No existe la Ciencia del consenso

octubre 12, 2021 · Imprimir este artículo

Michael Crichton explica por qué ‘no existe la ciencia del consenso’

Por Mark J. Perry.

Haga una búsqueda en Google del término » consenso sobre el calentamiento global » y encontrará más de 24.000 enlaces (y más de 19.000.000 de resultados sin las comillas). El primer enlace para el «consenso sobre el calentamiento global» es esta página web de la NASA con el título «Consenso científico» y la siguiente declaración:

Múltiples estudios publicados en revistas científicas revisadas por pares muestran que el 97 por ciento o más de los científicos climáticos que publican activamente están de acuerdo: las tendencias de calentamiento climático durante el siglo pasado son extremadamente probables debido a actividades humanas. Además, la mayoría de las organizaciones científicas líderes en todo el mundo han emitido declaraciones públicas respaldando esta posición.

Esto es lo que Michael Crichton dijo sobre el «consenso científico» en 2003 cuando dio una conferencia en el Instituto de Tecnología de California titulada «Los extraterrestres causan el calentamiento global » (el énfasis es mío):   

.

Quiero hacer una pausa aquí y hablar sobre esta noción de consenso y el surgimiento de lo que se ha llamado ciencia del consenso. Considero la ciencia del consenso como un desarrollo extremadamente pernicioso que debería detenerse en seco. Históricamente, la reivindicación del consenso ha sido el primer refugio de los sinvergüenzas; es una forma de evitar el debate al afirmar que el asunto ya está resuelto. Siempre que escuche que el consenso de los científicos está de acuerdo en algo u otro, busque su billetera, porque está siendo engañado.

Seamos claros: el trabajo de la ciencia no tiene nada que ver con el consenso. El consenso es asunto de la política. La ciencia, por el contrario, requiere solo un investigador que tenga razón, lo que significa que tiene resultados que son verificables por referencia al mundo real. En ciencia, el consenso es irrelevante. Lo relevante son los resultados reproducibles. Los más grandes científicos de la historia son grandes precisamente porque rompieron con el consenso. No existe la ciencia del consenso. Si es consenso, no es ciencia. Si es ciencia, no es consenso. Punto.

Además, permítanme recordarles que el historial del consenso no es nada de lo que enorgullecerse. Repasemos algunos casos: en siglos pasados, la mayor causa de muerte de las mujeres era la fiebre después del parto. Una mujer de cada seis murió de esta fiebre. En 1795, Alexander Gordon de Aberdeen sugirió que las fiebres eran procesos infecciosos y pudo curarlas. El consenso dijo que no.

En 1843, Oliver Wendell Holmes afirmó que la fiebre puerperal era contagiosa y presentó pruebas convincentes. El consenso dijo que no.

En 1849, Semmelweis demostró que las técnicas sanitarias prácticamente eliminaban la fiebre puerperal en los hospitales bajo su dirección. El consenso dijo que era judío, lo ignoró y lo destituyó de su cargo. De hecho, no hubo acuerdo sobre la fiebre puerperal hasta principios del siglo XX. Así, el consenso tardó ciento veinticinco años en llegar a la conclusión correcta a pesar de los esfuerzos de los prominentes “escépticos” de todo el mundo, escépticos que fueron degradados e ignorados. Y a pesar de las constantes muertes de mujeres.

No faltan otros ejemplos. En la década de 1920 en Estados Unidos, decenas de miles de personas, en su mayoría pobres, estaban muriendo de una enfermedad llamada pelagra. El consenso de los científicos dijo que era infeccioso, y lo que era necesario era encontrar el «germen de pelagra». El gobierno de Estados Unidos le pidió a un joven y brillante investigador, el Dr. Joseph Goldberger, que encontrara la causa. Goldberger concluyó que la dieta era el factor crucial. El consenso permaneció unido a la teoría de los gérmenes.

Goldberger demostró que podía inducir la enfermedad a través de la dieta. Demostró que la enfermedad no era infecciosa inyectando la sangre de un paciente de pelagra en él y en su asistente. Ellos y otros voluntarios se limpiaron la nariz con hisopos de pacientes de pelagra y tragaron cápsulas que contenían costras de erupciones de pelagra en lo que se denominó «fiestas de inmundicia de Goldberger». Nadie contrajo pelagra.

El consenso continuó en desacuerdo con él. Además, existía un factor social: a los estados del sur no les agradaba la idea de una mala alimentación como causa, porque significaba que se requería una reforma social. Continuaron negándolo hasta la década de 1920. Resultado: a pesar de una epidemia del siglo XX, el consenso tardó años en ver la luz.

Probablemente todos los escolares se dan cuenta de que América del Sur y África parecen encajar bastante bien, y Alfred Wegener propuso, en 1912, que los continentes, de hecho, se habían separado. El consenso se burló de la deriva continental durante cincuenta años. La teoría fue negada con más vigor por los grandes nombres de la geología, hasta 1961, cuando comenzó a parecer que los fondos marinos se estaban extendiendo. El resultado: el consenso tardó cincuenta años en reconocer lo que ve cualquier escolar.

¿Y seguimos? Los ejemplos se pueden multiplicar infinitamente. Jenner y la viruela, Pasteur y la teoría de los gérmenes. Sacarina, margarina, memoria reprimida, fibra y cáncer de colon, terapia hormonal sustitutiva. La lista de errores de consenso sigue y sigue.

Finalmente, quisiera recordarles que noten dónde se invoca la afirmación de consenso. El consenso se invoca solo en situaciones en las que la ciencia no es lo suficientemente sólida. Nadie dice que el consenso de los científicos esté de acuerdo en que E = mc2. Nadie dice que el consenso es que el sol está a 150 millones de kilómetros de distancia. A nadie se le ocurriría hablar así.

.

Relacionado : Del artículo de opinión de 2007 de John Kay «La ciencia es la búsqueda de la verdad, no el consenso «:

La noción de una «ciencia» monolítica, es decir, lo que dicen los científicos, es perniciosa y la noción de «consenso científico» lo es activamente. El camino hacia el conocimiento es la transparencia en el desacuerdo y la apertura en el debate. El camino a la verdad es la expresión pluralista de puntos de vista en conflicto en los que, a menudo no tan rápido como nos gustaría, las buenas ideas expulsan a las malas. En este proceso no hay lugar para ninguna noción de «consenso científico».

Fuente: aei.org, 15/12/19

Lectura recomendada:  ¿Quién está quemando iglesias en Europa?

Más información:

Cambio climático: ¿Ciencia o engaño?

Michael Shellenberger desenmascara el Cambio climático

.

.

Doblado al Español y con Subtítulos en partes Censuradas, en marzo de 2007, el Canal 4 británico emitió un polémico documental asegurando que el calentamiento global es «una de las mayores mentiras de los tiempos modernos». El documental es la contracara de la pelí­cula de Al Gore, «Una verdad incómoda». ¿Es acaso el calentamiento global un burdo invento de los cientí­ficos, los polí­ticos y los medios periodí­sticos?

.

.

.

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.