Se acelera la transición en China

abril 27, 2015 · Imprimir este artículo

Se acelera la transición en China

Por Jorge Castro.

La economía china profundiza su desaceleración. Creció 7% anual en los primeros tres meses de 2015, con una disminución significativa de la producción industrial, que se expandió 6,4%, 2 puntos menos que en igual período del año pasado.

Lo más relevante es lo ocurrido con la tasa de inversión (formación de capital), que cayó 6 puntos con respecto a 2014 (pasó de 17,6% a 13,9%), mientras que el sector que más se expandió fue el terciario, que aumentó 14,7% anual.

El resultado es que hoy el PBI chino es mayoritariamente una economía de servicios (51,6% del producto total frente a 48,2% en 2014); y su crecimiento ha excedido al PBI industrial en 8,7 puntos.

El ingreso per cápita crece por encima del producto en términos reales (9,4% anual), con una tasa de inflación de 1,2% por año (0% en marzo). El PBI/habitante es hoy US$9.800, en capacidad de compra doméstica (PPP).

En dólares constantes, el PBI alcanzó a US$10 billones en 2014. Implica que un crecimiento de 7% anual equivale a una expansión de US$2,29 billones, equiparable a una Italia por año.

Más de 65% del PBI es obra del capital privado y se expande arrastrado por el consumo individual (+10,6% anual), que significó un gasto de US$1,5 billones en el primer trimestre, liderado por las compras online (+ 40,6% anual).

Estos datos indican que se acelera la transición en China entre dos economías: una centrada en las grandes empresas estatales, con un nivel de ganancias prácticamente nulo (3%/4% por año), y dotadas de una capacidad instalada no utilizada de más de 30% del total; y otra constituida por un nuevo sistema de firmas privadas, principalmente del sector servicios, altamente competitivas y con elevadas tasas de retorno, que proliferan a partir de su virtual desregulación.

Lectura recomendada:  Estados Unidos tracciona el crecimiento global

Las nuevas compañías registradas aumentaron 38,4% en el primer trimestre, encabezadas por las start-ups de alta tecnología que procesan su actividad en la “nube” (cloud computing) , que crecieron 50,6%. En 2014, surgieron en la República Popular 3,6 millones de nuevas empresas privadas.

Más de 30% del ahorro interno (US$5 billones) se encuentra hoy depositado en las redes virtuales de Alibaba y Tescent, que ofrecen tasas 2 y 3 veces superiores a los bancos estatales; y esto ocurre cuando la cuenta capital prácticamente se ha liberalizado, proceso que podría completarse en 3/5 años.

Los costos laborales por unidad de producto siguen aumentando debido al alza del salario real (+20% anual desde 2009), y la inflación prácticamente ha desaparecido. En tanto, los precios industriales experimentan una caída vertical, obra directa del exceso de capacidad, especialmente agudo en las industrias del acero, cemento, aluminio y vidrios planos. La industria del acero produjo 720 millones de toneladas en 2014 (46% del total mundial), con una capacidad instalada que tiene un potencial de 1.200 millones de toneladas por año.

La combinación caída de precios y nula rentabilidad, producto del exceso de capacidad de las grandes empresas estatales, es el factor fundamental que frena el crecimiento económico, mientras que los nuevos sectores no han desplegado aún plenamente su potencial.

El problema de la corrupción en China es inseparable de la transición de su economía. Centenares de miles de cuadros medios y altos del Partido, el Estado y el Ejército Rojo, han sido procesados por actos de corrupción, mientras se afirma un sistema de normas impersonales (“Estado de derecho”), que es lo que exige el desarrollo de las empresas privadas. Lo que impulsa a Xi Jinping no es el moralismo, sino la necesidad de acelerar la transición.

Fuente: Clarín, 26/04/15.

banner Jorge Castro 01

 

 

 

.

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.