Los riesgos de especular

agosto 2, 2018

Un cliente de E-Trade acumuló una deuda de US$106.000 después de vender al descubierto acciones de farmacéuticas, un ejemplo de lo que no debe hacer el inversionista promedio y que muestra lo rápido que las apuestas riesgosas pueden transformarse en pesadillas financieras.

Fuente: The Wall Street Journal, 24/11/15.


 

Un inversor particular se arruina con sus cortos en KaloBios

MarketWatch lleva a sus páginas un interesante artículo en el que se relata la experiencia de un trader de mercado llamado Joe Campbell. (20/11/15)

Campbell se fue a la cama el pasado miércoles con 37.000 dólares en su cuenta E-Trade. Se despertó al día siguiente con un saldo negativo de 106.445 dólares. El motivo fue sus posiciones cortas en la farmaceútica KaloBios (KBIO)

«Yo mantenía cortos de KBIO a la espera de una caída hacia los 2 dólares. Al cierre de la sesión vi que se borraba la cotización de la compañía y pensé que no había habido ninguna contratación en after hours. Así que fui a mi oficina para una larga reunión. Al salir vi el mensaje de un amigo que me preguntaba si todavía mantenía los cortos en KBio», escribe Campbell en su Twitter.
KaloBios subió un 800% ese día después de que su conejero delegado se hiciera con el control de la compañía. KaloBios había anunciado la semana pasda que estaba terminando las operaciones porque se estaba quedando sin dinero en efectivo, mientras estaba desarrollando dos fármacos potenciales contra el cáncer.

Campbell pidió a la comunidad de internet que le ayudaran y consiguió algunos aportes.


Conceptos sobre Especulación

El especulador lo podemos definir como pronosticador, que actúa bajos sus pronósticos para obtener alguna ganancia. Un especulador nunca se ve a si mismo como teniendo control sobre los precios.

El arbitraje se define como un esfuerzo para obtener un beneficio económico sin riesgo y sin inversión, por actividades simultáneas en diferentes mercados. A esto se le llama arbitraje puro.

Arbitraje en el Espacio: que es el arbitraje temporal o geográfico, implica vender un activo en un lugar donde hay dinero para comprarlo.

Arbitraje a través del Tiempo: que primero se compra el activo, y después existe un compromiso de venta del activo en el futuro La especulación la podemos definir como una operación comercial o financiera que se lleva a cabo con mercancías o valores con el objetivo de obtener lucro a partir de las variaciones de los precios o de cambios en otras variables.


Más información:

Especulación Profesional: Los Hedge Funds

Una historia de la especulación financiera

El valor social de la especulación

especulacion-02

 

.

Los beneficios de la especulación

junio 21, 2017

Por qué es buena la especulación

Por Daniel Lacalle.Ilustración: Miguel Santamarina.

.

EL CAPITAL LLAMADO ESPECULATIVO FINANCIA EL 70% DE LA ECONOMÍA REAL DE LA OCDE, ORIGINA EL 60% DE LOS PRÉSTAMOS AL TERCER MUNDO Y CUBRE EL 40% DE LOS PROYECTOS DE INFRAESTRUCTURAS DEL MUNDO.

Es curioso como se pervierte a veces el lenguaje. Uno de los ejemplos más evidentes es el uso de la palabra especulador. En los medios de comunicación se pueden leer con frecuencia titulares del estilo «¡Freno a los especuladores!» o «La bolsa cae por un ataque especulativo». Irónicamente, la palabra especulador aparece siempre para justificar caídas de las bolsas que no queremos aceptar pero, sorprendentemente, también las subidas de las materias primas. ¿Por qué? Porque es una excusa fácil ante un movimiento que no nos gusta, sea el que sea. Es ridículo pensar que los especuladores aparecen de la nada para bajar las bolsas y enfadar a la señora María o al señor Juan, perjudicados en su inversión, o que surgen para hundirles el bolsillo subiendo el precio del petróleo, el carbón o el café. ¡Vamos!, que los especuladores se esconden en las esquinas para liderar el movimiento de activos financieros que no queremos que sean los que son, dependiendo del momento y el Gobierno que toque. Que son íncubos demoníacos que nos quieren echar de nuestro paraíso de largo plazo. Que su intención es, sin duda, generar el mal absoluto. Pero lo cierto es que cuando dichos activos se mueven al alza -bolsa- o a la baja -materias primas- nadie se acuerda de los especuladores. Con las bolsas subiendo y la prima de riesgo bajando se les llama inversores inteligentes, que reconocen la solidez de las medidas del Gobierno y la buena marcha del país y sus empresas. A la baja, son piratas que se reúnen en un lugar escondido en Nueva York y «deciden atacar al país»… a menos que el que analice esas subidas bursátiles y mejoras del bono soberano pertenezca a la oposición. Entonces los especuladores también son culpables. ¡Qué bien, qué socorrido!

Un enemigo que cumple las tres reglas de oro de la excusa fácil, como explico en Nosotros, los Mercados. Es extranjero, así la culpa nunca es nuestra, imposible de identificar, así no se puede defender, y todopoderoso, con lo cual le podemos adjudicar cualidades mágicas. Sin embargo, nada de esto es cierto. O todo es mentira. Los especuladores son esenciales. Un especulador es todo aquel que busca ineficiencias en el corto y medio plazo tratando de obtener una rentabilidad económica de esa oportunidad. Sí, los especuladores son los que compran cuando la bolsa cae de manera agresiva y los que proporcionan liquidez. Cuando analizamos los mercados financieros tendemos a dar por garantizada esa palabra esencial: la liquidez. Pero sin los especuladores que se mueven en distintos periodos de maduración para generar su negocio, las bolsas y los mercados de deuda y financiación serian muchísimo más volátiles y habría muchos periodos largos sin volumen comprador. Cuando compramos o vendemos un activo nunca dudamos que vamos a poder hacerlo rápida y eficientemente. Esa liquidez, que damos por hecha, no es una garantía. Existe porque hay compradores y vendedores en cada momento, en cada segundo, haciendo y deshaciendo operaciones.

UN ESPECULADOR ES TODO AQUEL QUE BUSCA INEFICIENCIAS EN EL CORTO Y MEDIO PLAZO BUSCANDO UNA RENTABILIDAD

e book¿Son los especuladores todos poderosos y bajistas? Pues no. El gran público tiende a olvidar que la actividad de la especulación a corto plazo deja muchos más perdedores que ganadores, y que las posiciones bajistas (cortos) son asimétricas en riesgo. Es decir, un valor puede subir mucho más del 100% pero no caer más de un 100%. El ciudadano medio olvida, además, que el 90% de los fondos que denominan y tachan de especuladores siempre son compradores netos. La posición larga (expuesta al alza) de los hedge funds, por ejemplo, supera el 40% de media desde 2001 a 2014, según HSBC. Es decir, compran más de lo que cubren con posiciones cortas. Y todopoderosos, pues tampoco. Una industria, la de los hedge funds, que supone menos de tres billones de dólares no cuenta, agregada, ni con una fracción del capital que tienen los fondos institucionales que solo compran o, no digamos, los bancos centrales. Los bancos centrales han inyectado en cinco años el equivalente a seis veces el tamaño de la industria global de hedge funds.

Más información: Los-Hedge-Funds

Por otro lado, los especuladores cumplen una función esencial en épocas de crisis bancaria. Lo vimos en EEUU y Reino Unido entre 2008 y 2011. La mayoría de la financiación a la economía real se generaba desde fondos privados, capital riesgo y hedge funds. El capital mal llamado especulativo (fondos de capital riesgo, hedge funds y parte de los bancos de inversión) financia en la OCDE el 70% de la economía real (80% en EEUU), origina el 60% de los préstamos a países del Tercer Mundo, cubre el riesgo del 80% de los fletes marítimos y transacciones comerciales del planeta y financia el 40% de los proyectos de infraestructuras globales, según datos del Banco de Inglaterra. Para ser unos malvados demonios me da la sensación de que hacen mucho bien a la economía global y el bienestar general.

Pero además, la especulación es el alma de toda transacción comercial. Si yo vendo un activo hoy considero que el precio es adecuado o alto. El que lo compra piensa que es bajo. Ambos están especulando sobre un valor futuro. ¿Quién especula más que, por ejemplo, un gobierno, que pide prestado un 5-7% de su producto interior bruto ante la expectativa de crecer en tres o cuatro años? Está apalancando a un país ante una previsión de futuro mejor. Aunque con una diferencia. El fondo especulador, si se equivoca, pierde su dinero o quiebra (más de 1.400 cerrados en 2014 en EEUU, por ejemplo). El gobierno no tiene ese riesgo. Y por lo tanto, los incentivos están desalineados entre el que gasta y el que paga.

NO HAY INDUSTRIA MÁS REGULADA EN EL MUNDO QUE LA DE LOS LLAMADOS FONDOS ESPECULATIVOS

Una empresa especula al construir una planta esperando vender mucho más en unos años. Que consideremos esa especulación «buena» y la financiera «mala» parte de la percepción errónea de que los activos tangibles tienen un valor incuestionable, aunque sean puentes inútiles y plantas vacías construidas especulando con que las subvenciones lleguen, o miles de casas pensando que los rusos van a venir en hordas a comprarlas. Otro error es pensar que la economía real se financia sola y la liquidez y el capital están garantizados. De hecho, los países que se dedican a hundir la actividad financiera, como mecanismo de transmisión esencial que engrasa la máquina de la economía global, pierden el tren del progreso.

Cuando un país vende un paquete de activos o deuda de difícil cobro a un banco de inversión al 40% de su valor inicial no es un «chollo». Si vale un 40% es porque el riesgo es muy grande. Y el fondo no se «forra» a menos que lo venda o recupere el dinero. El concepto de «precios de derribo» cuando no hay demanda alternativa es, cuando menos, hilarante. Además, en muchas ocasiones esos fondos se equivocan y pierden dinero. Y no, la actividad especulativa no es fácil ni un juego, ni mucho menos un éxito garantizado. La alineación de incentivos y el reciclaje constante de la industria son dos características positivas esenciales de la industria especulativa. Los gestores tienen los mismos objetivos y riesgos que sus clientes, pues invierten la mayoría de su patrimonio en su negocio. Y la constante quiebra y creación de nuevos fondos garantiza que se alineen y gestionen los riesgos de manera detallada. Se trata de una industria extremadamente regulada donde los que lo hacen mal desaparecen. A los que hablan de desregulación les recomendaría leerse las 17.000 páginas de normas, recomendaciones y penalizaciones de la FCA (Financial Conduct Authority) o las equivalentes de la SEC (Securities Exchange Commission).

EQUIVOCACIÓN

La gente que reclama intervención contra la actividad especulativa parte de una interpretación equivocada. Dotar de cualidades mágicas y manipuladoras a un sector que genera liquidez y financiación y que ayuda a reducir el riesgo concentrado en los bancos, por ejemplo, al estar muy disperso en miles de fondos y entidades distintas es un error. Nadie ataca a nadie. El análisis de la realidad económica, y sobre todo de las estimaciones futuras, siempre pasa un filtro subjetivo, influenciado por la experiencia, la opinión y el proceso intelectual del analista, y no es algo dictado desde el gobierno o los medios de comunicación. Y como tal, se puede intentar manipular lo que se quiera desde las autoridades, pues el tiempo demuestra los valores correctos.

LA ESPECULACIÓN ES EL ALMA DE TODA TRANSACCIÓN COMERCIAL, LO QUE PERMITE EL PROGRESO ECONÓMICO

Pensar que existe colusión contra algún país o activo es ridículo. Si los fondos de inversión o de capital riesgo ven que la posición es injustificadamente pesimista y que los datos empiezan a mejorar, son los primeros en reaccionar. Porque el dinero no tiene excusas ideológicas ni prejuicios mediáticos. Busca la oportunidad de generar una rentabilidad razonable comparada con el riesgo percibido y con otros activos del mundo. Y es muy importante resaltar esto: ¡¡comparado con el riesgo y con otros activos del mundo!! El inversor no tiene por qué poner su dinero en un país u otro. Por ello, demostrar la credibilidad y garantía, tanto del activo como del comprador, es un proceso esencial y enriquecedor.

El especulador no mueve el precio del activo -cuando hablamos de materias primas en particular es muy evidente-. Compra o vende un producto financiero ligado al precio real de ese activo. Los especuladores no suben el precio, apuestan a que suba. La demanda y el suministro real siempre dictan a medio plazo el precio. Estamos acostumbrados a vivir en economías muy planificadas, y a pensar que los ciclos económicos son anomalías injustificadas, movimientos especulativos o manipulaciones. Nos asustan los ciclos económicos porque exigimos certidumbre y seguridad, pero no entendemos que la planificación y el intervencionismo no funcionan en un mundo globalizado. Los ciclos económicos son esenciales y cada vez son más intensos porque hoy todas las economías están íntimamente relacionadas. Por eso el error más común a la hora de analizar los mercados financieros es conformarnos con lo que nos dicen desde una perspectiva local, casi pueblerina, creyendo que los grandes agentes económicos tienen todo muy controlado y pueden determinar el futuro.

La especulación ha existido siempre. Y así seguirá siendo. Es el reflejo de nuestro deseo de crecer y mejorar. Es parte esencial del bienestar económico y, por supuesto, debe estar adecuadamente monitorizada y regulada. Pero sus cualidades positivas no deben olvidarse. Si faltase esa liquidez, apetito por el riesgo y por la obtención de financiación, desaparecería un enorme porcentaje de las oportunidades de crecimiento económico de las empresas y las familias.

—Daniel Lacalle es economista y autor de ‘La Madre de Todas las Batallas’, ‘Nosotros los Mercados’ y ‘Viaje a la Libertad Económica’ (todos en Deusto).

Fuente: expansion.com

Más información:

Una historia de la especulación financiera

El valor social de la especulación

especulación


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


banner invertir en la incertidumbre

.

.

¿Qué es el mercado Forex?

mayo 23, 2017

Qué es y por qué se habla tanto del mercado Forex

Foreign Exchange market o Forex es un mercado internacional de divisas y el más grande en su tipo, moviendo más de 4 trillones de dólares ¡En un solo día! Para comprender la grandeza de este negocio, podemos tomar de referencia a la Bolsa de New York, que consigue la misma cantidad en un mes.

En que consiste este negocio

Forex comercializa con dinero. Básicamente se dedican a la compra y venta de divisas en pares, es decir si quieres comprar Euros con Dólares estadounidenses debes ir al par USD/EUR. Estas transacciones son realizadas por un broker o dealer que ofrece la divisa en particular.

A mediados y finales de la década de los 90 la entrada inicial era de 10 millones de dólares, por ello solo grandes empresas y bancos podían acceder a Forex. Ese fue su enfoque inicial, pero gracias al poder del internet al final se decidió abrir un mercado para minoristas.

La empresa, sin embargo, no cuenta con una locación física, todo se hace por internet creando así una red interbancaria que funciona las 24 horas del día y está disponible en todo el mundo.

¿Qué monedas están disponibles?

La mayoría de las divisas están disponibles, pero te dejamos una lista con las más populares:

Símbolo Moneda País Apodo
USD Dólar estadounidense Estados Unidos Buck
EUR Euro Europa Fiber
JPY yen japonés Japón Yen
GBP Libra esterlina Gran Bretaña Cable
CHF Franco suizo Suiza Swissy
CAD Dólar canadiense Canadá Loonie
AUD Dólar australiano Australia Aussie
NZD Dólar neozelandés Nueva Zelanda Kiwi

Los símbolos siempre van en tercias de letras; las primeras 2 identifican al país y la última a la moneda. Siendo las más comunes el Dólar estadounidense, Euro y el yen japonés.

Que ventajas ofrece

Comisiones bajas. Las comisiones de un trader son muy bajas. En cuanto las operaciones de los brokers son del 0.1% y en los más grandes llegan a ser del 0.07%, claro dependiendo del apalancamiento, que es un término que veremos más adelante.

Sin gente de por medio. Al ser un negocio de tipo Spot, las transacciones se hacen directamente con el mercado. Así no hay intermediarios que ralenticen y agreguen comisiones durante las transacciones.

Inversiones mínimas. La flexibilidad de la empresa es de los puntos más fuertes, siendo tal que tú eliges con cuánto dinero comenzar a hacer transacciones, ya sean mil dólares o incluso centavos.

Abierto a toda hora. Gracias a que está abierto las 24 horas no hay límite para completar una transacción.

Apalancamiento. Con esta opción puedes hacer operaciones mayores al depósito que realizas, por ejemplo, depositas mil dólares, pero puedes hacer una operación de 10 mil dólares. Esta es una herramienta muy útil, aunque puede hacerte perder mucho dinero.

Buenas liquidaciones. En un día normal las operaciones se hacen casi instantáneamente y al ser un mercado tan grande las liquidaciones son iguales.

Estas son algunos datos sobre esta macro empresa, esperamos que ahora te quede más claro sobre el funcionamiento y que se hace dentro de ella. Esperamos ver tus dudas en los comentarios.

Fuente: grandesmedios.com

Forex


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


invertir no es un juego de azar

.

.

Jesse Livermore: el especulador más grande de todos los tiempos

febrero 15, 2017

Jesse Livermore: el especulador más grande de todos los tiempos.

Por A.Carlos González.

Aunque siempre nombramos a Benjamin Graham o Warren Buffett cuando hablamos de los grandes genios de la inversión, Jesse Livermore probablemente fuera el mejor trader o especulador de toda la historia. Jesse Livermore nació en 1877 y se suicidó en 1940 con más de 5 millones de dólares en activos líquidos, lo cual era una de las mayores fortunas personales de Wall Street en aquella época. Según dicen se quitó la vida por problemas amorosos unidos a su trastorno depresivo bipolar.

A Jesse Livermore no le atraía la inversión a largo plazo, pues era consciente de que los mercados nunca suben ni bajan eternamente, pero irónicamente, a pesar de que es considerado el mejor trader de la historia, él mismo decía que si inviertes en intradía todos los días e incluso todas las semanas, acabarás perdiendo dinero. Eso coincide con mi opinión personal del trading en intradía.

¿Dónde radica la grandeza de esta leyenda de inversión?.

El mérito de Livermore radica en que se fue de casa a los 14 años con 5 dólares en el bolsillo, y sin una experiencia previa en inversiones llegó a ganar 1.000 dólares a los 15 años de edad (muchísimo dinero en el año 1902). Fue un inversor hecho a sí mismo el cual hizo una gran fortuna multimillonaria y la perdió en diferentes ocasiones hasta alcanzar lo que acabó considerándose como el método perfecto de inversión (al menos cuando acertaba).

Su nombre comenzó a sonar a los 18 años, cuando comenzó a apostar contra las denominadas Bucket Shop, que eran «chiringuitos financieros» que ejercían como casas de bolsa usando algunas prácticas poco éticas y fraudulentas. Livermore ganó tanto dinero con este tipo de operaciones que se le prohibió este tipo de inversión en prácticamente todo Boston, por lo que a los 20 años se trasladó a Nueva York, donde saltó a la fama en Wall Street tras el derrumbe bursátil de 1907, apostando en corto contra los mercados y generando una ganancia de 3 millones de dólares.

Pero la falta de formación de Livermore se hizo evidente cuando su carácter apático y antisocial no escuchó los consejos de algunas personas de la industria, prefiriendo seguir trabajando sólo. Comenzó a ejecutar malas estrategias de inversión, perdiendo poco a poco esos 3 millones en ganancias acumuladas y agrandando su pérdida durante el mercado plano entre 1908 y 1912.

Acumuló 1 millón de dólares de deuda y finalmente se declaró en bancarrota.

Pero Livermore se retiró a meditar y pensar sobre sus aciertos/errores en la inversión hasta dar con ese método de inversión que atentaba contra las leyes fundamentales de los inversores de la época. Volvió a los mercados financieros y durante la siguiente década se convertiría en una leyenda viva del trading en tendencia, haciendo una gran fortuna entre 1920 y 1929.

Entonces llegó el crac de 1929, la mayor crisis que han vivido los inversores de Wall Street, pues les cogió a prácticamente todos con el paso cambiado. Mientras que algunos inversores se tiraban por las ventanas, Jesse Livermore pintó su obra maestra al haber predicho el crac bursátil. Se dice que durante aquella crisis, Livermore hizo 100 millones de dólares.

Inexplicablemente, en 1934, Livermore se declaró nuevamente en quiebra. Había perdido otra vez todo su dinero, aunque para 1939 ya era otra vez multimillonario, al conseguir recuperar otra vez esos 5 millones de dólares que dejó tras su muerte.

¿Qué lecciones de inversión nos dejó Jesse Livermore?

Lo bueno de este inversor, especulador, trader o lo que fuera… es que supo reconocer sus errores y plasmarlos en unas notas que más adelante se convertirían en el libro que escribiría Richard Smitten, titulado: «Jesse Livermore: World’s Greatest Stock Trader (El corredor de bolsa más grande del mundo). Él mismo reconocía sus limitaciones a pesar de haber batido todas las rentabilidades hasta entonces únicamente soñadas por Wall Street en algunas operaciones bursátiles. Estos serían algunos de los consejos que nos dejó tras su muerte y que hoy día siguen teniendo profunda validez.

1. No puedes ganar dinero de forma consistente si negocias cada día o cada semana del año.

Livermore supo que este fue su principal error en la inversión. La inversión altamente activa que hoy día sigue costando el dinero al 90% de los traders.

2. Los mercados nunca se equivocan. Las opiniones a menudo fallan.

3. El dinero que se pierde con la especulación por sí sola es insignificante en comparación con las grandes sumas que pierden los inversores minoristas en el largo plazo cuando no desembarcan del mercado en plena caída bursátil.

Aparentemente este consejo chocaría con los consejos de Warren Buffett, el cual dice que si has invertido correctamente, tu inversión debe permanecer para siempre y comprar más acciones cuando los precios caen. Pero claro, Livermore no habla de invertir, sino de especular, partiendo de la base de que la mayoría de los inversores minoristas se comportan como especuladores, por lo que no estudian las empresas sólidas, y por tanto, no tienen buenas empresas en cartera. Cuando llega un desastre bursátil, muchas de las acciones que compraron los minoristas por el simple hecho de que eran baratas, no vuelven a los precios iniciales de compra con una poca de suerte. y con un poco de mala suerte, estas empresas acaban cayendo.

4. Nunca comprar una acción porque haya tenido una corrección desde su máximo anterior.

Este error probablemente fuera el que más dinero le costó en mercados planos, donde lo más común en los consejos de analistas bursátiles, para los inversores que están fuera de los mercados es decirles que esperen una corrección para incorporarse a la acción. Una estrategia que en realidad es muy poco rentable si la acción ha sufrido una caída desde su anterior máximo.

5. Los grandes movimientos en el mercado necesitan tiempo para desarrollarse.

6. No te quedes alcista o bajista durante todo el mercado. Recoge ganancias cuando consideres que has cumplido tu objetivo de ganancias.

7. El juego me lo enseñó el juego. Y no me perdonó. me tomó 5 años para aprender a jugar y hacer grandes sumas de dinero.

Es decir, la única forma de aprender a invertir es invirtiendo.

8. Perder dinero es el menor de mis problemas. Una pérdida no me preocupa después de asumirla. me olvido de ella de un día para otro. Lo que me quita el sueño es no «tomar la pérdida» que es lo que daña seriamente el bolsillo.

Básicamente… cuando ejecutes una estrategia especulativa y ésta no se comporte como pensaste, corta inmediatamente la pérdida.

9. Los enemigos mortales del especulador son la ignorancia, la codicia, el miedo y la esperanza, pues ni todos los libros y cursos del mundo pueden anular estos sentimientos del ser humano.

10. Wall Street nunca cambia. Los bolsillos cambian, cambian las acciones, pero Wall Street nunca cambia, porque la naturaleza humana nunca cambia.

Lo que sí podemos identificar más claramente en la trayectoria de este inversor es que se sentía mucho más cómodo en un mercado bajista que en un mercado alcista. Hablaremos de ello en un próximo artículo.

Fuentes consultadas: Wikipedia | Investopedia | MoneyMorning

Fuente: Negocios1000.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


 

Jesse Livermore – Biografía (audio)

Comienza con una historia previa y luego en el minuto 3:08 comienza
la biografía de Jesse Livermore.

Jesse Livermore

Jesse Livermore