La secretaria Sylvia Bloom y su marido Raymond Margolies
Sylvia Bloom y su marido Raymond Margolies.
.

USA banderaDonar 6,24 millones de dólares es algo que no se ve todos los días, incluso en la ciudad que nunca duerme, Nueva York. Eso fue lo que hizo Sylvia Bloom, una secretaria estadounidense que, tras amasar su fortuna, la cedió al grupo de servicio social Henry Street Settlement.

La mujer de Brooklyn trabajó durante 67 años para el mismo despacho de abogados, a los 96 se jubiló y al poco tiempo murió. Nadie sabía que en 3 casas y en 11 bancos tenía más de 9 millones de dólares. Bloom nunca mencionó nada sobre el dinero a sus familiares, amigos y compañeros de trabajo.

En más de 125 años de historia, la organización social nunca recibió una donación tan alta de un particular.

Inversiones inteligentes

La fórmula de la secretaria para hacer dinero era sencilla. Con habilidad observaba las inversiones que realizaban los abogados con quienes trabajaba y luego destinaba recursos propios a esos mismos fondos.

Bloom tuvo una vida sencilla, sin lujos ni excesos. Vivió en un apartamento de renta controlada y siempre tomaba el metro para ir al trabajo cada mañana.

Era hija de inmigrantes europeos y creció en Brooklyn durante la Gran Depresión. Para poder sobrevivir a esa época trabajaba durante todo el día y estudiaba de noche.

En 1947 fue contratada por la firma de Wall Street “Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton” que en la actualidad cuenta con más de 1.200 empleados.

En una entrevista concedida al diario The New York Times, su sobrina Jane Lockshin afirmó que su tía se hacía cargo de la vida de sus jefes, “incluyendo sus inversiones personales”. Es decir, cuando su superior decidía comprar acciones, Bloom lo hacía en su representación y luego compraba en nombre propio.

Todo se supo solo después de su muerte. Sus familiares y amigos también recibieron dinero, según la última voluntad de la mujer dada a conocer a través de su testamento.

Lectura recomendada:  ¿Estás destinado a convertirte en millonario?

La secretaria estuvo casada con Raymond Margolies, un bombero de Nueva York quien, después de retirarse, se convirtió en profesor. Sin embargo, su pareja falleció en el 2002. No tuvieron hijos.

De acuerdo a Lockshin lo más probable es que muriera sin saber la fortuna que tenía su esposa. Cuando ella decidió jubilarse se fue a una residencia para ancianos en donde falleció por razones naturales.

Becas para estudiantes

El director ejecutivo del grupo Henry Street Settlement, David Garza, señaló que el dinero será destinado al Programa de Horizontes Universitarios Expandidos, que tiene como misión ayudar a los estudiantes que no cuentan con los recursos suficientes para asistir a la universidad.

Según Garza, cuando se enteraron de la noticia todos en el departamento quedaron asombrados, boquiabiertos y sin poder creer lo que estaba pasando. El donativo fue realizado en febrero y posteriormente se hizo público.

Paul Hyams, compañero de trabajo y amigo de Bloom, dijo que ella pudo vivir gran parte de su vida en una calle tan elegante como Park Avenue, pero nunca lo quiso. Hyams añadió que la mujer nunca habló de dinero, no era pretenciosa y tampoco llamaba la atención.

El deseo de la mujer era ayudar a los demás y así será por las próximas generaciones, al menos entre quienes reciban las becas para hacerse con una carrera universitaria y poder lograr un futuro mejor.

Referencias:

Fuente: cinconoticias.com, 2018.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


independencia financiera

.

.