¿Qué es el Co-Living?

febrero 18, 2018 · Imprimir este artículo

El Co-Living en el Mundo

Informe elaborado por el sector de Research de Casa Campus, una marca de co-living que opera en Argentina. El potencial del segmento.

el co living en argentina

.

.

.

.

Es la era de la disrupción. Toda industria importante está atravesando cambios profundos, o está en diálogo el próximo gran suceso que se verá. Desde autos compartidos, hasta llenar el espacio extra en su valija transportando artículos para otros; el mundo ha comenzado a aprovechar el espacio excedente a través del aumento de la economía compartida. La industria de la vivienda no es una excepción. El surgimiento del co-working es un predecesor natural del co-living: el concepto de que las personas pueden vivir en un espacio compartido sin recrear la sensación de vivir en un dormitorio universitario. Aprovechando las grandes casas/residencias y la independencia de los millennials, el co-living se ha convertido en la más reciente disrupción del espacio excedente.

Más allá de las posibles complicaciones en el camino de los nuevos actores de la industria de co-living – legislación, oferta y demanda, y las tensiones estándar del alojamiento compartido-, el futuro parece verdaderamente atractivo.
El co-living, en su núcleo, es un concepto difícil de describir con precisión por las diversas formas que puede tomar. Dicho esto, hay algunos puntos en común en toda experiencia co-living: espacios comunes como salas de trabajo/estudio, salas de estar/relajar, cocinas compartidas, más residentes que una situación de vivienda promedio, y la presencia de un sentimiento de comunidad y pertenencia. Además, casi todos los espacios de co-living ofrecen múltiples opciones de arrendamiento: todos los residentes, nocturnos, semanales y mensuales residen juntos.

co-living

.

BREVE HISTORIA DEL CO-LIVING

Mientras muchos creen que el “Co-living” es un desarrollo reciente debido a la novedad del término, la idea de viviendas y espacios de trabajo compartidos ha existido durante siglos. Ya en el siglo XIX, se organizaban hogares para mujeres en Nueva York para proporcionar apoyo social, alojamiento seguro y oportunidades de empleo. Aunque a menudo se utilizan principalmente por los inmigrantes (más tarde las oportunidades de convivencia estarían disponibles para hombres y mujeres por separado, mientras que la vivienda mixta es un desarrollo relativamente reciente), la convivencia ha sido a menudo una buena solución para los viajeros y otras personas que buscan tanto vivienda como oportunidades de trabajo alejados de sus hogares.

Otro buen ejemplo de co-living a lo largo de la historia ha sido el de los internados. Estos alojamientos fueron utilizados por poblaciones similares (inmigrantes, viajeros, etc.) que a menudo creaban sus propias culturas autosuficientes: una mezcla de las culturas de cada habitante y las normas sociales que se desarrollaron a través de la estrecha interacción y los cuartos mantenidos por los que viven en la casa. Los espacios de co-living modernos no son tan diferentes, ya que cada uno refleja una mezcla de la cultura de la locación, así como los matices culturales que los freelancers, los nómadas digitales, los estudiantes, los viajeros, y por qué no, los residentes de las ciudades en donde están, traen cuando llegan.

DATOS Y TENDENCIAS: EL AUGE DE LOS ESPACIOS MODERNOS DE CO-LIVING

El surgimiento del co-living (un descendiente del movimiento de co-working) proviene de diversas tendencias: movimientos de la industria inmobiliaria, los cambios monumentales en el mercado de trabajo y las variables demográficas de los millennials.
El modelo de co-living se ha desarrollado y ha ganado popularidad en el espacio donde estos factores se han reunido todos al mismo tiempo, por lo que ayuda a detallar exactamente cómo cada uno ha desempeñado su papel.

el co living en el mundo

DEMOGRAFÍA

Parte de la razón por la que el co-living es posible proviene del hecho de que la generación de los millennials se ve completamente diferente a las anteriores. En primer lugar, los millennials están permaneciendo solos (solteros) más tiempo que las generaciones anteriores. Los datos de una encuesta de Gallup de 2014 encontraron que hasta el 64% de los millennials informaron que no tenían una relación importante en sus vidas al momento de la encuesta. No es de sorprender que esta tendencia sea la misma para las tasas de matrimonio: las tasas de matrimonio disminuyeron hasta un 10% en la década pasada (cabe destacar que mientras las tasas de matrimonio están disminuyendo, las tasas de matrimonios no casados se han duplicado del 7% al 13% entre los encuestados). En general, los millennials tardan más en entrar en una relación seria, a largo plazo, y tienen panoramas relacionados a un estilo de vida independiente.

Eso no quiere decir que todos los millennials viven solos. Los millennials solteros han aumentado drásticamente el nivel de convivencia con “compañeros de cuarto”. Esto nos da la pauta de la tendencia a un estilo de vida diferente al que costumbramos, colaborativo y comunitario.

OPORTUNIDADES LABORALES Y TRABAJOS FREELANCE

Simultáneamente con estos cambios demográficos, el futuro del trabajo ha cambiado. Las estadísticas citadas acerca de cómo la fuerza laboral está cambiando se mencionan con tanta frecuencia que a esta altura casi suenan cliché. Los datos no mienten: hay un cambio importante que ocurre en dónde, cuándo y cómo trabajamos – y para quién trabajamos. Esto es obvio, dado el hecho de que el 90% de los empleados millennials quieren más flexibilidad en cuanto a dónde y cuándo trabajan.

Las predicciones hechas en 2010 de que más del 40% de la fuerza de trabajo estaría empleando el freelance/proyectos individuales/labores remotos para el 2020, están sucediendo. Además, el tiempo que los millennials pasan en cada trabajo ha caído drásticamente. Los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales muestran lo siguiente: en 2015 expusieron que para los empleos ocupados por jóvenes de entre 18 y 24 años, el 69% no duró más de un año, y el 93% no alcanzó los 5 años. Esta cifra es significativamente mayor que aquella de los encuestados de entre 40 y 48 años (Generación X). Mucha gente que disfrutaba trabajos full-time, con beneficios corporativos y compañeros de trabajo con quienes pasar las horas del almuerzo, buscan ahora ser más independientes o tener una mayor rotación laboral. Esta libertad es posible gracias a las diversas herramientas, principalmente tecnológicas: wifi, plataformas como Slack, bajos costos de iniciación, entre otras, que transformaron al oficinista clásico en freelancers (o empleados) con una gran flexibilidad. Un grupo que emerge de los cambios en los paradigmas laborales son los nómades digitales: profesionales que trabajan desde cualquier parte del mundo gracias al internet y se mueven con frecuencia a medida que encuentran nuevas oportunidades.

REAL ESTATE

Por último, ni el co-working ni el co-living hubieran sido posibles sin un mercado inmobiliario receptivo. Con el auge de Airbnb como un trastorno de los hospedajes, y la recuperación de la economía global después de la caída del mercado de viviendas de 2008 en los Estados Unidos (y sus implicancias más amplias), el desarrollo inmobiliario y la inversión ha cobrado impulso. Esto es demostrado por ejemplo por WeWork, que ha abierto 99 lugares de trabajo en 29 ciudades desde el comienzo de 2010.
Los inversores de real estate también han apoyado la tendencia hacia el co-working y co-living, aprovechando mayores rendimientos en estos espacios que en las inversiones fijas. Esto le ha permitido a estos espacios demostrar una tendencia de ganancias rápidas; a menudo se convierten en rentables en tan sólo dos años. Una última presión del sector inmobiliario que ha contribuido al establecimiento y éxito del modelo de co-living es que la inestabilidad y el aumento de los precios inmobiliarios han disminuído la cantidad de jóvenes con posibilidad de acceder a una vivienda propia.

Este grupo se ha visto obligado a encontrar soluciones temporales, creativas y de mediano plazo para la vivienda, y el co-living ha sido una de las alternativas más atractivas. Juntos, estos tres factores (la evolución de los factores demográficos y de estilo de vida, una definición evolutiva del trabajo y un mercado inmobiliario receptivo respaldado por inversores que están capitalizando el riesgo reducido y las ganancias rápidas) han hecho posible la aparición de espacios de co-working y co-living. La confluencia generó lugares físicos donde los millennials (estudiantes, trabajadores, y también turistas), pueden conectarse entre sí, lograr sus metas profesionales y personales, enriquecer sus interacciones culturales y sociales, y en definitiva, ser más felices. Hay mucha conversación sobre “tendencias” cuando se habla de co-working y co-living, pero es obvio que estas variables han creado un ambiente donde estos modelos de negocio tienen viabilidad a largo plazo.

De hecho, hay un gran resumen del futuro del nomadismo digital de Pieter Levels, el fundador de Nomad List. En él, establece el caso (basado en estas tendencias) por tener más de 1.000 millones de nómadas digitales en el mundo para 2035. Este gigantesco mercado de nómadas digitales necesitará alojamiento donde quiera que estén en el mundo y los modelos que satisfarán esas necesidades están empezando a desarrollarse ahora: espacios co-living.

MODELOS DE CO-LIVING

Aunque el modelo de co-living es relativamente joven en comparación con conceptos similares como co-working, hay algunos grandes recursos y directorios disponibles para ayudar a encontrar el espacio de co-living correcto para su trabajo y necesidades de estilo de vida.
En general, los espacios de co-living se pueden clasificar en función a diversos factores: ubicación, modelo de precios, tamaño y residente común. Muchas veces, estos factores se superponen. Los espacios de co-living más grandes se localizan típicamente en ciudades, ofrecen opciones semanales y mensuales de precios, y atraen a trabajadores remotos cosmopolitas o viajeros de negocio. Los espacios de co-living más pequeños tienden a estar en ciudades más pequeñas o en entornos rurales, tienen opciones de precios más flexibles (generalmente todas las noches, con descuentos semanales o mensuales) y los residentes son a menudo nómadas digitales, trabajadores independientes o viajeros “low-budget”.
Dicho esto: cada espacio co-living es único, tiene su propio atractivo y su distintiva comunidad.

el co living en el mundo

CO-LIVING EN LATAM

La región latinoamericana tiene una riqueza cultural inmensa. Una mezcla de tradiciones, estilos y costumbres se unen para recrear una calidez y armonía única en el mundo. Esta pujante región no se queda afuera de las tendencias y movimientos en el mundo, especialmente cuando hablamos de disrupciones que fomenten la economía compartida. El sentimiento de vivir en comunidad está en sus raíces, por lo que se generan interacciones verdaderamente genuinas y enriquecedoras.
Algunos números demográficos de LATAM:

● Población: 626 millones (2015)
● Estudiantes en educación superior: 17 millones
● % de población en áreas urbanas: 80-90%
● Crecimiento poblacional para 2030: +100 millones
● Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, México y Perú representan el 90% de la educación superior de toda la región.

Los datos además muestran que las clases medias han crecido exponencialmente, creando una base económica nueva y fuerte que demanda bienes y servicios. Al igual que en el resto del mundo, la posesión de una vivienda propia se ha vuelto difícil, por lo que se especula un importante aumento en la demanda de alquileres en los próximos años.

EL FUTURO DEL CO-LIVING

Las bases están tendidas para el co-living: este tipo de alojamiento no es una tendencia o moda que va a desaparecer en pocos años. Entre la cantidad de proveedores que ofrece actualmente espacios de co-living en el mundo, y el interés masivo que los residentes de variados antecedentes profesionales y estilos de vida muestran, el co-living tiene un atractivo y sobre todo un apoyo que ayudará a establecerlo como una forma única y valiosa de alojamiento. Los avances tecnológicos, la facilidad para desplazarse por el mundo, y la capacidad de vivir desde cualquier parte del mundo con una conexión a internet, crea un entorno completamente favorable para este movimiento. Los residentes pueden permanecer en cualquier lugar, de unos pocos días a unos pocos meses, pero el concepto de co-living tiene una permanencia que durará por años.

Casa Campus Research
Edición: Juan Ignacio SOUTO

Fuente: reporteinmobiliario.com, 2017.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


Lea buenos libros y Aumente sus ingresos

.

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.