Una historia de la especulación financiera

diciembre 12, 2018 · Imprimir este artículo

Lecturas Recomendadas:

Reseña

 

Chancellor, Edward. Sálvese quien pueda. Una historia de la especulación financiera.

Editorial Granica, Buenos Aires, 2000, 444 páginas.

 

La especulación financiera, como nos recuerda el autor, es casi tan antigua como la historia misma, y hay un atractivo perverso en ver cómo, cada tantos años, se repiten los patrones de conducta frente a las perspectivas de grandes ganancias que luego se esfuman con la misma facilidad que aparecieron. Edward Chancellor, cuyos estudios de historia se combinan con la experiencia laboral en un banco de inversiones, reúne las cualidades para escribir una obra de esta naturaleza.

El trabajo aparece estructurado como una serie de estudios de casos, comenzando por la manía de los tulipanes en Holanda a mediados del siglo XVII. El foco de atención se dirige luego a Londres, donde se desarrolla un mercado de valores a fines de esa centuria, y al grandísimo fraude de la Compañía de la Mar del Sur. Un siglo más tarde se produce una nueva ola especulativa basada en los préstamos a las nuevas repúblicas hispanoamericanas y la organización de numerosas compañías mineras para explotar la riqueza de esos países. El quiebre de las compañías y el no pago de los créditos – Chile estuvo representado en ambos rubros, aunque sólo aparece en uno- fue el resultado de esta primera incursión del capitalismo bursátil en los mercados emergentes. Después de pasar revista a la manía ferroviaria en Gran Bretaña en la década de 1840, el autor se detiene en las especulaciones en los Estados Unidos en la segunda mitad del siglo para luego saltar a la crisis de 1929 en Wall Street y sus secuelas. Pese a que las circunstancias son diferentes en cada caso, hay patrones que se repiten, como es el recurso a la deuda para comprar acciones, el optimismo o locura de la muchedumbre e incluso las maniobras fraudulentas.

El autor no deja de resaltar el paralelo con los tiempos más recientes, que es donde parece estar su verdadero interés. Los últimos dos capítulos, que cubren las décadas del 80 y 90, están dedicados a los mercados financieros de los Estados Unidos, con Michael Milken como antihéroe, y a la burbuja bursátil e inmobiliaria del Japón. Pese a la diferencia de mentalidades y de políticas estatales en ambos países reaparecen los paralelos. El colapso de las acciones tecnológicas en el Nasdaq que se produjo después que el libro estaba terminado, habría sido el broche de oro. Aunque el autor no alcanzó a tratarlo, hay abundantes advertencias sobre los peligros que presentaba el mercado al momento de escribir, con lo cual los hechos terminan por validar sus argumentos.

Si bien el autor estima que la especulación debe ser frenada, no se trata de inhibir la actividad de los mercados de valores sino controlar los excesos. En último término, y como dice Chancellor al cerrar la obra, «el péndulo oscila entre la libertad y la restricción económica».
Ricardo Couyoumdjian

*Ricardo Couyoumdjian es profesor del Instituto de Historia de la Universidad Católica de Chile.
**Reseña publicada en la Revista de Libros del diario El Mercurio el 21/07/01.
Fuente: http://www.uc.cl


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


invertir no es un juego de azar

.

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

3 Respuestas para “Una historia de la especulación financiera”

  1. Una historia de la especulación financiera | TravelSquare on octubre 30th, 2011 21:09

    […] Una historia de la especulación financiera Lecturas Recomendadas: Reseña   Chancellor, Edward. Sálvese quien pueda. Una historia de la especulación financiera. Editorial Granica, Buenos Aires, 2000, 444 páginas.   La especulación finan… […]

  2. Los riesgos de especular | Economía Personal on noviembre 25th, 2015 19:28

    […] Una historia de la especulación financiera […]

  3. Los beneficios de la especulación | Economía Personal on junio 21st, 2017 10:52

    […] Una historia de la especulación financiera […]

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.