El asesinato de Alberto Nisman

enero 17, 2016 · Imprimir este artículo

Giro en la causa: piden investigar a ex funcionarios

La muerte de Nisman. La jueza quiere saber qué hicieron Berni y otros presentes en el departamento de Nisman antes de que llegaran el juez y la fiscal. También si todos los restos de plomo extraídos de su cerebro son de la bala hallada. Los abogados de la familia hablan de encubrimiento.

Por  María Eugenia Duffard.

Fiscal Alberto Nisman. foto: EMMANUEL FERNANDEZ

Día clave. Alberto Nisman el 14 de enero de 2015 cuando denunció a Cristina Fernández de Kirchner.

Hace 38 días que Cristina Kirchner dejó el poder y 364 que el fiscal Alberto Nisman apareció muerto en el baño de su departamento, sobre un charco de sangre, con un disparo en la cabeza. Era el hombre que acababa de denunciar a la entonces Presidenta por presunto encubrimiento en la causa AMIA y que al día siguiente iría a defender al Congreso esa presentación. Ahora, después de casi un año de desaciertos, la jueza Fabiana Palmaghini, conduce el caso y ordena investigar a los funcionarios que estuvieron en el departamento de Nisman la noche del 18 de enero de 2015.

asesinato politicoAquel domingo, los dos custodios de Nisman que estaban de turno, Luis Miño y Armando Niz –hoy imputados por incumplimiento de los deberes de funcionario público–, llegaron al departamento del fiscal a las 11. Esperaron, pero Nisman nunca apareció ni respondió sus llamados. A las 16, desconcertados, llamaron a una de las secretarias del fiscal especial para la causa AMIA quien se comunicó con su madre, Sara Garfunkel, para consultarle por su hijo. No sabía nada. Los custodios fueron a Núñez, buscaron a la madre e intentaron ingresar con su llave al departamento del fiscal. No hubo caso. Fueron, vinieron, volvieron a ir y finalmente pasadas las 20 llamaron a un cerrajero. A las 21.45 uno consiguió abrir la puerta.

La madre y Niz entraron y fue el custodio quien vio a Nisman en el baño. Qué pasó entre las 20.30 del sábado 17 de enero, momento en que se registra la última comunicación de Nisman, y las 21.45, que lo encuentran en el baño, es, todavía hoy, un misterio. La Justicia tampoco pudo definir aún muchas de las cosas que sucedieron en el departamento del fiscal entre las 21.45 que entró la madre y la 1.30 de la madrugada que llegó la fiscal del caso, Viviana Fein. Hay tantas versiones de lo sucedido como cantidad de personas que pasaron por allí. Y fueron demasiadas. No solo se alteró la escena del hecho impidiendo recolectar pruebas que podrían haber resultado clave, sino que no está claro qué rol jugó cada uno. Por eso, la jueza Palmaghini quiere investigar a los ex funcionarios K y comenzó pidiendo los teléfonos.

Según pudo saber Clarín de personas con acceso al expediente, en un decreto firmado el 20 de diciembre, la magistrada ordenó recabar todos los números telefónicos fijos y celulares de los entonces funcionarios de la Prefectura Naval Argentina, Policía Federal y el Gobierno nacional que estuvieron en el departamento de Nisman la noche que lo encontraron muerto, antes que llegara la fiscal Fein y el juez que reemplazaba a Palmaghini, Manuel de Campos. La jueza quiere saber si estos ahora ex funcionarios hicieron llamados desde sus teléfonos móviles y con quiénes hablaron durante aquella madrugada tumultuosa. También, con quién hablaron los familiares que estaban ahí.

Uno de los que entró al departamento antes que Fein, fue el ex secretario de Seguridad, Sergio Berni. El 26 de febrero del año pasado, el funcionario declaró ante la fiscal que llegó a Le Parc “tipo 1.30 horas, creo que hay fotos entrando 1.26 horas, minutos más minutos menos”, pero se sabe que el funcionario llegó bastante antes. Algunos testimonios aseguran que lo vieron allí entre la 0 y la 0.30 de esa madrugada, otros afirman que no apareció sino hasta minutos antes de la una de la mañana. En cualquier caso, nunca llegó después de la fiscal, que no estuvo en ese edificio de Puerto Madero hasta la 1.30.

Quien sí llegó a Le Parc minutos después de la una fue el juez De Campos, a quien Berni identifica como “un amigo” y por eso cuando habló con algunos familiares de Nisman les transmitió que se quedaran tranquilos. Pero el magistrado no consiguió que lo dejaran tomar los ascensores y entrar al departamento de Nisman hasta que llegó Fein. En su declaración testimonial, Berni aseguró que preguntó por De Campos en Le Parc y que subió porque le dijeron que el juez estaba allí.

Sin embargo, en una entrevista con Nelson Castro por Todo Noticias el 20 de enero pasado, el ex funcionario había advertido: “Llegué casi junto con el juez. No hubo más de uno o dos minutos de diferencia. Entré por la puerta de atrás. Estaban los familiares, estaba la madre y un policía custodio”. Ya entonces, todos se preguntaban por qué Berni había estado en el departamento del fiscal la madrugada del operativo. “Hay que investigarlos porque hay un lapso de tres horas de tiempo que no se sabe qué pasó, hasta que llega Fein, porque De Campos no subió hasta que no lo hizo Fein”, afirmó a Clarín Manuel Romero Victorica, abogado de las hijas de Nisman. Para él, “Berni no es ajeno a la cadena de irregularidades que tiene este caso”.

El problema es que esa noche mucha gente subió y bajó sin que quedara registro. Gran parte de las cámaras de seguridad internas no funcionaban. Por eso, no sólo Berni llegó al piso 13 de la torre Boulevard de Le Parc, donde vivía Nisman, antes que la fiscal y el juez. Desde que Sara Garfunkel, la madre de Nisman, y el custodio Niz entraran al departamento a las 21.45 y la 1.30 de la mañana que llegó Fein, ingresaron al departamento unas veinte personas.

Entre esas personas estaban el jefe de la Policía Federal, Román Di Santo; el subjefe, Héctor Eduardo Tebes; el comisario jefe de los custodios, Eduardo Soto; el comisario general Roque Luna; el oficial auxiliar de Prefectura, Ramón Alegre, además de efectivos de Prefectura y la Policía Federal. Estaba también el secretario de Coordinación con los jueces federales del ministerio de Seguridad, Darío Ruiz. Aunque aseguran que se quedó en el hall de entrada al edificio, Palmaghini lo citó a declarar este 16 de febrero.

Lectura recomendada:  Cristina Kirchner será indagada por fraude

La ex mujer de Nisman, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, declaró inclusive que aquella noche recibió un mensaje de Ruiz a su celular a las 2.52 que decía “Sandra, yo estoy en el lugar. Si necesitás algo avisame”. A los pocos minutos y desde Europa, donde estaba de vacaciones con sus hijas, Arroyo Salgado llamó a Ruiz, quien le pasó con Berni: “Le pedí por favor que le transmita al juez que no se haga ninguna autopsia ni examen sobre el cuerpo de Nisman hasta que la familia no designe un perito de parte”, contó la ex de Nisman en su declaración del 26 de enero. Eso nunca sucedió. La autopsia del fiscal se hizo el lunes 19 de enero a las 8 de la mañana sin presencia de ningún perito de parte.

Lo cierto es que para cuando Berni entró al departamento de Nisman, ya estaban allí el custodio Niz y los prefectos Julio Ramos y Nicolás Aranda, entre otros. El primero, es uno de los “consigna” de Prefectura asignados al cuidado de Nisman sobre cuya designación la Justicia y la familia se enteraron recién en agosto, siete meses después de la muerte del fiscal. El segundo es el jefe de Servicio de Prefectura de Puerto Madero. Según su declaración del 9 de febrero de 2015, fue él quien tras hablar con Arroyo Salgado e intentar contactar al juzgado 25, llamó al secretario de la fiscal Fein, Bernardo Chirichella, para informarle lo que había pasado con Nisman. Ese llamado lo efectuó a las 23.59. Palmaghini tiene dudas sobre cómo fue ese procedimiento y por eso lo citó para que declare nuevamente en febrero.

Es que así como Palmaghini decidió volver a insistir con los números de teléfono de quienes estuvieron en la casa de Nisman antes que los funcionarios judiciales y así intentar reconstruir qué pasó ese día, quiere avanzar en pruebas clave que durante la investigación de Fein habían quedado “planchadas”, como la presencia en el cerebro de Nisman de fragmentos de plomo diferentes pesos. Es más, la jueza corrió del expediente a la División Fraudes Bancarios de la Policía Federal, hasta ahora encargada del análisis del cruce de llamados, y delegó esa tarea, para ella clave, en la Gendarmería Nacional.

“En un mes la causa dio un vuelco de 180 grados porque la jueza la redireccionó y la contextualizó y da toda la sensación que está investigando el homicidio del fiscal Nisman a diferencia de lo que hacía la fiscalía, que investigaba el suicidio de Nisman”, insistió Romero Victorica, para quien “así como hay una causa que investiga el atentado a la AMIA y otra que investiga el presunto encubrimiento de ese atentado, no es descabellado pensar que en algún momento habrá, además de la causa por la muerte del fiscal, una causa que investigue el encubrimiento de su muerte”.

Ya acostumbrada a los enfrentamientos con los abogados de las querellas, la fiscal Fein no se preocupa por lo que pueda venir, dice que está segura de su desempeño en esta causa. “Por ahora mantengo mi silencio porque no quiero hablar de una causa que está en trámite, pero lo único que le digo es que voy a actuar con la verdad y con lo que hay en el expediente como lo he hecho hasta ahora. No se puede confundir a toda una sociedad”, señaló a Clarín.

Lo cierto es que cuando en febrero se termine la feria judicial y vuelvan a correr los tiempos administrativos, y más allá de tomar las declaraciones programadas y completar la prueba pendiente, Palmaghini deberá resolver el pedido que hicieron Pablo Lanusse, abogado de Sara Garfunkel –quien el viernes aseguró también que a su hijo lo mataron– y quienes representan a las hijas de Nisman, sobre la necesidad de que la causa pase a la Justicia Federal. La primera semana de diciembre los abogados señalaron que Nisman no se suicidó sino que lo mataron y que esa muerte no fue por cuestiones personales sino por su trabajo como fiscal federal. Para ellos, su muerte fue un magnicidio y debe ser investigada en Comodoro Py. La jueza deberá decidir si coincide con ellos y habilita el pase o disiente y la discusión termina en la sala sexta de la Cámara del Crimen.

Fuente: Clarín, 17/01/16.


 

Convocan a encender una vela por Alberto Nisman

La DAIA organiza el acto «Velas por Nisman» en el aniversario de la muerte del fiscal en la Plaza Alemania el Lunes 18/01/16, a las 18:30.

A un año de la muerte de Alberto Nisman , la DAIA convocó a un acto para mañana a tarde en la Plaza Armenia para renovar el pedido de justicia para esclarecer el fallecimiento del fiscal así como también la denuncia por encubrimiento que había radicado antes de morir.

Bajo el nombre «Velas por Nisman», el acto fue organizado por el presidente de la DAIA Ariel Cohen Sabban, quien anunció que el acto tendrá lugar a las 18.30 hs en la Plaza Alemania y que tendrá entre otros oradores también al periodista Joaquín Morales Solá y al fiscal Ricardo Saenz.

Para Cohen Sabban, se trata de «un reclamo de justicia, donde este Gobierno tiene la responsabilidad histórica de cerrar aquellas causas jurídicas pendientes con la sociedad».

Realizan el acto "Velas por Nisman"
Realizan el acto «Velas por Nisman». Foto:Archivo

La convocatoria está abierta al público, con el objetivo de encender una vela en la Plaza Alemania y pedir el esclarecimiento de la causa.

Sabban invitó a la canciller, Susana Malcorra; al ministro de Justicia, Germán Garavano; y al secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, entre otros.

Fuente: lanacion.com.ar, 17/01/16.


 

todos somos nisman

 

.

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.