Cambio climático: ¿Ciencia o engaño?

diciembre 2, 2019

La nueva religión ecologista

Debemos recuperar el método científico para nuestros jóvenes o los estaremos dejando en manos de propagandistas inescrupulosos que los van a volver a la servidumbre y al oscurantismo medieval

Por Karina Mariani. Twitter: @KarinaLMariani

Hace pocos días en la Ciudad de Buenos Aires se prohibió el uso de pajitas, también conocidas como sorbetes, por considerarlas autoras de una potencial catástrofe ecológica. No es esto una sátira, realmente se ha criminalizado a las pajitas, de una forma si se quiere injusta, ya que sus compañeros de ruta: vasos, cubiertos, tapitas y botellas de plástico siguen aún en pie.

Dentro de la misma inexplicable psicosis, el Papa de Roma ha mencionado la posibilidad de imponer un “nuevo pecado”: el comportamiento antiecológico. Esta dimensión no deja de ser interesante ya que nos pone ante una pregunta filosófica: es el ecologismo un dogma religioso? Veamos:

En el Parque Nacional de los Glaciares (Glacier National Park) en Montana, ocurrió algo sorprendente: se debieron eliminar los letreros que predecían que los glaciares desaparecerían en 2020 (https://youtu.be/Afa6mMMuZhg). Resulta que el Servicio de Parques Nacionales había denunciado que todos los glaciares estaban desapareciendo rápidamente. Aún hoy en wikipedia se puede verificar esa advertencia. Pero la realidad, esa maldita, no se hizo eco de sus reclamos y ahora los funcionarios del GNP no dan abasto para borrar o reescribir su alarmismo. La Universidad Lysander Spooner que estudia estos fenómenos, ha notado que los glaciares más famosos de GNP como el Glaciar Grinnell y el Glaciar Jackson han estado creciendo, no disminuyendo, desde 2010. 

Otro ejemplo: la Nasa con su herética manía por las pruebas científicas ha mostrado imágenes satelitales en las que el Sahara se ha retirado a lo largo del borde sur desde el Atlántico hasta el Mar Rojo y la masa forestal en el Sahel está creciendo.Tampoco se han cumplido otras etapas del apocalipsis climático, si bien Al Gore nos juró que el Océano Glacial Ártico se iba a quedar libre de hielo y que sería navegable el hielo sigue ahí, y tampoco es verdad que la Antártida esté perdiendo hielo, de hecho su parte oriental lo está ganando.

ESPECTACULO ADOLESCENTE

Pero nada que no sea catastrófico merecerá la atención mediática. Porque el dogma ecologista se sostiene sobre el alarmismo y sobre el montaje de espectáculo adolescente. No en vano son los más jóvenes la mano de obra barata que utilizan para difundir la liturgia que ya está llegando a nuestras costas con los “Fridays for Future” (https://youtu.be/M9jVfEIZrUc). Después de todo son ellos, los jóvenes, quienes generan millones de clicks (publicidad, o sea) y toda religión necesita monetización, se sabe.

La confrontación con datos científicos es, en esta instancia, un grano molesto. “Que la realidad no empañe una buena noticia” reza el refranero popular y es tan así que esta locura franquiciada no resiste tratar con evidencias fruto de la investigación científica. Tal es la propaganda hacia los niños, orquestada, incluso y principalmente, desde las escuelas y los gobiernos, que la presión es demasiado alta como para que puedan rebelarse contra ella sin ser señalados.

Recuerdan a la chiquita Greta, brotada de angustia y totalmente obsesionada gritando en la sede de ONU “How dare you? (¿Cómo se atreven?)” (https://youtu.be/xVlRompc1yE). Una adolescente con problemas de depresión manipulada por políticos y lobbistas para convencer a sus coetáneos de que el mundo se está por terminar en poco tiempo, es eso moral? Desde que existe la atmósfera junto con la hidrósfera, litósfera, biósfera y criósfera, el clima cambia. Hoy, Greta y todos nosotros estamos en el Holoceno, un período interglaciar caracterizado por una variabilidad climática suave comparada con el estado climático base más común del planeta que son los periodos glaciares. Es necesario llevar a los jóvenes a un estado de alarma tan demencial y venderles a la especie humana como un todo criminal? “How dare you” tendríamos que gritar nosotros!

EL HOLOCENO

Lo más paradójico es el uso de jóvenes en edad escolar para imponer una escala de valores que representa su propio exterminio en beneficio de la transformación ecológica global. Pero no están deseosos ni los escolares ni sus adoctrinadores por formar el espíritu crítico. No hay más cantidad de materias científicas en las secundarias, están en retroceso. De hecho los planes de estudio priorizan contenidos “sociales” a las materias científicas. Las ciencias naturales son lenta pero inexorablemente reemplazadas por verdades ecológicas, eliminando aquellos campos de la enseñanza tecnológica que no son deseables porque no se condicen con la liturgia climática.

Curiosamente sacan como fuerza de choque a la calle, niños cuyos saberes científicos están en retroceso y que sólo pueden gritar dolidamente mantras que se vuelven ciertos a fuerza de repetición. Lo mismo pasa con la economía que no se enseña ni en sus aspectos más básicos porque fomenta el ansia de lucro, siempre es mejor educarlos con “fines sociales y ecológicos”, para que no sean egoístas capitalistas. Se trata de imponer una nueva religión ecologista y anticonsumista, ¡que los haga sentir culpa de usar una pajita o de querer ropa nueva y de viajar en avión! La desaparición de la Tierra es culpa del capitalismo y de su afán por consumir. 

Para esta nueva religión: el ecologismo, no es necesario demostrar que el cambio climático se produjo o no, tal como se había predicho. El evangelio es así: la acción del hombre, desde la esclavización que surge de la Revolución Industrial y su economía de consumo, altera el clima de La Tierra y los humanos somos, en consecuencia el cáncer que se cierne sobre ella y debemos salvarla de nosotros mismos.

Esta nueva versión de ecologismo se ataja de futuras desmentidas al dejar de hablar de “calentamiento global” y pasar a “cambio climático”. Porque el clima es un fenómeno dinámico!!. Funciona mediante elementos que están en transformación constante en medianos y largos períodos glaciares e interglaciares. O sea, el clima cambia constantemente aún sin la presencia de hombres sobre la Tierra.

MEDIDAS EXTREMAS

La triquiñuela de los sacerdotes de la iglesia catastrofista ecológica es que nadie pueda negar que el clima cambia. Entonces usan este artilugio: tenemos que tomar medidas ya, pero ya ya, urgente. ¡Medidas extremas!, basta de pañales descartables, autos, café, jabón, té, agua en botellas, velas, ducharse sin cerrar el agua, pasta de dientes, globos… tenemos que tratar de vivir lo peor posible y así no se extingue el planeta! 

Todo esto se debe hacer hoy para evitar que ocurra algo terrible en 100 años. El sofisma es evidente, la catástrofe se patea unos añitos para adelante así no nos comemos curvas como la de la capa de ozono o la de los pobres funcionarios del Parque de glaciares tratando de meterse los carteles en la oreja. 

Podemos hacer sarcasmo con esto pero no es joda: el ecologismo anticapitalista domina la vida política, cultural y, lo peor, escolar dictando contenidos y normas a los niños desde que aprenden a hablar. Les estamos enseñando que son malos, una enfermedad a combatir. Al hablar de “cambio climático” esa terminología tan imprecisa, responsabilizamos a nuestra especie no sólo de que suba la temperatura del planeta, sino de que baje, de que haya olas de frío, sequías o inundaciones o de cualquier catástrofe climatológica. 

La ciencia no es democrática, no tiene ningún valor que en las cumbres climáticas hablen los niños, los artistas o los gnomos. No se votan los teoremas ni va a importar que mañana haya consenso para imponer que La Tierra es plana. No desaparecieron los glaciares porque se pronosticara en un cartel. Afortunadamente no funciona así. Debemos recuperar, y eso sí es una deuda, el método científico para nuestros jóvenes o los estaremos dejando en manos de propagandistas inescrupulosos que los van a volver a la servidumbre y al oscurantismo medieval. El conocimiento y la reflexión individual de los jóvenes es lo que los tiene que salvar de ser una masa amorfa gritando consignas falsas, avergonzados y temerosos de su propia humanidad. Empecemos por exigir que les enseñen ciencias.

https://climate.nasa.gov/news/2436/co2-is-making-earth-greenerfor-now/

https://www.nicholaslewis.org/wp-content/uploads/2018/07/LewisCurry_The-impact-of-recent-forcing-and-ocean-heat-uptake-data-on-estimates-of-climate-sensitivity_JCli2018.pdf

https://www.aps.org/policy/statements/upload/climate-seminar-transcript.pdf

https://www.nature.com/articles/s41558-019-0505-x

https://www.ipcc.ch/site/assets/uploads/2018/02/WG1AR5_Chapter10_FINAL.pdf

Fuente: laprensa.com.ar, 30/11/19.

______________________________________________________________________________

.

.

Países en riesgo por el Cambio climático

octubre 26, 2018

Un mapa que revela los países que tienen más posibilidades de sobrevivir al cambio climático

.

El cambio climático es real y está avanzando sin que nadie ponga remedio, pero hoy la pregunta es ¿puede tu país sobrevivir?

Capas de hielo derritiéndose, récords de altas temperaturas, aumento del nivel del mar, son solo algunos de los signos reveladores.

El cambio climático es una de las crisis más urgentes que enfrenta la humanidad. Es causado por una inmensa y continua acumulación de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en nuestra atmósfera como resultado de la actividad humana, el cambio climático está causando una serie de eventos ambientales alarmantes.

Los paisajes nevados se están deshaciendo lentamente para dejar un desierto inhabitable, el aumento de la temperatura del mar está matando a miles de millas de arrecifes de coral y de vida marina, mientras que los fenómenos climáticos anormales se están volviendo más comunes y le cuesta miles de millones de euros a las naciones afectadas. Por ejemplo, las primeras estimaciones sugieren que el huracán Harvey de 2017 causó daños entre 48 mil millones y 134 mil millones de dólares.

Esto sirve como ejemplo de los efectos tan catastróficos que el cambio climático podría tener en nuestro planeta en un futuro si no hacemos nada para enfrentarnos a este problema.

Si bien está claro que no hay un solo rincón del mundo que esté a salvo de los cambios que se están produciendo en nuestro clima, queríamos saber qué países están en mayor o menor riesgo de sufrir los efectos del cambio climático.

Para responder a esta pregunta, examinamos los datos del Índice ND-Gain publicado por la Universidad de Notre-Dame. Este informe analizó 181 países en relación a su vulnerabilidad al cambio climático y cómo están de preparados para afrontarlo o adaptarse lo mejor posible, basándose en factores como la atención médica, el suministro de alimentos y la estabilidad del gobierno.

También analizamos la cantidad de dióxido de carbono que emiten todos los 181 países cada año para tener una noción de cómo contribuye cada nación al cambio climático. Esto nos permite comparar la probabilidad que tiene cada país de sobrevivir a los cambios en el clima global con su responsabilidad ante el fenómeno.

¿Qué país es el que tiene más probabilidades de sobrevivir al cambio climático?

La respuesta es Noruega, gracias a su bajo puntaje en vulnerabilidad y alto puntaje en preparación. A sus vecinos nórdicos también les fue bien, con Finlandia (3º), Suecia (4º), Dinamarca (6º) e Islandia (8º) obteniendo 5 de los 10 mejores lugares para sobrevivir. Conclusión rápida, todos debemos huir a los países del norte de Europa y el Atlántico norte para vivir nuestros últimos días en caso de que nuestro planeta se vuelva inhabitable.

 

Curiosamente, el Reino Unido y los Estados Unidos no se posicionaron entre los 10 primeros, clasificándose en los puestos 12 y 15 respectivamente. Ambas naciones fueron nombradas entre los 10 países con mayor probabilidad de sobrevivir al cambio climático en la versión 2015 de este mapa, pero un empeoramiento general de su vulnerabilidad y porcentaje de preparación les hicieron bajar en el ranking.

Aún más sorprendente es la posición de China en el ranking: 59º. A pesar de que podemos afirmar que es el mayor causante del cambio climático a nivel mundial, emitiendo anualmente la enorme cantidad de 9040 toneladas métricas de CO₂ a la atmósfera, esta nación es bastante sensible en cuanto a los efectos del calentamiento del planeta. Esto se debe en gran parte a la creciente población del país, que está ejerciendo una gran presión sobre los recursos naturales y los servicios públicos de China. Irónicamente, la vulnerabilidad de China al cambio climático significa, por lo tanto, que podrían cosechar lo que están sembrando.

¿Quiénes son los mayores perdedores?

En el otro extremo del ranking, no es sorprendente que las naciones más pobres y menos desarrolladas del mundo tengan las menores posibilidades de sobrevivir al cambio climático. Los países del África subsahariana copan los 10 últimos puestos para la supervivencia, nombrando a Somalia como la nación con menos probabilidades de sobrevivir al cambio climático.

A Chad, Eritrea, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo también les fue mal, debido a su inestable gobierno, malas infraestructuras, falta de atención médica y escasez de alimentos y agua.

cambio climaticoEstos informes nos sirven como un claro recordatorio de la necesidad que tienen los países más ricos y más poderosos de apoyar a las naciones más vulnerables del mundo. Más aún cuando muchas de las economías más ricas son las que más contribuyen al cambio climático, pero tienen menos probabilidades de verse afectadas. Al mismo tiempo, los países empobrecidos con menos responsabilidad son los que más sufren.

Para poner esto en perspectiva, Eritrea emite solo el 0.01% del dióxido de carbono total que Estados Unidos produce cada año: apenas 0.6 toneladas métricas de CO₂ en comparación con las 4997 toneladas del país norteamericano.

Es cierto que el cambio climático afectará a todo el planeta de una u otra manera, por eso este mapa muestra claramente qué países son los más afectados (y menos afectados). Ahora mismo está aumentando la presión para que los líderes mundiales encuentren una solución efectiva para detener el cambio climático antes de que sea demasiado tarde y las naciones comiencen a sucumbir a las consecuencias desastrosas de un mundo que se calienta cada día más.

Fuente original: theecoexperts.co.uk

Fuente: ecoinventos.com, 24/10/18.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


.

.

Takuu, la isla que desaparece bajo el mar

enero 19, 2016

Takuu, la isla que desaparece bajo el mar por culpa del cambio climático

La isla de Papua Nueva Guinea se está hundiendo. Cada día es más difícil y riesgosa la vida para sus 560 habitantes, la mayoría de los cuales se resisten a abandonarla. 

Takuu, la isla de Papua Nueva Guinea se hunde bajo del mar por culpa del cambio climático. (NASA)

Takuu, la isla de Papua Nueva Guinea se hunde bajo del mar por culpa del cambio climático. (NASA)

Takuu, la isla coralina situada a 250 kilómetros de Bougainville, en Papua New Guinea, se está hundiendo. Desaparece inexorablemente bajo el mar. El cambio climático está arrastrando el atolón a su extinción y a todos sus habitantes a la amarga realidad de perder su hogar.

El dolor de sus 560 habitantes, su incredulidad, su fragilidad ante lo inevitable era ya palpable en 2005, cuando Joanna Wane, profesora de la Universidad de Auckland, entendió que la isla “no podría seguir albergando una comunidad”.

El fatal destino de la isla queda duramente plasmado en un Atlas de islas remotas, de Judith Schalansky. Ese fragmento refleja el triste y fatídico devenir de Takuu.

Los misioneros y los investigadores tienen completamente prohibido poner un solo pie sobre esta isla: los habitantes de Takuu quieren permanecer leales a los suyos y sus creencias. Necesitan la cercanía de los espíritus, quienes hace tiempo levantaron este atolón con los huesos del océano y de los antepasados y que desde entonces protegen la isla, este frágil anillo de arena, que se alza al menos un metro por encima de la superficie del mar.

Takuu, la isla de Papua Nueva Guinea se hunde bajo del mar por culpa del cambio climático. (Google Maps)

Las mareas ascienden, el viento no deja de soplar y la isla se está hundiendo. Después de cada tormenta la playa ha menguado, el mar engulle trozos enteros de tierra por la noche.

La culpa la tiene la fricción de las placas tectónicas en constante movimiento y el cambio climático. El mar se adentra cada vez más en la tierra, anega los palmerales y sala las aguas subterráneas, tanto que las plantas de ñame se marchitan y no hay comida suficiente para saciar el hambre de los isleños.

Los ancianos no creen que Takuu se vaya a hundir y se niegan a abandonar la isla, intentan construir diques, amalgaman raíces, arenisca y piedras para formar masas fangosas y compactas que depositan en las orillas más amenazadas por el mar; también rezan a los espíritus y piden ayuda a los antepasados.

Los jóvenes no se paran a pensar, ni en el futuro ni en el pasado, y día tras día beben leche de coco fermentada por el sol. De las ramas de los árboles cuelgan innumerables botellas de plástico para producir el licor. Takuu se hundirá, en un mes, en un año.

Fuente: La Vanguardia – http://www.clarin.com/mundo/Takuu-desaparece-culpa-cambio-climatico_0_1506449568.html

cambio climatico

Qué pasaría si la temperatura aumentara

diciembre 5, 2015

Cómo sería el mundo si la temperatura aumentara

Futuro ominoso para el 2100: Ciudades tragadas por el agua, con sus calles inundadas y sus monumentos cubiertos por el mar

El mítico “Bull” (toro) de Wall Street cubierto completamente por el agua, sólo se ve parte de su rabo. Londres, Sydney, Río, Shangai... todas bajo el agua. Así sería el mundo si la Cumbre del Clima en París fracasa y si los dos grados de temperatura que se busca bajar por el contrario aumentan hasta catastróficos cuatro.

Wall Street bajo el agua.

Wall Street bajo el agua.

La ONG, Climate Central elaboró una serie de imágenes que muestran cómo son serían esas ciudades con un aumento en la temperatura de 2 grados y cómo serían con cuatro.

Mirá además El planeta hoy. FOTOGALERIA EN HD

Climate Central advierte que el aumento del nivel de los mares en largo plazo, puesto en marcha por las emisiones de carbono amenazan las ciudades costeras del mundo. Y incluye en la lista a Durban o Bombai.

Londres, con un aumento de 2°c.

Londres, bajo el agua, con un aumento de la temperatura de 4°c.

El escenario futuro es de ciudades tragadas por el agua, con sus calles inundadas y sus monumentos cubiertos por el mar. Esta sería la proyección para el año 2100 si la temperatura de la Tierra aumentara 4ºC, pero también si la temperatura se incrementara en 2ºC, el objetivo que la Cumbre del Clima se ha marcado.

Sydney, Australia, con dos grados.

Sydney, Australia, bajo el agua, con cuatro grados.

Los 2ºC de calentamiento corresponden al límite ampliamente discutido hoy en día como el umbral para evitar un cambio climático catastrófico. De hecho, el presidente francés, François Hollande, considera que para que la cumbre del clima (COP21) sea un éxito, el acuerdo que se logre debe fijar “una trayectoria” que evite un calentamiento global superior a los 2 grados centígrados para finales de siglo.

Wall Street, con aumento de dos grados.

Si esto no se lograra, las perspectivas de futuro para 2100 serían terroríficas según muestran las imágenes realizadas por la organización independiente Climate Central.

Las proyecciones se basan en modelos climáticos teniendo en cuenta la expansión del agua de los océanos por el calentamiento, el derretimiento de los glaciares, y el deterioro, tanto de Groenlandia como de la Antártida.

Fuente: clarin.com, 01/12/15.

peligro 03

 

.