Cría cuervos y te sacarán los ojos

abril 28, 2017 · Imprimir este artículo

 

Cría cuervos

Por Susana Golf, para A Coruña.

La hija de la dueña del imperio L’Oreal incapacitó a su madre mientras los familiares de la duquesa de Alba negaron plantearse esa vía.

Herencias millonarias, madres, hijos y compañía. Son millonarias, octogenarias, reivindicaron su derecho a disfrutar de la vida y pagaron el precio de ceder sus fortunas a sus hijos. Los casos de Lilianne Bettencourt, en Francia, y la duquesa de Alba, en España, han tenido dos finales muy distintos: la primera ha sido declarada incapaz por un tribunal; la segunda se ha casado con un hombre 25 años más joven tras repartir la herencia en vida y un documento de Alfonso Díez en el que rechaza parte del legado.

La heredera de L’Oreal

Octogenaria millonaria con un patrimonio inmenso frecuenta la compañía de un hombre mucho más joven, lo que provoca los recelos de su prole. No se trata de la duquesa de Alba, aunque podría haberlo sido, sino de Lilianne Bettencourt, la dueña del imperio de los cosméticos L’Oreal, actualmente incapacitada por iniciativa de su hija y heredera. François se justificaba recientemente en una amplia entrevista concedida al magacín de Le Monde. Decía que su madre está ahora “serena y relajada”, que las relaciones están recompuestas, que el negocio tendrá continuidad en el seno familiar y no se venderá a una multinacional como se rumoreaba y que la decisión que tomó hace cuatro años fue “muy dura”.

La dura decisión se produjo en diciembre de 2007 y dio origen a un largo culebrón mediático, judicial y político que los galos bautizaron como Dallas sur Seine (en alusión a la popular serie de televisión y el elegante barrio parisino de Neuilly-sur-Seine, donde residen las Bettencourt). François, hija única de la mujer más rica de Francia, presentó una demanda contra François-Marie Banier, amigo de su madre, alegando que se aprovechaba de su debilidad y ancianidad. ¿Quién es Banier? Un fotógrafo (sus fotos se publican en prestigiosas revistas), escritor, actor y dibujante de 63 años con fama de vividor, a quien ya se le había relacionado con otras damas adineradas. Un personaje de folletín. Lilianne, entonces accionista mayoritaria de L’Oreal y reciente viuda de un exministro de Charles De Gaulle, en varias entrevistas en las que desde luego no mostraba signos de decadencia mental ni física -más allá de la sordera- explicó que la compañía de Banier le divertía y admitió abiertamente que le hacía costosísimos regalos. Cuadros de Matisse, Picasso o Léger, cheques y seguros de vida, entre otras cosas. En total, unos mil millones de euros.

En dos ocasiones, la hija -y heredera- solicitó a la Justicia que se incapacitase a su madre y un tribunal asumiese la tutela. Ambas solicitudes fueron rechazadas. Françoise, que es pianista y escritora, apelaba a la defensa del patrimonio familiar que veía dilapidar. Liliane hablaba de celos de hija y clamaba su derecho a disfrutar de lo que le quedase de vida. El caso Bettencourt se complicó y derivó a terrenos más pantanosos debido a la aparición de otro personaje de telenovela, el mayordomo, que realizó grabaciones que destapaban presuntos fraudes fiscales y financiación irregular que acabó salpicando al propio president monseiur Sarkozy y se cobró a uno de sus ministros.

Mientras, Banier acabó saliendo de la vida de Madame y se produjo la reconciliación materno-filial. Pero duró un suspiro. A Banier le sustituyó un nuevo hombre de confianza, el administrador y abogado de la dama. Y la hija volvió a los tribunales para solicitar que dejase de gestionar la fortuna familiar.

Finalmente, la tesis de François se impuso. Un tribunal puso a Bettencourt, de 89 años, bajo la tutela de su nieto mayor, arrebatándole las riendas de su imperio, tras decretar los médicos que sufre demencia mixta y un avanzado alzhéimer. Bettencourt, con casa en Formentor, por cierto, es la tercera fortuna de Francia y la mujer más rica de toda Europa, con un patrimonio de 17.000 millones de euros, según Forbes.

La duquesa de Alba

Aunque con un final muy diferente, ¿les suena la historia?, desde que la duquesa Cayetana Fitz-James Stuart, ya en la ochentena, comenzara su relación con un funcionario 25 años más joven, la sombra de que los hijos intentaran seguir la vía Bettencourt planeó sobre la Casa de Alba. En 2008, los seis hermanos se vieron obligados a hacer público un comunicado negando las informaciones que apuntaban a que habían iniciado los trámites para incapacitar a su madre. En aquel momento la salud de la Grande de España se encontraba muy deteriorada; se movía en silla de ruedas como consecuencia de la hidrocefalia, que también afectaba a su capacidad de habla. Alfonso Díez era quien tiraba de esa silla de ruedas y las reticencias respecto a las intenciones del novio y el rechazo de los Alba era manifiesta. Pero la Duquesa se operó, experimentó una espectacular recuperación, se levantó de la silla, mantuvo el noviazgo contra capa y espada -incluso frente a la mediación del rey de España- y anunció boda. De nuevo hubo rumores de incapacitación a efectos legales y económicos.

Finalmente, fue el reparto en vida de la herencia (el valor total real se desconoce, pero se baraja una horquilla de 600 a 3.500 millones de euros) entre sus hijos y nietos y las capitulaciones que Díez firmó ante notario renunciando a sus derechos sobre el legado los que hicieron posible que el pasado octubre Cayetana se casara en Sevilla.

La ‘guerra de los Thyssen’

Otra gran fortuna nacional, Carmen Cervera, se encuentra en plenas facultades físicas y mentales, pero su hijo Borja ha buscado otras vías para pleitear por una parte de la herencia del fallecido barón.

Madre e hijo mantienen denuncias cruzadas en los tribunales y no se dirigen la palabra desde hace años. Borja reclamó el verano pasado tras, supuestamente, descubrir la dimensión real de su herencia (se habla de unos 600 millones de euros, fruto del Pacto de Basilea en el que Tita ya acordó el reparto de los bienes con los hijos mayores de Heini), y la baronesa, como usufructuaria, se negó a entregársela.

La Audiencia de Madrid acaba de archivar la querella en la que Borja reclamaba un Goya y un Giaquinto. Ya ha anunciado que insistirá por la vía civil. Un caso más de familias rotas por problemas con la herencia.

Dos casos sonados, el de la heredera de L’Oréal, la francesa Liliane Bettencourt, y el de las nupcias de la española Cayetana Fitz- James Stuart, duquesa de Alba, con Alfonso Díez Carabantes, fueron los hilos de los que tiró el notario Ángel Aznárez para devanar un asunto complejo, de gran repercusión social porque afecta cada vez a mayor número de personas y en el que hay, sin embargo, amplias zonas de sombra, sociales y también legales. “Los jueces deben tomarse en serio los problemas de la tercera edad”, aseguró el fedatario en una reciente conferencia titulada Combates en la tercera edad: ancianidad y dineros. Más allá del eco de estos dos casos, el envejecimiento de la población aporta nuevos problemas legales ante los que “el derecho es una máquina impotente”. El notario dio un dato preocupante: sólo el 15% de los ancianos con incapacidades tiene reconocida la incapacidad judicial. Aznárez tiró de su experiencia para poner el foco en un mundo del que se habla poco: “Muchos ancianos son sometidos a abusos psíquicos o físicos que otros aprovechan para forrarse” y el Código Penal español, a diferencia del francés, no incluye el delito de abuso de debilidad con los ancianos.
Fuente: La Opinión Coruña, 23/03/12. www.laopinioncoruna.es

Cría cuervos y te sacarán los ojos

Cría cuervos y te sacarán los ojos es un refrán que contiene una amarga expresión de desengaño.

Nos advierte que la crueldad natural pocas veces se pierde por la buena crianza y disciplina, por lo que no debemos poner muchas esperanzas en redimir con nuestros cuidados y mimos a un espíritu rebelde o malvado.

También nos aconseja no excedernos en la práctica del bien, pues suele ser considerado signo de debilidad. Y genera ingratitud.

Contiene una moraleja similar a la que se desprende de la fábula del escorpión y la rana: que de nada sirve obrar bien con quienes, por su naturaleza, sólo pueden devolverte el mal.

La citada fábula, de origen desconocido pero atribuida a Esopo, dice así:

Fábula del Escorpión y la Rana

En la orilla de un río vivía una rana muy generosa que ayudaba a los animales a cruzar el río cuando llegaba la época de lluvias y bajaba crecido. Cruzaba a ratones e incluso a alguna nutritiva mosca que no podía volar por tener las alas mojadas. Tal era su generosidad y nobleza, que le impedían aprovecharse de ellos en circunstancias desiguales.

También vivia por allí un escorpión, que cierto día le suplicó a la rana: «Deseo atravesar el río, pero no estoy preparado para nadar. Por favor, llévame a la otra orilla sobre tu espalda» La rana respondió enseguida: «¿Que te lleve sobre mi espalda? ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco lo suficiente para saber que si te subo a mi espalda, me inyectarás un veneno letal y moriré!» El inteligente escorpión le dijo: «No digas estupideces. Ten por seguro que no te picaré. Porque si así lo hiciera, tú te hundirías en las aguas y yo, que no sé nadar, perecería ahogado» La rana se negó al principio, pero la incuestionable lógica del escorpión fueron convenciéndola… y finalmente aceptó.

Lo cargó sobre su resbaladiza espalda y comenzaron la travesía. Poco a poco fue perdiendo el miedo a aquel animal que llevaba sobre su espalda, pero cuando estaban a mitad de camino el escorpión picó a la rana. Ella sintió un dolor agudo y percibió cómo el veneno se extendía por todo su cuerpo. Comenzaron a fallarle las fuerzas y su vista se nubló. Mientras se ahogaba, le quedaron fuerzas para gritarle al escorpión: «¡Lo sabía!, pero… ¿por qué lo has hecho?» El escorpión respondió: «No puedo evitarlo. Es mi naturaleza»

Fuente: Ediciones EP.

Lectura recomendada:  Cuatro claves para asegurar a tu familia

Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


consulte a un asesor financiero independiente

.

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

2 Respuestas para “Cría cuervos y te sacarán los ojos”

  1. La herencia de Manubens Calvet | Economía Personal on mayo 1st, 2015 12:09

    […] información: Donación, Nuda Propiedad y Usufructo Cría cuervos y te sacarán los ojos Que el dinero no divida a la familia […]

  2. Murió Liliane Bettencourt, la mujer más rica del mundo | Economía Personal on septiembre 21st, 2017 19:21

    […] Cría cuervos y te sacarán los ojos […]

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.