La buena Alimentación, un factor clave de la Salud

febrero 27, 2019

Por qué los médicos usan cada vez más la alimentación en el cuidado de la salud

Para la prevención y el control de enfermedades como la diabetes de tipo 2, el colesterol alto, la hipertensión y los problemas coronarios la dieta es, como mínimo, igual de importante que la medicación, el ejercicio y la reducción del estrés

Una dieta sana tiene un impacto directo en el tratamiento de enfermedades como la diabetes.
Una dieta sana tiene un impacto directo en el tratamiento de enfermedades como la diabetes.

Se atribuye a Hipócrates de Cos la frase “que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”. Pero en la vida contemporánea, en general, la industria farmacéutica y la de la alimentación operan por separado. Sólo recientemente la dieta se convirtió en un tema central “para médicos, hospitales, aseguradoras y hasta empleadores”, explicó Time en un extenso artículo sobre el tema.

Por un lado hay gran frustración por los progresos escasos de los tratamientos farmacológicos para reducir las enfermedades en las que incide la alimentación, como la diabetes de tipo 2, la enfermedad coronaria, la hipertensión y hasta el cáncer. Por otro lado hay cada vez más estudios científicos que comprueban que cuando la gente se alimenta bien, se mantiene saludable y puede controlar, y hasta evitar, esos padecimientos crónicos.

“Cuando se prioriza la alimentación y se enseña a la gente a preparar comidas sanas, resulta que se puede terminar por tener un impacto mayor que con las medicaciones“, dijo a la revista Jaewon Ryu, presidente interino del Sistema de Salud Geisinger, que coordina el programa Fresh Food Farmacy (FFF, farmacia de alimentos frescos) en Pensilvania. “Es una gran ganancia”.

En los EEUU, médicos, hospitales y seguros de salud incorporan la alimentación sana a sus criterios.
En los EEUU, médicos, hospitales y seguros de salud incorporan la alimentación sana a sus criterios.

Time relata el caso de Tom Shicowich, quien perdió un dedo del pie y estuvo hospitalizado durante un mes en 2010 debido a complicaciones de una diabetes. Shicowich tomaba medicación para controlar la glucosa, pero también comía alimentos procesados y fast-food porque sus bajos ingresos no le permitían algo más adecuado. Luego de años con escasa mejoría, en 2017 su médico lo derivó a FFF.

El programa ofrece muchas frutas, vegetales, carnes magras y opciones bajas en sodio a los pacientes del condado de Northumberland y les enseña a incorporarlos en su dieta diaria. Una vez por semana Shicowich recibió recetas y una bolsa de compras del banco de alimentos de FFF, hizo preguntas a nutricionistas y permitió el monitoreo de su glucosa. En un año y medio bajó 27 kilos y dejó de estar en un rango peligroso de diabetes.

Varios cientos de personas como él participaron en el plan de FFF y bajaron su riesgo de complicaciones de la diabetes en un 40%, y en un 70% el de hospitalizaciones, en comparación con otros diabéticos de la misma zona que no participaron. En 2019 FFF se propone triplicar la cantidad de pacientes a los que asiste.

El programa FFF en Filadelfia, y otros similares, tienen mucho éxito. (Fresh Food Farmacy)
El programa FFF en Filadelfia, y otros similares, tienen mucho éxito.

Tanto como la medicación, el ejercicio y el control del estrés, la dieta participa en la ecuación de la salud humana. “El problema es que comer sano no es tan fácil como tomar una pastilla“, observó Time. “Para algunos, los alimentos saludables no están disponibles; y si están, no son accesibles”.

Por eso en los Estados Unidos surgieron el FFF y otros programas similares, como los que tienen la Clínica Cleveland o Kaiser Permanente en San Francisco con la organización Thrive Kitchen. Además de los médicos, compañías de seguros de salud comenzaron a recompensar con pequeños descuentos a la cuota de quienes hagan ejercicio y completen tutoriales de alimentación. En Massachusetts, Blue Cross Blue Shieldcomenzó a cubrir las viandas de la ONG Community Servings para sus miembros con insuficiencia cardíaca congestiva que no pueden pagar dietas bajas en grasa y sodio.

“El Congreso designó un grupo de trabajo bipartidario, Food Is Medicine (el alimento es medicina) para que analice cómo los programas alimentarios apoyados por el estado podrían ocuparse del hambre a la vez que de reducir los costos crecientes de Medicare (el programa de salud pública para ancianos, niños pequeños, discapacitados y personas sin recursos) por las complicaciones de las enfermedades crónicas”, destacó la nota.

El problema es que cambiar el hábito de alimentación es más difícil que tomar una pastilla. (Getty)
El problema es que cambiar el hábito de alimentación es más difícil que tomar una pastilla.

Recetar un medicamento es más sencillo que monitorear una dieta. “Pero las drogas son caras —el estadounidense promedio gasta USD 1.400 por año en medicinas— y si la gente no las puede pagar, no las toma“, explicó Time. “Eso aumenta la probabilidad de que desarrollen complicaciones a medida que avanzan a fases graves de sus enfermedades, lo cual a su vez los obliga a necesitar más, y más costoso, cuidado médico“.

Además, aunque han utilizado tanto dinero en medicinas, los estadounidenses no han reducido, sino al contrario, problemas como la obesidad (que pasó del 30,5% en 2000 al 37,7% en 2014) y el colesterol alto, que afecta al 40% de los adultos. Y esas tendencias responden a la dieta, no a los fármacos.

“El poder de los alimentos como medicina ganó credibilidad científica en 2002 —reseñó Time— cuando el gobierno publicó los resultados de un estudio que enfrentó un programa de dieta y ejercicio contra un tratamiento farmacológico para la diabetes de tipo 2″. En el grupo que tomó metformina, el riesgo de desarrollar diabetes se redujo en un 31% en comparación con quienes tomaron el placebo; entre las personas que hicieron dieta baja en grasas saturadas, azúcar y sal, que incluía proteína magra, frutas y vegetales, la reducción fue del 58%, casi el doble.

Además de los alimentos, los pacientes reciben consejos nutricionales y hasta culinarios. (Fresh Food Farmacy)
Además de los alimentos, los pacientes reciben consejos nutricionales y hasta culinarios.

En los años recientes otros estudios mostraron los beneficios de la dieta mediterránea en la prevención de un nuevo ataque cardíaco entre aquellos que sufrieron uno. Y estudios en animales, como también análisis de células humanas en laboratorio, comenzaron a explicar por qué ciertos alimentos se asocian con tasas menores de ciertas enfermedades.

Algunos componentes como el omega 3 que se halla en el pescado y los polifenoles que se hallan en las manzanas pueden inhibir la capacidad de los tumores malignos para desarrollar nuevos vasos sanguíneos de los cuales nutrirse para crecer. Las nueces y las semillas pueden proteger partes de los cromosomas de modo tal que puedan reparar las células con mayor rapidez.

El papel de la dieta en el equilibrio de la glucosa, el control del colesterol y el buen funcionamiento del sistema inmunológico comenzó a ser valorado en 2002.  (Getty Images)
El papel de la dieta en el equilibrio de la glucosa, el control del colesterol y el buen funcionamiento del sistema inmunológico comenzó a ser valorado en 2002. 

El artículo mencionó un libro de próxima aparición, Eat to Beat Disease (Comer para derrotar a la enfermedad), de William Li, investigador médico que asoció años de datos para proponer dosis específicas de alimentos para tratar enfermedades que van desde la diabetes al cáncer de mama.

“No todos los médicos están de acuerdo en que la ciencia avala la administración de alimentos como si fueran drogas, pero él espera que la polémica idea impulse a más investigadores“, concluyó Time. “Estamos lejos de recetar dietas categóricamente para combatir la enfermedad”, dijo Li. “Y acaso nunca lleguemos a eso. Pero intentamos llenar los blancos, que han existido durante mucho tiempo en este campo, con ciencia real”.

Fuente: infobae, 27/02/19.

alimentacion saludable

______________________________________________________________________________

Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter

______________________________________________________________________________

banner bajar de peso con platos ricos 01

.

.

Los peligros del azúcar

julio 5, 2018

Correspondencia Descubierta Revela Como la Industria del Azúcar Manipuló la Ciencia de los Alimentos Durante Décadas

Por Dr. Joseph Mercola.

azucarDurante años, hemos sido advertidos acerca de los peligros de consumir demasiadas grasas o sal, pero las autoridades de salud y medios de comunicación han sido relativamente silenciosos acerca del azúcar, a pesar de haber tasas de obesidad cada vez más altas y problemas de salud en casi todas las áreas que han adoptado la alimentación procesada Occidental.

La triste realidad es que hay una gran cantidad de investigación, la cual se realizó durante muchas décadas, que muestra que consumir un exceso de azúcar daña su salud de muchas maneras; no obstante, la industria azucarera logró enterrar la evidencia y cubrirla con falsa ciencia que respalda sus propias afirmaciones, que exponen que el azúcar tiene poco o nada que ver con el aumento de peso y una mala salud.

En la actualidad, ellos quieren que continúe creyendo el mito obsoleto de que las grasas saturadas son las culpables, en vez del azúcar y las calorías que entran, y salen. Afortunadamente, la verdad empieza a salir a la luz, y muchas almas valientes han hecho frente para exponer y desmantelar el engaño orquestado.

Los Fraudes del Azúcar Son Expuestos

Uno de ellos es el periodista científico y autor, Gary Taubes, quien en el 2012 se asoció con Cristin Kearns, una dentista y compañera suya en la Universidad de California, en San Francisco, para escribir “Big Sugar’s Sweet Little Lies” (Las Pequeñas y Dulces Mentiras de la Industria del Azúcar). En su exposición, que apareció en Mother Jones, ellos escribieron que:1

Durante 40 años, la prioridad de la industria del azúcar ha sido poner en duda los estudios que sugieren que su producto hace que las personas enfermen. En las pruebas federales, los científicos financiados por la industria citan los estudios financiados por la misma, para desestimar al azúcar como culpable“.

Su último libro, el cual será lanzado este otoño, es “The Case Against Sugar” (El Caso Contra el Azúcar). He leído este libro, y en breve, entrevistaré a Taubes. Si alguna vez tuvo alguna duda acerca de lo corrupta e influyente que es la industria azucarera, entonces simplemente debe leer este libro.

Taubes profundiza en el encubrimiento sistemático de la ciencia, al mostrar que el azúcar en efecto causa enfermedades, y es la causa más probable de nuestras actuales crisis de obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas y cáncer. El libro de Gary lo expone mucho más detalladamente que el presente o el artículo publicado en The New York Times.2

Asimismo, docenas de científicos, de tres universidades de los Estados Unidos, se han unido para crear un sitio web educativo llamado SugarScience.org,3 orientado a que la investigación independiente acerca del azúcar esté disponible al público.

Kearns – entrevistado anteriormente por NPR–también ha sido noticia debido a un nuevo artículo en la Revista de la Asociación Médica Americana (JAMA, por sus siglas en inglés) de Medicina Interna,4 que detalla la influencia de la industria azucarera en las recomendaciones alimenticias.5,6,7,8,9,10

El Análisis Histórico Muestra Que la Industria Azucarera Ha Manipulado la Ciencia de los Alimentos

El análisis histórico de Kearns proporciona una prueba sustancial de que la industria azucarera ha manipulado, moldeado e influido, durante décadas, a la investigación alimenticia para exonerar al azúcar, y en vez de ello, culpar a las grasas saturadas. Según informó The New York Times:11

Los documentos muestran que un grupo comercial llamado Sugar Research Foundation, conocido actualmente como Sugar Association, pagó a tres científicos de Harvard el equivalente a alrededor de $ 50 000 en dólares, para publicar un análisis realizado en 1967 acerca de la investigación sobre el azúcar, grasas y enfermedades cardiacas.

Los estudios utilizados en el análisis fueron elegidos por el grupo del azúcar, y el artículo,12 fue publicado en la prestigiosa revista New England Journal of Medicine, donde se minimizó el vínculo entre el azúcar y la salud cardiaca, y se lanzaron calumnias acerca del papel de las grasas saturadas.

A pesar de que el tráfico de influencias revelado en los documentos data de hace casi 50 años, los informes más recientes indican que la industria alimentaria ha seguido influyendo en la ciencia de los alimentos“.

Una Detestable Investigación Que Debería Levantar Sospechas

Algunos de los estudios que le dan luz verde al azúcar, claramente tienen las visibles huellas digitales de la industria, por todas partes. Por ejemplo, un estudio reciente13 llegó a la increíble y extraña conclusión de que consumir dulces podría ayudar a prevenir el aumento de peso, ya que los niños que los comen tienden a pesar menos que los que no lo hacen.

La fuente de los fundamentos revela que la base de tan extraña conclusión es: The Confectioners Association, que representan a los fabricantes de dulces como Butterfingers, Hershey y Skittles.

El año pasado, Coca-Cola Co. fue expuesto por canalizar millones de dólares a un grupo líder antiobesidad, al que se le pagó para desestimar el vínculo entre la soda y obesidad1–una relación que se ha establecido firmemente por muchos estudios anteriores.

Asimismo, ha surgido evidencia que muestra cómo la industria del azúcar influyó en la agenda científica del Instituto Nacional de Investigación Dental, en 1971, y creó un programa nacional contra la caries–una vez más, para minimizar cualquier vínculo entre el consumo de azúcar y la caries dental.15

Incluso, fue minimizado el papel del azúcar en la alimentación que consumen las personas que padecen diabetes, a pesar de sus evidentes riesgos. Como señaló Kearns en la anterior entrevista con NPR, a menudo, la bibliografía relacionada con la diabetes ni siquiera menciona la necesidad de restringir el azúcar.

Trágicamente, aunque la diabetes tipo 2 puede ser revertida exitosamente con una alimentación adecuada baja en azucares, en vez de ello, el enfoque se centra en el simple control de la enfermedad al utilizar insulina–una estrategia que por lo general empeora este padecimiento.

Además, a las personas que padecen diabetes se les insta a utilizar endulzantes artificiales, a pesar de que los estudios han demostrado claramente que los endulzantes artificiales fomentan un aumento de peso y la sensibilidad a la insulina empeora a un grado mayor que el azúcar.

Por otro lado, la investigación respaldada por Coca-Cola y Pepsi, llegó a la inquietante y altamente irresponsable conclusión de que beber soda de dieta era más útil para la pérdida de peso, en comparación con el agua pura.16

Las Directrices Alimentarias de los Estados Unidos Estaban Contaminadas Desde el Principio

De acuerdo con el análisis histórico de Kearns, en 1967, Mark Hegsted, un investigador de nutrición–quien falleció en 2009–fue uno de los científicos de Harvard a quienes pagaron para crear investigación para la industria del azúcar.

En 1977, mientras dirigía la oficina de nutrición en el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), Hegsted ayudó a redactar un primer documento que eventualmente se convirtió en las directrices alimentarias de los Estados Unidos.

En las décadas posteriores, los funcionarios de salud de los Estados Unidos han exhortado a los habitantes del país a adoptar una alimentación baja en grasas para prevenir las enfermedades cardiacas, y como resultado, en vez de ello, las personas cambiaron a los alimentos procesados, bajos en grasas y con altos niveles de azúcar.

Resulta que esta es la VERDADERA receta para tener enfermedades cardiacas; sin embargo, las industrias del azúcar y alimentos procesados han logrado mantener estos hechos en secreto todos estos años, al tomar el control y estructurar el análisis científico. El resultado final es claramente visible en las actuales estadísticas de salud.

En un editorial complementario,17 Marion Nestle, una profesora de nutrición, estudios alimenticios y salud pública de la Universidad de Nueva York, escribe:

A partir de una inmersión profunda en los archivos de los años ’50s y ’60s, se ha producido evidencia convincente acerca de que una asociación comercial de azúcar no solo pagó, sino que también inició e influyó en la investigación que exonera expresamente al azúcar como un importante factor de riesgo para la enfermedad cardíaca coronaria (CHD, por sus siglas en inglés)“.

Como Formar la Opinión Pública a Través de la Investigación y los Programas Legislativos

Los registros, que son alrededor de 1 500, incluyen cientos de páginas de cartas y correspondencia entre científicos, nutricionistas y ejecutivos de la industria del azúcar. Los documentos fueron encontrados en los archivos de las compañías azucareras ya desaparecidas, así como en registros en la biblioteca de la Universidad, de investigadores ya fallecidos, quienes desempeñaron un papel clave en la estrategia de la industria.

Los registros revelan que ya desde 1964–un momento en que los investigadores comenzaban a sospechar una relación entre los tipos de alimentación con altos niveles de azúcar y las enfermedades cardiacas–John Hickson, un ejecutivo de la industria azucarera, presentó un plan acerca de cómo la industria del azúcar podría influir en la opinión pública “a través de nuestra investigación y programas de información y legislativos”.

Como informó el artículo presentado:18Hickson propuso contrarrestar los alarmantes descubrimientos acerca del azúcar con la investigación financiada por la industria. ‘Entonces podemos publicar los datos y refutar a nuestros detractores’, escribió”.

Esta fue la idea por la que se contrató a Hegsted y a otros dos científicos de Harvard, para examinar y refutar los estudios que relacionan a la alimentación cargada de azúcares con las enfermedades cardiacas. “Considero que es terrible”, dijo Nestlé para The New York Times.19 “Simplemente, uno nunca ve ejemplos tan evidentes“.

El Dr. Walter Willett, Presidente del departamento de nutrición de la Facultad de salud pública TH Chan de Harvard, también observó que los documentos son un poderoso recordatorio de “por qué la investigación debe ser apoyada por fondos públicos en vez de depender del financiamiento de la industria”.

Por desgracia, tomará mucho hacer tal cambio. Incluso, resulta difícil tomar medidas drásticas contra los conflictos de interés. Como Nestlé dijo para Bloomberg:20

Por ejemplo, me han dicho en repetidas ocasiones que desde que escribí “Food Politics” (La Política Acerca de los Alimentos), no soy elegible para participar en comités federales de asesoramiento, porque soy demasiado parcial. Lo que esto me indica es que las personas que desde un principio se niegan a aceptar los fondos de la industria de los alimentos, son excluidos de la lista de candidatos.

Sin embargo, las personas que toman fondos de la industria son considerados aceptables, siempre y cuando revelen sus vínculos financieros debidamente, lo que por desgracia muchos no hacen“.

La Industria del Azúcar Responde

Mientras tanto, Sugar Association se mantiene firme en su postura, al responder al artículo de Kearns, con lo siguiente:21

Cuestionamos los continuos intentos de este autor al replantear los sucesos históricos para alinearlos convenientemente con la tendencia actual del discurso contra el azúcar, en particular cuando las últimas décadas de investigación han concluido que el azúcar no tiene una función exclusiva en las enfermedades cardíacas“.

Es interesante señalar que la principal defensa de la industria azucarera es apoyarse en ¡una “base científica” de investigación contaminada por sus propias conclusiones! Tome como ejemplo su respuesta al trabajo del nutricionista británico, John Yudkin.

En 1972, Yudkin publicó el libro, “Pure White and Deadly” (Blanco, Puro y Mortal), en el que presentó décadas de investigación que apuntan hacia el azúcar en la alimentación–en vez de las grasas–como el factor subyacente de la obesidad y diabetes.

En respuesta, Sugar Association financió silenciosamente un artículo técnico llamado “Sugar in the Diet of Man” (El Azúcar en la Alimentación del Hombre), que afirma que el azúcar no solo era seguro y saludable, sino que es un importante alimento “energético”.

El titular de la nota de prensa de Sugar Association, decía “Científicos Disipan los Miedos Hacia el Azúcar”.22 Y mientras que financiaban el documento en cuestión, lo hicieron parecer como un estudio independiente.

El mayor apologista de Sugar Association fue Ancel Keys quien, con el financiamiento de la industria, ayudó a destruir la reputación de Yudkin, para desacreditarlo y etiquetarlo como un charlatán. La campaña de difamación fue un gran éxito, lo que hizo que la investigación de azúcar se detuviera.

Al igual que las industrias del tabaco y químicos, aquellos que se benefician del azúcar son muy hábiles para aplastar las voces disidentes, incluyendo a aquellos que se encuentran en los ámbitos de la ciencia.

Al silenciar las críticas acerca del azúcar, la industria azucarera fue capaz de continuar promoviendo a las grasas saturadas como el villano en la alimentación, a pesar de la falta de sustento científico. El siglo XXI trajo consigo las sodas súper grandes, junto con mayores problemas de salud, mientras la industria alimentaria continua mirando hacia otro lado–con la esperanza de que no se darán cuenta de la verdad.

Al igual que las grandes tabacaleras culpan a otros por el cáncer, las importantes empresas azucareras se han cubierto, a través de las prácticas aprendidas de la industria tabacalera, tales como mermar la ciencia, intimidar a los científicos, y socavar las políticas de salud pública.

¿Qué Cantidad de Azúcar Sería Demasiada?

Según un estudio realizado en el 2014,23 más de 7 de cada 10 adultos en los Estados Unidos obtienen al menos el 10 % de sus calorías diarias del azúcar; 1 de cada 10 recibe el 25 % o más de sus calorías diarias de los azúcares añadidos. También encontró que:

  • Las personas que consumieron el 21 % o más de sus calorías diarias en forma de azúcar, fueron dos veces más propensas a morir por enfermedades cardiacas, en comparación con los que obtuvieron un 7 % menos de sus calorías diarias de azúcares añadidos
  • El riesgo casi se triplicó entre los que recibieron el 25 % o más de sus calorías de los azúcares

Una investigación más reciente muestra que los tipos de alimentación que tienen un alto contenido de azúcar también son un importante factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares en los niños—y representan un riesgo significativo, incluso muy por debajo de los niveles actuales de consumo.

Como fue señalado en la última declaración científica acerca del consumo de azúcar de los niños, en la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés):24

Hay mucha evidencia que sustenta que existe una relación entre los azúcares añadidos y un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares en los niños, a través de un mayor consumo de energía, de adiposidad y dislipemia…

[E]s razonable recomendar que los niños consuman ≤ 25 g[ramos] (100 cal[orias] o ≈ 6 cucharaditas) de azúcares añadidos por día y evitar, estos últimos, en los niños que son < 2 años de edad“.

De acuerdo con la AHA, los niños consumen un promedio de 19 cucharaditas de azúcar por día–cerca de tres veces más de lo recomendado, y la evidencia indica claramente que esta tendencia alimenticia va de la mano junto con nuestras actuales epidemias de obesidad y enfermedades crónicas.

Una sola lata de soda o ponche de frutas puede contener aproximadamente 40 gramos de azúcar, preparar bebidas endulzadas es especialmente peligroso para los niños pequeños.

Asimismo, los cereales para el desayuno, barritas de cereales, bagels y hojaldres tienden a contener altas cantidades de azúcares añadidos. Durante mucho tiempo, no hubo un verdadero límite recomendado para el azúcar, además de las recomendaciones para consumir azúcar “con moderación”–algo que es prácticamente imposible de hacer si come alimentos procesados.

Por fortuna, esto finalmente ha cambiado. Ahora, la AHA recomienda limitar el consumo de azúcares añadidos diarios a:

  • 9 cucharaditas (38 gramos) para hombres
  • 6 cucharaditas (25 gramos) para mujeres
  • 6 cucharaditas (25 gramos) para niños y adolescentes entre las edades de 2 y 18 años
  • Cero azúcares añadidos para los niños menores de 2 años de edad

Además, el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) ha emitido recomendaciones acerca del azúcar, lo que sugiere que los niños entre las edades de 4 y 8 años deben limitar sus azúcares añadidos a un máximo de 3 cucharaditas diarias (12 gramos), y los niños de 9 años y mayores deben consumir una cantidad menor a 8 cucharaditas.

Aunque estoy de acuerdo con la recomendación general de que las personas sanas pueden consumir un máximo de 25 gramos; en mi opinión, prácticamente todo el mundo se beneficiaría de seguir la recomendación para los niños menores de 2 años de edad.

Recomendaciones Para Disminuir Su Consumo de Azúcares Añadidos

Una de las maneras más fáciles y rápidas de reducir drásticamente el consumo de azúcares añadidos y fructosa, simplemente es al comer comida verdadera, ya que la mayor parte de los azucares agregados, que finalmente consume, provienen de alimentos procesados. Otras formas para disminuir los azucares en su alimentación, incluyen:

  • Reducir el consumo, con el objetivo de eliminar el azúcar que agrega a sus alimentos y bebidas o que consume en forma de alimentos procesados y bebidas azucaradas
  • Utilizar Stevia o Lo-Han en vez de azúcar y/o endulzantes artificiales. Puede saber más acerca del mejor y el peor de los sustitutos de azúcar en mi artículo anterior, “Sustitutos del Azúcar–Lo Que Es Seguro y Lo Que No
  • Usar fruta fresca, en vez de frutas enlatadas o azúcar para preparar las comidas o recetas que requieran agregar un poco de dulzor
  • Utilizar especias, en vez de azúcar, para darle sabor a sus alimentos

Fuente: mercola.com, 28/09/16.

banner presion arterial dieta saludable

.

.

Obesidad e infertilidad

octubre 12, 2017

Obesidad: Sus efectos en la fertilidad masculina

Está comprobado que la obesidad también afecta la fertilidad masculina al igual que ocurre en las mujeres, ya que el exceso de peso tiene un impacto negativo sobre la capacidad de concebir del varón. En conclusión lo que ocurre en que a mayor perímetro de cintura, menor es la cantidad de espermatozoides que el cuerpo masculino puede llegar a producir.

En Argentina, la hipertensión aumentó 8,5% en 7 años

octubre 14, 2016

La hipertensión aumentó un 8,5% en sólo 7 años

El 36,3 % de los adultos en el país ya sufre esta enfermedad. Preocupan el desconocimiento y la falta de controles.

Por Valeria Román.

Se consideran hipertensos a los pacientes que presenten desde 140/90 mm Hg en dos a tres consultas separadas por una semana.

Se consideran hipertensos a los pacientes que presenten desde 140/90 mm Hg en dos a tres consultas separadas por una semana.

Los argentinos están peor de la presión. Sí, de la presión arterial. De la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias del corazón. Lo ideal es tener la presión por debajo de los niveles 14/9. Sin embargo, hoy el 36,3% de los adultos padecen hipertensión. Esta prevalencia aumentó un 8,5% entre 2008 y 2016, según un estudio epidemiológico que se presentó ayer en una de las sesiones del 42° Congreso Argentino de Cardiología, que empezó ayer.

hipertensión arterial

“Los resultados del estudio son preocupantes. Porque tener la presión arterial sin control por mucho tiempo implica un mayor riesgo de sufrir un ataque cerebrovascular, enfermedad de los riñones, infartos e insuficiencia cardíaca, que son trastornos que pueden conducir a la muerte”, explicó a Clarín Claudio Majul, que forma parte del comité organizador del congreso, y es integrante de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC).

Miguel González, presidente del comité científico del congreso y jefe de unidad coronaria del Sanatorio Finochietto, explicó que la hipertensión “se mide como la fuerza ejercida por el flujo de la sangre sobre las paredes de las arterias. Si da mayor o igual a 14/9 a lo largo de 3 mediciones correctas –con el paciente en reposo y tranquilo– se diagnostica la hipertensión arterial. Es una condición crónica pero que cuenta con tratamientos que permiten mantenerla bajo control”.

En 2008, los investigadores de la SAC habían impulsado el estudio -que llaman Renata (por las iniciales de Registro Nacional de Hipertensión Arterial) sobre prevalencia en Capital. Al año siguiente, sumaron a más personas de 7 provincias: el 33,5% de la población adulta sufría hipertensión. En 2015, se volvió a hacer el estudio, en colaboración con la Federación Argentina de Cardiología (FAC) en 18 provincias. Participaron 5931 mayores de 18 años. Para hacer el estudio Renata 2, que fue patrocinado por el laboratorio Gador y la empresa Nestlé, se puso una mesa en 25 filiales del Registro Nacional de las Personas. A cada participante, se le hizo una encuesta con consentimiento informado y se le preguntó por el nivel de consumo de sal. Le tomaron la presión arterial durante 3 veces, mientras la persona estaba sentada. Y le midieron el cuello y el perímetro abdominal. A los que ya sabían que sufrían hipertensión, le hicieron una encuesta sobre la adherencia al tratamiento. Todas esas mediciones y respuestas se compilaron y analizaron y arrojaron los resultados preocupantes.

banner bajar de peso con platos ricos 01

Cuatro de cada 10 argentinos con hipertensión lo desconoce. Entre los que sí conocen, el 45% no está bajo tratamiento médico. Sólo el 24,2% tiene la enfermedad bajo control. Esa última cifra también llamó la atención. “La cantidad de hipertensos que tiene controlada la enfermedad bajó en un 8,7%”, advirtió Augusto Vicario, otro de los integrantes del equipo que hizo el estudio. Otros datos significativos es que la hipertensión está afectando a gente joven, pero que desconoce que tiene el problema. El 73,4% de los hipertensos menores de 35 años (que fueron detectados durante el estudio) desconocen la enfermedad, que se puede controlar con cambios en la alimentación, más actividad física y medicación. Hay que bajar el consumo de sal, comer más frutas y verduras, legumbres y pescado, y dejar de fumar tabaco.

banner deje de fumar 01

Sin embargo, muchos de los que ya sabían que eran hipertensos no hacen caso a los consejos. Sólo el 50,4% de los hipertensos toman y siguen diariamente la medicación contra la hipertensión. Aunque saben que es su gran enemigo, los hipertensos que conocen su enfermedad agregan sal a la comida “siempre” en el 16,4% de los casos. Respondieron “raras veces” el 26,5% y “nunca” el 57,2 de los hipertensos. En este grupo de hipertensos, el 72% dijo que habían disminuido el consumo de sal en el último año.

Pero el cambio aún está pendiente. “Disminuir el consumo de sal puede reducir entre un 20 y un 30% la cantidad de eventos cardiovasculares, como infartos o ACV, Eso se logra quitando el salero de la mesa, reemplazando la sal al cocinar por otras especias que aporten sabor, y, primordialmente, consumiendo menos productos procesados y panificados, que son una de las principales fuentes de sodio en la dieta de los argentinos”, resaltó Gustavo Cerezo, ex presidente de la Federación Argentina de Cardiología y médico del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires.

Fuente: Clarín, 14/10/16.

banner presion arterial dieta saludable

.

.

Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter

.

.

La Obesidad: Un problema mundial

abril 4, 2016

En el mundo ya hay más gordos que flacos

Analizaron el avance de la obesidad en 20 millones de personas en 40 años. 

 Por Mariana Iglesias.

Imparable. Se estima que en 2025, una quinta parte de los adultos tendrá obesidad severa.

Imparable. Se estima que en 2025, una quinta parte de los adultos tendrá obesidad severa.

Que la obesidad ya es una epidemia en el mundo entero no es noticia. Lo que se sabe ahora es que los obesos ya son más que quienes tienen problemas relacionados al bajo peso. Y lo más interesante para resaltar es que la obesidad avanza entre los pobres. Los ricos suelen estar bien informados, y tienen claro que la obesidad causa innumerables problemas para la salud, con lo cual, pagan sus comidas orgánicas y sus cuotas en el gimnasio, cosa que los pobres no pueden hacer. Así, ya hay 641 millones de obesos en el mundo (266 varones y 375 mujeres), cuando cuarenta años atrás eran 105. De hecho en 1975 la cantidad de personas con bajo peso duplicaba a los obesos. Así las cosas, se estima que para 2025 una quinta parte de los adultos de todo el mundo tendrá obesidad severa.

banner bajar de peso con platos ricos 01

Las conclusiones son del mayor estudio que se ha realizado hasta ahora sobre el índice de masa corporal (IMC) en casi 20 millones de personas de 186 países y que ha sido publicado en la prestigiosa revista científica “The Lancet”. Lo que se hizo fue medir el avance de la obesidad de 1975 hasta 2014. “El resultado principal es que el mundo está engordando, o que el mundo ha venido engordando, y sigue haciéndolo”, explica a Clarín Carlos Boissonnet, cardiólogo del CEMIC y miembro del grupo CARMELA (CArdiovascular Risk factor Multiple Evaluation in LatinAmerica), que participó de la investigación con siete muestras poblacionales, correspondientes a las ciudades de Buenos Aires, Bogotá, Barquisimeto (Venezuela), Santiago de Chile, Quito, ciudad de México y Lima. Fueron distintos grupos de investigación internacionales, coordinados desde el Imperial College London y financiado por The Wellcome Trust (una ONG del ámbito académico de la salud.

En el período considerado, la humanidad aumentó en promedio 1,5 kilo por cada década en los últimos 40 años. La obesidad aumentó en hombres más de 3 veces y en mujeres más de 2 veces. Para dar un ejemplo: un hombre de 1,70 metro de altura aumentó un promedio de 7,2 kilos, mientras que una mujer de 1,60 metro aumentó 6,1 kilos.

banner presion arterial dieta saludable

El aumento fue prácticamente universal en todos los países, con las únicas excepciones de Corea del Norte, Nauru, los países del Africa subsahariana, Japón, Singapur y varios países europeos en los que no aumentó en mujeres. En la mayoría de los países ricos (europeos, norteamericanos y asiáticos) y en Oceanía el aumento por año fue menor desde 2000 hasta el momento actual, mientras que en Latinoamérica y el Caribe, en Europa central y del este, y el este y sudeste asiático, el aumento anual fue mayor desde 2000 a esta parte. “Antes el obeso era el rico. En los últimos años la obesidad se traslada cada vez más a los pobres, porque comen alimentos de baja calidad y no hacen actividades físicas que los favorezcan”, explica Boissonnet.

China tiene el mayor número de obesos (43,2 millones de varones y 46,4 millones de mujeres), seguido por los Estados Unidos (41,7 millones de hombres obesos y 46,1 millones de mujeres obesas). En la Argentina la obesidad es mayor en hombres, y en el ranking mundial figura en el puesto  16º con 3,8 millones.

obesidadEl trabajo también habla del bajo peso. La prevalencia mundial se redujo de 13,8% a 8,8% en hombres, y de 14,6% a 9,7% en mujeres, lo que indica una reducción global de la desnutrición. Sin embargo, este problema sigue siendo muy relevante en países como India o Bangladesh.

La Organización Mundial de la Salud planteó como objetivo para el 2025 evitar el aumento de la obesidad. Según este estudio, la probabilidad de que eso ocurra es nula y estiman que para 2025, 18% de los hombres del mundo así como 21% de las mujeres serán obesos. “La obesidad es una epidemia fuera de control, y avanza cada vez más rápido. Esto muestra el fracaso de las estrategias globales”, opina el especialista.  Y da algunas claves de lo que se debería hacer: “la mejor herramienta es la que se dirige a todos. Los Estados deberían cobbrar menos impuestos a las frutas y verduras, y más a los procesados y bebidas azucaradas. También deberían promover los vecindarios saludables y clubes gratuitos para que todos puedan realizar actividad física”.

Fuente: Clarín, 02/04/16.


 

Más información:

Prevención de la obesidad: El rol del Estado

Los mitos sobre la obesidad

La obesidad acorta la vida

Obesidad incontrolable

Por qué comemos más cuando no dormimos bien

marzo 31, 2016

Por qué comemos mucho cuando no dormimos lo suficiente

Por Sumathi Reddy.

Nuevos estudios están esclareciendo las razones por las qué la gente come de más y alimentos menos saludables cuando no duermen lo suficiente.

Un pequeño estudio publicado en la revista Sleep a principios de este mes encontró un nuevo mecanismo que ayuda a explicar por qué las personas que se privan del sueño tienen un mayor riesgo de aumentar de peso. Investigadores de la Universidad de Chicago hallaron que 14 individuos que fueron privados de sueño consumieron cerca de 1.000 calorías en aperitivos temprano en la noche en comparación con 600 calorías cuando tuvieron una noche completa de sueño. Cuando se les privó de sueño comió además el doble de grasa. Las calorías consumidas en un buffet de almuerzo fueron las mismas.

banner bajar de peso con platos ricos 01

La conclusión fue que cuando se les priva de sueño, los individuos tenían una mayor activación del sistema endocannabinoide, que está involucrado en la recompensa y el placer incitado por la comida, dijo Erin Hanlon, autora principal del estudio e investigadora asociada del Centro de Metabolismo del Sueño y Salud de la Universidad de Chicago.

El sistema endocannabinoide, compuesto por lípidos producidos por el organismo y que pueden medirse en la sangre, se activa también al fumar marihuana y se cree que es la fuente de los súbitos deseos de comer que genera su consumo.

obesidadLos individuos, quienes durmieron en el laboratorio, pasaron cuatro noches de 8,5 horas de sueño y cuatro noches de 4,5 horas. Sus niveles promedio de la endocannabinoide 2-AG fueron los mismos a lo largo de las 24 horas siguientes a ambos períodos de sueño, pero los niveles máximos fueron más altos de lo normal y se produjeron más tarde en el día en el estado de sueño más corto.

“Ellos reportaron sentirse más hambre y tener un mayor deseo de comer, lo que corresponde a la misma hora del día en el que vemos este incremento en los niveles de endocannabinoides,” dijo el Dr. Hanlon.

“Desde luego, no creemos que el sistema endocannabinoide y la activación del mismo es el único factor que contribuye a comer en exceso después de una restricción del sueño, dijo el Dr. Hanlon. “Pero pensamos que podría ser un factor contribuyente.”

Estudios previos han hallado que la falta de sueño conduce a la disminución de la hormona leptina, que inhibe el hambre, y el aumento de la grelina, que induce el hambre, dijo Frank Scheer, director del Programa de Cronobiología Médica del Hospital Brigham and Women de Boston.

Aunque los estudios han encontrado que estar despierto más tiempo, naturalmente, conduce a un aumento del gasto energético y la necesidad de una mayor consumo de alimentos, el exceso de comida que por lo general se lleva a cabo en personas que están privados de sueño supera los aumentos en el gasto de energía, lo que resulta en el aumento de peso, dijo el Dr. Scheer , que escribió un editorial sobre el estudio en la misma edición de la revista Sleep

La pregunta de si las personas que están privadas de sueño ganarían peso, incluso si comen la misma comida que cuando estaban recibiendo el sueño de una noche completa se desconoce, dijo el Dr. Scheer. El mecanismo para el aumento de peso puede ser principalmente mediante el aumento de la ingesta de alimentos.

Se refirió a un estudio en el que se refirió a esta cuestión, publicado en 2010 en la revista Annals of Internal Medicine. Se encontró individuos que se encontraban en una dieta perdieron menos masa grasa y más masa corporal magra cuando se les privó del sueño.

Andrea Spaeth, una académica post-doctoral en la Universidad de Pennsylvania Escuela de Medicina de Perelman, publicó un estudio el año pasado en la revista Obesity, donde ella y sus colegas encontraron que la tasa metabólica en reposo fue menor en los individuos la mañana después de cinco noches de restricción del sueño en comparación con después de una noche de sueño normal.

“Al día siguiente, usted está quemando menos calorías en reposo de lo que lo haría si no hubiera perdido sueño”, dijo, cuantificando el cambio en cerca de 42 calorías menos. “Al pasar el tiempo, esto se podría acumular”

Eve Van Cauter, directora del Centro del Sueño, Metabolismo y Salud de la Universidad de Chicago y autora principal del estudio, señaló que este demostró que los niveles circulantes de 2-AG varían enormemente durante todo el día, con niveles muy bajos durante el noche y un incremento brusco entre la mañana y la tarde, un efecto que se prolonga y se refuerza al restringir el sueño.

“Esta estimulación del sistema endocannabinoide puede explicar por qué las personas que tienen el sueño restringido tienden a comer más snacks en lugar de platos más grandes”, dijo. “Simplemente comen lo que sea que tengan a mano”.

Su investigación halló que las personas que se encuentran privadas de sueño sienten un fuerte antojo de comidas saladas, seguido por alimentos dulces y ricos en almidón.

Otra cuestión sin explorar es cómo la calidad del sueño afecta al consumo de alimentos. Los estudios han encontrado que cuando las personas obtienen menos sueño profundo o de ondas lentas, su tolerancia a la glucosa disminuye, lo que aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Antes de los nutricionistas y los médicos pueden comenzar a incorporar las recomendaciones del sueño en los programas de pérdida de peso, según algunos investigadores, un estudio controlado aleatorio tendría que demostrar que alargar el sueño ayuda a conducir a la pérdida de peso.

Investigadores de Universidad de Chicago se encuentran actualmente en el segundo año de un estudio de este tipo financiados por el gobierno federal. Están investigando si extender el sueño por 1,5 horas al día en adultos con sobrepeso dará lugar a cambios en el balance energético y conducirá a perder peso, dijo Esra Tasali, profesor asociado de medicina en la Universidad de Chicago e investigador principal de este estudio.

Los científicos están midiendo el sueño de las personas que normalmente duermen 6,5 horas o menos por noche y les han pedido que duerman 7,5 a 8 horas-la cantidad recomendada por los profesionales del sueño. Los participantes reciben dispositivos para llevar a casa, los cuales graban sus patrones de sueño y el gasto de energía. Los investigadores están actualmente reclutando hasta 80 personas con sobrepeso para el estudio de cinco años.

Marie-Pierre St-Onge, profesora asistente de medicina de la Universidad de Columbia Medical Center, ha realizado estudios de neuroimagen en 27 personas que comparan sus respuestas neuronales a las imágenes de alimentos cuando han restringido sus horas de sueño a cuando consiguen dormir una noche completa. El experimento halló que cuando se restringe el sueño, las personas tienen una mayor respuesta neural en las regiones del cerebro que tienen que ver con los centros de recompensa. Los resultados, publicados en American Journal of Clinical Nutrition en 2012, encajan bien con el estudio reciente endocannabinoide, dijo.

Recientemente, St-Onge hizo un análisis secundario de los datos de su estudio de 2012 y también encontró lo que comemos puede afectar la calidad del sueño. Cuando se permite a las personas comer lo que quieran, los que consumieron más fibra tenían más sueño de ondas lentas, mientras que los que tienen un mayor consumo de grasa saturada tenían menos sueño de ondas lentas. Además, un mayor consumo de azúcar se asoció con más posibilidad de despertar en mitad de la noche. Los hallazgos fueron publicados en enero en la revista Journal of Clinical Sleep Medicine.

“Es importante tener en cuenta que lo que come durante el día puede afectar su forma de dormir,” dijo. “Es una especie de círculo vicioso. Su sueño por la noche influye sobre el apetito y la elección de alimentos durante el día “, y viceversa, dijo.

Fuente: The Wall Street Journal, 27/03/16.

banner presion arterial dieta saludable

Prevención de la obesidad: El rol del Estado

febrero 9, 2016

Prevención de la obesidad, una cuenta pendiente del Estado

Uno de los grandes desafíos para los próximos años es comenzar a trabajar de manera multisectorial con el objetivo de planificar acciones concertadas y beneficiosas para todos los sectores.

Por Mónica Katz. Médica Especialista en Nutrición.

Suponer que los responsables de la obesidad son únicamente quienes la padecen es una hipótesis obsoleta y peligrosa

Suponer que los responsables de la obesidad son únicamente quienes la padecen es una hipótesis obsoleta y peligrosa.

¿Cuán central es la nutrición para un país? ¿Qué papel cumple el Estado en la regulación de la información nutricional? ¿Cuál es el rol de la industria?

Nadie discute sobre quién es el responsable de la salud de los ciudadanos. Sin embargo, existe hasta el momento una eterna discusión: quién es el responsable de la epidemia de obesidad. Suponer que los responsables de la obesidad son únicamente aquellos que la padecen es una hipótesis tan obsoleta como peligrosa. De hecho esa concepción de la salud publica explica los niveles de pandemia que alcanzó esta patología en las últimas décadas.

banner bajar de peso con platos ricos 01

Hoy la ciencia considera que la obesidad es multicausal. Es decir que para que se desarrolle entran en juego componentes personales, sociales y del entorno construido. Así es como las estrategias para su prevención no pueden solo estar dirigidas al individuo. Sin embargo, esta es la única estrategia utilizada hasta el momento.

Para estar a la altura del desafío que implica la obesidad y las patologías crónicas asociadas deberían diseñarse acciones a nivel poblacional, con intervenciones transversales, con compromiso de todos los actores, sostenible en el tiempo más allá de los avatares políticos y con una relación costo-beneficio favorable. Este es el punto donde el Estado juega un rol fundamental.

Un trabajo conjunto

Hasta el momento, el área más trabajada es la nutrición. Ya sea desde la educación, desde el rotulado de productos o mediante guías alimentarias. Sin embargo, ninguna de estas acciones ha generado impacto positivo en la creciente epidemia de sobrepeso.

Cuando se desea evaluar la razón, la primera conclusión relevante es que su efectos han sido limitados pues solo intervienen en la toma de decisiones personales.

obesidadAnalicemos esto más detenidamente. Desde un punto de vista jurídico tres elementos definen la voluntad de nuestros actos: el discernimiento, la intención y la libertad. ¿Puede el consumidor discernir qué es lo saludable? Si fuera capaz de hacerlo, ¿Es capaz de sostener sus buenas intenciones, o cumple con las profecías de Charles Dickens de que la voluntad dura sólo 15 días y es soluble en alcohol? ¿Seremos capaces como sociedad de rescatar al placer al momento de establecer recomendaciones nutricionales? ¿Podremos reconocernos como seres “deseantes” o acaso no lo somos? Por último, ¿somos realmente libres o estamos condicionados por el mercado y la cultura?

Evidentemente uno de los grandes desafíos para los próximos años será comenzar a trabajar de manera multisectorial en redes conformadas por los medios, la agroindustria, los sistemas de salud, la academia, los sistemas educativos, los decisores económicos, de manera de poder planificar acciones concertadas y beneficiosas para todos los sectores.

Claramente la prevención de la obesidad requiere políticas que funcionen. ¿Podremos ser más creativos y diseñar una sociedad en la que nuestros hijos no tengan que desviar su energía creativa para pelearle al exceso de peso y la enfermedad con dietas y ejercicio extremos?

Fuente: clarin.com, 09/02/16.

Porqué murió el hombre más gordo del mundo

febrero 1, 2016

Revelan por qué murió el hombre más obeso del mundo

México: Andrés Moreno Sepúlveda tenía 38 años y llegó a pesar 444 kilos. Falleció de un infarto en Navidad: había tomado una gran cantidad de bebidas energizantes. 

Andrés Moreno Sepúlveda, el hombre más obeso del mundo (Facebook)

Andrés Moreno Sepúlveda, el hombre más obeso del mundo (Facebook)

Andrés Moreno Sepúlveda, al que se lo conoció como el hombre mas obeso del mundo y fallecido de un infarto el pasado 25 de diciembre, habría ingerido altas dosis de una bebida energizante en los tres días anteriores a su deceso, informaron hoy sus familiares.

“Tomó más de seis latas de bebida energética por día, según pudo constatar la familia, pero se supone que fueron más latas”, dijo el doctor Jorge Ojeda, jefe de Terapia Intensiva del Hospital México Americano de Guadalajara. El médico, que atendió a Moreno en varias ocasiones, recordó que estas bebidas pueden generar “taquicardias y arritmias graves” en cualquier persona, y más en gente obesa como Moreno, que tenía 38 años y llegó a pesar 444 kilos.

“Como paciente obeso, aunque estaba perdiendo peso y ya se movía, si se expone a un estimulante le puede llevar a una arritmia, y esta arritmia o un infarto llevar al fallecimiento”, destacó Ojeda.

El médico afirmó que, en los días previos a su fallecimiento, supone que “tuvo un problema con la esposa y esto le generó algo de estrés emocional”. No obstante, descartó que se tratara de un suicidio, sino que “más bien perdió la proporción de lo que estaba tomando”.

Según Gastric Bypass México, que se hizo cargo de la operación para bajar de peso, en el caso de Moreno Sepúlveda, con antecedentes de preinfarto y diabetes, la ingesta de semejante cantidad de bebidas energéticas equivalía a la toma de 42 latas de Coca Cola en apenas 72 horas.

Moreno Sepúlveda falleció por un infarto y problemas de peritonitis el día de Navidad del pasado año en Ciudad Obregón, en el noroccidental estado de Sonora, apenas dos meses después de someterse a una cirugía de derivación biliopancreática con cruce duodenal para perder peso. En el momento de la operación, pesaba 323 kilos.

Andrés Moreno Sepúlveda, el hombre más obeso del mundo (Facebook)

Moreno Sepúlveda, con sus médicos (Facebook)

El 25 de noviembre, Moreno Sepúlveda tuvo que ser operado de urgencia para extirparle una hernia que le afectó el intestino. Los médicos cortaron cerca de 80 centímetros del intestino de Moreno, ya que la hernia había estrangulado parte de este órgano.

Casi un mes después de la operación, que aseguró le había cambiado la vida, Moreno Sepúlveda había perdido cerca de 30 kilos.

Andrés Moreno Sepúlveda, el hombre más obeso del mundo (Facebook)

Moreno Sepúlveda mostrando la talla de sus pantalones (Facebook)

Tras su deceso, el doctor que llevó su caso, José Castañeda, dijo que el infarto fue inesperado y no estaba relacionado con la operación para bajar de peso.

Fuente: EFE. clarin.com, 01/02/16.

banner bajar de peso con platos ricos 01

salud

Premio de 3.500 dólares por bajar de peso

enero 20, 2016

En Los Ángeles ofrecen 3.500 dólares a la gente gorda para que baje de peso

El programa “Cash for Chunkers” busca motivar a la comunidad a cuidar su salud, hacer ejercicio y tener una dieta saludable.

El programa Cash for Chunkers busca motivar a la comunidad a cuidar su salud
El programa Cash for Chunkers busca motivar a la comunidad a cuidar su salud.

LOS ÁNGELES (EFE) – Decenas de residentes de Lynwood, en California, aceptaron ayer el reto de esta ciudad para bajar de peso, aprender sobre nutrición y rutinas de ejercicio, y de paso llevarse 3.500 dólares.

banner bajar de peso con platos ricos 01

El gobierno de esta ciudad del condado de Los Ángeles emprendió por séptima vez el programa “Cash for Chunkers”, que pretende motivar a la comunidad a cuidar su salud, hacer ejercicio y tener una dieta saludable.

obesidad 01“Hay una gran preocupación por la población estudiantil que tiene sobrepeso y tenemos que comenzar por los padres, si ellos se motivan a bajar de peso y son conscientes, le ayudarán a los pequeños”, dijo Mark Flores, director del Departamento de Recreación y Servicios a la Comunidad de Lynwood.

Durante doce semanas, equipos de cuatro personas compiten para reducir el mayor porcentaje de peso. Todos los sábados, los concursantes tienen que someterse a la báscula para llevar un control del trabajo. El programa permite a los participantes tener acceso a discusiones para motivarlos y clases de nutrición, cocina y ejercicios.

“Es muy bueno, me ayuda en muchas cosas, además de perder peso tengo un espacio para reencontrarme con mi familia y compartir un reto juntos”, explicó Eliberto Chávez, de 41 años, quien pesa 151 kilos. Su equipo, Orange Bang, pesa en total 538,8 kilos y sabe que el trabajo es difícil.

“Comenzamos muy bien las primeras semanas y después volvemos a subir, pero lo importante es no dejar de intentarlo. Esta vez lo vamos a lograr”, aseguró Ramona Urrea, prima de Chávez.

banner presion arterial dieta saludable

El éxito del programa es la constancia que se puede transmitir a los residentes, pues más de la mitad de los más de 1.200 residentes que participaron en el pasado continuaron con sus rutinas. “Si fracasan en el intento, regresan porque saben que aquí los vamos a apoyar y vamos a trabajar en comunidad”, aseguró el director.

Cecilia Amézquita, una de las participantes que regresó, dice que ella no está en el reto por ganar el primer premio, sino por perder 18 kilos. La hispana llegó a pesar 118 kilos y logró rebajar casi 45. No obstante, subió nuevamente y ahora se va a apoyar en sus compañeros y el programa para volver a su peso ideal.

Según cifras del Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles, el 37,8 % de la población sufre de sobrepeso y el 27,7 % de menores de edad tiene el mismo problema en Lynwood, donde el 87% de sus residentes es hispano.

Decenas de residentes de Lynwood, en California, aceptaron ayer el reto de esta ciudad para bajar de peso
Decenas de residentes de Lynwood, en California, aceptaron ayer el reto de esta ciudad para bajar de peso.

Fuente: lanacion.com.ar, 17/01/16.


Más información:

Los mitos sobre la obesidad

La obesidad acorta la vida

Obesidad incontrolable

La obesidad reduce la expectativa de vida

 

.

Los riesgos de los alimentos hiperprocesados

octubre 13, 2015

El sabor y la comodidad aumentan el consumo de alimentos hiperprocesados

Ilustración sobre consumo de alimentos procesados y sedentarismo.
Todavía falta cumplir con la mitad de lo que estaba previsto para la jornada y el estómago se queja. Es hora de comer pero el trabajo no está terminado. Se encuentra en la oficina, la calle, la universidad, no tiene tiempo para cocinar y busca lo primero que encuentra para saciar el hambre. Una hamburguesa o unas papas resultan más rápido y un caramelo para endulzar la boca. Luego, en casa, rebusca en la despensa y encuentra un cartón de fideos que se preparan al instante: es lo más fácil para cocinar sin tanto esfuerzo.
Fáciles de llevar, convenientes y accesibles son las tres características que tienen todos los alimentos ultra procesados en común. Según la Panamerican Health Organization son densos en calorías y tienen un alto contenido de grasas, azúcar o sales; se diferencian de los alimentos procesados por contener muy pocos o ningún producto natural.

banner bajar de peso con platos ricos 01

La mayoría ha pasado por un proceso de transformación y se les añade conservantes, aditivos cosméticos, minerales sintéticos, endulzantes o colorantes. Por ejemplo algunos ‘snacks’, gaseosas, caramelos o chicles son considerados alimentos hiperprocesados. Germán Robayo, bioquímico farmacéutico especializado en alimentos, afirma que este tipo de productos son todos aquellos que no tienen un valor nutricional.
La irresistible explosión de sabores dulces en la boca muchas veces provoca un placer que no se compara al de comer una hoja de lechuga. Según las estadísticas de Nielsen, la preferencia al sabor sobre la salud en Latinoamérica ha provocado, durante el 2013 y el 2014, un incremento del 9% en las ventas de ‘snacks’ con respecto a años pasados. Este producto alcanzó los USD 30 000 millones de ventas en solo un año.
obesidad 01Pero esta preferencia cobra caro a la salud. Si se consume en exceso alimentos hiperprocesados, las principales consecuencias son la obesidad que posteriormente podría derivarse en diabetes tipo 2. Según la Organización Mundial de la Salud, en el 2012, se calcula, hubo alrededor de 44 millones de niños menores de 5 años (el 6,7% de la población mundial) con sobrepeso u obesidad.
ecuador-01La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut), publicada en el 2014, afirma que el 29,9% de la población escolar (de 5 a 11 años) en Ecuador es obesa; mientras que en la población adulta (de 19 a 60 años), el porcentaje es de 62,8%.
banner presion arterial dieta saludable

 

 

 

Sin embargo, estos casos son producto de un consumo excesivo de este tipo de alimentos. La nutricionista Sara Rivera explica que cualquier tipo de alimento que no sea totalmente natural perjudica al organismo si se lo consume en exceso. Recomienda que se equilibre la cantidad de los diferentes tipos de productos con un 70% de alimentos naturales y un 30% de alimentos procesados.

 

alimentos hiperprocesados

El azúcar lo único que contiene son hidratos de carbonos (sacarosa), una molécula de glucosa y otra de fructosa. Carece de proteínas, grasas, minerales y vitaminas, pero produce energía para el funcionamiento de los diferentes órganos del cuerpo. Por ejemplo, el cerebro es el responsable de consumir un 20% de la energía y utiliza la glucosa como único sustrato.
Las grasas también cumplen un rol importante en el organismo. Por ejemplo, los fosfolípidos se encuentran en cada célula del cuerpo. Las grasas son las encargadas de dar energía. Su oxidación produce 2,25 veces más energía por unidad de peso que los carbohidratos y proteínas. Sin embargo, se debe consumir estos productos con moderación. Por el contrario, un exceso de sal puede provocar hipotensión, y mucha grasa o azúcar conlleva a un sobrepeso.
Si se consume más de lo debido, el organismo necesitará más energía para poder eliminar las toxinas y el cuerpo se sentirá cansado. Rivera aconseja hidratarse con agua natural para poder eliminar las toxinas.
banner bajar de peso sin esfuerzo
En contexto

Los alimentos hiperprocesados se caracterizan por su alto contenido de sales, azúcares y grasas; además suman aditivos y preservantes y no poseen ingredientes naturales. El excesivo consumo de estos productos conlleva a la obesidad y podría derivar en Diabates tipo 2. ​

Fuente: elcomercio.com, 2015.

 

.

Página siguiente »