La Cleptocracia kirchnerista

junio 27, 2016 · Imprimir este artículo

Ladrones

Por Osvaldo Pepe.

NK y CFK 02La implosión del kirchnerismo, el estallido brutal de su espíritu carterista, usurero y estafador aparece en estos días en desordenado tropel. Jaime, Schiavi, Lázaro Báez y José López, presos. Julio De Vido, allanado bajo sospecha de enriquecimiento ilícito; los cuatro hijos de Lázaro Báez, citados a indagatoria por lavado de un dinero millonario que luego seguiría una ruta que el fiscal Marijuan profundiza en EE.UU. Boudou, a esta altura casi un ratero menor, a las puertas de un juicio oral. Y hay mucha gente que saca turno en Tribunales, entre ellos la propia ex presidenta. Si hubiese que buscar una palabra para radiografiar la década ganada, no sería magia: quizá la más adecuada fuese cleptocracia. Según la Real Academia, “es el sistema de gobierno en el que prima el interés por el enriquecimiento propio a costa de los bienes públicos”.

También hubo imágenes simbólicas, como la de Cristina a los gritos, con talante arrabalero, aludiendo a “la tarasca” (la plata). Y dos de Néstor Kirchner. Una, cuando anuncia que Santa Cruz recibía fondos millonarios por la privatización de YPF en el menemismo: “Ya están a disposición de la provincia los bonos por 600 millones de dólares por los que tanto hemos luchado … Están en casa …” Cuando cree que la cámara dejó de filmarlo, acomoda los papeles y con tono socarrón, abandona el plural solidario y personaliza el botín que le ofreció Cavallo a cambio de ceder la soberanía petrolera: “Ya tengo 600 millones de pesos.” En la otra imagen, más difundida, se lo ve abalanzándose sobre una caja fuerte, a la cual abraza al grito de “éxtasis”, para luego preguntar “¿no me habrás filmado, no?” Apenas las evidencias refutaron en alud el relato de épica y heroicidad “del mejor gobierno de los últimos 50 años”, como gustaban proclamar los propagandistas del régimen, la desprolija estrategia K empezó a escupir justificativos. Un escriba menor, de pluriempleo en medios solventados por los dineros públicos durante el kirchnerismo, avaló la corrupción: “Democratiza de modo espeluznante la política”. Otro, entrenado para armar estrategias de poder bajo ropaje periodístico con informes que huelen a cloacas de la Inteligencia estatal, habló de “corrupción circunstancial”. Carta Abierta, en su último mamotreto, se pregunta si “un hecho inmoral” invalida la ampliación de derechos de los K. De hecho, sí: la plata de la corrupción faltó en bienes y servicios para la sociedad. Es indigerible la fábula de que José López, durante 25 años hombre de confianza de Néstor y Cristina en la obra pública, fue apenas un lobo solitario. Ya es hora de llamar a las cosas por su nombre. Si lo que se ve y escucha lleva al robo organizado, a quienes vimos y escuchamos son ladrones. Simplemente.

Lectura recomendada:  Vergüenza: Oyarbide sobreseyó a Echegaray

Fuente: Clarín, 27/06/16.


Cleptocracia (del griego clepto, ‘robo’; y cracia, ‘fuerza’ = dominio de los ladrones) es el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el clientelismo político y/o el peculado, de forma que estas acciones delictivas quedan impunes debido a que todos los sectores del poder están corruptos, desde la justicia, funcionarios de la ley y todo el sistema político y económico. Es un término que suele usar despectivamente para decir que un gobierno es corrupto y ladrón. Fuente: Wikipedia, 2016.

cfk y nk corruptos 01

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.