El peligro de pasar mucho tiempo sentado

diciembre 27, 2015 · Imprimir este artículo

El peligro de pasar 12 horas entre el escritorio y el sillón

Hay estudios que demuestran que permanecer en la silla por largos períodos aumenta el riesgo de la mortalidad. En la vereda opuesta, los programas de ejercicio físico en el trabajo logran una mejor productividad.

Por Víctor Feingold.

Sentadas/Istock

Para muchos, una caminata diaria puede ser esencial para poner en orden las ideas, despejar la mente o, tal vez, encontrar un destello de inspiración.

Algunos grandes creadores de la historia han desarrollado este hábito y lo han mantenido como una rutina indispensable para mantener en forma no solo el cuerpo sino también la mente. Entonces, ¿Por qué no aplicarlo en la oficina?

Tchaikovsky caminaba obsesivamente dos horas por día, lo mismo que hacía Beethoven después del almuerzo, con un lápiz y un papel en caso de que apareciese una idea brillante. Sigmund Freud solía pasear a paso rápido por Viena, y en estas excursiones era cuando tenía sus mejores ideas.

Caminar y hacer ejercicio físico en general se asocia con un aumento de la productividad y la competencia en tareas creativas. Actualmente, en un mundo donde prima la tecnología y los dispositivos digitales casi se han convertido en nuestro alter ego, la práctica del ejercicio físico tiene un plus adicional: nos aleja de televisores, computadoras, smartphones y consolas, y nos acerca a nuestra realidad orgánica y natural, propiciando el pensamiento profundo.

Está demostrado que la inclusión de programas de salud en el trabajo tiene una serie de resultados económicos y empresariales altamente positivos. De manera directa, se observa una mejora del estado de salud general, del estado de ánimo de las personas, se reducen las lesiones y accidentes relacionados con el trabajo; a su vez, estas políticas influyen en la reducción de ausentismo, del aumento de la productividad y hasta mejora la imagen corporativa.

Lectura recomendada:  El impacto del estrés en la salud

En la vereda opuesta, las investigaciones muestran que permanecer en la silla por largos períodos de tiempo produce un aumento del riesgo de desarrollar enfermedades que afectan al organismo en general, y eleva el riesgo de mortalidad desde un 15% para las personas que están sentadas más de 8 horas al día, hasta un 40% para los que no caminan por más de 11 horas diarias.

A raíz de este estudio, los investigadores junto con la industria del equipamiento, están diseñando nuevos dispositivos que ayudan a disminuir el sedentarismo y a mantenerse saludables sin dejar de ser productivos. Una de las soluciones propuestas son los escritorios que incorporan una cinta para caminar, lo cual permite hacer ejercicio sin interrumpir el trabajo. Las pruebas psicométricas encontraron que la creatividad mejora al caminar. Otro estudio llevado a cabo en Canadá1 investigó el efecto que tiene el uso de estos escritorios sobre dos importantes habilidades cognitivas para el rendimiento laboral: la memoria y la atención. Se comprobó también que estos beneficios se mantienen durante un tiempo una vez que la persona se ha sentado.

Si bien los beneficios para la salud que reporta el uso de estos dispositivos son indiscutibles, también es importante que los usuarios sientan que pueden realizar su trabajo tan bien o mejor que con el uso de un escritorio tradicional.

A medida que se consoliden las nuevas formas laborales y se vaya multiplicando la colaboración, mayor será la necesidad de ofrecer mejores condiciones de trabajo. Por eso, el diseño del espacio de las oficinas deberá transformarse en un adecuado balance de posibilidades entre cuerpo y mente.

Fuente: clarin.com, 2015.

banner no mas dolor de espalda 01
.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.