Dudas sobre Blockchain

febrero 22, 2019

Cuestionando la cadena de bloques

IMAGE: Tumisu - Pixabay

Durante los últimos años, la cadena de bloques o blockchain ha sido una promesa incuestionable. Partiendo del aparentemente simple principio de que podemos asegurar la inviolabilidad de una transacción distribuyendo su proceso y almacenaje en muchos dispositivos y proporcionando una prueba de su registro obtenida y fijada con un sello de tiempo mediante criptografía, el paper original del desconocido (o desconocida, o desconocidos) Satoshi Nakamoto se convirtió en una de esas obras elevadas a la categoría de los modernos incunables, algo que automáticamente muchos vimos como la solución perfecta, matemática y computacionalmente elegante, y adecuada para todo tipo de sistemas transaccionales.

De la noche a la mañana, y tras el pequeño precio que había que pagar para llegar a entender su mecanismo y funcionamiento, blockchain se convirtió en el nuevo mantra, en el término incontestable, en lo que había que tener en todo proyecto para dotarlo automáticamente de atractivo, en la solución universal. Pero… ¿y si no fuera así? ¿Y si, como en tantas otras ocasiones, una tecnología prometedora sigue el conocido patrón del hype cycle y, tras alcanzar el pico de las expectativas sobredimensionadas, resultase que no es capaz de superar la prueba de una adopción masiva? ¿Podemos cuestionarnos blockchain sin miedo a parecer unos ignorantes o unos tecnófobos?

El conocido tweet de Vint Cerf en julio del pasado 2018 con un diagrama de flujo unívoco que afirma que nadie necesita blockchain debería llevarnos a pensar, y no necesariamente sobre la falacia de autoridad. Las reservas de Vint venían ya de algunos años antes, y el tiempo y la reflexión no habían logrado matizarlas en absoluto, más bien lo contrario.

El pasado 6 de febrero, otra figura legendaria en el ámbito de la seguridad, Bruce Schneier, publicaba un artículo en Wired titulado There’s no good reason to trust blockchain technology, con muchísimo más nivel de detalle que las críticas de Vint, y con una separación mucho más clara entre la base tecnológica como tal, blockchain, y algunas de sus implementaciones concretas como bitcoin. Según Schneier, el concepto de confianza en la cadena de bloques no estaba tan meridianamente claro como algunos pretendían, y además, el algoritmo de consenso era el más caro e ineficiente que habíamos visto en la historia de la humanidad.

En efecto, los usos de cadenas de bloques públicas hasta el momento han desembocado en aberraciones energéticas como la que subyace bajo las especulativas explosiones en popularidad de las criptomonedas, en donde prácticamente el único escenario mínimamente esperanzador tiene que ver con Vitalik Buterin y la posibilidad – o mejor, la necesidad – de reducir el consumo de energía de los mecanismos transaccionales de ethereum en nada menos que un 99%. Pero más allá del consumo energético, que de por sí supondría ya un freno importantísimo a la adopción masiva, resulta que además, Schneier está en lo cierto en lo referente al mecanismo de confianza, y las frases hechas del tipo “in crypto we trust”“in math we trust” o “in code we trust” son simplemente eso, frases hechas que quedan muy bonitas, pero detrás de las cuales se esconde una realidad evidente: las cadenas de bloques, como todo, también tienen vulnerabilidades que pueden ser explotadas.

El resultado de este progresivo cuestionamiento es evidente: en las listas elaboradas por los analistas sobre las tendencias tecnológicas de 2019, la cadena de bloques brilla por su ausencia. Esto, como tal, no quiere decir nada: ni los analistas son infalibles, ni la tecnología es un hit parade. Pero indudablemente, el hecho refleja un cuestionamiento que hasta el momento, en toda la fase de comprensión y en la primera de aplicación de la tecnología de la cadena de bloques que hemos vivido, no había tenido prácticamente lugar. Estamos pasando de un cuestionamiento derivado del “no lo entiendo”, a uno motivado por el “ya lo he entendido, y no me parece interesante”, sea “porque gasta mucho”, “porque el algoritmo de consenso es demencialmente ineficiente”, o “porque el concepto de confianza no es seguro”.

¿Suponen este tipo de problemas una enmienda a la totalidad? Muy posiblemente no, muchos de los elementos, como el de la distribución del registro, la prueba criptográfica o el propio concepto de consenso, tengan seguramente mucho desarrollo que aprovechar en el futuro. Pero en su estado actual, todo indica que la tecnología de la cadena de bloques como tal podría no estar lista para un proceso de adopción masivo, que forzar esa adopción podría tener consecuencias poco recomendables, y que no es suficiente un paperaparentemente brillante y de origen misterioso para poner en marcha un proceso que cambie el mundo tal y como lo conocemos.

De ser una de las tecnologías consideradas clave para el futuro y la solución aparentemente natural y definitiva para todos los sistemas transaccionales, la cadena de bloques está entrando en una nueva fase, en un abismo de desilusión del que no siempre se puede salir. Suficiente como para que algunas compañías que se estaban planteando lanzarse a desarrollos sobre esta tecnología se los replanteen, para que el desmesurado interés inicial se enfríe o para que algunos sean conscientes de que a la tecnología de la cadena de bloques, posiblemente, le hagan falta algunos hervores más.

Fuente: enriquedans.com, 22/02/19.

______________________________________________________________________________

Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter

______________________________________________________________________________

.

.

La revolución Blockchain

julio 15, 2018

Blockchain: la palabra del año

Por Sebastián Campanario.
blockchain

.

Hay granjeros que se dedican a la cría de gallinas, cerdos y vacas; o a producir leche o huevos que luego venden en el mercado. Néstor Di Bello, un licenciado en sistemas que trabajó toda su vida en empresas en las áreas de tecnología, decidió hace dos años ponerse su propia finca en Buenos Aires, pero de un producto algo menos tradicional: Di Bello tiene una granja de criptonomonedas.

Su proyecto, financiado por un fondo de los Estados Unidos, contempló la instalación de decenas de computadoras en el barrio de Villa Ballester para «minar» distintas monedas virtuales (la más conocida es el bitcoin, pero hay centenares con mercados que se van ampliando) y obtener una ganancia en este proceso.

El empresario viajó por Islandia, Canadá y otras mecas de este rubro para poder armar su negocio. En el camino, estudió en profundidad el potencial del blockchain, la arquitectura de programación que está por detrás de las criptomonedas más conocidas y cuyo potencial excede al mundo financiero. Creada hace apenas diez años, esta tecnología de moda apunta, para algunos expertos, a revolucionar para siempre los negocios que se basan en la provisión de «confianza» (escribanos, abogados, contadores, instituciones en general), pero también el entretenimiento, la política, el sistema financiero y el comercio internacional, entre otras áreas. Los más entusiastas aseguran que no hubo una tecnología con un potencial disruptivo tan elevado desde la masificación de internet, hace ya 20 años.

La tecnología blockchain es considerada la más disruptiva de los últimos tiempos
La tecnología blockchain es considerada la más disruptiva de los últimos tiempos.
.

Blockchain es una red global descentralizada, similar a un libro contable abierto, donde se asientan todas las transacciones de bitcoins del mundo. Pero los activos que se pueden certificar en esta arquitectura de software van más allá de esta moneda virtual: pueden ser bienes, servicios, contratos legales y hasta identidades de personas (más de un décimo de la población del planeta hoy no tiene un documento formal), que se «asocian» a un bloque de código que luego se encadena con otros (de allí su nombre: «cadena de bloques»). Cada nodo (punto de la red) puede validar cada transacción y el sistema se considera imposible de hackear (en realidad, los costos de hacerlo son astronómicos y no lo justifican).

Es una de las denominadas «tecnologías exponenciales», de altísimo crecimiento, que genera más entusiasmo, y sus partidarios no se intimidan con la caída dramática que tuvo el bitcoin en 2018, cuando perdió más de la mitad de su valor máximo en pocos meses.

Los empresarios y emprendedores argentinos están viviendo un particular criptorromance con esta nueva tecnología. Buenos Aires está considerado el hub (centro) más potente de América Latina en este tipo de negocios, las rondas de inversión más exitosas del año fueron para este sector vía «ICOs» (ofertas iniciales en monedas virtuales) multimillonarias y el libro Digital Gold, el best seller del periodista del The New York Times Nathaniel Popper sobre el tema, tiene a varios argentinos mencionados, entre ellos Wenceslao Casares, el creador de Patagon, quien en el punto máximo de cotización del bitcoin, de 20.000 dólares por unidad a fines de 2017, llegó a tener un patrimonio personal superior al valor de Mercado Libre, la empresa más cara de la Argentina.

Néstor di Bello, en su granja de criptomonedas
Néstor di Bello, en su granja de criptomonedas.
.

En la literatura sobre innovación se suele hablar del fenómeno de «creatividad de supervivencia» que se da en aquellos países que tuvieron procesos de crecimiento desde un punto de partida muy desfavorable, como Israel, Corea del Sur o Estonia, entre otros. En el caso de la Argentina y las criptotecnologías el «obstáculo inspirador» fue el cepo cambiario de Guillermo Moreno. Al contrario que en países ricos y bancarizados -donde el bitcoin surgió en su momento con ideales libertarios y ciberpunks, asociados a inversiones de alto riesgo-, a nivel local comenzó a utilizarse fuerte para saltar las restricciones de la política económica del kirchnerismo. Por eso, desde su origen, la comunidad local de criptomonedas tuvo los pies sobre la tierra y se constituyó sobre una base más funcional y de búsqueda de soluciones para un problema real, cuenta a LA NACION revista Sergio Lerner, un programador que fue contratado por Gavin Andresen, jefe científico de la Fundación Bitcoin mundial, como auditor del código de seguridad de la criptomoneda.

«La revolución de blockchain tiene hoy cinco motores centrales -explica Lerner-. Los pagos digitales más eficientes, las monedas no gubernamentales con emisión programada, los contratos inteligentes, la eliminación de las barreras de entrada a financiamiento para pequeñas empresas y el crecimiento de los celulares como billetera electrónica».

Lerner saltó a la fama en este ámbito porque «descubrió», en una suerte de trabajo arqueológico criptográfico, las unidades originales de bitcoins de Satoshi Nakamoto, el misterioso creador de la criptomoneda, que fue también su primer minero, diez años atrás. Según sus reglas de base, los bitcoins se pueden obtener por transacción o minándolos (como hace Di Bello en su granja) con poder computacional. Nakamoto posee alrededor de un millón de bitcoins, que nunca se vendieron. Su identidad es un misterio que jamás se reveló y no hay consenso entre los programadores sobre quién es realmente esta persona.

Una tecnología política

Aunque se suele enfatizar que esta nueva «máquina de confianza» llegó para revolucionar los negocios basados en proveer algún tipo de validación externa entre partes (escribanos, contadores, abogados, colegios profesionales, oficinas estatales, etc.), lo cierto es que la onda expansiva de este meteorito excede a los jugadores tradicionales de la economía: empresas tan en la cresta de la ola de la innovación como AirBnB o Uber también aparecen con su modelo de negocios amenazado. Al existir un proveedor de confianza descentralizado cualquiera de nosotros podría intercambiar un vehículo o un departamento en forma temporaria sin tener que pagarle una comisión a una plataforma digital en el medio.

Para el tecnólogo y científico de datos Marcelo Rinesi, » blockchain no es principalmente una tecnología financiera, como se cree. Es una tecnología política y su campo de aplicación es el de los países en vías de desarrollo como la Argentina», sostiene el profesor del Instituto Baikal. Rinesi explica que «el principal problema que ataca blockchain es la confianza en un tercero. Hoy hay millones de personas en todo el mundo que no pueden confiar no solamente en el sistema financiero, sino en las funciones más básicas del Estado. La confianza tarda décadas en construirse, y su escasez tiende a perpetuarse en contextos de incentivos viciados».

En este contexto, blockchain podría significar un «salto de rana» en términos de desarrollo para naciones con baja o nula confianza en las instituciones. En su libro Down The Rabbit Hole, el emprendedor y evangelizador de blockchain Tim Lea cree que esta tecnología puede ayudar a reducir de manera drástica la corrupción entre países. «En teoría, ya puede hacerlo: sus capas son transparentes y auditables; el mayor desafío está en su implementación porque hay muchos intermediarios que viven de esta opacidad».

Sebastián Serrano, CEO de la criptomoneda argentina Ripio
Sebastián Serrano, CEO de la criptomoneda argentina Ripio.
.

¿Un ejemplo concreto? La ONU ya está enviando a campos de refugiados en África la ayuda en ethereum (la segunda criptomoneda más conocida): mediante contratos inteligentes se aseguran de que la plata llegue a los necesitados (cuya identidad se valida con reconocimiento del iris de los ojos), que a su vez solo pueden gastarla en comida, educación y remedios. Ban Ki-Moon, exsecretario general de la ONU, estimó en su momento que el 30 por ciento de la ayuda humanitaria se pierde en el camino hasta los destinatarios finales por costos de intermediación financiera, administrativos, de corrupción, etc.

Se calcula que unas 1.100 millones de personas no poseen una identificación validada en el mundo, lo que las deja afuera de cualquier transacción financiera y perpetúa el círculo de pobreza. «Los sistemas actuales de identificación personal -partidas de nacimiento, documentos, pasaportes- se basan en procesos físicos, lo cual tiene limitaciones inherentes», cuenta la argentina Pía Mancini, especialista en tecnologías políticas y cofundadora de Democracy Earth, una fundación que utiliza blockchain para «devolverle soberanía al ciudadano en decisiones políticas».

Dos años atrás Mancini y su esposo, Santiago Siri, inscribieron a su hija Roma, recién nacida, en blockchain. Fue el primer ser humano que suma sus datos a esta red, de acuerdo al profesor de NYU David Yermack. Si este método se masifica, se equilibraría la cancha para, por ejemplo, las 2000 millones de personas que hoy no tienen acceso al sistema financiero en el mundo porque, entre otras cosas, no poseen una identidad validada. «Tener una voz en este mundo depende del azar de donde uno nació, y eso es inaceptable», explica Mancini.

En la Argentina, a nivel gubernamental, al cierre de esta edición se estaba formando la primera «mesa cripto» en la órbita de la Casa Rosada. La idea es posicionar al país como «el»hub regional en esta materia, y aprovechar los US$10.000 millones de capitales internacionales que -estiman en el sector- hoy están prestos a invertir en este tipo de iniciativas. Entre las alternativas que se barajan están usar como plataforma de «la Argentina, país amigable con blockchain» a la reunión del G-20.

Carambolas a varias bandas

«Lo más interesante no es blockchain a solas, sino lo que empieza a suceder cuando se combina con otras tecnologías exponenciales», dice Pablo De Gregorio, quien desde Earnst & Young está trabajando en varias iniciativas que involucran a la red detrás del bitcoin con empresas grandes y pequeñas.

Por caso, la masificación de sensores conectados a internet («internet de las cosas») permitirá que procesos que hoy tienen muchos intermediarios se realicen mediante contratos inteligentes con cláusulas que se van autoejecutando a medida que se certifican digitalmente. De Gregorio está trabajando este esquema para bodegas (los consumidores podrán tener información diferencial de cada botella, con una trazabilidad perfecta, lo que incrementa el valor intangible de las marcas). Con la misma lógica, un consorcio argentino ya exportó soja a Malasia. Toyota está experimentando con vehículos cuyo software no permite el encendido si el comprador no paga una cuota del crédito preacordado, vía criptomonedas. Suena una práctica poco amable para una marca, pero elimina un costo de intermediación que redunda en beneficios para la fábrica y para el comprador.

Para el comercio exterior, donde llevar una carga de un país a otros requiere en promedio 30 operaciones, esta tecnología se anticipa tan revolucionaria como lo fue la masificación de los contenedores de acero en las décadas del 60 y 70. Según un informe del World Economic Forum de este año, blockchain tiene el potencial de agregar un billón de dólares (un trillion en inglés) al comercio internacional.

En el negocio del entretenimiento, Blockchain es la nueva frontera tecnológica. Max Cavazzani, el creador de Preguntados y hoy dueño de Etermax, una firma candidata a ser el próximo unicornio argentino (empresa que supera los 1000 millones de dólares de cotización), sostuvo en un evento de LA NACION en el Malba que el entretenimiento suele ser la punta de lanza de la disrupción tecnológica, porque puede experimentar con un riesgo menor que en las finanzas (donde hay dinero en juego) o la salud (donde hay vidas comprometidas). «Si uno quiere saber por dónde viene la ola tecnológica, nada mejor que observar al sector de Defensa, a los videogames y al entretenimiento para adultos», recomienda Manuel Beaudroit, uno de los fundadores de Bitex. Estas tres áreas suelen ser pioneras en la adopción de nuevas tecnologías, y las tres están ensayando distintos modelos de negocios apalancados en criptoalternativas.

Blockchain puede, además, revolucionar los consumos culturales masificando los micropagos, que hasta ahora en muchos casos eran antieconómicos porque el costo de transacción que imponen los bancos para adquirir una canción o una nota periodística es mayor al de la compra en sí.

En una producción cinematográfica, un contrato inteligente podría establecer a priori el pago para todas las partes involucradas y ejecutar automáticamente una vez que la película esté estrenada y generando ingresos. Una banda de música con pocos -pero muy fieles- seguidores podría saltearse todo el laberinto de abogados, discográficas y regulaciones de derechos de autor y vender, directamente, 2000 o 3000 copias inhackeables de una canción a sus fanáticos.

Porque blockchain también permite que llegue al mundo digital una característica fundamental del modelo capitalista: la escasez. Por eso se trata de una tecnología que amplifica los puentes entre el terreno digital y el real.

Ponele Blockchain a todo

Al igual que sucede con la inteligencia artificial, la fiebre corporativa por blockchain es tan alta que a menudo se etiqueta con esos nombres a simples programas de software. «Para muchos de los problemas que se pretenden solucionar con blockchain basta con una base de datos convencional», opina Maule Aristarán, un científico de datos que vive en Bahía Blanca e investigó durante años en el MIT. Aristarán es crítico con lo que considera una tendencia exagerada, y coincide con el tecnoescéptico bielorruso Eugeni Morozov en que este esquema se parece mucho a «una solución en busca de un problema».

De hecho, la masificación de blockchain viene hasta ahora más lenta de lo previsto. Para empezar, se trata de una tecnología que necesita reescribirse constantemente millones de veces para no perder la consistencia, lo que la hace muy intensiva en el uso de energía. En la capital de Islandia, Reikiavik, se usa más electricidad para minado de criptomonedas que para consumo de la población. Goldman Sachs estima que este año el minado global de criptomonedas insumirá más energía eléctrica de la que consume la Argentina en el año.

«A pesar de su complejidad conceptual es una tecnología con bajas barreras de entrada: todo pasa por ser creativos con los modelos de negocios y por hacerse las preguntas adecuadas -cuenta Pablo Moreno, experto en transformación de E&Y-. Por eso es una tecnología ideal para que la abrace la Argentina. El problema está en que modifica el equilibrio de poder, por eso cuesta arrancar y cambiar la forma de pensar». Beaudroit coincide: «Se está tocando un centro neurálgico de poder. Entre otros frentes el sistema financiero lleva 500 años instalado, es natural que haya ruido porque hay actores muy poderosos que se ven amenazados».

En noviembre del año pasado una criptoempresa argentina, Ripio, levantó en una ICO 37 millones de dólares, la mayor operación de este tipo para una firma local. Su CEO, Sebastián Serrano, cree que estamos recién en una primera etapa, en una suerte de «Salvaje Oeste» de la nueva tecnología, en la que cuesta cambiar los modelos mentales. Algo similar a lo que sucedió hace 18 años con las puntocom, cuando nacieron las empresas que hoy dominan el mundo, pero también hubo fracasos estruendosos. «Yo no tengo dudas de que dentro de unos años el ecosistema de blockchain va a valer billones de dólares, lo que es imposible es determinar ahora quiénes serán las Amazon, Google o Apple de esta nueva era», afirma Serrano.

En su novela Fiesta, el autor estadounidense Ernest Hemingway describía a un personaje que entraba en bancarrota «primero de manera gradual, y luego de manera abrupta». Para Martín Hagelstrom, un argentino que lidera el centro de iniciativas sobre blockchain en San Pablo de IBM para toda América Latina, «el comienzo es lento porque deben sentarse en la misma mesa jugadores que compiten entre sí y muchas veces se odian, con intereses opuestos. Pero una vez que hay un mínimo estándar, la velocidad de despliegue es muy alta».

Como sostuvo Bill Gates, el dueño de Microsoft: «Tendemos a sobreestimar el cambio a dos años y a subestimarlo de aquí a diez años. No te dejes arrullar por la inacción».

CRIPTOGLOSARIO

  • BLOCKCHAIN. Un libro de contabilidad digital en el que las transacciones realizadas en bitcoin u otra criptomoneda se registran cronológica y públicamente. También se pueden «inscribir» allí otros bienes, servicios, contratos e identidades de personas.
  • BITCOIN. Una unidad de la moneda digital descentralizada que puede ser intercambiada por bienes y servicios. Bitcoin también funciona como una moneda de reserva para el ecosistema de altcoin
  • CRIPTOMONEDA. Una moneda digital en la que las técnicas de cifrado se utilizan para regular la generación de unidades de moneda y verificar la transferencia de fondos, que operan independientemente de un banco central.
  • INITIAL COIN OFFERING (ICO, Oferta Inicial de Criptomonedas). Ocurre cuando alguien ofrece a los inversores algunas unidades de una nueva criptomoneda o criptoficha a cambio de criptomonedas como bitcoin o ethereum.
  • NODO. Es esencialmente una computadora conectada a la red de criptomonedas. Un nodo soporta la red a través de la validación y retransmisión de transacciones mientras recibe una copia de la cadena de bloques completa.
  • ETHER (Éter). Es el token nativo de la cadena de bloques de ethereum, la segunda más popular luego de bitcoin, que se utiliza para pagar tarifas de transacción, recompensas de mineros y otros servicios en la red.

Fuente: La Nación, 15/07/18.

Más información:

La clave no es Bitcoin, es Blockchain


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


Cómo lograr su Libertad Financiera

.

.

La clave no es Bitcoin, es Blockchain

julio 15, 2018

Blockchain para todo: la tecnología que dio vida al bitcoin suma aplicaciones en la economía real

Por Esteban Lafuente y Andrés Krom.
La cadena de bloques ya se usa en procesos o actividades que van más allá de las operaciones con criptomonedas; sectores como la logística, la alimentación, los seguros, el área legal y hasta la gestión de información en el sector público la están empleando; cómo capitalizar las oportunidades de la
La cadena de bloques ya se usa en procesos o actividades que van más allá de las operaciones con criptomonedas; sectores como la logística, la alimentación, los seguros, el área legal y hasta la gestión de información en el sector público la están empleando.
.
Un 3 de enero de 2009 se produjo un evento sísmico en la historia financiera global: nació oficialmente el bitcoin, la primera moneda digital descentralizada. Desde entonces, su historia estuvo marcada por la euforia y el escepticismo. Fanáticos e inversores especulativos llevaron su precio de meros centavos a cifras astronómicas y los popes del establishment financiero resistieron ferozmente su adopción, sobre todo desde los organismos regulatorios de todo el mundo. 

Sin embargo, había un punto de contacto entre los extremistas a uno y otro lado de esta discusión: el potencial disruptor de blockchain, el libro contable en el que se asientan las transacciones realizadas con criptomonedas como bitcoin. «En [el Foro Económico Mundial de] Davos tuve contactos con los jefes de varios bancos centrales. Ellos no quieren al bitcoin integrado a la economía real. Es necesario separarlo de los desarrollos de blockchain. Podría convertirse en una herramienta muy eficiente si dejamos de verla como una parte intrínseca del bitcoin«, ejemplifica a LA NACIONHans-Paul Bürkner, presidente de la consultora Boston Consulting Group (BCG).

A grandes rasgos, el blockchain es una base de datos distribuida, segura y de código abierto, donde pueden almacenarse e intercambiarse todo tipo de valores (desde fotografías, música y arte, hasta dinero y acciones, entre otros) sin la necesidad de intermediarios. Los bloques se vinculan entre sí mediante criptografía y contienen datos de la transacción que no pueden ser alterados de forma retroactiva sin el aval de la mayoría de los nodos de la red. Su invención corresponde al mismo Satoshi Nakamoto al que se atribuye la creación del protocolo bitcoin. «Es un conjunto de bloques que se almacenan en nodos que conforman la red. Es más fácil colaborar que corromper, porque para cambiar la base necesitás el 51% del poder de cómputo de toda la red, y eso implica un nivel de datacenters inimaginable», detalla Agustín Scigliano, líder de Adtomic, la unidad de Performance de Young & Rubicam en Argentina.

Fuente: AFP

El libro de silicio

«Describimos a blockchain como un protocolo de confianza, debido a que es descentralizado, seguro e inmutable; la confianza está integrada en la red», señala Don Tapscott, quien fundó junto a su hijo Alex el Blockchain Research Institute, en Canadá. «Piensen en cualquier situación donde exista un tercero para generar confianza yblockchain tiene la capacidad de disrumpirlo seriamente. También cambiará la forma en que administramos las empresas y los gobiernos», añade.

Existen blockchains públicas, como las que utilizan bitcoin y ether, aunque también han comenzado a aparecer versiones privadas, desplegadas por empresas de distintos verticales. «Hasta ahora lo que se vio fue la aplicación inicial, las criptomonedas, aunque eso es solo la punta del iceberg de lo que esto puede ofrecer a entidades financieras, legales y gobiernos», dice el emprendedor Federico Ast. » Blockchain va a permitir transferir valor a través de Internet de una forma que antes no se podía hacer,sin intermediarios que validen las transacciones«, sentencia el experto argentino, que se graduó en Economía y Filosofía en la UBA y concretó su doctorado en Dirección de Empresas en el IAE Business School.

Diego Gutiérrez Zaldívar, presidente de la Fundación Bitcoin Argentina, coincide en que, hasta ahora, solo se ha visto el inicio del fenómeno. «Por primera vez en la historia tenemos un mecanismo para atesorar y transferir valor sin el control de un ente central«, dice. «El día de mañana nos permitirá tener estatutos de empresas programados en esta tecnología o procesos de gobierno que funcionan de manera automática, asegurados en una red descentralizada sin que puedan ser manipulados o corrompidos», agrega.

Crédito: Shutterstock

Si bien en algunos casos se trata de pruebas piloto o de procesos experimentales, alrededor del mundo ya existen casos de aplicación de la tecnología blockchain en procesos o actividades económicas que van más allá de las operaciones con criptomonedas. Sectores como la logística, la alimentación, los seguros, el área legal y hasta la gestión de información en el sector público son algunos de los que están empleando la tecnología y que, según los analistas, podrían capitalizar mejor las oportunidades de la plataforma en el mediano plazo.

«Todo su crecimiento tiene que ver con poder mejorar procesos o agilizar puntos de fricción en diferentes gestiones que se demoran o generan más burocracia de lo necesario», plantea María Munaro, líder de Blockchain en IBM Argentina, y destaca que la gestión descentralizada del repositorio de información allí almacenado permitela colaboración y acceso ágil por parte de diferentes actores. A nivel global, la empresa conformó un joint venture con el gigante de transporte y logística Maersk para desarrollar tecnología de gestión de datos a nivel global y permitir el trackeo de cada cargamento. «La solución conecta en un único soporte información de envíos o transacciones del puerto de Rotterdam, Houston o Newark, para que todas las partes intervinientes tengan la misma visión del recorrido de las carga», explica Munaro, y añade: «Es un único documento soporte, que no necesariamente llega para reemplazar el sistema que cada empresa pueda tener, en el que cada parte puede ver o acceder y nadie puede acusar al otro de no tenerlo».

A su vez, junto a Walmart y el retailer chino JD.com, IBM implementó una iniciativa que utiliza blockchain para almacenar información de toda la cadena productiva de alimentos (desde los productores hasta la logística, los distribuidores y la disposición en las tiendas) para facilitar el tracking de cada cargamento. De esa manera, lograron reducir la demora en procesos de identificación del historial de los productos de días a unos pocos segundos.

Crédito: Shutterstock

En la minería, mientras tanto, un caso reciente es el de la firma De Beers, especializada en la comercialización de diamantes, recurrió a la tecnología blockchain para llevar el historial de cada una de sus gemas, desde su extracción hasta cada venta entre consumidores, a fin de agilizar el control y consolidar la transparencia sobre el destino y el comercio de las joyas. La dinámica se replica en la industria de seguros, con firmas como Mapfre, que ya exploran la tecnología para integrar los smart contracts que se apoyan en esta plataforma a su esquema de servicios, o en los servicios financieros, que además de encontrar nuevas alternativas en materia de registros de operaciones, promete facilitar el acceso a capital por fuera de la banca tradicional, mediante la gestión de criptomonedas. «Una transferencia internacional hoy, al tener que ir a un ente centralizado, tarda entre 12 y 48 horas. En blockchain demora minutos. Es una herramienta más rápida y más económica», describe Nicolás Kaplun, director de Accenture Argentina.

El carácter descentralizado de la plataforma, además, fue un atributo que aprovecharon startups para desafiar a compañías estrellas de la economía colaborativa, como Uber o Airbnb. «En Internet abundan las empresas que son intermediarios que son patrones, conectan actores y se quedan con una comisión muy grande en relación al valor que aportanBlockchain permite cambiar esa lógica vieja del modelo de Silicon Valley al modelo distribuido, en el que cada usuario que aporta recibe una recompensa por su trabajo», analiza Ast. Steemit, una red social que premia a sus participantes por crear o curar contenidos y utiliza una criptomoneda ( steem) como elemento de pago, o Arcade City, una plataforma de viajes de autos basada enethereum que conecta choferes con usuarios, son algunas de las decenas de herramientas que buscan sacudir el reinado de los jóvenes gigantes.

Crédito: Shutterstock

Si bien aún es acotado, ya existen en diferentes partes del mundo iniciativas que aplican blockchain en el sector público. El año pasado, el gobierno de Georgia recurrió a esta tecnología para el registro y la validación de operaciones de compra y venta de tierras y propiedades. En la Argentina, a su vez, el Ministerio de Modernización implementó el sistema para almacenar los registros contables de las nuevas sociedades por acciones simplificadas (SAS) o los registros públicos de las gestiones virtuales comprendidas bajo la iniciativa Trámites a Distancia.

Los más devotos de esta tecnología, a su vez, proyectan en un futuro el desembarco deblockchain en los procesos electorales, que hoy en grandes partes del mundo encuentran al papel y la urna como elementos indispensables. La propuesta, que podría incluirse dentro de las ideas que apelan al «solucionismo tecnológico» descripto por el analista bielorruso Evgeny Morozov (quien advierte sobre las problemáticas sociopolíticas de la innovación tecnológica), propone reemplazar al sistema actual porsoftware de código abierto basado en blockchain. Uno de los desarrollos está encabezado por los argentinos Santiago Siri y Pia Mancini, creadores de la FundaciónDemocracy Earth junto a Virgile Deville y Herb Stephens. Instalados el Silicon Valley, están trabajando desde 2016 en el desarrollo de una plataforma que promete ser «secreta e incorruptible» y habilitaría a los ciudadanos a votar para elegir representantes, delegar o revocar mandatos, mediante una aplicación denominada Sovereign, que funciona sobre la red de ethereum.

La «burbuja»

Casi como en una parodia, un conjunto de compañías de industrias muy diversas ha visto crecer hasta tres veces el valor de sus acciones simplemente por asociarse al término blockchain. Por ejemplo, el fabricante de bebidas estadounidense Long Island Iced Tea experimentó una suba mayor a 200% en el valor de sus acciones al anunciar que cambiaría su nombre a Long Blockchain Corp. como parte de un viraje en su enfoque corporativo principal » hacia la exploración e inversión en oportunidades que aprovechan los beneficios de la tecnología blockchain«.

Fuente: Archivo

En el caso de Chanticleer Holdings, dueña de algunas franquicias de comida rápida como Hooters y Little Big Burger, entre otras, el valor de la acción trepó 50% cuando lanzó un programa de recompensas sobre un blockchain de la firma Mobivity Mind que emplea una criptomoneda propia ( merit) que los clientes pueden canjear por alimentos.

Para la fintech norteamericana Net Element el alza fue del 300% luego de revelar el lanzamiento de una nueva unidad de negocios especializada en la tecnología deblockchain, mientras que la compañía fantasma británica Stapleton Capital, que todavía no reportó ingreso alguno, duplicó su valor al renombrarse Blockchain Worldwide.

Con todo, a pesar de que la tecnología blockchain se acerca a los 10 años de vida, todavía no existen avances notables en términos de despliegue. «Definitivamente existe una brecha de conocimiento entre los ejecutivos que determinan la estrategia blockchain de una compañía y los empleados capaces de ejecutarla», asevera Don Tapscott, del Blockchain Research Institute. «La mayoría de los ejecutivos simplemente no entiende lo suficiente sobre el tema para guiar sobre cómo se debe usar para transformar sus modelos de negocios», añadió, señalando que «aquellos que tienen una sólida comprensión de la tecnología, generalmente no están trabajando en posiciones que les permitan establecer la estrategia.»

Fuente: AP

En este contexto, el primer paso para organizaciones o empresas exige un diagnóstico sobre el flujo de trabajo y los objetivos a alcanzar, a fin de analizar las ventajas o las oportunidades que podrían capitalizarse ante la eventual aplicación de soluciones basadas en blockchain. «Es una tecnología de moda, entonces muchos quieren implementarla como sea. Pero que haya procesos en una empresa no significa que haya una necesidad real de usarla. Es un punto a tener en cuenta. Es importante que si se utiliza blockchain esté generando verdaderamente un valor», concluye Murano.

El mismo escenario comprende al sector público. «El expertise en blockchain es bajo y eso te demora la implementación», asegura Ast, y añade con respecto a la situación local: «El Gobierno argentino lo tiene muy en agenda porque me han invitado más de una vez a dar charlas a funcionarios públicos. Hay una percepción de que esto puedeayudar a que la administración sea más eficiente y transparente. Es necesario probarla y eso demora un tiempo».

Palabra de expertos

Hans-Paul Bürkner, presidente de BCG

«Blockchain puede convertirse en una herramienta muy eficiente si se dejade ver asociadoa bitcoin»

Federico Ast, emprendedor

«La plataforma permite transferir valor sin intermediarios que validen las transacciones»

Don Tapscott, fundador de Blockchain Research Institute

«Definimos a blockchain como un protocolo de confianza, debido a que es descentralizado, seguro e inmutable»

En números

Datos que ilustran un potencial en los negocios

19.870 Dólares

Es el valor máximo que alcanzó el bitcoin, la más conocida entre las monedas que operan en blockchain. Para los analistas, sin embargo, el potencial de la herramienta no se limita a la gestión de pagos.

51% Seguridad

Los expertos destacan la seguridad de los datos gestionados en blockchain, en tanto que es necesario contar con la mayoría del poder de cómputo de la red para poder modificar la información allí almacenada.

200% ¿Burbuja?

Cuando el fabricante de bebidas Long Island Iced Tea cambió su enfoque corporativo y sumó la palabra blockchain a su nombre (cambió su denominación a Long Blockchain Corp.), su valor bursátil se triplicó.

Fuente: La Nación, 14/02/18.

blockchain


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


independencia financiera

.

.

Los Bancos y las criptomonedas

septiembre 25, 2017

¿La criptomoneda es para los bancos lo que es la kriptonita para Superman?

Carlos Rivero Por Carlos Rivero. Tax Corporate Senior Manager at MercadoLibre.com
.

superman y kriptonita verde

.

Sin lugar a dudas, luego del paso de Irma, lo que hoy en día está en el ojo del huracán es la cotización de Bitcoins.

Es más que interesante leer la cantidad de notas que se están publicando alrededor de este tema y mucho más interesante los debates que se están dando en las redes sociales.

Muchos se están preguntando si estalló la burbuja, luego de una caída de aproximadamente un 25% en el valor de cotización. El que compró Bitcoins a principios de año no creo que este muy preocupado, siendo que la criptomoneda en cuestión tuvo una suba en el orden del 400% en los primeros ocho meses.

Lo cierto, es que el “Protocolo Bitcoin” no funcionó, y las instituciones financieras empezaron a tomar acciones necesarias para proteger sus negocios cuando se dieron cuenta que la cotización llego a rozar los USD 5000.

Los primeros en darse cuenta fueron los chinos, prohibiendo los Initial Coin Offerings (ICOs), medio a través del cual las nuevas startups levantaban sus rondas de inversión, fundamentando que este mecanismo “ha perturbado seriamente el orden económico y financiero”

Quien hubiese dicho que este hermoso país en desarrollo se pondría en contra de la innovación tecnológica.

Esta movida alertó a otros grandes jugadores mundiales, fue entonces cuando el regulador financiero de Reino Unido calificó de “alto riesgo e inversión especulativa” a este tipo de operaciones, las cuales deberían limitarse a inversores experimentados destacando la posibilidad que se pueda llegar a perder toda la inversión.

Lo que nadie le alertó al regulador, es que la tecnología lo está haciendo fácil para el común de la gente, entonces ya no están necesitando pagar a los “inversores experimentados” para poder invertir, quizás en el fondo esa sea su preocupación.

Entonces, los rusos se subieron al hecho de hacer leña del árbol caído manifestando la necesidad imperante de regular este mercado. Pero la frutilla del postre claramente fueron las declaraciones de Jamie Dimon, el banquero más poderoso de Wall Street, quien considera que Bitcoin es literalmente “un fraude” y advierte que finalmente la burbuja terminará estallando.

No contento con sus dichos terminó declarando que despediría a cualquier empleado que se atreva a invertir en este tipo de “moneda digital”. De pronto me vino un deja vu, con Cristina obligando a Aníbal a vender sus dólares para invertirlos en un plazo fijo en pesos. Una cultura muy innovadora la de nuestro amigo Jamie.

Algunos banqueros empiezan a resignarse, el socio fundador de Citigroup reconoció que en 5 años el banco va a perder el 30% de sus empleados, pero le echó la culpa la automatización.

En cambio otros, están tomando una actitud más proactiva, como los seis gigantes del mundo bancario que están creando USC, la primer moneda digital en el mundo que va a tener el respaldo de los bancos centrales, con las que incluso se va a poder utilizar para comprar acciones y títulos en la bolsa de valores o hacer cash out en cualquier momento en los bancos, obviamente, utilizando la tecnología blockchain, creada por Bitcoin.

La pregunta final entonces es: ¿Los bancos tienen poderes sobrenaturales como Superman o el único poder que tienen es controlar un negocio en forma cautiva a través de regulaciones?

Nunca pensaste ¿que bueno que estaría el mundo si en todos sus países se hablara el mismo idioma?

En el mismo sentido, ¿es eficiente que haya tanteas monedas distintas alrededor del mundo? ¿A quién beneficia tamaño costos de transacción, transferencia y conversión?

En mi humilde opinión las FinTech llegaron para quedarse, y llegaron para hacerle la vida más fácil a la gente, para aportar un enorme valor agregado en la cadena de valor, para cubrir necesidades insatisfechas del mercado.

No sé si Bitcoin explotará por los aires como la crisis de las “punto com” de fines de los noventa o será el MercadoLibre del futuro, pero la manera de hacer negocios está cambiando, las exigencias de los usuarios ya no son las mismas a causa de la revolución tecnológica, y estarán aquellos que sabrán adaptarse a ello capitalizando las oportunidades y quienes seguirán añorando los viejos tiempos como Blockbuster.

Carlos Rivero: https://www.linkedin.com/in/riverocarlos/  –  Lataxpro´s Founder

Fuente: linkedin.com/pulse, 14/09/17.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


.

.

La Tokenización de Blockchain convertirá el mundo en un mercado de valores masivo

septiembre 8, 2017

Tokenización de Blockchain convertirá el mundo en un mercado de valores masivo: CNBC

Por Jon Buck.

.

La tecnología Blockchain va a cambiar radicalmente la forma en que pensamos en la inversión y las finanzas en los próximos años, dice Balaji Srinivasan en una entrevista con CNBC.

El fundador de la start-up peer-to-peer 21.co, por horas trabajadas, dice que en los próximos años todo será tokenizado, creando un mundo donde el valor se mantiene y se distribuye a través de redes peer-to-peer en lugar de concentradores centralizados.

«Cualquier cosa escasa será en última instancia tokenizada porque los beneficios de la digitalización y aumento de la liquidez son tan grandes. Eso significa efectivo, acciones, bonos, mercancías, casas, automóviles, bienes digitales de todo tipo, y tal vez el tiempo humano, también en forma de token personal descrito anteriormente.»

La energía para este cambio vendrá a través de libros distribuidos, según Srinivasan. La descentralización de la tecnología Blockchain crea un modelo en el que el mundo se convertirá efectivamente en un único mercado de valores masivo sin fronteras geográficas.

La distribución de la riqueza será internacional, y los centros de mercado ya no se encontrarán en lugares geográficos.

Ya algunas empresas están empezando a abrazar el mercado de tokenización. Jakob Drzazga, cofundador de la firma de tokenización de activos, Brickblock, dijo:

«Con la tokenización, invertir es más barato, más rápido, más seguro y disponible cada hora del día. Esto abre los activos del mundo real y el mundo de las criptomonedas a personas que anteriormente podrían no haber podido invertir debido a restricciones geográficas o financieras y ofrece una alternativa a los métodos de inversión tradicionales y anticuados.»

El poder de la tecnología Blockchain abrirá finalmente los mercados mundiales, de manera similar a lo que hizo Internet para el intercambio de información. Las restricciones financieras y geográficas caerán por el camino, ya que Blockchain descentraliza y tokeniza los activos del mundo real.

Moviendo lo tradicional

Pero el mercado de la tokenización no es el único lugar en el que la tecnología Blockchain está creando nuevos y emocionantes emprendimientos.

Otras industrias también han visto el poder de un sistema descentralizado y seguro para las finanzas y la información.

Debido a que la información se puede acceder de forma segura, y las transacciones financieras pueden ser seguras y transparentes, Blockchain es también un cambiador de juego en otras industrias nacientes, donde los sistemas legados no han tenido tiempo para tomar un punto de apoyo como en el sector bancario y financiero.

Julien Charrel, co-fundador y CEO del proyecto Gimli, una empresa de tecnología eSports Blockchain dijo:

«Blockchain y eSports son dos industrias muy jóvenes, y sucede que crecen viralmente al mismo tiempo. Blockchain como la columna vertebral de la aplicación eSports aportará transparencia y equidad a una industria que ya está plagada de escándalos y propensa a la manipulación.»

El movimiento hacia sistemas descentralizados en las industrias jóvenes indica que las soluciones proporcionadas por la tecnología Blockchain seguirán ganando terreno entre los usuarios principales.

Mientras que la generación anterior no está familiarizada con la tecnología, la generación más joven ya la ha adoptado y la está utilizando activamente.

Una rápida lectura de los cambios masivos que llegan a diferentes industrias indica que las conclusiones de Srinivasan pueden no estar demasiado lejos.

La tecnología Blockchain está haciendo verdaderas incursiones en cada modelo de negocio viable, creando un sistema que permite que las compañías y los mercados prosperen sin control corporativo centralizado o especulación.

Fuente: bitcoinagile.com, 08/09/17.

blockchain


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


invertir no es un juego de azar

.

.

Gran caída de Bitcoin por prohibición de ICO en China

septiembre 5, 2017

China bloquea las ICO en Bitcoin y provoca una fuerte caída de esta criptomoneda

Por Roberto Solé.

Bitcoin y China

El Banco Popular de China ha bloqueado todas las ICO bajo Bitcoin, ante la gran cantidad de estafas, lo cual ha provocado que se castigue al Bitcoin, con una pérdida de casi 1000$ de valor en apenas 72 horas.

Las criptomonedas nos han traído el blockchain, una plataforma muy interesante que se basa en los contratos inteligentes y que tiene el potencial para sostener otros proyectos. Este proceso se ha denominado ICO u oferta inicial de criptoactivos, que es básicamente la generación de una criptomoneda, por ejemplo en el blockchain de Ethereum o Bitcoin y que sirve para financiar proyectos concretos. La SEC ya ha empezado a ponerse dura con este sistema en Estados Unidos, con la finalidad de evitar fraudes y China ha sido la última en ponerse dura con las ICO.

China ha tomado una postura muy dura frente a las ICO y es que según cuenta la web Caixin, China habría prohibido de manera total cualquier tipo de oferta inicial de criptoactivos, que se usa por proyectos basados en el blockchain para obtener financiación. Los investigadores del banco central del gigante asiático han analizado los whitepapers de varias ICO y han concluido que ‘el 90% de los proyectos ICO son sospechosos de recaudar fondos de manera ilegal y de probablemente cometer un fraude’. Además han destacado que la mayor parte de los proyectos ICO que se lanzaron en 2015 han terminado siendo un fracaso en cuanto al desarrollo.

El medio Caixin además ha comentado que según el Banco Popular de China, pretende penalizar por no cumplir la legislación a las ICO que ya se han realizado, además, de obligando a realizar un reintegro de los fondos obtenidos en estas capitalizaciones, lo cual supone un problema para el ecosistema, que ha generado un tsunami que ha provocado la caída del valor de todas las criptomonedas. Esta medida ha sido elaborada junto a siete entidades financieras y bancarias, quienes han dado el visto bueno.

“Las fichas o monedas virtuales utilizadas en este tipo de financiamiento no son emitidas por las autoridades monetarias, no tienen propiedades monetarias legalmente como indemnidad o coerción, no tienen estatus legal equivalente al dinero, y no pueden y no deben circular como moneda de uso del mercado”, según se puede leer en un comunicado de las autoridades chinas.

Tras darse a conocer esta información, hemos visto como el Bitcoin ha pasado de casi 5000$ a apenas los 4000$, sufriendo una importantísima caída en cuanto a valor. Esto no quiere decir que esto vaya a terminar mal, parece más bien al contrario, es una caída por lo que supone, pero es probable que en próximos días y semanas se recupere el mercado. Ethereum, Zcash, Dash o Litecoin caen junto con el Bitcoin, algo normal ya que si cae el Bitcoin, cae el valor de todas las monedas, ya que el BTC es la moneda de referencia de muchas casas de cambio y suele arrastrar el valor de todos los activos.

Fuente: hardwaresfera.com, 04/09/14.

banner toxic assets 03


Bitcoin y Ethereum se derrumban tras la prohibición de ICOs en China

Por Eva Rodríguez de Luis.

China prohibe las ICO, provocando una drástica caída en los criptomercados. ¿Se recuperarán las criptomonedas? ¿Recuperarán su dinero los inversores? 

Malas noticias para aquellos que ven en las criptomonedas su dorada jubilación. El Banco Central de China se ha puesto duro en la regulación de criptodivisas empleadas en ICOs (Initial Coin Offerings) tomando la decisión más drástica posible: considerarlas como ilegales y exigir el reembolso de los fondos logrados, según explica El País.

Obviamente, la reacción no se ha hecho esperar, causando un bajón en los mercados generalizado, que en el caso del bitcoin ha sido del 10% en apenas tres días. Otras monedas como el ethereum han seguido un descenso incluso más acuciado.

Los ICO son el mercado de moda para inversores que andan a la búsqueda del próximo bombazo

Los ICOs se han convertido en los últimos tiempos en un mercado muy atractivo para los inversores, que buscan el próximo gran éxito y no dudan en adquirir nuevas criptomonedas o tokens para posibilitarlo. Solo en el último año, las ICO han logrado 1.600 millones de dólares.

Según informa TechCrunch, únicamente en China, más de 60 empresas han creado su propia criptomoneda, las cuales serán concienzudamente investigadas por el comité del Banco Central Chino al considerar que alteran el orden económico y financiero.

B. P. de China es el primer banco en prohibir los ICO, ¿será el último?

Desde el anuncio de prohibición, el Banco Popular de China realizará una investigación del mercado y castigará el intercambio de monedas creadas. De forma retroactiva, todo aquel que haya «traficado» con ella deberá devolver los fondos, algo que se antoja complicado.

Y es que a diferencia de las inversiones tradicionales, donde se compran acciones, con las ICO se generan minicriptodivisas que solo tienen validez para la empresa emisora. Es decir, que solo incrementan su valor si el negocio es viable, como explica Intereconomía.

¿Podrán recuperar los inversores su dinero?

Además, tanto los bancos como las plataformas de intercambio más populares (ICOage y ICO.info) como los bancos, tienen prohibido el cambio de monedas originadas de ICOs a moneda tradicional. De manera voluntaria, ICOage y ICO.info han cesado su actividad, al menos temporalmente.

Pero como decimos, aunque la decisión del Banco Central de China haya sido la más categórica hasta el momento, puede que no sea el único banco nacional en tomar esta medida, si bien el Banco Central de Singapur también ha expresado su malestar por el auge de estas moneas, al considerarlas estafas piramidales. En Estados Unidos, el supervisor de los mercados también ha advertido sobre el potencial fraudulento de estas operaciones, instando a que todas ellas sean registradas.

¿Se sobrepondrán las criptomonedas a este duro golpe?

Como el efecto dominó, todas las criptomonedas se ha visto afectado a nivel mundial, originando que todas ellas se sitúen en números rojos, como podemos ver en CoinMarketCap. Las monedas más débiles han sufrido un desplome del 50%, sin embargo porcentualmente las criptodivisas más fuertes han tenido un descenso más moderado, que siguen cuesta abajo y sin frenos.

Fuente: urbantecno.com, 04/09/14.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


invertir no es un juego de azar

.

.

Bitcoin: ¿Una nueva burbuja?

agosto 8, 2017

Bitcoin: ¿la nueva fiebre del oro?
bitcoin

.

El valor del bitcoin se ha más que duplicado en el segundo trimestre, convirtiéndose en la divisa con mejor rendimiento a nivel global en ese periodo. En enero de 2016, un bitcoin valía en torno a 430 dólares, y hoy en día supera los 2.500 dólares. Muchos inversores se han interesado por el bitcoin debido a su destacado desarrollo, pero solo unos pocos entienden realmente cómo funciona. A continuación, examinamos qué es el bitcoin y algunas de las oportunidades y obstáculos para su desarrollo.

Con el endurecimiento de las políticas monetarias de los principales bancos centrales, consideramos que los inversores deberían analizar con reserva este nuevo instrumento.

El bitcoin es una “criptomoneda” potenciada por un registro digital llamado Blockchain. La distinción entre criptomonedas como el bitcoin y la tecnología subyacente del Blockchain es esencial. Bitcoin es una red de pago descentralizada. Es una versión “peer-to- peer” de dinero electrónico que permite pagos online entre partes, sin necesitar usar intermediarios como entidades financieras.

Blockchain es el registro público que recoge todas las transacciones, donde los usuarios pueden verificar la validez de cada operación. Actualmente, muchos expertos creen que dichas tecnologías podrían cambiar el futuro de la industria financiera.

Blythe Masters, mundialmente conocido como el creador de los CDS (credit default swap), está convencido de que el Blockchain es comparable con el crecimiento de internet a principios de los 90. Muchos inversores conciben el bitcoin como una fuente de diversificación para invertir, a pesar de que las criptomonedas son altament volátiles. Las transacciones en bitcoin son irreversibles, porque ningún intermediario puede bloquearlas. Todo usuario de bitcoin posee una “cartera” virtual y las transacciones siguen un método trasparente.

Cada diez minutos un proceso llamado ‘mining’ (minería) crea nuevos bitcoins, lo que implica recopilar las transacciones recientes en bloques virtuales. Cuando un minero termina la recopilación de una serie de bloques, él o ella es premiado con bitcoins. Cualquiera con acceso a Internet y el equipo informático apropiado puede convertirse en minero. Los inversores también pueden comprar bitcoins en el mercado abierto.

Solo se crearán 21 millones de bitcoins, pero como se dividen en subunidades, en la práctica no hay un límite para el número que potencialmente podría existir. No obstante, se pueden adquirir bitcoins sin el proceso de ‘mining’ como con cualquier otra divisa convencional. Aunque hay diferentes formas de comprarlos, los intercambiadores de confianza son los más fiables. Cuando elegimos intercambiadores de bitcoin, como Bitsquare o Coinbase, es conveniente realizar una auditoría en términos de credibilidad, protección, seguridad, privacidad y control de fondos.

Existen múltiples ventajas en la utilización de bitcoin como sistema de pago. Las transacciones son posibles en cualquier parte del mundo, en cualquier momento, y con cualquier persona.

Los costes son bajos en comparación con los métodos de pago convencionales. Es, además, una red de pago transparente y segura: el usuario puede verificar cualquier transacción en el registro virtual, sin banco central o gobierno que intervenga en el proceso. Además, es una divisa que fluctúa de manera transparente solamente determinada por la oferta y la demanda.

El sistema no retiene información personal de sus usuarios, solo direcciones que tienen dos secciones: una “clave pública” y una “clave privada”.

Cualquiera puede mandar bitcoins a una clave pública, pero únicamente el usuario que conoce la clave privada puede gastarlos. Existen varios desafíos importantes para la expansión del bitcoin. Actualmente, la divisa sólo es aceptada por relativamente pocos negocios, aunque las compañías grandes, como Whole Foods o Microsoft (Windows Store), están empezando a aceptarla. Su volatilidad es también una desventaja clave. Las criptomonedas no tienen un valor intrínseco, ya que no están basadas en ningún activo subyacente, como las reservas de oro.

Como la cantidad total de bitcoin en circulación y el número de empresas usándolas es muy limitado, su valor puede verse influido sustancialmente por las acciones de escasos usuarios. En teoría, los bitcoins también podrían perder valor bajo determinadas circunstancias económicas, como la hiperinflación.

Además, las autoridades han manifestado supreocupación respecto al bitcoin y posibles actividades ilegales como blanqueo de dinero.

Mientras que la moneda virtual no es completamente anónima –los bitcoins dejan registros públicos– puede ser muy complicado verificar la identidad verdadera de los usuarios. En el futuro, el sistema estará probablemente sujeto a las regulaciones que existen para sistemas financieros similares. La competencia también es un asunto a tener en cuenta: actualmente el bitcoin representa más de dos tercios del total de divisas virtuales, pero monedas competidoras, como Ethereum, están expandiéndose rápidamente.

A pesar de que el bitcoin ha registrado una serie de récords históricos este año, alcanzando los 2.900 dólares en junio de 2017, recomendamos que los inversores sean cautos. La volatilidad y la creciente competencia son asuntos fundamentales, y continúa siendo extremadamente complicado valorar las criptomonedas. También creemos que parte del actual éxito de bitcoin se puede atribuir al exceso de liquidez generado por los principales bancos centrales, mediante la combinación de tipos de intereses muy bajos y programas de compra de activos.

A medida que las condiciones de políticas monetarias globales – en EE.UU., Europa y otras regiones – se restrinjan, pensamos que el rendimiento de bitcoin puede resentirse. Desde nuestro punto de vista, Blockchain, la tecnología disruptiva que posibilita el bitcoin, puede presentar una oportunidad más apasionante. Para los inversores dispuestos a usar su dinero en este escenario tan rápido y cambiante, pensamos que las tecnologías de pago emergentes podrían suponer una manera interesante de acceder a las tendencias innovadoras del futuro.

Fuente: scoop.it, 2017.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


banner asesor financiero

.

.

¿Las criptomonedas son una bomba de tiempo?

julio 19, 2017

Según sus propios dueños, las criptomonedas son «una bomba de tiempo»

Según el co-fundador de Ethereum, Charles Hoskinson, el novedoso método empresarial de recaudación a través de la venta de criptoactivos en una oferta inicial de moneda ha generado excesos. «La gente está cegada por el dinero rápido y fácil», opinó.

.

La oferta de moneda inicial (ICO) es un método de recaudación para compañías que utilizan la tecnología blockchain. Últimamente, las enormes cifras de dinero que han recaudado algunos startups de esta manera han llamado tanto la atención que ahora el mismo co-fundador de Ethereum, Charles Hoskinson, admite que es hora de que el mercado de las monedas digitales se racionalice.

«La gente dice que los ICO son buenos para Ethereum porque, pues, miré el precio, pero es una bomba de tiempo», dijo Hoskinson.

(iStock)

.

«Hay una sobre-monetización de cosas a medida que las empresas están emitiendo fichas cuando las mismas tareas pueden lograrse con blockchains existentes. La gente está cegada por el dinero rápido y fácil», agregó.

Según una investigación de la compañía Autonomous, las empresas han recaudado USD 1.300 millones este año en ventas de divisas digitales, más del 600% con respecto al año anterior y superando así la recaudación de empresas de capitales de riesgo que invierten en compañías que utilizan blockchain.

Según Hoskinson, el aumento repentino de los precios de algunas criptomonedas y la capacidad de recaudación de las mismas generan mucho riesgo en la industria.

Charles Hoskinson

Charles Hoskinson
.

Por un lado, es probable que la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) comience a intervenir en el mercado bajo el pretexto de que las monedas digitales son valores, opinó Hoskinson, que también dirige la firma de investigación tecnológica IOHK. Además, las compañías que recaudan fondos a través de ICOs suelen ignorar las guías para realizar una venta de valores tradicional, lo cual podría llevar a demandas judiciales en el futuro.

Hoskinson se unió al equipo fundador de Ethereum en 2013 pero se retiró al año siguiente por diferencias con Vitalik Buterin, el creador de la plataforma digital, quién no quería que la empresa tuviera fines de lucro.

Ethereum (Getty)

Ethereum.
.

En los últimos días el precio de un ether cayó debido a miedos de una burbuja de ICOs, la liquidación de fondos recaudados a través de este método, noticias sobre la posible división de Bitcoin en dos entidades y nuevas amenazas de seguridad al mundo cibernético. No obstante, el experto cree que una vez que se desplomen los precios actuales definitivamente, los ICOs no desaparecerán.

«Independientemente de la regulación, los ICOs están aquí para quedarse«, concluyó. «Después de que se derrumbe van a juntar las piezas y preguntarse como hacer las cosas de una manera diferente».

Fuente: infobae.com, 19/07/17.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


invertir no es un juego de azar

.

.

¿Qué son los contratos ‘inteligentes’?

julio 7, 2017

La promesa y los peligros de los contratos ‘inteligentes’

contratos inteligentes

.

Los contratos “inteligentes” en la plataforma de blockchain están generando mucho interés debido a su naturaleza innovadora y a la posibilidad de aumentar de forma sustancial la eficiencia en muchas áreas del derecho y los negocios. Pero estos contratos, acuerdos digitales que se cumplen automáticamente, también tienen limitaciones importantes.

Kevin Werbach y Nicolas (Nico) Cornell, ambos profesores de Estudios jurídicos y Ética empresarial de Wharton, hablaron recientemente con [email protected] sobre su trabajo de investigación sobre contratos inteligentes, Contracts Ex Machina, que literalmente significa “contratos de la máquina”. La pregunta que abordaron fue la siguiente: ¿Podrán los contratos inteligentes algún día reemplazar el derecho contractual?

A continuación, una transcripción editada de la conversación.

[email protected]: ¿Qué son los contratos inteligentes? ¿puede darnos ejemplos de cómo funcionan?

Kevin Werbach: Un contrato inteligente es un acuerdo en formato digital que se auto ejecuta y aplica. Digamos que yo quiero apostar con Nico quién va a ganar la Super Bowl. Creo que los Eagles van a ganar la Super Bowl, por lo que apuesto 100 dólares. Ahora vamos a suponer por un momento que es una transacción legal, estamos en Las Vegas o en algún lugar donde se puede hacer una apuesta deportiva. Así que llega el final de la temporada, los Eagles no ganan la Super Bowl porque, por supuesto, nunca lo hacen, y Nico viene y me dice: “Bueno, ¿dónde están mis cien dólares?” En el caso de un contrato normal, podría decir: “Bueno, solo estaba bromeando” o “Bueno, en realidad no tengo el dinero”. Tal vez tendría que recurrir a los tribunales para conseguir que se cumpla el contrato.

Con un contrato inteligente, podríamos hacer ese mismo acuerdo en el plano digital, de manera que en el momento en que tenga lugar la Super Bowl y esté claro quién ganó, el contrato se ejecute automáticamente. El dinero se transfiere. Ninguna de las partes —ninguno de nosotros, ni siquiera un intermediario— interviene en la operación. El contrato se aplica de forma automática. Y esta estrategia de contrato inteligente puede aplicarse a cualquier tipo de acuerdo. Muchas cosas son contratos: el contrato de alquiler que usted podría utilizar para una casa, su contrato de trabajo, sus transacciones comerciales con una empresa, las compras. Los contratos inteligentes, en teoría, podrían sustituir cualquiera de estos acuerdos y hacer que se ejecuten automáticamente.

[email protected]: ¿Díganos en qué difieren de, por ejemplo, los acuerdos en línea que aceptamos cuando nos registramos en Facebook o LinkedIn, o cuando configuramos el pago automático de nuestras facturas mensuales?

Werbach: En el trabajo de investigación hablamos de cuatro categorías diferentes de contratos cada vez más descentralizados y automatizados. La primera es lo que usted describió, lo que llamaríamos simplemente un contrato electrónico. Cuando va a cualquier sitio web al que quiere suscribirse, hace clic en un botón, y luego aparece un enlace. Y usted puede ver, por lo general, un contrato increíblemente largo y detallado que nadie lee nunca. Es un contrato como el que tendría en papel, pero ahora está en una pantalla.

Un paso más allá de eso es lo que Harry Surden, profesor de Derecho en la Universidad de Colorado en Boulder, llama un “contrato orientado a datos”. Pongamos ahora los términos del contrato en forma legible para una máquina, que limita lo que podemos poner en ese contrato, pero lo podemos hacer de manera que las computadoras puedan por lo menos entender lo que el contrato quiere decir con “cien dólares”, o lo que significa decir, “comprar esta acción”, o algo así. El siguiente paso es lo que Surden llama un “contrato computable”. Así que ahora estamos en el punto en que las máquinas pueden, hasta cierto punto, procesar y hacer cumplir el contrato. Sin embargo, todavía se cuenta con el respaldo del sistema legal por si algo sale mal.

Un contrato inteligente, al menos en teoría, elimina por completo el recurso del sistema legal. Ahora no hay nada más que ese acuerdo digital. Esa es toda la relación, y todo, desde la negociación del acuerdo hasta el camino que concluye con la plena aplicación y liquidación del acuerdo, ocurre digitalmente.

[email protected]: ¿Por qué la gente está entusiasmada con los contratos inteligentes? ¿Cuales son los beneficios?

Nicolas Cornell: Hay dos razones principales por las que la gente está emocionada. La primera tiene que ver con las ganancias de eficiencia. Cada vez que se puede automatizar un proceso y eliminar el elemento humano, existe la posibilidad de que se produzcan incrementos transformadores en eficiencia y fiabilidad. Sólo piense en la contribución de la computación a otras áreas de nuestras vidas.

En segundo lugar, la gente también está entusiasmada con la posibilidad de eliminar las instituciones humanas, y en particular las instituciones gubernamentales, de las importantes funciones que desempeñan actualmente. Ahora mismo, los contratos dependen de un sistema legal administrado por un Gobierno. Esto requiere confianza en una autoridad coercitiva y falible. Así que por la misma razón que los entusiastas de bitcoin están entusiasmados con la perspectiva de una moneda sin un Gobierno, los entusiastas del contrato inteligente están entusiasmados con la perspectiva de contratos sin un sistema legal administrado por el Gobierno.

[email protected]: ¿Los contratos inteligentes pueden ser aplicados legalmente y cómo se puede obtener una reparación legal después de que el contrato se ejecute automáticamente?

Cornell: Creemos que la respuesta es sí, que los contratos inteligentes son aplicables desde el punto de vista legal. No hay razón para pensar que uno no puede hacer un contrato en código de computadora o electrónicamente. Hemos estado haciendo eso durante bastante tiempo. Es un poco complicado porque normalmente pensamos en los contratos como acuerdos que están destinados a ser legalmente aplicables, y los contratos inteligentes son, por su naturaleza, algo que no tiene como propósito su aplicación legal. Pero seguimos pensando que están cambiando los derechos y obligaciones entre las partes. Y eso es lo importante para que algo sea un contrato en el sentido legal.

¿Cómo podemos obtener reparación después? Hay un puñado de mecanismos legales para revertir las transacciones o descartar fondos obtenidos ilegalmente, pero estos son mecanismos legalmente muy diferentes desde el punto de vista estructural y potencialmente más complicados. De manera que, al invertir el papel de demandante y quién está tratando de cambiar legalmente la situación, acabamos por modificar la naturaleza de la disputa legal que podría surgir.

Werbach: Este es un buen ejemplo de lo que nos llevó, en parte, como estudiosos y profesores, a interesarnos por esto. Los contratos inteligentes son una innovación técnica, y los entusiastas, muchos de los ingenieros, dicen: “Bueno, esto no tiene nada que ver con el sistema legal y la aplicación legal”. La realidad es que en realidad nos obliga a mirar más de cerca lo que hace el sistema legal. Y crea todo este tipo de nuevos temas fascinantes.

[email protected]: En su artículo, se enumeran algunas limitaciones de los contratos inteligentes. ¿Cuáles son?

Werbach: Si usted lee muchas de las declaraciones entusiastas, los contratos inteligentes básicamente han resuelto el problema del derecho contractual. Ya no necesitamos el sistema legal ni el gobierno, como comentó Nico. Ya no tenemos ninguna incertidumbre, porque los contratos se aplican automáticamente. Bueno, por supuesto, no es algo tan simple.

Hay dos amplias clases de desafíos de los que hablamos en el trabajo: uno es un conjunto de cuestiones jurídicas doctrinales. El derecho contractual tiene todo tipo de requisitos. Por ejemplo, no podemos hacer un contrato ilegal. Hablé sobre el contrato de apuestas con anterioridad. Digamos que tenemos un contrato para matar a mi suegra. Ningún tribunal va a hacer cumplir eso. Es un contrato ilegal, incluso si podemos escribirlo y firmarlo y sellarlo, etc. Hay otras limitaciones. Por ejemplo, un contrato tiene que tener lo que se llama “consideración”. Alguien tiene que darle algo a cambio de una promesa.

Los contratos no pueden ser inadmisibles, y así sucesivamente. Resulta que si usted pasa por todas estas doctrinas legales y dice: “Bueno, ¿cómo se aplica esto en un sistema donde, de nuevo, el contrato sólo se impone en esta red distribuida, sin que nadie tome una decisión en el medio?” Usted consigue mucha confusión y muchos problemas. Así que esas son las cuestiones doctrinales.

Entonces hay un gran conjunto de cuestiones prácticas. La realidad es que, aunque pensamos que las máquinas pueden hacer contratos con eficacia, hay muchas situaciones en las que no pueden hacerlo. Algunos de ellas son bastante obvias. Por ejemplo, si un contrato dice algo así como “usted se esforzará al máximo”, una expresión que se incluye con frecuencia en los contratos humanos, ¿qué significa eso en realidad? ¿Cómo se reduce eso al código de la computadora? Incluso las cosas que parecen más simples de aplicar, resulta que la gente no puede prever de forma necesaria lo que va a suceder en el futuro. Así que cuando lo pones en esa forma digital ejecutada automáticamente y dejas funcionar a la máquina, esto crea todo tipo de problemas en situaciones que ya estamos empezando a ver.

Por último, cuando las personas negocian un contrato en la vida real, un contrato tradicional, todavía existe la posibilidad de que puedan renegociarlo. Tal vez en el momento en que hacemos un trato estamos seguros de que queremos que se cumpla. Pero luego, un mes después, las cosas cambian y ambos decimos: “Está bien, tenemos interés mutuo en cambiar el contrato, o tal vez incluso cancelar el contrato por completo, porque las cosas han cambiado”. El contrato inteligente no es lo suficientemente inteligente para hacer eso, a menos que las partes incluyan inicialmente en el código del contrato inteligente la posibilidad de la modificación. Estos son sólo algunos ejemplos de los tipos de problemas que se presentan.

[email protected]: Usted también mencionó en su trabajo de investigación la presencia de errores de software o bugs. Todos hemos experimentado errores en la computadora cuando las utilizamos, y ciertamente los contratos inteligentes no son una excepción.

Werbach: Absolutamente. Hay toda una variedad de situaciones, desde el tipo clásico de bug, hasta cosas que son imprevisibles, en que los seres humanos pretendían una cosa con el contrato, pero las máquinas lo interpretaron de una manera diferente. O no pueden distinguir lo que la gente realmente quiere, incluso si el lenguaje parece claro. Una de las funciones que los tribunales proporcionan en el sistema legal regular, en la aplicación de contratos, es la posibilidad de testificar. Se puede interpretar y analizar los términos del acuerdo y averiguar lo que realmente significan.

[email protected]: Había un ejemplo específico en su estudio sobre el caso de Ethereum en la blockchain. ¿Puede explicarnos qué pasó?

Werbach: Este es un ejemplo fascinante. Hay algo llamado DAO, que significa Distributed Autonomous Organization. Era un sistema de crowdfunding virtual como Kickstarter, donde la contribución de la gente era dinero, en este caso crytpomoneda, la moneda virtual de Ethereum llamada ether. La gente puso alrededor de 150 millones de dólares en ether, según el valor de aquel momento, en el sistema. Y la idea es que podrían votar en proyectos que serían financiados, etc.

Alguien encontró un error en el código. Ellos fueron capaces de explorar el código de manera que pudieron extraer unos 60 millones de dólares de ese ether y ponerlo en su propio DAO, y luego fueron capaces de tomarlo y utilizarlo para lo que fuera, o convertirlo en otras monedas. El problema es que, según el código del sistema, era una transacción legítima.

La única manera de saber que se trataba de un robo, y no una transacción real, era que un humano lo viera. Las máquinas no tenían la capacidad de saberlo. Así que para arreglar ese problema —para que la gente no perdiera los US $ 60 millones que habían puesto— los desarrolladores de Ethereum tuvieron que romper básicamente todo el sistema, no sólo el DAO. En Ethereum tuvieron que recurrir a lo que se llama un “tenedor duro”, es decir, hacer básicamente como si las transacciones nunca hubieran existido. Y eso potencialmente socava la esencia de los contratos inteligentes y de estos sistemas de bloques, que es la noción de confianza distribuida inmutable.

[email protected]: Usted dice que los contratos inteligentes están comprometiéndose a algo en el futuro y sin embargo, tampoco hacen exactamente una promesa. ¿Puede explicarlo?

Cornell: Imagine que hay dos maneras de lograr un compromiso. Imagine que digo: “Me encontraré contigo al pie de la colina, te lo prometo”. Esa es una forma de firmar un compromiso al que estoy vinculado por una especie de obligación. Algo diferente sería que yo dijera, ‘me encontraré contigo al pie de la colina’ y luego simplemente me dejo caer colina abajo. Eso también es comprometerse a verse al pie de la colina, pero es una manera diferente de hacerlo, y es algo medio brusco. Puede ser más eficiente, pero no es exactamente una promesa, y cumple una función muy diferente. Eso es una analogía aproximada, pero creo que el compromiso en los contratos inteligentes es más como eso, y menos como una promesa.

[email protected]: Kevin, ¿tiene algo más que decir?

Werbach: En el trabajo de investigación hablamos de diferentes nociones de lo significa realmente el “derecho contractual”. Y esto explica, en parte, hasta qué punto es realmente interesante para nosotros como estudiosos: los contratos inteligentes nos obligan a volver a examinar lo que los dos contratos están haciendo en realidad. ¿Es básicamente crear potencialmente nuevos derechos, o es en retrospectiva —como argumentamos— crear un mecanismo para remediar algo que sale mal? Y aunque estamos examinando el derecho contractual vigente, los contratos inteligentes realmente nos ayudan a desentrañar eso.

[email protected]: ¿Cuáles cree que son quizás las mejores aplicaciones de los contratos inteligentes? ¿ve algunas limitaciones?

Werbach: Es difícil decirlo exactamente porque el potencial de esta tecnología es tan amplio, y ciertamente hay situaciones donde es más fácil implementar los acuerdos en forma digital. Los contratos inteligentes se usan inicialmente para el Bitcoin. Y el Bitcoin está limitado de forma muy estricta en lo que puede hacer con los contratos inteligentes. La tecnología permite básicamente transferir bitcoins de un lugar a otro, utilizando el mecanismo de contrato inteligente para hacerlo, y está fuertemente limitado.

Estas nuevas plataformas de contratos inteligentes abren una enorme cantidad de nuevas posibilidades, pero también conducen a que más cosas puedan salir mal. Así que realmente, creo, que lo que necesitamos es el desarrollo de mejores prácticas, el desarrollo de cosas como las plantillas, formas de crear híbridos que puedan ser efectivamente introducidos en el contrato inteligente. Por ejemplo, hablé de la posibilidad de renegociar o de introducir la resolución de disputas, ya sea a través de un tribunal formal o de forma más informal como, por ejemplo, el mecanismo de arbitraje.

[email protected]: Teniendo en cuenta todas las deficiencias de los contratos inteligentes, así como sus beneficios, ¿cuál cree que será su papel y cómo podemos mejorarlos?

Werbach: Es difícil decirlo. Creo que la razón por la que hay tropiezos es que las posibilidades son inmensas. Y los contratos están por todas partes en el mundo actual, por todas partes en nuestra vida, y especialmente en el mundo digital, donde casi cada interacción es un contrato. Es evidente que vamos a ver cómo los contratos inteligentes se utilizan de forma cada vez más amplia.

Y por lo tanto, es mucho menos una cuestión de decidir en qué segmento de la actividad humana se utilizarán los contratos inteligentes y más pensar en cómo se pueden implementar de una manera que sea razonable, que aborde este tipo de cuestiones y que entienda que el sistema legal todavía juega un papel vital.

Si lo que queremos es lo que el sistema legal nos proporciona, lo que los tribunales hacen con relativa eficacia, deberíamos usar ese mecanismo. No hay razón para abandonarlo. Si lo que queremos, sin embargo, es algo diferente —queremos que el compromiso sea definitivo, de lo que Nico estaba hablando— entonces los contratos inteligentes son estupendos. Estamos apenas en las primeras etapas de comprensión de cómo se separan esas cosas.

Cornell: Sólo para continuar con lo que Kevin estaba diciendo sobre las diferentes maneras de pensar sobre el derecho de los contratos. Los contratos inteligentes son una forma importante o un punto de acceso para entender lo que hace el derecho contractual por nosotros. Mucha gente piensa que el fondo de la cuestión de la ley de contratos es sólo asegurarse de que la gente realmente haga lo que dicen que van a hacer. O lo ven como un mecanismo para asegurar que las personas realizan determinadas cosas o pagan por algún tipo de daño.

Si usted piensa en el derecho contractual de esta manera, sólo como un mecanismo para asegurar un cierto tipo de resultado, entonces los contratos inteligentes parecerán que pueden servir esta función y tal vez servirla de manera más eficiente. Pero todo esto parte del punto de vista de que es preciso asegurar que se produzca un cierto tipo de resultado. Si lo que queremos hacer es considerar nuestras transacciones ex post y no pensar en crear repercusiones, sino en adjudicar de forma retrospectiva lo sucedido, lo que salió mal y cómo lo vamos a arreglar, entonces me parece que los contratos inteligentes no están diseñados para servir esa función. Eso es lo que queremos que haga el sistema legal.

Fuente: knowledgeatwharton.com.es, 2017.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


.

.

Singapore Tokenizes Fiat Currency on the Blockchain

junio 12, 2017

«The Future Is Here»: Singapore Tokenizes Fiat Currency on the Blockchain

In a report entitled “The Future Is Here,” Singapore’s central bank announced that it has completed the first phase of a project involving the development of a tokenized version of the Singapore dollar (SGD) on an Ethereum-based blockchain.

Project Ubin, which began in November 2016, is an attempt to create a functional replacement for Singapore’s interbank payments network using tokenization and blockchain technology.

blockchain logoThe first phase of the project was successful, developing a proof-of-concept replacement of the MAS Electronic Payments System (MEPS+), the Singaporean analog of the Clearing House Interbank Payments System (CHIPS) in the United States, which handles the settlement of interbank debts.

In the prototype model, MEPS+ transfers simply become transfers on a private Ethereum-based blockchain. Although it is still in the early stages, Project Ubin promises a future in which bank customers can send and receive payments and exchange currency without lengthy processing times, fees or intermediaries. In the long term, Project Ubin could herald the overthrow of fiat currency by tokenized cryptocurrency.

It is important to note that the prototype, if implemented, would not affect the net money supply, as all tokens are backed by Singapore dollars held in “custody” by the central bank and which can be freely exchanged back to fiat currency.

In June 2016, the Bank of Canada partnered with R3 and several major banks on Project Jasper to develop a blockchain-based competitor to the country’s current interbank payments solution, the Large Value Transfer System (LVTS).

On May 25, the Bank of Canada announced that a blockchain-based solution was not a viable substitute for the LVTS and abandoned Project Jasper.

However, much of the code and architecture developed for Project Jasper made its way into Project Ubin. In turn, the Monetary Authority of Singapore (MAS) says it plans to make the Project Ubin prototype available to students and professionals in order to further development and innovation.

Other central banks have considered or experimented with tokenization, including the Bank of England, the People’s Bank of China (PBOC) and the Central Bank of Russia.

In February, the PBOC began testing a prototype cryptocurrency that has been in development since 2014.

The Central Bank of Russia is currently testing an Ethereum-based blockchain solution to process online payments and perform customer verification. President Vladimir Putin met with Ethereum’s creator Vitalik Buterin at the St. Petersburg Economic Forum last week and reportedly encouraged efforts to advance blockchain technology in Russia.

Many other countries are already on the blockchain bandwagon; however, if Singapore’s project is fully implemented, it would mark the first tokenized fiat currency and the first blockchain-based interbank payments system.

But Project Ubin is not over yet. The first phase was successfully completed on March 9, and the report only summarizes its conclusions and outlines the goals of the second phase.

The project’s next goal, according to the report, will be to test the viability of a tokenized blockchain-based solution to domestic and international securities transactions — such as the global stock exchange — and cross-border interbank payments.

Fuente: bitcoinmagazine.com, 12/06/17.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


banner asesor financiero

.

.

Página siguiente »