El dinero no es neutral

mayo 26, 2019

La falacia de la neutralidad del dinero

Por Manuel Llamas. 28/11/2008

Los monetaristas han fracasado una vez más. La mayoría de los economistas de hoy en día, incluidos aquellos que se autodenominan falazmente liberales, desconocen el origen de la actual crisis económica y, por lo tanto, aún más su posible solución. El error radica en una teoría equivocada acerca de la auténtica relación existente entre el capital y la economía real.

El dinero no es neutral y, como consecuencia, su manipulación arbitraria por parte de los reguladores estatales (banca central) acaba mostrando sus terribles efectos tarde o temprano, tal y como acontece en la actualidad. Lo paradójico es que dicho problema ya fue diseccionado en profundidad a la luz del análisis teórico desarrollado por el principal valedor de la Escuela Austríaca de Economía, Ludwig von Mises. Sin embargo, pese al certero diagnóstico aplicado en este ámbito, la política monetaria vigente sigue bebiendo de los criterios dictados por la Escuela de Chicago, persistiendo en los mismos errores de base cometidos en el pasado.

De ahí precisamente la importancia de revivir las enseñanzas derivadas del debate teórico mantenido a lo largo de las últimas décadas por ambas corrientes acerca de la denominada «hipótesis de la neutralidad del dinero». Lo importante aquí es que un cambio en la comprensión de este fenómeno, es decir, que el dinero no es neutral a largo plazo, modificaría de forma sustancial los cimientos sobre los que se sustenta la política monetaria vigente a nivel mundial.

Los monetaristas construyen toda su teoría sobre hipotéticos modelos de equilibrio que nunca acontecen en la vida real. Su concepción cuantitativa del dinero afirma que un incremento de la oferta monetaria tan sólo se materializa en un incremento de los precios, de tal forma que sus posibles efectos adversos sobre la producción, el consumo o el empleo (variables de la economía real) siempre quedarán neutralizados a largo plazo.

Así, por ejemplo, David Hume asegura que no importa la cantidad de dinero en circulación que exista en un determinado país. Ya sea, mayor o menor, bastará para facilitar su función esencial, el intercambio de bienes. Así, si durante la noche se duplicara la cantidad de dinero que posee cada individuo, al día siguiente no habría ni más prestamistas ni variación alguna en el interés a aplicar. Es decir, a largo plazo, tal variación no modificaría en absoluto ni la actividad productiva ni la velocidad de la circulación monetaria. Según Hume, tan sólo se doblaría el nivel general de precios.

Es decir, la expansión monetaria traería como resultado una particular transición de un estado de equilibrio inicial (punto de partida) a otro estado de equilibrio a largo plazo, en donde el único efecto permanente sería un aumento correlativo de los precios.

Irving Fisher, por su parte, reconoce que puede provocar un incremento transitorio de los márgenes de ganancia de determinados productores, ya que ese dinero creado ex novo impulsa la demanda de determinados bienes y, como consecuencia, estimula una mayor oferta de esos productos. Sin embargo, la flexibilidad del mercado logra corregir a corto plazo los beneficios inflados, dando fin a la fase del boom.

De este modo, Fisher concluía que la causa de los ciclos debíamos buscarla en el aumento de la oferta monetaria no anticipada por los agentes económicos. Por ello, su diagnóstico consistía en aplicar una política monetaria que tuviera como principal objetivo mantener una inflación estable. Justifica, pues, la existencia de la banca central (planificación monetaria) y el seguimiento de un indicador que, en realidad, es muy incompleto (el índice de precios de consumo o cesta básica de la compra), para controlar los efectos de la expansión monetaria.

Por su parte, Milton Friedman, autor de referencia para los pseudoliberales del pasado siglo, llega a una conclusión similar. Los cambios monetarios afectan a la producción, pero a corto plazo (entre 5 y 10 años), mientras que dicha expansión fiduciaria se traduce en un aumento de precios a largo (décadas). De hecho, admite que las variaciones amplias en la cantidad de dinero disponible son desestabilizadoras y deben evitarse. Sin embargo, aboga por establecer una política monetaria automática: que la cantidad de dinero crezca a una tasa estable anual para impulsar el crecimiento económico. Es decir, nuevamente, intervención monetaria a través de los bancos centrales.

Todo este edificio teórico se ha derrumbado, y lo triste es que los monetaristas parecen no darse cuenta. Y eso que la solución fue explicada por Mises hace décadas en su obra Teoría del dinero y del crédito (1912). El dinero nunca puede ser neutral por definición y naturaleza. Existe y, por lo tanto, está sometido a la valoración subjetiva de los individuos. Es decir, no es algo objetivo y cuantificable.

Así, la variación en el volumen de dinero, por fuerza, distorsiona el precio relativo de los bienes. Y ello por la simple razón de que el precio de los productos nunca aumenta de forma homogénea y agregada, sino todo lo contrario. El dinero ex novo lo recibe en primer lugar un número limitado de agentes, que demandan ciertos bienes y que, por extensión, modifican la estructura de precios relativos.

Los precios nunca cambian por igual, al mismo tiempo y en la misma dirección, tal y como expone el análisis microeconómico e individualista de la economía frente a la teoría cuantitativa o agregada de la Escuela de Chicago. Y es que, los precios relativos determinan el volumen y la dirección de la producción, por lo que cualquier cambio en la cantidad de dinero acaba afectando de una u otra forma a la estructura productiva.

Esta cuestión se clarifica aún más al concluir que, aunque todo el mundo se levantara un día con x unidades más de dinero, cada individuo valorará de forma diferente (subjetiva) cada unidad adicional del mismo. De ahí que resulte falso que una duplicación del dinero en circulación reduzca a la mitad el poder adquisitivo del mismo. «Todo aumento de la oferta monetaria provocará efectos sobre la demanda y, por lo tanto, un aumento desigual en los precios de los bienes. No todas las mercancías serán demandadas en igual cantidad, ni las más intensamente demandadas serán afectadas en el mismo grado».

La manipulación arbitraria de tipos efectuada por los bancos centrales es la principal responsable de los auges y depresiones de la actividad económica. ¿Por qué? El proceso de producción tiene lugar en un marco de tiempo, en donde los empresarios efectúan sus inversiones guiados por dos elementos clave (precios y tipo de interés) para asignar los recursos de la forma más eficiente posible en las distintas etapas del proceso.

La inyección fiduciaria o la expansión del crédito, por fuerza, distorsiona ambas señales, y conduce a los agentes económicos a efectuar malas inversiones. Y es que sin tal intervención pública sobre los tipos de interés algunos procesos nunca se habrían emprendido. Es decir, tan sólo resultan rentables con tipos de interés artificialmente bajos. Además, alargan artificialmente la estructura productiva, y los agentes tienden a sobreinvertir en la producción de bienes de capital en detrimento de bienes de consumo.

El problema es que, tarde o temprano, esta situación se hace insostenible cuando aparece el «riesgo inflacionario». Es entonces cuando la autoridad política no puede mantener por más tiempo el interés bajo, saltando a la luz el volumen de malas inversiones efectuadas. Como resultado, los efectos de la fase expansiva se invierten y surge la recesión, el desempleo, la deflación, la restricción del crédito y la caída del consumo, entre otros. La crisis es inevitable. Tan sólo cabe prevenirla impidiendo el aumento de la oferta de dinero.

Mises demuestra que el dinero no es neutral ni a corto, ni a medio ni a largo plazo. El aumento de la oferta monetaria distorsiona por fuerza los precios relativos de los bienes y modifica la estructura productiva. ¿La solución? Abolir el sistema de banca central, abogar por la banca libre sujeta al patrón oro y aplicar un coeficiente de caja del 100%.

Como observarán, ninguna de estas medidas está encima de la mesa de los líderes gubernamentales, al menos, por el momento. Más bien, todo lo contrario. Asistimos a un nuevo auge del fracasado keynesianismo económico, lo que demuestra que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra (crack del 29). Y tres (crisis del petróleo de los 70) y cuatro (crisis de los 90 en EEUU) y cinco (la burbuja de las punto com) y seis (recesión tras los atentados del 11 de Septiembre)… ¿Y siete?

Fuente: juandemariana.org, 28/11/08.

dolar flujo de dinero

______________________________________________________________________________

Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter

______________________________________________________________________________

banner invertir en la incertidumbre

.

.

La Teoría del ciclo, el Value investing y la Escuela Austríaca

noviembre 21, 2018

Escuela Austríaca, teoría del ciclo y value investing

Por Mauricio Ríos García.

Untitled

.

El vínculo entre la Escuela Austríaca de Economía y el Value Investing, o el método de inversión en valor, que les ha permitido a inversores como Peter Lynch lograr rentabilidades anuales promedio de hasta el 29% durante 13 años continuos, o como Warren Buffett, que ha alcanzado rentabilidades anuales promedio del 21% desde 1965 hasta hoy, no es antojadizo. Se ha ido haciendo cada vez más popular con, por ejemplo, la explicación que los austriacos tienen sobre las causas de la Gran Recesión de 2008, la peor crisis económica internacional desde la Gran Depresión, o el hecho de que Buffett haya llegado a ser el hombre más rico del mundo justamente en esa misma época tan adversa.

Esta escuela de pensamiento económico tan poco convencional y la metodología de inversión en valor son complementarias porque la primera se dedica al análisis de fenómenos económicos, al análisis de los procesos y las instituciones que permiten a los individuos convivir en sociedad, mientras la segunda se dedica al análisis del resultado práctico de la manera en que los individuos actúan e interactúan en busca de mutuo beneficio en ese contexto, es decir, de las empresas que se han constituido y se desempeñan en esos entornos mencionados.

No son pocos los autores que han tratado de explicar dicho vínculo,[1] pero los aportes de ambas disciplinas son tan extensas y profundas, que una nueva manera de explicarlo no puede dejar de constituir un aporte igualmente válido.

De los métodos más adecuados y sus aportes más importantes

Entre otros aspectos, algunos de los primeros vínculos entre austriacos y value investors es que ambos asumen el hecho de que el futuro no es predecible y que, por tanto, la incertidumbre que de él deriva es mejor asumida con métodos de análisis cualitativos y de largo plazo, antes que cuantitativos y de corto plazo; identifican ciertos patrones de conducta pautada en los individuos y las empresas que conducen y en las que se desempeñan; saben diferenciar el precio de mercado de las acciones de una empresa y el valor de la misma; e invierten únicamente a largo plazo, dado que las circunstancias que determinan la generación de valor de mercado en una empresa no cambian de la noche a la mañana, ya sea porque el precio de las acciones de la empresa se ha disparado o se ha desplomado.

Por ejemplo, uno de los aciertos y aportes científicos más importantes de la Escuela Austríaca de Economía es el análisis de los fenómenos sociales con la metodología adecuada, es decir, sin caer en los vicios del utilitarismo extremo de la metodología de las ciencias naturales, aquellos a los que F.A. Hayek, uno de los máximos exponentes de esta tradición de pensamiento, calificó como “cientismo”;[2]los fenómenos sociales son, pues, comparativamente hablando, mucho más complejos que los naturales. La Escuela Austriaca ha señalado que, como diría Ludwig von Mises, probablemente el mayor exponente de la mencionada Escuela, que, contrariamente a lo que de manera común se presupone, “la teoría económica no trata sobre cosas y objetos materiales; trata sobre los hombres, sus apreciaciones y, consecuentemente, las acciones humanas que de aquellas derivan. Los bienes, mercancías, la riqueza y todas las demás nociones de la conducta, no son elementos de la naturaleza, sino elementos de la mente y de la conducta humana.”[3]

En este sentido, en su libre y permanente actuar e interactuar, los hombres han dado lugar a la existencia de una serie de instituciones como el lenguaje, el derecho o la familia, que permiten la convivencia en sociedad, pero que no han sido creadas de manera deliberada, sino que han surgido de manera espontánea y evolutiva a lo largo de períodos muy dilatados de tiempo, que son de origen consuetudinario. Por tanto, es comprensible, claro, que toda vez que, por cualquier motivo, se pretende bloquear el funcionamiento natural de estas instituciones, por complejas e imperfectas que sean, o se impide a los individuos actuar e interactuar libre y voluntariamente, se deteriora o lesiona la función dinámica y espontánea de la sociedad.

Pero este comportamiento pautado de los individuos es mucho mejor entendido, a los efectos de este artículo, cuando se lo interpreta desde una perspectiva empresarial. Cuando decimos que cada individuo que actúa lo hace para modificar el presente y conseguir sus objetivos en el futuro, se infiere que esto tiene un componente eminentemente especulativo y empresarial, en el sentido de que está alerta sobre su entorno, se da cuenta antes que nadie sobre una oportunidad para solucionar problemas de personas que ni siquiera conoce a cambio de un legítimo beneficio, y que hasta entonces había pasado desapercibida. Por esto, toda vez que se impide el libre ejercicio de la función empresarial, se diluye la posibilidad de solucionar problemas en la economía de la manera más eficiente posible, y, por tanto, de incrementar la capacidad de generación de riqueza de la sociedad.

La Teoría Austriaca de los Ciclos Económicos

De la misma forma, uno de los desarrollos teóricos más sólidos e importantes que la Escuela Austriaca ha desarrollado a lo largo de su extensa historia de pensamiento, es la Teoría Austríaca de los Ciclos Económicos. Entre otros aspectos esta teoría permite identificar en la manipulación deliberada de una institución de origen espontaneo y evolutivo tan importante como la moneda, la causa detrás de los períodos recurrentes de auge y recesión al menos desde la era de la Revolución Industrial.

De manera más precisa, cuando las tasas de interés crediticio son fijadas arbitrariamente por debajo de los niveles a los que el mercado las establecería en condiciones de libre competencia, se les dice a los empresarios que la cantidad de ahorro previo disponible para la inversión es mayor a la que realmente existe, y que, por tanto, pueden aventurarse a realizar una serie de proyectos de inversión que de otra manera no serían posibles, y que el riesgo y la incertidumbre respecto de la rentabilidad futura de esos proyectos son asumibles. Sin embargo, a pesar de que en el inicio de ese proceso las cifras de crecimiento pueden ser exorbitantes, más temprano que tarde el mercado termina detectando el hecho de que la gran mayoría de estos proyectos no pueden terminarse y que inevitablemente deben ser corregidos y liquidados en forma de recesión económica.

Value investing: ¿plazos mayores al período del ciclo económico?

El conocimiento sobre la causa de las crisis económicas generalizadas no suele ser considerado como determinante para la toma de decisiones de inversión, ni siquiera para los inversores en valor, e indistintamente de si se trata de estrategias de corto plazo o largo plazo. Esto es así porque, por lo general, se piensa que las crisis económicas suceden por un simple devenir de la naturaleza, que pueden suceder prácticamente en cualquier momento, o, peor aún, que el siquiera ponerse a pensar a qué se han debido exactamente suele ser una pérdida de tiempo para evitar que la economía se siga hundiendo, como afirma la gran generalidad de economistas convencionales.

No obstante, aunque ese conocimiento austriaco general sobre el origen de las crisis económicas valide y además refuercen la inversión en valor, tampoco quiere decir que haya quienes sí sean capaces de hacer predicciones en términos de tiempo, espacio y materia, es decir, de afirmar cómo, cuándo, dónde y qué forma exacta tendría una eventual crisis económica generalizada. A lo mucho que un economista o un inversor puede aspirar con una metodología de investigación y análisis adecuada es a hacer predicciones en términos de causa y efecto, que ya es bastante.

Por muy simplista que esto parezca inicialmente, termina siendo mucho más útil, comparativamente hablando, que cualquier otra metodología enfocada únicamente en la cuantificación del riesgo, que además está sesgada justamente por aquel error previamente mencionado de presuponer que las distorsiones del mercado y eventuales crisis económicas tienen causa en un simple devenir de la naturaleza, como la ya clásica Efficient Market Hypothesis de Eugene Fama, el modelo CAPM de Robert Shiller que tradicionalmente se utiliza en Wall Street, incluso la teoría tradicional de Markowitz, por más ajustada que sea, o la Sharpe ratio, por muy bien calculada que esté; miden lo medible y no lo que realmente importa, que es el poder bregar con la incertidumbre inerradicable respecto de lo que depara el futuro.

La idea de invertir a largo plazo no tiene que ver únicamente con, como apuntamos, el hecho de que las circunstancias que determinan la capacidad de generar valor de mercado en una empresa no cambian de la noche a la mañana, sino con que, además, el empresario e inversor debe saber identificar el período de auge artificial, y además ser capaz de abstenerse y no ceder a la tentación de la expansión crediticia o el crédito artificialmente barato, o debe, al menos, ser lo suficientemente perspicaz para abandonar determinada posición de desventaja inmediatamente anterior al inicio de la crisis.

De esta manera se podría decir que la metodología value puede ser considerada como la manera en que un empresario inversor asume los desafíos del entorno económico, tanto durante la etapa de auge ficticio como durante la etapa de liquidación y ajuste en el ciclo económico. Como dice esta frase de Warren Buffett, “be fearful when others are greedy, and be greedy when others are fearful.”[4]

 Malinvestment y mala asignación de recursos

Lo que hace la metodología de la inversión en valor o el Value Investing, con principios muy semejantes a los de la Escuela Austriaca, e imbuida de aspectos muchos más cualitativos para bregar con la incertidumbre en términos empresariales, que cuantitativos para hacerlo casi exclusivamente respecto del riesgo, es identificar también la distorsión que una cantidad artificial excesiva de dinero genera en el mercado, particularmente entre el precio y el valor de los activos.

Cuando una crisis económica generalizada se inicia, el diagnóstico es casi siempre el de la falta de demanda agregada en la economía. Sin embargo, sabiendo que el crecimiento sano y sostenido de cualquier economía está determinado por el ahorro correctamente capitalizado por el mercado en forma de inversión, y no por el consumo, gasto y sobreendeudamiento, se infiere que la demanda de un individuo está directamente limitada por su capacidad para producir bienes, porque cuantos más bienes puede producir un individuo, más bienes puede recién demandar y adquirir al intercambiarlos. Es por esto que la caída sostenida de la capacidad de producir y generar riqueza de un país está directamente relacionada con la caída de su demanda, aunque la Ciencia Económica predominante lo entienda y explique exactamente al revés.

Cuando en una economía se genera inflación de manera deliberada y típicamente a través de la creación de crédito artificialmente barato y la expansión de la base monetaria para estimular la demanda, se distorsionan los precios relativos de los bienes y servicios, alejándolos, ya sea al alza o la baja, de su valor real efectivo de mercado. A este fenómeno los austriacos le llaman malinvestment o mala asignación de recursos, un fenómeno económico eminentemente cualitativo que observa cómo los recursos en determinado sector económico sobreabundan, y cómo en otro son artificialmente escasos al mismo tiempo.

Una empresa que es capaz de mantenerse en el mercado a largo plazo no sólo significa que es capaz de generar valor satisfaciendo una demanda natural y no estimulada, sino que, además, es capaz de atravesar y superar crisis económicas generalizadas, absteniéndose de cometer los mismos errores cualitativos de inversión que la gran generalidad de empresarios ha cometido sobre endeudándose y adquiriendo una serie de activos durante la etapa de la euforia y el auge artificial aparentemente útiles para el negocio, pero que luego inevitablemente deben liquidar. Es cierto, ir a contracorriente del pensamiento común dominante es doloroso incluso físicamente, pero hay que pensar en frío y tener los pies sobre la tierra para no caer en la tentación del dinero fácil.

Es por esto que inversores como Jim Rogers afirman que “if there’s a huge drop, it’s probably a good time to buy. In terms of panic buying or crisis situations, that’s normally the way to play”; o como Sir John Templeton, sosteniendo que “the time of maximum pessimism is the best time to buy, and the time of maximum optimism is the best time to sell.” Ahora bien, ya dependerá de cada inversor si decide tomar posiciones de inversión en condiciones más extremas y con enfoques más agresivos, con la idea de esperar el peor momento económico posible para quedarse con el último centavo que quede en el mercado, como Baron Rothschild cuando dice “the time to buy is when there’s blood in the streets, even if that blood is your own.”

Burbujas de activos, valor subjetivo y utilidad marginal decreciente

Así como sostiene Philip Fisher, “the stock market is filled with individuals who know the price of everything, but the value of nothing.” Para asumir la etapa del ciclo económico en que se depuran errores cometidos durante la etapa del auge insostenible, y se debe enfrentar la liquidación de una serie de activos que no eran necesariamente indispensables, es como si se estuviera preparando para empezar todo nuevo, y en este mismo sentido también es necesario volver a las raíces también de la teoría.

La Teoría Subjetiva del Valor de Carl Menger sostiene que el valor de un bien no está determinado por ninguna propiedad inherente, ni por la cantidad de trabajo requerido para producirlo, sino por la importancia que un individuo le otorga para lograr sus fines. Más aún, en términos más ajustados de inversión, esos fines tienen una limitante sustancialmente económica. También de acuerdo con Menger, la liquidez se explica por la capacidad que tiene una mercancía o un activo de no perder valor conforme se incrementa su cantidad vendida, o todo activo será relativamente más valioso y líquido dónde y cuándo sea escaso que dónde y cuándo sea abundante.

Esto quiere decir que si durante el auge insostenible la gran generalidad del público ha adquirido una cantidad innecesaria de activos de muy mala calidad o con muy poca capacidad de retener valor conforme pasa el tiempo, y de los que en una nueva etapa de ajuste serán muy difíciles de desecharse o de liquidar a precios aún inflados o de burbuja, entonces cuanto más tarde un empresario inversor en limpiar su balance liquidando malos activos, menores oportunidades encontrará para sostener la solvencia de la empresa misma.

Es importante, sin embargo, tener cuidado al momento de hacer valoraciones. Aquella frase atribuida a Henry Ford, que dice que “una empresa que sólo genera dinero es un negocio pobre,” es muy pertinente en este punto, pues no todo activo cuya cotización haya experimentado un comportamiento histórico al alza de manera extraordinaria es sujeto de una burbuja especulativa necesariamente, así como no todo activo relativamente barato es sujeto de compra.

Asimismo, también es muy importante saber si uno ha sido víctima de la inducción al malinvestmentcomo empresario. Por ejemplo, una grúa, un departamento de una o cuatro habitaciones, un centro comercial o una red de tiendas propia, suelen estar caracterizados por contar con una utilidad muy específica o por ser muy indivisibles y específicos, más aún si la actividad o sector económico al que pertenecen fue particularmente solventada con subsidios o políticas de crédito fácil orientadas al estímulo de la demanda, sin responder necesariamente a una demanda real efectiva de mercado. Así como el mismo Buffett sostiene, “only when the tide goes out you know who’s been swimming naked.”

Timing y volatilidad

Entonces llegamos al punto de preguntarse, con todo este conocimiento articulado entre Escuela Austriaca y Value Investing, cuál es el momento más adecuado para entrar en el mercado, o cuando típicamente surge la coloquial pregunta del millón: “entonces, ¿cómo y cuándo puedo forrarme?”

Las crisis económicas suelen empezar primero en el sector bancario financiero, donde el riesgo, la volatilidad y las decisiones apresuradas terminan consolidando el problema generalizado de cometer errores de juicio de inversión. Sin embargo, invertir a largo plazo no sólo que es menos difícil que hacerlo a corto plazo y guiado por las emociones, sino que al evitar toda decisión impulsiva que provoque que los inversores en general abandonen el mercado ante caídas violentas o ante un incremento de la volatilidad inmediata, vendiendo participaciones por su precio o por lo que cotizan, y no por lo que realmente valen, permite identificar este, precisamente, como el momento ideal en que los inversores de largo plazo las compren si ven que generan valor de mercado de largo plazo, y no si existen simplemente como fruto de un estímulo antojadizo y pasajero de la demanda.

Finalmente, sólo así se entiende que esto no se trata ser optimistas o pesimistas respecto del futuro. Con una actitud y mentalidad correcta para asumir los desafíos de una crisis generalizada se puede perder poco, pero con el conocimiento adecuado y la suficiente perspicacia empresarial e inversora para identificar oportunidades extraordinarias de beneficio en el mercado realmente se puede lograr tanto como los mejores inversores de todos los tiempos. Identificar el problema a tiempo y corregir antes que nadie es impagable.

escuela austríaca

[1] Ver Álvaro Guzmán de Lázaro, Value Investing y Escuela Austriaca de Economía, Rankia, 22/08/2009; Fernando Bernad, Bestinver, Value Investing y Escuela Austriaca de Economía, Bestinver Asset Management, Valencia, 27/11/2010; Juan Ramón Rallo, La Escuela Austriaca y el Value Investing: una hoja de ruta, Instituto Juan de Mariana, 17/11/2010; Diego E. Quijano Durán, Vínculos entre la Escuela Austriaca de Economía y el Método de la Inversión en Valor, Procesos de Mercado, Vol IX, N°1, 2012; Francisco García Paramés, La Escuela Austriaca de Economía: un marco conceptual sólido de base, Value School, 02/02/2018. Ver también Mauricio Ríos García, Literatura austríaca para el inversor, riosmauricio.com, 28/12/2016.

[2] Ver F.A. von Hayek, The Pretence of Knowledge, Lecture to the memory of Alfred Nobel, 11/12/1974.

[3] Ludwig von Mises, La Acción Humana, pp.111-112, Unión Editorial, 2010.

[4] Berkshire Hathaway 2004 Annual Shareholder Letter.

Escuela Austríaca, Teoría del Ciclo y Value Investing: Presentación en el VII Congreso Internacional «La Escuela Austríaca de Economía en el Siglo XXI»

@riosmauricio

https://riosmauricio.com

Fuente: independent.typepad.com, 21/11/18.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


invertir no es un juego de azar

.

.

El socialismo es un error sostenido en la mentira

marzo 9, 2018

El socialismo es la fanática insistencia en el error sostenido en la mentira

Hay dos tipos de socialismo, los que han colapsado y los que colapsarán.

Por 

Lenin definió el paso del capitalismo al socialismo por el momento en que el Estado toma los “centros de comando” de la economía.
.

El socialismo se pudiera definir como la terca insistencia en el error. Se ha intentado de una u otra forma desde mucho antes de lo que a sus partidarios les gusta admitir, siempre contra viento y marea, para siempre fracasar, dejando montañas de cadáveres entre la inconmensurable destrucción material y moral de las sociedades sobre cuyas ruinas se enseñoreó.

Sus partidarios siempre dirán que lo que ya colapsó “no era socialismo”. Y que sí lo es, lo que todavía no ha colapsado. Eso dirán, hasta que colapse finalmente sin remedio. Entonces insistirán con la misma acomodaticia convicción en que “no era socialismo”. Como para sostenerse tercamente en su error deben insistir recurrentemente en la mentira, su socialismo será el error sostenido en la mentira.

¿Pudiera ser cuestión de grados? Hay sociedades en que la idea socialista se aplica parcialmente, causando daño limitado. De restar suficientes elementos capitalistas para diluir el veneno socialista  en un sistema mixto, aparentarán –por algún tiempo– algo tan mítico como un “socialismo exitoso”. Pero siempre habrá dos mentiras en eso:

  • No son socialismos plenos –como aquellos en los que el socialismo prevalezca clara e indiscutiblemente sobre lo poco de capitalista que pudiera subsistir sojuzgado– sino sistemas mixtos con mucho y muy importante contenido capitalista. Su parte socialista es únicamente un lastre que desacelera y entorpece la productividad de la parte capitalista.
  • No se puede sostener por demasiado tiempo un contenido importante de socialismo en un sistema mixto, sin que la distorsión de los incentivos termine por debilitar severamente la parte capitalista remanente, al punto que no pueda producir más de los que la parte socialista destruye. Todo supuesto “socialismo exitoso” eventualmente dejará de ser socialista, o de ser exitoso.

La idea socialista

Pero ¿Cuál es la idea central del socialismo? ¿La que sería indiscutiblemente común a todas sus variopintas versiones? En eso ha sido útil la definición del revolucionario aristócrata que impuso el primer socialismo que retuvo el poder por décadas: Vladimir Uliánov (Lenin). Poco conocido, y algo que fue secreto de Estado soviético, es que los Uliánov eran miembros de la baja nobleza; como poco conocido es que Lenin al tomar el poder en Petrogrado se propuso apenas mantenerlo más tiempo que la efímera Comuna de París.

Muy conocido es que definió el paso del capitalismo al socialismo por el momento en que el Estado toma los “centros de comando” de la economía. Es discutible que sería, o dejaría de ser, un “centro de comando” de la economía. Pero establece el primer punto en el que el control de medios de producción por el Estado hace a una economía socialista.

La inviabilidad del socialismo

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises, el primer economista que explicó la radical e irresoluble inviabilidad económica del socialismo como sistema económico, consideraba que: “El socialismo es el paso de los medios de producción de la propiedad privada a la propiedad de la sociedad organizada, el Estado”,  aclarando que “si el Estado se asegura una influencia cada vez más importante sobre el objeto y los métodos de la producción, si exige una parte cada vez mayor del beneficio […] al propietario […] sólo le queda […] la palabra propiedad, vacía de sentido, pues la propiedad misma ha pasado enteramente a manos del Estado.” Son similares las definiciones de socialismo de Mises y Lenin.

Friedrich von Hayek

El economista Friedrich von Hayek profundizó esa teoría de la inviabilidad del socialismo de Mises –concentrada en la imposibilidad del cálculo económico en un sistema que impide la formación de precios– llegando al problema general de la imposibilidad de transmitir conocimiento disperso por un sistema que al intentar centralizarlo impide su formación misma. En La fatal Arrogancia, explicó al socialismo como error de hecho.

Resultó inmediatamente obvio que tal error es común a todo socialismo: de utopías filosóficas de la antigüedad, y variantes religiosas en diferentes civilizaciones, a  milenarismos comunistas medievales y renacentistas, socialismos cristianos y socialismos ateos, apoyados en totalitarios dogmas de fe para autodenominarse científicos. Con socialismos voluntarios, de falansterios de Fourier a Kibutz israelíes. O totalitarias y brutales variantes neopaganas del siglo pasado –como el nacional-socialismo alemán. Hasta la parte folclórica y malcriada del socialismo occidental contemporáneo. Y el casi infinito etcétera.

Hayek abrió –y recorrió– camino a las raíces de la maligna idea socialista.  Estableció algo común a todas sus variopintas versiones: La pretensión –imposible– de reconstrucción voluntariosa e integral del orden social completo. En sus propias palabras, los partidarios de la idea socialista: “perciben la realidad de manera distinta […] y erran en cuestiones de hecho” debido a que simplemente tienen “una falsa apreciación […] de cómo la información requerida surge y es utilizada por la sociedad.”

Desconocer, negar o pretender superar, que la naturaleza dispersa, circunstancial y subjetiva de la información exige la decisión descentralizada para la armonía del orden evolutivo de la sociedad compleja, es lo que él bien llamó la fatal arrogancia del socialismo.

Hayek también nos reveló que ese error de hecho socialista partía de la atávica aspiración de imponer al complejo y descentralizado orden espontaneo de la sociedad civilizada, el simple orden centralizado del igualitarismo primitivo. Cómo Schoeck reveló que es la envidia, el ancestral  elemento instintivo que está en la raíz de esas erróneas creencias y primitivas pretensiones socialistas. Entenderlos es vital para comprender cómo y por qué ese error sostenido en la mentira, depende de la fanática –y radicalmente falsa– creencia en el bien transcendente y total de la idea socialista. Porque así justifican los socialistas, sus pequeñas miserias a sus grandes crimines, fracasos y mentiras.

 es investigador del Centro de Economía Política Juan de Mariana y profesor de Economía Política del Instituto Universitario de Profesiones Gerenciales IUPG, de Caracas, Venezuela. Síguelo en @grgdesdevzla

Fuente: es.panampost.com

Más información:

El libro negro del comunismo


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


 

.

.

¿Qué es el neoliberalismo?

septiembre 30, 2017

La versión exitosa del «neoliberalismo»

Por Adrián Ravier.

Una comparación de la evolución de las economías que mantuvieron un modelo de economía abierta y aquellos que adoptaron uno de políticas estatistas.

.

Nadie sabe bien qué es el neoliberalismo, pero lo que parece estar claro en la opinión pública argentina es que ha fracasado. Se lo identifica generalmente con el “Consenso de Washington” o con algunos autores de la Escuela Austriaca y la Escuela de Chicago, especialmente Ludwig von MisesFriedrich Hayek o Milton Friedman. Pero lo cierto es que las ideas que estos autores defendieron tienen poca o nula relación con la política económica de aquellos países que toman como ejemplo, especialmente la Argentina noventista. De hecho, la corrupción, el excesivo gasto público, los recurrentes déficits fiscales, el endeudamiento, la falta de federalismo, el mercantilismo del Mercosur, el atraso cambiario y la falta de un sistema republicano de gobierno con respeto por las instituciones y la división de poderes, no parece ser consistente con la ortodoxia del “liberalismo”.

En lo que sigue, no intentaré volver sobre la disputa comentada, sino señalar que varios países latinoamericanos, a pesar de sufrir el impacto de la Crisis del Tequila de 1995, la crisis asiática de 1997, el default ruso de 1998, la devaluación de Brasil en 1999 y las depresiones norteamericana y argentina de 2001, aun así continuaron por el mismo camino “neoliberal” y los resultados fueron positivos.

Dos caminos alternativos

Tras la década perdida de 1980, los países de Latinoamérica emprendieron un camino de cierta apertura económica y privatización de sus empresas públicas deficitarias. El Estado había resultado ineficaz en gestionar los servicios públicos como la luz, el agua, el gas o las telecomunicaciones, y en algunos países la monetización del déficit fiscal que precisamente provocaban esas empresas en manos estatales terminó con una acelerada inflación.

Las reformas implementadas en la década del 90 permitieron a los países latinoamericanos modernizar sus economías. La inversión extranjera directa estaba representada en grandes flujos de dinero, pero también en know how, sobre cómo gestionar las inversiones en ciertos campos clave que permitieran a la economía tecnificarse. En prácticamente todos los países latinoamericanos se observó una extensión de los servicios públicos en toda la amplitud de sus territorios nacionales, cuando antes eran negados a una gran parte de la población, al mismo tiempo que se construyeron autopistas y rutas que hicieron más eficiente la comunicación entre los estados provinciales, extendiendo la frontera de posibilidades de la producción.

En algunos países, como Argentina, Bolivia, Venezuela o Ecuador, —y por diferentes causas— el modelo hoy calificado como “neoliberal” no terminó bien, y la opinión pública decidió apoyar otros modelos que cambiaran el rumbo. Es así que en la última década estos cuatro países decidieron apoyar un modelo de desarrollo interno, privilegiaron las relaciones dentro del grupo, avanzaron en un modelo de sustitución de importaciones —y planificaron un entramado de subsidios y regulaciones que escaseaban en la década anterior.

Otros países, sin embargo, continuaron con aquel modelo “neoliberal”. ChileColombiaPerúUruguay México evitaron cerrar sus economías y doblaron esfuerzos en intentar atraer capitales como base de su desarrollo productivo, al tiempo que mantuvieron las privatizaciones de los servicios públicos como un factor acertado de los gobiernos previos.

¿Resultados similares?

En el período 2003-2008 las estadísticas muestran que ambos modelos fueron exitosos en términos de aumentar la inversión, reducir la pobreza, crear empleo, alcanzar un crecimiento económico acelerado e incluso reducir la carga de la deuda en relación con el PIB.

La similitud, sin embargo, es sólo aparente. Y no me refiero únicamente a lo engañosas que pueden resultar las estadísticas en el primer grupo —especialmente Argentina y Venezuela—, sino a otras cuestiones de fondo.

Mientras Argentina, Venezuela, Bolivia y Ecuador expandieron la inversión pública, las otras economías estimularon la inversión privada. Mientras el primer grupo creó mayor empleo público y expandió los planes sociales, el segundo creó empleo privado. Mientras el primer grupo redujo la deuda pero aceleró la inflación, el segundo grupo redujo la deuda, con estabilidad monetaria. Mientras el primer grupo muestra un crecimiento del gasto público sobre PIB, en el segundo grupo este ratio cae. Mientras el primer grupo nacionaliza empresas privatizadas en la década anterior, el segundo grupo profundiza aquel modelo y mejora las regulaciones.

La crisis global de 2009 golpeó a las economías emergentes latinoamericanas, pero a partir de 2010 el primer grupo se estancó o entró en recesión, mientras el segundo grupo continuó su expansión económica. Los fundamentos de la expansión del segundo grupo, basados en fundamentos “neoliberales” (apertura económica, privatizaciones, baja presión tributaria y bajo gasto público relativo, por ejemplo) deberían abrir un interrogante en quienes creen que este modelo ha fracasado.

Analizar el fugaz “crecimiento económico” argentino (fue más recuperación que crecimiento real) frente a lo genuino y sostenible del modelo que aplicaron los países de la Alianza del Pacífico, nos debería dejar lecciones de por dónde debería ir la política económica de nuestro país y de los países del primer grupo.

De la Alianza del Pacífico a la Alianza Latinoamericana

Mauricio Macri ganó las elecciones em 2015 fundando su campaña en este cambio que resultó lógico para la opinión pública, tras los límites económicos y sociales que enfrentó el populismo.

El cambio propuesto, sin embargo, todavía es lento en insertar a la Argentina al mundo y prácticamente nulo en reducir el gasto público, la presión tributaria y el déficit fiscal.

El excesivo gradualismo impide alcanzar mejor resultados de actividad económica y empleo genuino, pero al menos la Argentina inicia una transición adecuada. Bolivia, Ecuador y Venezuela todavía siguen su rumbo heterodoxo, y eso dejará tristes resultados para su población.

La esperanza está en que poco a poco los países del primer grupo aprovechen las lecciones que en la última década nos ha dejado el segundo grupo, y que la Alianza del Pacífico se convierta en una Alianza Latinoamericana.

Este artículo fue publicado originalmente en El Cronista (Argentina) el 24 de septiembre de 2017.

Fuente: elcato.org


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

.

.

Por qué estudiar a la Escuela Austriaca de economía

junio 26, 2017

Diez razones para estudiar a la escuela austriaca de economía

Por Jakub Bożydar.

1. Los economistas austriacos tienen por prioridad asegurarse que los teoremas que formulan deriven de axiomas auto-evidentes y construidos de acuerdo a las correctas reglas de deducción lógica. Estas consideraciones son a lo mucho de importancia secundaria para sus colegas del mainstream.

2. Los economistas austriacos tiene por prioridad asegurarse de que las suposiciones sobre las que basan sus teoremas sean cabalmente realistas, esto es, correspondientes al estado del mundo como es. Los economistas del mainstream, por otro lado, admiten que sus hipótesis están basadas deliberadamente en suposiciones falsas.

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises

3. Los economistas austriacos tienen por prioridad asegurarse de que los teoremas que formulen expliquen conexiones causales exactas entre los fenómenos económicos, en lugar de deliberadamente ignorar su existencia o importancia acogiéndose a la noción inspirada en la Física de mutua determinación.

4. El registro de predicciones de los Economistas Austriacos es incomparablemente superior al de sus contrapartes del mainstream (ver por ejemplo aquí y aquí).

5. Los teoremas y conclusiones de la Economía Austriaca son perfectamente comprensibles para todo lego inteligente, lo que no puede ser dicho de los embrollos matemáticos de la economía mainstream.

6. En términos de sus puntos de vista metodológicos y objetivos de teoría económica, los economistas austriacos tienen mucho mejores razones que sus colegas del mainstream para ser los herederos y sucesores de los economistas clásicos, como Smith, Hume, Say and Bastiat.

Friedrich von Hayek

Friedrich von Hayek

7. Los economistas austriacos nunca se cansan de enfatizar el estricto carácter neutral desde el punto de vista valorativo de su disciplina. Por consiguiente, al contrario de sus contrapartes del mainstream, nunca presumen que la existencia de una institución ajena al mercado y de carácter involuntaria está justificada, y, con mayor motivo, nunca hacen ninguna “recomendación de política pública” basada en tales presunciones. Por el contrario, confinan su investigación intelectual a investigar los orígenes y resultados lógicos  de varios procesos y fenómenos económicos así como son, y no como les gustaría que sean.

8. Identificar el concepto de preferencia revelada como la piedra angular del análisis económico permite a los economistas austriacos evitar los escollos del conductismo y psicologismo, en los que sus colegas del mainstream no pueden navegar de ninguna manera  principista y metodológicamente robusta.

9. Los economistas austriacos rechazan la hiper-especialización académica y profesional en su disciplina por tanto insisten en la naturaleza holística e integrada de las ciencia económica. En palabras de  F. A. Hayek, “el físico que es solo físico puede todavía ser un físico de primera y un valioso miembro de la sociedad. Pero nadie puede ser un gran economista siendo solo un economista –y estoy tentado a agregar que el economista que es solo un economista probablemente sea una molestia si no un inminente peligro”

10. Los economistas austriacos no pueden esconderse en el seguro refugio del nihilismo epistemológico cuando la lógica de sus argumentos resulta errada. Los economistas del mainstream, por otra parte, cuando los hechos no corresponden a sus hipótesis, pueden siempre sostener que “esta vez las cosas son diferentes”, que es una implicación directa del hecho de que cualquier conjunto de información empírica suficientemente compleja es compatible con un numero de interpretaciones empíricas (pero no lógicas) mutuamente excluyentes.

Fuente: miseshispano.org

Más información:

La Teoría Austríaca del Ciclo Económico de Mises y Hayek

Friedrich von Hayek: Camino de Servidumbre

¿Existe una Economía austriaca de la política?

In Defense of Austrian Economics


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


estilo de vida internet

.

.

La importancia de una moneda sana

octubre 21, 2016

El concepto de una moneda sana, como un instrumento para proteger las libertades civiles

Con los alumnos de la UBA Económicas vemos a Ludwig von Mises  y la idea clásica de la moneda sana (de “Reconstrucción Monetaria”):

mises2

El principio de una moneda sana que guió las doctrinas y políticas monetarias del siglo XIX fue un producto de la economía política clásica. Constituyó una parte esencial del programa liberal, tal como lo desarrolló la filosofía social del siglo XVIII y lo difundieron los partidos políticos más influyentes de Europa y América durante el siglo siguiente.

La doctrina liberal ve en la economía de mercado el mejor, inclusive el único sistema posible de organización económica de la sociedad. La propiedad privada de los factores de la producción tiende a transferir el control de ésta a manos de quienes se hallan mejor capacitados para la tarea, y, de esta suerte, a procurar a todos los miembros de la sociedad la satisfacción más completa posible de sus necesidades. Ella atribuye a los consumidores el poder de elegir a aquellos proveedores que los abastezcan más barato de los artículos que solicitan con mayor urgencia y en esa forma sujeta a los empresarios y a los propietarios de los factores productivos, es decir, a los capitalistas y terratenientes, a la soberanía del público consumidor. Ella hace que las naciones y sus ciudadanos sean libres y proporciona sustento abundante para una población cada vez más numerosa.

Como sistema de cooperación pacífica con arreglo a la división del trabajo, la economía de mercado no podría funcionar sin una institución que garantizara a sus miembros que estarán protegidos en contra de los malhechores de adentro y de los enemigos de afuera. La agresión violenta únicamente puede frustrarse mediante la resistencia y la represión armadas. La sociedad necesita un aparato defensivo, un estado, un gobierno, una fuerza policíaca. Su funcionamiento sin tropiezos ha de salvaguardarse mediante el apresto incesante a repeler a los agresores. Mas entonces surge un nuevo peligro. ¿Cómo es posible mantener bajo control a aquellos a quienes se confía la dirección del aparato gubernamental, a fin de que no volteen sus armas contra aquellos a quienes deben servir? El problema político esencial estriba en cómo impedir que los gobernantes se conviertan en déspotas y esclavicen a los ciudadanos. La defensa de la libertad individual en contra de los abusos de los gobiernos tiránicos constituye el tema esencial de la historia de la civilización occidental. El rasgo característico de occidente se encuentra en el afán de sus pueblos por ser libres, preocupación que es desconocida de los orientales. Todas las maravillosas proezas de la civilización occidental son otros tantos frutos que han crecido en el árbol de la libertad.

Es imposible asir el significado de la idea de la moneda sana si no se hace uno cargo de que se concibió como un instrumento destinado a proteger las libertades civiles contra las invasiones despóticas por parte de los gobiernos. Ideológicamente pertenece a la misma categoría que las constituciones políticas y las declaraciones de derechos. La exigencia de garantías constitucionales y de declaraciones de derechos representó una reacción contra los regímenes arbitrarios y la inobservancia por los reyes de las costumbres tradicionales. El postulado de una moneda sana se esgrimió como respuesta a la práctica de los príncipes de rebajar la ley de la moneda acuñada. Más tarde se elaboró y perfeccionó con cuidado en la época que, como resultado de su experiencia con la Moneda Continental de las Colonias Norteamericanas, con el papel-moneda de la Revolución Francesa y con el período de restricción en Inglaterra, había aprendido lo que un gobierno puede hacer al sistema monetario de una nación.

El cripto-despotismo moderno, que en los Estados Unidos de América ha usurpado el nombre de liberalismo, critica la negatividad del concepto de libertad. Esta censura carece de valor, toda vez que se relaciona puramente con la forma gramatical de la idea y no entiende que todos los derechos civiles pueden definirse con igual propiedad en términos afirmativos que en términos negativos. Son negativos en cuanto tienen por finalidad cerrar la puerta a un mal, como es la omnipotencia del poder público, e impedir que el Estado se convierta en totalitario. Son afirmativos en cuanto tienden a preservar el funcionamiento sin obstáculos del sistema de propiedad privada, el único sistema social que ha creado lo que llamamos civilización.

De esta suerte, el principio de la moneda sana reviste dos aspectos. Es afirmativo cuando sanciona la elección por el mercado de un medio de cambio de uso general. Es negativo cuando se opone a la propensión del gobierno a entrometerse con el sistema monetario.

Fuente: bazar.ufm.edu, 20/10/16.

el foro y el bazar

.

Contenido relacionado:

La Teoría Austríaca del Ciclo Económico de Mises y Hayek

Friedrich von Hayek: Camino de Servidumbre

¿Existe una Economía austriaca de la política?

In Defense of Austrian Economics

.

.

 

La Teoría Austríaca del Ciclo Económico de Mises y Hayek

marzo 2, 2015

White sobre Guillermo Calvo, sobre la Teoría Austríaca del Ciclo Económico de Mises y Hayek

Por Martín Krause. Publicado el 30/1/15 en: http://bazar.ufm.edu/white-sobre-guillermo-calvo-sobre-la-teoria-austriaca-del-ciclo-economico-de-mises-y-hayek/

En un muy reciente paper, Lawrence White, analiza la consideración reciente de la Teoría Austriaca del Ciclo Económico, en la literatura económica: “Hayek and Contemporary Macroeconomics”, http://ssrn.com/abstract=2553031

Vale la pena todo el artículo para relacionar las teorías macroeconómicas modernas con los aportes que finalmente le dieran a Friedrich von Hayek el premio Nobel. Pero quiere referirme en este caso solamente a un tema puntual, y es la consideración que hace de esta teoría el economista argentino Guillermo Calvo, profesor de la Universidad de Columbia.

Dice White sobre Calvo:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises

“El mismo Calvo, quien originara el mencionado mecanismo de precios rígidos utilizado en los modelos DSGE (dynamic/stochastic/general/equilibrium), muestra una sorprendentemente profunda apreciación de las teorías del ciclo económico de Mises y Hayek. Incluso reconoce una diferencia entre ambos raramente notada. Mises atribuyó consistentemente el inicio del auge a una política inesperadamente expansiva del banco central en búsqueda de reducir la tasa de interés. Llamemos a esto Escenario 1. Hayek agregó dos escenarios alternativos. En el Escenario 2, un nuevo optimismo de los inversores eleva la demanda de fondos prestables, y esto sube la tasa natural de interés, pero el banco central deliberadamente impide que la tasa de mercado suba expandiendo el crédito. En el Escenario 3, en respuesta al mismo tipo de aumento de la demanda de fondos prestables, pero sin el impulso del banco central, el sistema bancario comercial se expande a sí mismo más de lo sostenible. Calvo, correctamente toma al Escenario 1 como representativo de la visión de Mises y con alguna (aunque limitada) justificación, toma al Escenario 3 como representativo de Hayek.”

“En una sección de su trabajo titulada “Errores de política e Información imperfecta: la Teoría Austriaca del Ciclo Económico estaba en el camino correcto”, Calvo destaca el papel de los efectos en los precios relativos de la teoría de Hayek. Juzga al Escenario 3, que asocia con ‘errores de percepción de los banqueros’ como plausible para muchos ciclos económicos, pero al Escenario 1 como más plausible para el ciclo 2002-2007.” Cita a Calvo:

Friedrich von Hayek

Friedrich von Hayek

‘La discusión de Hayek… implica que la expansión crediticia es probable que tenga efectos en los precios relativos no justificados por los fundamentos. Shocks que impactan en los precios relativos son raramente discutidos en los modelos macro cerrados del mainstream. La teoría de Hayek es muy sutil y muestra que aun si un banco central siguiera una política monetaria estable podría no poder prevenir el ciclo económico y, ocasionalmente, episodios cíclicos importantes. Desgraciadamente, Hayek no cuantifica el impacto de los errores de percepción (era filosóficamente reacio a cuantificar el impacto de estos errores según estándares modernos) y aunque encuentro persuasivo su argumento sobre los ciclos económicos regulares, creo que sería exagerado sostener que permiten explicar episodios como el de la crisis subprime, a menos que introduzcamos la mano del banco central, como fuera postulado por Mises. Así que creo que la combinación Hayek/Mises tiene mejores chances de estar cerca del punto – con énfasis en Mises para el episodio actual.’

von mises 02“Calvo también aprecia la advertencia austriaca de que la distorsión de complejas estructuras de producción durante el auge descarta un ‘aterrizaje suave’ después, y limita el poder de los estímulos anti-recesivos para ayudar. Cuando comienza la caída ‘el político no puede saber dónde operar debido a la complejidad de la situación’. Por ello ‘no es difícil concluir que la política contra-cíclica es bastante inefectiva – en el caso afortunado en que no es directamente contra-productiva’.

Calvo, Guillermo. 2013. “The Mayekawa Lecture: Puzzling over the Anatomy of Crises—Liquidity and the Veil of Finance,” Bank of Japan Monetary and Economic Studies (Nov.), pp. 39-63.

martin-krauseMartín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

Fuente: ESEADE, Febrero 2015.

 

 

 

.

In Defense of Austrian Economics

octubre 6, 2014

July 5, 2014 | By Pater Tenebrarum.

First they ignore you, then they ridicule you, then they fight you, and then you win.”  Mahatma Gandhi

Bloomberg Releases an Unqualified Smear – A Good Sign?

economic freedomWe have previously remarked on the extremely poor quality of Bloomberg’s editing, mainly in the context of the site’s ongoing rape of the English language in its headlines. However, the quality of its editing processes has reached a new low when an unqualified and in places truly vile smear of the Austrian School of Economics recently slipped past its editors. Initially we didn’t plan to comment on it, simply because, as the Daily Bell has put it, “one doesn’t even know where to begin”. However, so many people have in the meantime mailed us the piece or a link to it that we feel compelled to address the article in a blog post.

The contributions of the Austrian School to the science of economics are as numerous as they are profound. Carl Menger contributed the theory of marginal utility (Jevons and Walras developed the same idea independently around the same time, so Menger wasn’t the sole originator), and a body of theory on value and prices that corrected many of the most glaring and profound errors of the classical economists. Incidentally, Menger also provided a sound explanation of the origin of money. Eugen von Böhm-Bawerk then followed in his footsteps with a highly advanced theory of interest and capital that inspired generations of successors.

In 1912, an at the time not yet widely known economist and pupil of Böhm-Bawerk by the name of Ludwig von Mises published “Die Theorie des Geldes und der Umlaufsmittel” (The Theory of Money and Credit), which established him overnight as Europe’s foremost monetary theorist. To this day Mises’ book must be regarded as the definitive work on money and credit, a work that has stood the test of time. Mises then published his seminal monograph “Economic Calculation in the Socialist Commonwealth”, which sparked the socialist calculation debate that raged with great intensity until the mid 1940s. Remarkably, the debate is still ongoing, in spite of the fact that Mises’ contentions were never refuted, and in spite of the fact that he has been proved right “in spades” by the economic disintegration of the Soviet command economies in the late 1980s. Two years later, Mises Published “Socialism – an Economic and Sociological Analysis”, which is one of the most profound and encompassing critiques of socialism ever written.

While working on his opus magnum “Nationalökonomie” (1938) – a treatise on economics that became better known in its revised English version as “Human Action” (1949), Mises published numerous articles in journals, many of which dealt with the systematization of the epistemological and methodological problems of economics. These remain a major bone of contention setting the Austrian school apart from other economic schools. Readers won’t be surprised  that we are siding with the view that economics is not a science like physics and that the attempts to make it so have led the entire science astray.

Friedrich A. Hayek, building on the works of Mises, provided outstanding contributions to capital and production theory (e.g. “Prices and Production”, “The Pure Theory of Capital” and numerous articles in economic journals), and later expanded the scope of Austrian theorizing with his writings on the nature of knowledge and entrepreneurship (see e.g. his famous essay “The Use of Knowledge in Society”). Hayek even received a Nobel Prize in Economics in 1974, in one of the few nods the establishment has given to Austrian economics (not that this really matters, we only mention it for the sake of completeness: Hayek’s Nobel lecture “The Pretense of Knowledge” in which he condemned the “scientism” of modern economics  is certainly worth reading though).

Richard von Strigl, one of the few economists who didn’t flee Vienna (but certainly fell silent after the Nazi takeover) as a teacher not only greatly influenced Hayek, Machlup, Haberler,  Morgenstern and many others, but left us with a unique contribution to capital theory with his work “Capital and Production” (1934).

We could continue this list up to the present, but in the interest of brevity, want to only mention Rothbard’s excellent sweeping economic treatise “Man, Economy and State” (1962; in Joseph Salerno’s words “a milestone in the development of sound economic theory, […] that rescued the science from self-destruction”) which presented a systematic and complete theory of production, as well as a unique and important revision of the theory of monopoly.

Well, scratch all that. These people were “infested by alien brain worms” according to the smear published at Bloomberg. The author, one Noah Smith, evidently knows nothing about Austrian economics – and we actually doubt that he really knows anything about other economic schools either. He has certainly never read or understood a single work by an Austrian economist. The whole thing simply reads like an ad hominem attack on supporters of the theory penned by a politically motivated hack. What is especially bizarre is his insinuation that Austrian economics somehow has “antisemitic overtones” – never mind, he says, that Ludwig von Mises and Murray Rothbard, two of the preeminent Austrian scholars were themselves Jews (not the only ones by the way), they’re antisemitic anyway!

We want to reprint the comment of Mr. Vincent Cook in this context (from the comments section at Bloomberg), who notes that an economic theory can hardly be refuted by mere name-calling, and addresses the above point in some detail:

“Mere name-calling doesn’t amount to a refutation of any economic theory, nor does the «guilt-by-association» tactic of linking certain adherents of a given economic theory to their empirical predictions not warranted by the theory itself or to their non-economic views on politics, etc. and claiming that such predictions and views somehow invalidate the theory.

If Mr. (Noah) Smith has any substantial objections to any element of Austrian economic theory that has been written over the past 140+ years, he should make the effort to cite the work in question and identify what specific premises or logical deductions he thinks the the Austrians got wrong. Characteristically Austrian ideas about the proper methodology of economics, about the nature of capital goods markets and interest rates, about the nature of boom/bust cycles, about the impossibility of economic calculation and coordination of decentralized information under central planning, etc. stand or fall on their own merits, not on what some fringe supporter of a political movement puts into a Youtube video.

The Austrian-oriented case for gold and for 100% reserve banking, for example, doesn’t depend on any belief about secret banker plots or about any mechanistic link between money creation and price increases. Rather, it is based on the desirability of preventing destructive boom/bust cycles, of eliminating any long-run risk of hyperinflation, of preventing money and money-substitute creation from becoming a source of political rent-seeking and moral hazard, and of upholding the integrity of the payments system without counterproductive regulatory interventions and bailouts. Mr. Smith’s misrepresentations of the case for gold and for 100% reserve banking are simply irrelevant to the issue at hand.

Mr. (Noah) Smith’s neo-Nazi baiting is particularly scurrilous, as it grossly misrepresents the attitudes that Austrian economists have always had about the Nazi movement. Ludwig von Mises wasn’t simply a Jewish Austrian economist (and one had to flee Vienna ahead of the Anschluss), he also wrote books concerning the ideological development and political growth of militant German nationalism that are still in wide circulation among contemporary Austrian economists and that still strongly inform their understanding of the subject. Indeed, Mises’s 1919 work Nation, State and Economy and his 1944 work Omnipotent Government are must-reads for anyone who wants to understand what went wrong in Germany.

I challenge Mr. Smith and anyone who takes Mr. Smith seriously to read these works and others concerning German history and the Nazis that circulate among Austrian economists (such as Günter Reimann’s  The Vampire Economy). There is not the slightest trace of anti-Semitism in them, and anyone with any sense of honor and decency reviewing this literature will recognize that Mr. Smith owes the entire contemporary Austrian school an apology.”

We doubt that such an apology will be forthcoming, or that Mr. Smith will make the effort to actually read any Austrian economists. Obviously his article was never intended to be a serious critique – it is simply a hit piece. What is interesting about it is mainly that Bloomberg allowed it to be published. We have put Mahatma Gandhi’s famous quote at the beginning of this article for a reason. Before the advent of the internet, it was easy for the establishment to “bury” the Austrian School’s causal-realist approach to economics by simply ignoring it.  Evidently, we have now progressed to somewhere between point 2 and 3 of Gandhi’s list – the ‘ridiculing and fighting’ stage. We can take this as a sign of progress. Ignoring the Austrians is no longer deemed sufficient.

Menger_5Carl Menger, the founder of the Austrian School

(Photo via Wikimedia Commons)

A Few Remarks on Concepts Discussed by Smith

One of our readers who pointed the Bloomberg article out to us remarked that such attacks often occur close to economic and financial turning points. Readers may recall that practically the entire mainstream economic profession woke to a considerable amount of egg on its face after the 2008 crisis, as the vast majority of economists had neither predicted it, nor provided even the slightest warning of the growing imbalances in the economy that eventually led to the bust. One quite prominent economist who got it completely wrong was of course Ben Bernanke, the former Fed chairman. To state that he merely “didn’t see it coming” doesn’t fully describe the enormity of his forecasting errors (see this video). The public not unreasonably began to wonder what economists are actually good for.

In the two years prior to the crisis is was however highly fashionable to ridicule and attack supporters of the Austrian School, who were indeed among the very few economists who actually did predict the crisis – in spite of the fact that they do not regard “prediction” to be among the tasks of economic theory. Prediction is akin to the study of history, a thymological task. Correct economic theory and praxeological reasoning can be helpful with respect to forecasting, in that they help with delineating the constraints of such forecasts. But forecasting as such is basically the job of entrepreneurs and speculators, not that of economists.

An entrepreneur who evinces a sound understanding of Austrian theory is Peter Schiff, who was featured prominently in televised debates on financial markets and the economy as the “token bear” in 2005 to 2007, as a foil for all the other debaters who kept insisting that everything was fine until it could no longer be denied that catastrophe had struck. Again, to say that Schiff was “ridiculed and attacked” in his appearances in those years does not fully convey the viciousness and arrogance some of his opponents displayed (there are two videos on you-tube documenting this – one ‘general video‘ covering a range of appearances and the ‘CNBC edition‘).

This fits with our reader’s observation that such attacks tend to become especially pronounced near turning points. It took the establishment-approved defenders of the central planning statist quo a little while to get their courage up after the collapse of the tech bubble, and when they finally felt confident enough to declare that the printing press had triumphed, the next denouement wasn’t far away. In that sense, the Smith article can be seen as a hint that the current inflationary boom may also be close to meeting its inevitable fate.

economic_forecastProfessional economic forecasting in a nutshell

This brings us to several points raised by Smith which deserve some additional comment. Smith inter alia mentions that Austrian economist Robert Murphy “lost a bet on inflation” with someone. However, economics is not about winning bets, and as noted above, it is not about making predictions either. This is in spite of the fact that the Econometric Society’s original motto was “Science is Prediction”.  As Rothbard points out in Man, Economy and State:

“Praxeology and economics deal with any given ends and with the formal implications of the fact that men have ends and employ means to attain them”

In short, economics is the study of the purposive employment of (scarce) means to attain ends. The formal implications thereof form the basis of economic laws, which have universal, time- and place-invariant validity.

The debate over inflation is apparently Smith’s biggest bug-bear, as he devotes large parts of his screed to the topic. This is perhaps no surprise, as his main concern appears to be the defense of central banking, or putting it in more general terms, the defense of central economic planning by organs of the State.

In the process, he gets all sorts of things wrong. For instance, he alleges that the absence of a sharp rise in consumer prices to date in spite of the Federal Reserve’s relentless money printing caused Austrians to “redefine inflation”. Here is the relevant passage from his article:

“The Austrians’ next defense was to redefine reality. Inflation doesn’t mean a rise in prices, they said – it means an increase in the monetary base. QE wasn’t causing inflation, it was inflation itself. Duh! Now the Austrians were safe — after all, you can define inflation as anything you want. It’s a free country, ain’t it? You can define inflation to be a rare poisonous South American tree frog if you want, and the only consequence will be that people think you’re off your rocker. And so when Austrians tried to redefine the word “inflation” to mean something other than “a rise in prices,” people duly recognized that Austrians were off their rockers.”

We haven’t heard from all those people who allegedly “duly recognized that Austrian’s were off their rockers”, so we are guessing that by “people”, Smith mainly refers to himself. First of all, it should be pointed out that there is a formal mistake in this paragraph, as no Austrian has ever asserted that “increases in the monetary base” constitute inflation. The monetary base consists of two major components, only one of which, namely currency, is part of the money supply. The far greater part of the monetary base nowadays consists of bank reserves, which are explicitly excluded from definitions of the money supply. While they provide the basis for the inflationary pyramiding of credit, they are themselves not “money” (although they can become part of the money supply when they are transformed into currency upon customer withdrawals from demand deposits).

More importantly though, Austrians did not suddenly “redefine the meaning of inflation”. The redefining was done by others, as inflation had always denoted an increase in the supply of money, before its meaning was deliberately changed to mask the chain of cause and effect. In his essay “Inflation and Price Control”, published in 1945, Ludwig von Mises remarked that this redefinition of the term inflation was by no means harmless:

Inflation must result in a general tendency towards rising prices. Those into whose pockets the additional quantity of currency flows are in a position to expand their demand for vendable goods and services. An additional demand must, other things being equal, raise prices. No sophistry and no syllogisms can conjure away this inevitable consequence of inflation.

The semantic revolution which is one of the characteristic features of our day has obscured and confused this fact. The term inflation is used with a new connotation. What people today call inflation is not inflation, i.e., the increase in the quantity of money and money substitutes, but the general rise in commodity prices and wage rates which is the inevitable consequence of inflation. This semantic innovation is by no means harmless.

First of all there is no longer any term available to signify what inflation used to signify. It is impossible to fight an evil which you cannot name. Statesmen and politicians no longer have the opportunity to resort to a terminology accepted and understood by the public when they want to describe the financial policy they are opposed to. They must enter into a detailed analysis and description of this policy with full particulars and minute accounts whenever they want to refer to it, and they must repeat this bothersome procedure in every sentence in which they deal with this subject. As you cannot name the policy increasing the quantity of the circulating medium, it goes on luxuriantly.

The second mischief is that those engaged in futile and hopeless attempts to fight the inevitable consequences of inflation-the rise in prices-are masquerading their endeavors as a fight against inflation. While fighting the symptoms, they pretend to fight the root causes of the evil. And because they do not comprehend the causal relation-between the increase in money in circulation and credit expansion on the one hand and the rise in prices on the other, they practically make things worse.”

(emphasis added)

In addition, it should be mentioned than no Austrian economist has ever asserted that an increase in the supply of money must instantly and definitely lead to rising consumer prices (even if some have said they expected it to happen, there is nothing apodictic about it). In fact, as Mises pointed out in 1912 already, it is futile to even pretend that something like the “general level of prices” can be measured, as the exchange value of money depends on altogether four factors: the supply of money, the demand for money, and the supply of and demand for goods and services.

This is inter alia why the former correct usage of the term inflation is so important. The effects of vast increases in the money supply can be masked by a concomitant increase in productivity and the supply of goods. This is what happened e.g. in the boom of the 1920s – and it seriously misled many economists as well as the central bank at the time, as they were convinced that because consumer prices had not increased, nothing was amiss. As we know today, the boom eventually turned into the Great Depression, so this was a rather  grave error in retrospect. One must surely agree with Mises that the semantic confusion regarding the term inflation is anything but harmless. However, to return to Smith, it wasn’t the Austrians who redefined the term inflation, and they most certainly didn’t do so recently because they are allegedly miffed that CPI has not yet risen much in the face of a 95% increase of the broad US money supply since 2008.

von-MisesLudwig von Mises. It just might be that he knew a little bit more about inflation than Noah Smith

(Photo via Wikimedia Commons)

As an aside, Mises was inter alia concerned about the long term effect of monetary inflation on money’s general purchasing power, because he had experienced several destructive hyper-inflation episodes in his lifetime, and had seen firsthand what enormous economic, social, and political damage the breakdown of monetary systems can cause. However, as Mises and other Austrian economists have never tired to point out, monetary inflation causes a “price revolution” in that it most definitely alters relative prices in the economy, even if consumer prices fail to increase much. This is in fact  the most pernicious effect of inflation, as it is the root cause of the boom-bust cycle, by dint of falsifying economic calculation.

Moreover, contrary to what Smith appears to think, Austrian economists are not particularly concerned about short term fluctuations in the gold price. They would undoubtedly regard a rising gold price as one of inflation’s possible effects, and a warning signal indicating that economic confidence is waning. The Austrian support for employing gold as money is also a bit more differentiated than Smith makes it out to be. The main point Austrians are making is that money should be left to the market. Whether market participants will choose gold or something else is not of central importance, although history certainly suggests that gold would play an important  role in a free market money system.

Lastly, we want to briefly address the 5 points Smith lists at the beginning of his article as the ‘Austrian beliefs’ he intends to denigrate. These are:

“1) Federal Reserve money-printing is a government plot to boost big banks, 2) prices are rising much faster than anyone thinks, 3) real “inflation” means money-printing, not an increase in prices, 4) printing money can never boost the economy, 5) academic economics is a plot to use mathematical mumbo-jumbo to cover up government giveaways to big banks, etc., etc.”

We’re not sure what is meant by “ect., etc”, so we can only address the five points explicitly mentioned.

1. As to the first point, well, check, what else does Smith think Federal Reserve money printing since 2008 was about? Rescuing dairy farmers in Kansas?

2. As to point two, he doesn’t mention which prices, but as noted above, a ‘general price level’ can actually not be calculated, so while measures like CPI may serve as a rough approximation of consumer price trends, they certainly don’t tell the whole story. Since March of 2009, the prices of titles to capital have for instance increased by an average of 190%. This is one of the signs that the above mentioned distortion in relative prices is well underway.

3. We have addressed point three extensively above, as it seems to us it is an especially important one. Just one more remark that has to do both with the second and the third point: there is no way to predict with certainty whether and at what point an increase in the money supply will lead to large and broad-based losses in money’s purchasing power. This depends largely on contingent circumstances. For instance, if the monetary authority abandons the inflationary policy in time, i.e., before the public’s inflation expectations change, it may never happen. We may merely get a sizable economic bust instead. On the other hand, the progression from “lots of money printing” to “inflationary breakdown of the underlying currency system” could be observed several times in history, and what all these historical examples have in common is that there were large time lags between the money supply expansion and the point when the public came to realize that the inflationary policy wouldn’t be stopped and lost confidence in the currency. As Mises wrote on this:

“This first stage of the inflationary process may last for many years. While it lasts, the prices of many goods and services are not yet adjusted to the altered money relation. There are still people in the country who have not yet become aw-are of the fact that they are confronted with a price revolution which will finally result in a considerable rise of all prices, although the extent of this rise will not be the same in the various commodities and services. These people still believe that prices one day will drop. Waiting for this day, they restrict their purchases and concomitantly increase their cash holdings. As long as such ideas are still held by public opinion, it is not yet too late for the government to abandon its inflationary policy. But then finally the masses wake up. They become suddenly aware of the fact that inflation is a deliberate policy and will go on endlessly. A breakdown occurs. The crack-up boom appears. Everybody is anxious to swap his money against «real» goods, no matter whether he needs them or not, no matter how much money he has to pay for them. Within a very short time, within a few weeks or even days, the things which were used as money are no longer used as media of exchange. They become scrap paper. Nobody wants to give away anything against them.”

(emphasis added)

Note that we are not saying that this is what will necessarily happen this time. We merely wish to point out that firstly, it is bound to happen if the inflationary policy is not abandoned in time, and we secondly want to stress the point that there can be very large time lags before the effects of an expansion of the money supply become noticeable in the prices of consumer goods. In short, there is currently no proof whatsoever that these effects won’t appear.

something goodBen Bernanke’s ideas about monetary policy summarized

(Cartoon by Lewis)

4. Point four is one we have discussed extensively in these pages on many previous occasions. Austrians have never said that money printing cannot “boost the economy”, since obviously, money printing is what causes economic booms. Hence, “economic activity” may well increase statistically when the central bank expands the money supply (note that this is not always the case). What we are saying is something entirely different: namely that money printing cannot possibly increase society’s wealth; rather, it tends to achieve the exact opposite. The supply of capital goods cannot be increased by printing money; if it could, Zimbabwe and Venezuela would be rich instead of being economic basket cases. Money printing leads to a false prosperity, as the boom is characterized by malinvestment and consumption of capital. A boom either collapses at some point, or –  if the authorities continue to inflate – the entire underlying currency system will collapse as described above. These are the alternatives – there is no “good outcome”.

5. As to point five, quite a lot of economics nowadays indeed consists of mathematical mumbo-jumbo (mathematics should be banished from economic theorizing in our opinion; it cannot express anything that could not be better expressed verbally. It is merely an attempt to make economics look more “scientific”, but in reality it obfuscates rather than illuminates the topics discussed). As to the idea that many economists are statists, well, what can one say, except: guilty as charged! A free, unhampered market economy would have very little use for the great majority of today’s macro-economists. Many of them are directly or indirectly in the government’s employ and are paid wages far above their market value. It goes without saying that they will never bite the hand that feeds them.

Conclusion

In fact, with regard to the latter point, Austrians are inter alia clearly set apart from other economic schools in one crucial respect, and that is in their unstinting support of the free market. It matters little if this support is solely based on  utilitarian reasoning or if it is also supported by ethical considerations. Clearly though, Austrians are saying that the market economy cannot possibly be improved by government intervention. Their views are also different from those of establishment-approved “free market supporters” such as Milton Friedman, whom Smith mentions approvingly. Friedman supported free markets, except in the context of central banking and money; for some reason, he considered the free market to be inferior in providing a sound monetary system. Given the absolutely central role interest rates and the money and credit supply play in the market economy, one may be excused for harboring doubts about Mr. Friedman’s free market credentials.

Austrian economists are therefore far less likely to find employ in state-supported institutions or to receive research grants from the central bank or similar agencies. One could say that they are actually diminishing their own career prospects in favor of standing up for the truth and their convictions. We can assure readers though that their failure to fall in line with the statism Smith evidently supports is not a sign of alien brain worm infection.

In fact, we are continually surprised by the eagerness with which people like Smith argue that freedom and support of freedom are somehow bad, and that being lorded over by the State is preferable. It is not as if Mr. Smith were a member of the ruling elite (at least we have never heard about him before), so one wonders what he gets out of his statolatry.

 

rothbard-adviceMurray Rothbard dispensing sound advice which Mr. Smith should take to heart.

Source: Acting Man, 2014.

acting man