La cultura «tóxica y destructiva» de Goldman Sachs

marzo 14, 2012 · Imprimir este artículo

Un ejecutivo de Goldman Sachs llama a la cultura de la firma «tóxica y destructiva» en su carta de renuncia

Por David Enrich y Liz Rappaport

Goldman Sachs Group Inc., a menudo blanco de críticas por sus agresivas estrategias para obtener ganancias, recibió de nuevo fuertes críticas el miércoles, cuando un ejecutivo de su oficina en Londres renunció a la firma a través de una columna de opinión en The New York Times en la que calificó a la cultura de la empresa como «tóxica y destructiva».

El ejecutivo, Greg Smith, escribió que renunciaba a Goldman después de 12 años de trabajo con la firma debido a un cambio de cultura que supuestamente ha puesto a las ganancias por delante de los intereses de los clientes. El ataque fue rápidamente rechazado por la firma, pero para entonces ya se había convertido en el tema del día en Twitter y otros medios.

Smith, quien se describe como director ejecutivo y director del negocio de derivados de valores en Europa, Medio Oriente y África, dijo que los ejecutivos de Goldman hablan abiertamente sobre cómo estafar a sus clientes, a los cuales a veces se les conoce internamente como «muppets». «Me enferma la forma insensible en la que la gente habla sobre cómo estafar a sus clientes», escribió.

Smith culpó a los líderes de la firma. «Cuando se escriban los libros de historia sobre Goldman Sachs, podrían indicar que el actual presidente ejecutivo Lloyd C. Blankfein y el presidente Gary D. Cohn, perdieron el control de la cultura de la firma durante su administración», escribió Smith. «Creo que este declive en la fibra moral de la firma representa la mayor amenaza a su supervivencia a largo plazo».

La incendiaria perspectiva de Smith sobre la cultura de Goldman escribió instantáneamente un nuevo capítulo en el debate público sobre las prácticas de Wall Street y particularmente de las operaciones de Goldman Sachs. La firma se ha convertido en un icono de los excesos para algunos y la carta de Smith repitió muchas de las críticas que se han dirigido contra ella en los últimos años.

Un funcionario de Goldman confirmó que Smith renunció esta mañana y rechazó las acusaciones presentadas en la carta.

«Estamos en desacuerdo con las opiniones expresadas, las cuales no creemos que reflejan la forma en la que dirigimos nuestro negocio», dijo una portavoz de la empresa. En nuestra opinión, nosotros sólo somos exitosos si nuestros clientes son exitosos. Esta verdad fundamental se encuentra en el centro de nuestra conducta».

Pese al impresionante título de Smith, una fuente al tanto dijo que en realidad él es un vicepresidente, un cargo relativamente menor ocupado por miles de otros empleados de Goldman alrededor del mundo. Smith es el único empleado en el negocio de derivados que lidera, dijo esta fuente.

Las circunstancias de la salida de Smith no son claras. Cuando Goldman entregó las bonificaciones anuales este año, el pequeño pago a Smith se convirtió en un punto de fricción, según fuentes al tanto. Smith no había presentado sus preocupaciones sobre la firma a sus gerentes, según fuentes al tanto. Smith no pudo ser contactado inmediatamente.


Fuente: The Wall Street Journal, 14/03/12.
 

Temas relacionados: Conflictos de intereses: Goldman Sachs y Abacus 2007: https://www.economiapersonal.com.ar/2011/05/29/conflictos-de-intereses-goldman-sachs-y-abacus-2007/

 

 

 

 ———————————————————-
Wall Street, otra vez blanco de críticas por una renuncia
Por Rafael Mathus

NUEVA YORK.- Una de las corporaciones más antiguas, polémicas y cuestionadas del sistema financiero global, Goldman Sachs, y la cultura de excesos que llevaron a la peor crisis financiera desde la Gran Depresión, volvieron a estar ayer en boca de todos en las calles, las oficinas y los bares de Wall Street, y en las conversaciones virtuales en Twitter.

¿Cómo fue que un tema que parecía olvidado resucitó de la nada y saltó de nuevo a las primeras planas de los diarios?

La respuesta se encuentra en las páginas de opinión del prestigioso diario norteamericano The New York Times. Ayer, con el título «Por qué abandono Goldman Sachs», Greg Smith, un ejecutivo que trabajó 12 años en el banco de inversión, destrozó la cultura del banco más famoso del mundo en un pulido ensayo publicado el mismo día que renunció al puesto que tenía en las oficinas de Londres.

Goldman Sachs perdió «fibra moral», y sus ejecutivos ven a sus clientes como «marionetas» cuyos intereses poco importan: sólo cuenta sacarles dinero para obtener ganancias.

Además, opinó que el ambiente en la compañía, donde hay personas «moralmente quebradas», se ha vuelto «destructivo y tóxico». Y que su liderazgo ya no trata de «fijar un ejemplo o hacer las cosas bien», sino, lisa y llanamente, hacer dinero.

«No sé de ningún comportamiento ilegal, pero, ¿la gente empujará sobres y propondrá productos complicados y lucrativos a sus clientes, incluso si no son las inversiones más sencillas o las que están más directamente alineadas con los objetivos del cliente? Por supuesto. Todos los días, de hecho», afirma Smith.

Desde que estalló la crisis financiera global, Goldman Sachs se convirtió en un ícono de la cultura de excesos y codicia que puso a Wall Street y a la economía global al borde del abismo, y ha sido uno de los blancos predilectos de los críticos del mundo de las finanzas.

Ya sea por la cantidad de ceros de sus bonos, las declaraciones de sus ejecutivos o la forma en la que hace negocios, los escándalos rodearon a la institución durante los últimos años.

El más polémico está vinculado con las acusaciones de Smith: venderles a sus clientes, en el camino hacia la crisis financiera, activos hipotecarios que la empresa a su vez «vendía corto», como se dice en la jerga financiera, apostando a que su valor se evaporaría.

Un juicio civil contra el banco por el manejo de estos activos hipotecarios, iniciado por la SEC, el organismo regulador del mercado de capitales en Estados Unidos, terminó en un acuerdo por el cual Goldman Sachs pagó 550 millones de dólares a inversores y el gobierno de Estados Unidos.

Durante las protestas organizadas por el movimiento Ocupa Wall Street, el año pasado, Goldman Sachs era un nombre recurrente en muchas de las pancartas que decoraban las marchas contra los «culpables» de la crisis.

Repercusiones virtuales

«El ataque del ejecutivo a Goldman Sachs es sorprendente. Los daños para la compañía podrían ser bastante serios», escribió ayer el experto en economía de la BBC Robert Preston, en su cuenta de Twitter. Esa fue tan sólo una de las reacciones que inundaron las redes sociales, donde el artículo de Smith se reprodujo de manera viral.

Como consecuencia, la acción del banco cayó ayer un 3,35%.

Frente al revuelo que provocó la columna de Smith, la compañía desplegó desde las primeras horas de ayer un notable esfuerzo desde su equipo de relaciones públicas, acostumbrado a lidiar con este tipo de avatares y a llevar adelante una incansable defensa de la reputación del banco.

Basta, como muestra de ese esfuerzo, un simple dato: los encargados de responderle a Smith fueron nada menos que los dos máximos ejecutivos del banco: su CEO, Lloyd Blankfein (famoso por haber afirmado que la empresa hacía «el trabajo de Dios») y el presidente, Gary Cohn. Smith los critica a ambos en su columna, al afirmar que perdieron la brújula de la empresa.

«No hace falta decir que nos decepcionó leer las afirmaciones hechas por este individuo, que no reflejan nuestros valores, nuestra cultura, y cómo la gran mayoría de la gente de Goldman Sachs piensa respecto de la empresa y del trabajo que realiza en nombre de nuestros clientes», afirman los máximos líderes de la empresa en el comunicado.

Allí, ambos ejecutivos también se ocupan de recordar que la empresa emplea a más de 30.000 personas, y relativizan el peso de la opinión de Smith, al afirmar que es uno de los 12.000 vicepresidentes del banco.

Quizás anticipando la reacción del banco, la columna de Smith combina, junto con la ácida crítica a Goldman Sachs, datos sobre su carrera y su vida personal. Hay, por ejemplo, un párrafo entero destinado a los «momentos de más orgullo» en su vida, entre los que nombra haber sido aceptado en la Universidad de Stanford, haber obtenido una beca Rhodes o haber alcanzado la medalla de bronce en ping-pong en los Juegos Maccabiah, «conocidos como las Olimpíadas judías».

El nuevo escándalo dejó espacio también para la sátira, encarnada en una columna en el medio británico The Daily Mash, con el título «Por qué abandono el Imperio» y la firma de Darth Vader, el malo de la saga de películas de La Guerra de las Galaxias.

«El Imperio de hoy se ha volcado demasiado a los atajos y no lo suficiente a la estrangulación a distancia. Simplemente, ya no es lo mismo», sentencia Lord Vader.

Fuente: La Nación, 15/03/12.

Lectura recomendada:  Bancos: Abrumados por problemas legales por mala praxis

————————————————————————————————————

Para comprender un poco más la crisis financiera de 2008 le recomendamos ver:

El precio de la codicia   (Margin call)

Basada en los eventos reales que condujeron al colapso mundial de los mercados financieros en el año 2008, Margin Call es la historia de una ficticia firma financiera de Wall Street y de las horas previas al estallido de la crisis económica global.

 

TITULO ORIGINAL: Margin call

ORIGEN: Estados Unidos.

DIRECTOR: J.C. Chandor.

ACTORES: Jeremy Irons, Paul Bettany, Kevin Spacey, Demi Moore.

PAGINA WEB: http://www.margincallmovie.com/

———————————————————————————————

El precio de la codicia

Por Diego Batlle

– Un guión inteligente sobre los excesos y los abusos de las corporaciones financieras –

Realizada con un presupuesto irrisorio (poco más de tres millones de dólares) para los actuales estándares del cine norteamericano, esta ópera prima del guionista y director J. C. Chandor contó con un elenco impresionante: Kevin Spacey, Jeremy Irons, Paul Bettany, Zachary Quinto, Stanley Tucci, Demi Moore, Simon Baker y Mary McDonnell. Los salarios habituales de estas figuras multiplicarían por cinco o por diez el costo final de la producción, pero todos ellos apostaron al proyecto cobrando cifras simbólicas.

Queda claro, entonces, que para sus actores era una película «importante» y -más allá del costado de corrección política que tiene esta historia que denuncia los excesos y abusos de las corporaciones financieras durante la crisis de 2008- se entiende semejante entusiasmo. Estrenada en la competencia oficial del Festival de Berlín del año último, tuvo varios meses después una recompensa inesperada: una nominación al Oscar al mejor guión original. Toda una proeza para un escritor y realizador casi sin antecedentes en la industria.

El precio de la codicia narra 24 horas cruciales en las actividades de una poderosa corporación financiera -bastante parecida a Lehman Brothers- que está al borde del colapso y cómo sus empleados deben afrontar (y ser parte de) una acción desesperada por parte de los dueños para salvarla de la quiebra, sin importar las consecuencias que desaten en el sistema tras el inevitable efecto dominó. En este sentido, el film no sólo expone con crudeza la operatoria salvaje de estos grupos económicos sino también sus implicancias humanas y hasta morales.

Entre un clásico como Wall Street y el cine de David Mamet (los filosos diálogos remiten, por ejemplo, a films como El precio de la ambición), la película de Chandor se sostiene en buena parte gracias a la ductilidad y convicción de sus actores y a la tensión que le imprime el director, quien construye con paciencia y rigor una estructura de thriller, aunque en algunos pasajes asoma el subrayado a la hora de exponer la falta de escrúpulos y el cinismo que imperan en el sector.

Más allá de esos desniveles o de ciertas caracterizaciones un poco obvias (el ejecutivo desalmado que ama a su perro hasta el final), El precio de la codicia resulta una bienvenida rareza. Una película que desnuda con inteligencia y valentía, sin jamás degradar a la historia ni al espectador, las contradicciones y miserias de estos tiempos..

Fuente: La Nación, 15/03/12. 

 

 

 

 

 

 

 

 

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

5 Respuestas para “La cultura «tóxica y destructiva» de Goldman Sachs”

  1. Millonaria pérdida de JP Morgan : Economía Personal on mayo 12th, 2012 11:16
  2. Citigroup pagará US$730 millones para evitaruna demanda colectiva : Economía Personal on marzo 19th, 2013 20:43

    […] Conflictos de intereses: Ahorristas estafados en España La bochornosa salida a bolsa de Facebook http://www.economiapersonal.com.ar/2012/03/14/la-cultura-toxica-y-destructiva-de-goldman-sachs/ […]

  3. Conflictos de Intereses en el Mundo Financiero : Economía Personal on marzo 25th, 2013 23:15

    […] Conflictos de intereses: Ahorristas estafados en España La bochornosa salida a bolsa de Facebook http://www.economiapersonal.com.ar/2012/03/14/la-cultura-toxica-y-destructiva-de-goldman-sachs/ […]

  4. Jordan Belfort, el lobo de Wall Street : Economía Personal on abril 22nd, 2014 20:31
  5. Conflictos de Intereses en el Mundo Financiero | Economía Personal on junio 14th, 2015 23:34

    […] Conflictos de intereses: Ahorristas estafados en España La bochornosa salida a bolsa de Facebook La cultura tóxica y destructiva de Goldman Sachs […]

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.