hace ese tipo de proyectos con ocho personas.

Wipro planea reducir su plantilla de 158.000 personas mientras lucha por retener a sus ingenieros de software para que puedan crear programas más sofisticados relacionados con la nube. Kurien estima que cerca de 40% de sus empleados no tienen las destrezas necesarias para la nube.

La mayoría de las empresas están enfocadas en recortar costos mientras intentan retener a empleados e invierten en tecnología relacionada con la nube. Los recortes de costos han ayudado a mantener márgenes de ganancia saludables y los tercerizadores de India obtienen un creciente número de grandes contratos para gestionar centros de datos. Sin embargo, los analistas dicen que los balances ocultan el hecho de que están realizando los mismos cambios que vuelven obsoleto su antiguo modelo de negocios.

Como el acceso a los servidores en la nube se hace a través de Internet, están concentrados en un menor número de lugares, lo que los hace más fácil de supervisar. Los proveedores de servicios tradicionales tienen un técnico por cada 200 servidores, comparado con una persona por cada 10.000 servidores en la nube, según estimaciones de la consultora de externalización ISG Inc.

El cada vez más rápido cambio de hardware se notará sin lugar a dudas en los negocios de los proveedores de servicios tercerizados, dicen ejecutivos de la industria. “Ahora puedes comprar infraestructura con una tarjeta de crédito de la empresa, alquilando espacio en la nube”, afirma Malcolm Frank, jefe de estrategia y marketing de la firma de tercerización Cognizant Technology Solutions Corp. “Suponer que el modelo de servicios seguirá igual es erróneo”.