Teletrabajo: Cómo agregar valor

junio 27, 2018

Teletrabajo como propuesta que agrega valor a la empresa

Por Fabio Boggino.

Todo proceso revolucionario lleva en sus raíces una gran fuerza transformadora. Mientras que la Revolución Francesa gestó el fin de la monarquía absoluta en 1789, el boom industrial de entre fines del siglo XVIII y principios del XIX alteró por completo los sistemas de producción.

teletrabajo 20En la última parte del siglo XX, otro cimbronazo puso en jaque el orden existente. Con el auge de Internet florecieron una infinidad de nuevos hábitos de comunicación entre las personas. El crecimiento exponencial de la tecnología permitió el desarrollo de una aldea virtual omnipresente. Redes sociales, celulares inteligentes, mensajes instantáneos y conexiones Wi-Fi surgieron por doquier. Todo cambió, una vez más. La relación hombre trabajo no fue la excepción.

Internet comenzó como una herramienta de corto alcance y con el paso de los años borró cualquier límite imaginado. En este contexto, el trabajo fuera del ámbito de la oficina pasó de ser un sueño de ciencia ficción a una práctica instalada en organizaciones de todo el mundo. La tendencia fue consolidándose como una alternativa interesante de numerosas ventajas para sus beneficiarios e impulsores.

teletrabajo 19El teletrabajo, una forma distinta de organizar el trabajo de manera remota, se convirtió en una práctica habitual. ¿Por qué? La respuesta es tan simple como profunda: porque hace felices a las personas. El psicólogo estadounidense Abraham Maslow decía que las necesidades de seguridad (empleo, recursos, moral, familiar, salud, etcétera) se ubican en la base de nuestra pirámide motivacional. Es de esperar, entonces, que las personas busquemos hacer aquello que nos gusta, del modo que nos apetezca. El teletrabajo es un camino que va en esa dirección. Así de sencillo.

Sin embargo, la escalada del home office no puede atribuirse exclusivamente a las posibilidades que garantiza la tecnología. Existen causas socioculturales que explican su verdadera dimensión.

El teletrabajo acompaña los movimientos orientados a una mayor flexibilización de las condiciones de empleo para mejorar la calidad de vida. En esencia es una herramienta que se adapta a grandes, medianas o pequeñas empresas, organizaciones públicas y privadas, con o sin fines de lucro. El alcance no distingue tamaños ni rubros.

banner oportunidades on line 01

En el ámbito de las empresas, una nueva generación de jóvenes profesionales, denominada Y, propuso un viraje en el modo de concebir el trabajo. Gradualmente, el paradigma basado en el cumplimiento de horarios, disposición de los profesionales en la oficina y liderazgos predominantemente verticales empezó a ser cuestionado.

El gen Y no deja de ser una etiqueta reduccionista, pero resulta muy útil para bosquejar algunos gustos e intereses de una fuerza laboral que contrasta con los Baby boomers y los X, y que ya representa el 45% de los recursos humanos activos en la Argentina.

Los cambios impulsados por los Y despertaron una tensión intergeneracional que aún sigue vigente. Mientras que los jóvenes abogan por un modelo que exprese sus intereses, quienes están acostumbrados a los formatos tradicionales luchan para que prevalezca la vieja escuela.

El teletrabajo aparece aquí como una salida para descomprimir la tensión. Las empresas que mejor lo comprendan tendrán más posibilidades de ganar la batalla por los mejores talentos.

Fuente: La Nación, 29/03/15.

.

teletrabajo infografia 01 EP

.

nomadas digitales 01

 

Deja-tu-comentario-abajo 01

.

De freelancers a teletrabajadores: Fórmula de éxito para el nuevo mundo del trabajo en solitario

noviembre 1, 2017

De freelancers a teletrabajadores: Fórmula de éxito para el nuevo mundo del trabajo en solitario

El lugar de trabajo de muchos americanos ha migrado de las oficinas multitudinarias a un mundo nuevo y solitario debido a que la economía sigue sumergida en la crisis y las empresas preocupadas por los costes dudan acerca de contratar personal. Freelancers, teletrabajadores y parados que se mantienen como pueden a base de trabajos temporales engrosan cada vez más las listas de americanos que trabajan ahora en un rincón de su propia casa, en un espacio del garaje e incluso en la mesa de la cafetería más próxima.

Para algunos, es un sueño hecho realidad. Pero la transición no es tan sencilla para todos. «Es más fácil tener predisposición para trabajar cuando todo el mundo a tu alrededor está trabajando», dice Maurice Schweitzer, profesor de Gestión de la Información y de las Operaciones de Wharton. Sin una oficina, «las personas están obligadas a crear por cuenta propia toda la estructura física del lugar».

Para el trabajador solitario, recrear el lugar de trabajo va más allá de comprar un teléfono y un portátil. El trabajador solitario tendrá también que correr con la responsabilidad mayor de ocuparse de su imagen profesional, las oportunidades de networking, entrenamiento y motivación diaria, observan los profesores de Wharton y especialistas de otras instituciones. De lo contrario, corren el riesgo de perder contactos sociales importantes e incluso la oportunidad de crecer. Las empresas deberían preocuparse por esa laguna. A pesar del aparente ahorro de costes que el trabajador proporciona cuando ejecuta sus actividades fuera de la empresa, las relaciones remotas pueden tener como resultado fallos de comunicación y poner en riesgo la productividad a largo plazo.

No se sabe a ciencia cierta cuantos americanos trabajan de forma aislada. Según Freelancers Union, sindicato de trabajadores freelancers de Nueva York, los trabajadores independientes suman aproximadamente un 30% de la fuerza de trabajo de EEUU, aunque ese número no incluya a los teletrabajadores, que son empleados de la empresa, pero trabajan en casa. Además, muchos de esos trabajadores independientes —freelancers, trabajadores a tiempo parcial, consultores, prestadores de servicios, profesionales que trabajan por proyecto, temporales y autónomos— trabajan en lugares donde hay otros trabajadores en actividad.

teletrabajoLa separación física de los compañeros crea desafíos internos y externos, destacan los profesores de Wharton. Uno de los más comunes: ante la ausencia de una oficina física, suele ser difícil para algunos profesionales encontrar el equilibrio entre trabajo y ocio. El aislamiento suscita la siguiente cuestión: «¿Cómo gestionar los límites entre el trabajo y el resto de las actividades de la vida?», se pregunta Stewart Friedman, profesor de Gestión de Wharton y estudioso de las relaciones entre cuatro áreas: trabajo, vida, comunidad e individuo. Para las personas de mentalidad independiente es más productivo trabajar en casa que en la oficina, porque eso las libera de distracciones y permite que trabajen de la manera que consideren mejor. Para otros, la vida personal es un impedimento. «Hay un porcentaje de actividades que pueden apartar la atención del trabajo. ¿Qué se puede hacer, entonces, para concentrarse en lo que realmente importa cuando es preciso? Es necesario mucha disciplina a la hora de crear esos límites».

teletrabajo 16Hay personas que necesitan más límites que otras, destaca Nancy Rothbard, profesora de Gestión de Wharton que estudió la manera en que las personas mezclan o separan trabajo y vida personal. «Las personas tienen preferencias diferentes en lo que concierne a la gestión de esos límites», dice Rothbard. «Hay quien le gusta mezclar las esferas personal y profesional —gente que prefiere integrar trabajo y vida personal […] Hay también personas que se sitúan en el otro extremo e insisten en separar trabajo y vida personal». En el caso de este último grupo, trabajar en casa sería una «tragedia», añade Rothbard. «Sería un desgastante tremendo para ellas y difícil de administrar».

Una nueva forma de entender la vida profesional

Monica McGrath, consultora de liderazgo y profesora adjunta de administración de Wharton, recomienda un espacio en casa exclusivo para el trabajo, o una oficina compartida; no una cafetería cualquiera llena de distracciones. «La persona que decide trabajar en casa cree que necesita simplemente una mesa y un teléfono. Lo que ese profesional precisa, en realidad, es una nueva forma de entender su vida profesional», observa McGrath. Sin la estructura de la oficina, el trabajador solitario corre el riesgo de sucumbir «a la distracción de la lavadora, de las mascotas, de los vecinos, de los amigos en busca de compañía, del tedio u otrasobligaciones. Aunque todas esas cosas puedan distraer al trabajador, el hecho es que él en ningún caso debe preocuparse de la lavadora en horario de trabajo».

En el caso de los prestadores de servicios y freelancers, las fronteras entre trabajo y vida personal pueden mezclarse no sólo en el espacio, sino también en el tiempo. Ya que los trabajadores pagados por hora tienden a preocuparse demasiado por la forma a que dedican cada minuto, a veces acaban trabajando más, observa Matthew Bidwell, profesor de Gestión de Wharton. «Ellos son más sensibles respecto al tiempo en que no están trabajando», observa Bidwell, que investigó de forma exhaustiva la situación de los prestadores de servicio en el sector de TI. «Si dedican la tarde a alguna actividad recreativa, en seguida sacan la cuenta de cuanto tiempo están perdiendo».

Para quien trabaja solo, las cuestiones financieras suscitan también cuestiones relativas al significado de la vida. Susan J. Ashford, profesora de Gestión y de empresas de la Escuela de Negocios Stephen M. Ross de la Universidad de Michigan, dice que las cuestiones relativas a objetivos y significado salen a relucir más fácilmente entre profesionales que no tienen una empresa detrás de ellos. «Creemos que el trabajo en el caso de esas personas está íntimamente conectado al ego debido a que se trata de una actividad solitaria», dice Ashford. «No hay nadie al lado de ella para elogiar su desempeño, aunque los beneficios estén disminuyendo».

banner trabajo siglo xxi 01

En un estudio presentado recientemente en la Academia de Administración, Ashford habló sobre varias entrevistas en profundidad hechas con profesionales que trabajaban solos. Ella les preguntó cómo se mantenían motivados y constató que muchos utilizaban una narrativa repleta de significado para explicar su trabajo. Para algunos, como el fabricante de alfombras que comparaba su taller al estudio de Picasso, las historias eran meramente imaginarias. Otros creaban entornos que inflaban el ego, como el caso del analista financiero que montó una oficina semejante a la cabina de pilotaje de un avión a reacción. Las narrativas los ayudaban a mantener la motivación cuando el dinero escaseaba o los niveles de estrés aumentaban. «Cuando la persona trabaja sola, dar significado al trabajo se vuelve mucho más importante que cuando se trabaja en una empresa», dice Ashford. «Mientras más libertad tenga en su trabajo, más sentido tendrá que darle».

Crear un contacto visual virtual

Controlar el tiempo, el espacio y la motivación personal es sólo el primer paso: los trabajadores solitarios necesitan aparecer también con frecuencia en el radar de las otras personas, al mismo tiempo que se enfrentan a la percepción equivocada de que no están trabajando en realidad.

«Hay una sensación de ilegitimidad en todo eso», observa Debra Osnowitz, profesora de Sociología de Clark University y autora de «El know-how del trabajo freelance: Prestadores de servicios en la Nueva Economía» (Freelancing Expertise — Contract Professionals in the New Economy). Quien trabaja fuera de la empresa necesita comunicar con el doble de claridad que se está llevando a cabo el servicio, constató Osnowitz en las entrevistas que hizo con autores, editores, programadores e ingenieros freelancers. «El hecho de que no estuvieran en el lugar de trabajo y fuera del alcance de la visión de otros les exige que sean confiables y transparentes», dice la autora. «Como no están presentes en el local físico de trabajo, no pueden valerse de eso para mostrar que están atentos a las necesidades de los clientes». Es lo que piensa también Peter Cappelli, profesor de Gestión de Wharton. «En muchas empresas, si no en la mayor parte de ellas, la presencia física del trabajador está todavía muy valorada. Mientras más se ve a la persona, más creen que ella está trabajando o que su trabajo es importante, sobre todo en el caso de funciones que no cuentan con patrones claros de medición».

Un estudio divulgado este mes por WorldatWork, asociación sin fines de lucro que analiza asuntos relacionados con el lugar de trabajo, constató que el número de personas que trabajaban en casa o en otro local fuera de la empresa todo el día por lo menos una vez al mes cayó hasta 26,2 millones en 2010, frente a los 33,7 millones en 2008. El aumento de la tasa de desempleo jugaría un papel importante en esas cifras, informa la asociación, así como la ansiedad en relación a la seguridad en el empleo y a la creencia generalizada de que la visibilidad crea una conciencia de valorización del empleado en la empresa. Aunque el número total de «teletrabajadores» haya disminuido, el porcentaje de profesionales que trabajan fuera de la empresa más de una vez al mes aumentó, pasando del 72%, en 2008, hasta un 84% en 2010.

La distancia puede también crear lagunas de comunicación y oportunidades de entrenamiento, dice Cappelli. «El sujeto acaba desinformado respecto a la política de la oficina y ya no sabe lo que pasa. Sigue estando vigente el hecho de que las personas que caen bien cuentan con más oportunidades». El nivel de conocimiento del profesional puede verse perjudicado sin obtener fácil acceso a entrenamiento y a nuevos proyectos. «El individuo es contratado para prestar un servicio que es básicamente el mismo que ya ha hecho anteriormente», dice Cappelli, «lo que puede llevarlo rápidamente a la obsolescencia […] a menos que esa persona haga algo para ampliar su grado de conocimiento».

teletrabajoLa distancia física también hace más difícil que el trabajador fuera de la empresa cultive relaciones profesionales que puedan ayudarlo a progresar en su carrera. «La comunicación cara a cara permite a las personas transmitir confianza y comunicarse de una forma más efectiva», dice Schweitzer. Cuando se trata de cultivar relaciones duraderas de trabajo, la comunicación más importante es aquella que no tiene que ver específicamente con el trabajo —un apretón de manos, una palmada en la espalda, bromas y conversaciones que desaparecen cuando el trabajador interacciona sólo de forma remota con el lugar de trabajo. «El diálogo informal, sin conexión con el trabajo, desaparece con el trabajo a distancia», dice Schweitzer. «Por lo tanto, en la ausencia de ese diálogo, no se construye ese tipo de relación —esa interacción— y, en última instancia, no se cultiva la confianza».

Con el tiempo, la falta de contacto puede reducir la red de contactos del trabajador solitario y los beneficios que proporciona, resalta Friedman. «Son tantos los beneficios de interacción social que se pierden […] El contacto inesperado con otras personas puede tener como resultado el acceso a recursos y conexiones». Con la disminución de los encuentros casuales en el ascensor, en el restaurante y en las reuniones diarias, se hace más difícil construir una reputación, encontrar mentores o servir de mentor a otras personas, o incluso aprovechar oportunidades para contribuir al bienestar y al éxito de los demás. «Se vuelve más difícil llevar a cabo la construcción del capital social», dice Friedman. «Cuando la persona trabaja aislada, el esfuerzo de contacto con otros es mayor».

La distancia crea no sólo un problema en potencia para el trabajador, sino también para los equipos y clientes para los cuales él presta el servicio. La ausencia de interacción física personal priva al trabajador a distancia de elementos importantes de la comunicación. «La emoción es una información […] y las emociones afectan el rendimiento», observa Sigal Barsade, profesora de Gestión de Wharton y estudiosa de las emociones, de la cultura empresarial y de la dinámica de equipo. Más del 50% de la comunicación de contenido emocional es transmitida por la expresión facial; cerca de 1/3 por el tono de voz y menos del 10% por lo que se dice, resalta Barsade. Eso significa que las personas que se comunican principalmente por teléfono y por correo están en desventaja, porque la información que comparten no es completa.

La solución no es acabar con el teletrabajo. Es tarea de la gestión adoptar una postura de «extrema vigilancia» en relación a posibles lagunas de comunicación y tomar medidas para evitarlas o compensarlas, dice Barsade. «Si la gerencia no tuviera acceso a informaciones amplias sobre las emociones de las personas, eso acabará afectando su rendimiento, el rendimiento del trabajador y de la empresa».
Fuente: Wharton Universia, 13/07/2011.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


.

.

El Teletrabajo en América Latina

agosto 22, 2012

La cruzada de Álvaro Lamé por el Teletrabajo en América Latina

 

Vivir acá, trabajar allá, ganar allá y gastar acá, es la frase que eligió el empresario Álvaro Lamé y su equipo para definir lo que significaba, en medio de la crisis y social que afectó a Uruguay y Argentina 2002, con índices de desocupación cercanos al 20%, que la gente desempleada pudiera buscar una salida laboral en el teletrabajo, y no emigrara por falta de oportunidades.

Hoy esta forma de empleo significa el ingreso principal de unos 100.000 uruguayos que venden servicios y productos a más de 54 países en el mundo, ya sea en relación de dependencia o en forma independiente. Lamé fue el principal impulsor de la modalidad gracias a su vasta experiencia en el campo de la tecnología.

Comenzó cuando era muy joven y su padre, un contador público, lo animó a incursionar en la prehistoria de la tecnología a través de distintos cursos que ofrecía IBM. A los 17 años ya era programador y a los 25 creó su primera empresa de software. En 1995 nació Netgate, pionera en ofrecer el servicio de Internet en forma privada.

Durante la crisis de 2002, Lamé propuso a sus compatriotas trabajar para otros países gracias a las nuevas plataformas de Internet de venta de productos y servicios. Pero la falta de conocimientos y capacitación en el tema era una de las principales trabas. Por eso en 2009 nació Epistele, plataforma para de e-learning especializada en Comercio Electrónico Personal y Teletrabajo. La empresa basa su capacitación en la educación en línea.

A los 53 años el empresario cree que el teletrabajo no solo es una industria sino la pata de una nueva economía en la que la que el papel impreso desaparecerá. Gracias al teletrabajo pueden emplearse arquitectos, diseñadores, periodistas, traductores, artesanos y cualquier persona que “haga las cosas bien”, define Lamé. De hecho, para el CEO de Netgate los nuevos curriculums pasarán a formarse a través de las calificaciones que hacen los clientes en la web. Es decir, las puntuaciones positivas o negativas serán las que mejor muestren la forma de trabajar de cada trabajador remoto.

Universia [email protected]: ¿Qué significó para usted ser un emprendedor? ¿Cuáles fueron las mayores dificultades y cómo las enfrentó?

Álvaro Lamé: Fue una etapa de aprendizaje muy intenso, mi experiencia empresarial era relativa y en empresas muy chicas. Tuve que aprender a dirigir una compañía a los 25 años que creció muy rápido pero con muchas dificultades como consecuencia de mis carencias como empresario.

Pero hubieron dos temas que me ayudaron a enfrentar estos problemas: uno fue capacitarme participando de un programa para dirigentes de empresas en la Universidad de Montevideo; y el otro fue contratar a los profesionales especializados en las áreas donde estaban mis mayores carencias.

En especial incorporé un gerente Financiero cuyo salario era más del doble que el mío. O sea que la decisión de contratarlo no fue fácil pero el resultado fue excelente.

[email protected]: En 2002, usted emprende una cruzada para el desarrollo del teletrabajo personal en Uruguay. ¿Cómo y por qué surge esta cruzada?

Lamé: En 2002 Uruguay vivió una crisis muy intensa como consecuencia de un problema financiero que involucró a Uruguay y Argentina. Las tasas de desempleo estaban por encima del 20% en un país de poco más de tres millones de habitantes como lo es Uruguay, y en consecuencia con un mercado interno muy chico.

Había que innovar para encontrar otras formas de generar ingresos para las personas y surgió el teletrabajo autónomo o independiente.

[email protected]: ¿Con qué ventajas contaba el país en ese momento para impulsar el teletrabajo? ¿Y las desventajas?

Lamé: Las ventajas fueron lo que normalmente consideraríamos desventajas. La crisis y el pequeño mercado interno obligaban a las personas a incursionar en nuevos modelos.

La desventaja fue cultural, era difícil para las personas visualizar que podían vender productos o servicios para todo el mundo. Por otra parte no había un uso tan intenso y natural de las tecnologías como ahora.

Comenzamos dictando charlas y conferencias que estaban más basadas en la intuición de que se podían vender productos o servicios para todo el mundo, que en el conocimiento de cómo hacerlo. Definitivamente la capacitación fue la forma de ir superando las barreras. También dedicamos muchos recursos a promover los casos de éxito en los medios de difusión masiva.

[email protected]: ¿Era la capacitación una de esas desventajas?

Lamé:Si, la falta de conocimiento de lo que se podía hacer y de cómo hacerlo era una desventaja en ese momento.

En 2002 creamos talleres presenciales cortos de 4 horas, en total eran 6 talleres para distintas aplicaciones. Creamos un departamento de investigación y desarrollo de contenidos para la formación de las personas.Fue una iniciativa personal que fue apoyada por Netgate, empresa que finalmente financió el proyecto, ya que no tuvimos ningún apoyo del Gobierno.

Crear Epistele en 2009 fue una consecuencia natural de utilizar siempre las tecnologías para facilitarles la vida a las personas, tanto en el trabajo como en la educación. En lo que respecta al teletrabajo, la educación en línea es la principal herramienta con que contamos para formar a las personas, igualmente cuando la situación lo requiere dictamos talleres presenciales.

[email protected]:¿Qué papel juega hoy en día la educación en línea en su país? ¿Y en el ámbito del teletrabajo? ¿Cómo está evolucionado el sector de la educación en línea y hacia donde cree que se dirige?

Lamé: Se está viviendo un proceso. Uruguay tiene la ventaja de haber implementado el Plan Ceibal (Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea), basado en el proyecto One Laptop Per Child, en forma completa, entregando a cada estudiante de primaria y secundaria de la educación pública una computadora personal.

Creo que la educación en general va indefectiblemente hacia un modelo online, las nuevas generaciones lo están demandando.

[email protected]: Volviendo al teletrabajo, ¿cuál es el perfil del teletrabajador en Uruguay? ¿cuántos teletrabajadores calcula que hay en Uruguay y en la región?

Lamé: Es un trabajador independiente que vende servicios o productos propios o de terceros, hay un rango amplio de edad y es pareja la distribución por género. El 50% reside en el interior del país y el resto en la capital. A la fecha podemos estimar en 100.000 los teletrabajadores en Uruguay.

No hay un perfil definido, hay artesanos, profesionales universitarios, intermediarios de productos, traductores o generadores de contenido. Creo que la gran diferencia con otros países fue el tamaño tan reducido del mercado uruguayo que obliga, aunque no quieras, a buscar otros mercados.

[email protected]: Tengo entendido que en 2010 encabezó el desarrollo de un programa piloto de formación en teletrabajo en Chile (aprende y emprende) capacitando más de 7000 personas. Cuéntenos un poco acerca de esta experiencia, ¿por qué Chile?

Lamé: Fuimos convocados por el Gobierno de Chile y fue un proyecto liderado por la oficina de Estrategia Digital de Chile. Capacitamos a 7.000 personas y se realizó la transferencia de conocimiento como para seguir adelante con el programa. El objetivo para el periodo de gobierno actual es capacitar 100.000 personas.

Entiendo que no existe otro programa focalizado en el teletrabajo autónomo, al menos en Latinoamérica. El objetivo es lograr que al menos 100.000 personas puedan optar por el teletrabajo en Chile. En todos lados donde hemos ido la principal carencia es la capacitación.

[email protected]: ¿Cuál cree que será el peso del teletrabajo en América Latina a medio plazo? ¿Y el perfil del teletrabajador? ¿A qué retos se enfrenta esta forma de trabajo para su crecimiento en la región?

Lamé: Es cuestión de tiempo para que el trabajo a distancia se convierta en la principal forma de trabajo porque creo que se adapta más a lo que la gente realmente quiere y que tiene que ver con tener mayor flexibilidad en su vida: 8 horas diarias de trabajo, 20 días de licencia al año, descanso solo los domingos, entre otras imposiciones, pertenecen a la revolución industrial; y hoy estamos viviendo la revolución digital, que nos llega a ver las cosas desde otra perspectiva.

Las nuevas generaciones van a provocar el cambio porque es la generación digital que ya se dio cuenta que puede vivir la vida de otra forma, en particular en cómo educarse y en cómo trabajar.

Los retos son diferentes tratándose de teletrabajo con relación de dependencia o teletrabajo autónomo. En el primer caso se requiere marco regulatorio: hay varios países en Latinoamérica que ya tienen su ley de teletrabajo, aunque eso es solo parte del problema, lo importante es flexibilizar las relaciones laborales y para eso falta cambiar cabezas. Mientras que el teletrabajo autónomo es solo cuestión de capacitación. Las carencias tienen que ver con lo que se puede hacer y cómo hay que hacerlo, no hace falta ser un experto en el uso de la computadora. Obviamente saber idiomas es una ventaja pero no un obstáculo. Es importante que cada uno pueda decidir.    

No conozco programas como el nuestro focalizado en el desarrollo del teletrabajo autónomo pero hay varios países que nos han invitado para conocer nuestra experiencia.

[email protected]:¿Cómo llevó a cabo la idea de instalar las plazas públicas con conexión WiFi gratuita y el proyecto ómnibus de Montevideo?

Lamé: Para darle opciones a los teletrabajadores y a los usuarios del Plan Ceibal fomentamos el WiFi en las plazas públicas. Lo cierto es que hoy uno camina por las plazas y ve escolares con sus ceibalitas -computadoras del Plan Ceibal- y a personas adultas teletrabajando, dependiendo del clima, claro está.

Hay un gran desafío que tenemos todos en cuanto a cerrar la brecha digital, en particular en Uruguay el Plan Ceibal lleva distribuidas más de 500.000 computadoras.

También hicimos lo mismo en los ómnibus de Montevideo para que los usuarios pudieran navegar con Internet inalámbrica gratuita (fue la primera ciudad de América Latina en ofrecer este servicio en 2008).

[email protected]: ¿Es cierto que pronostica una muerte cercana para el libro en papel? ¿En qué momento se producirá en la región? ¿Será igual para los sectores pobres que no tienen acceso a las nuevas tecnologías?

Lamé: Si, definitivamente el papel pasó a ser una tecnología antigua, sin tener en cuenta el daño al medioambiente. Las generaciones digitales ya no lo usan.

[email protected]:¿Qué les recomendaría a jóvenes que comienzan en el mundo empresario desde temprano?

Lamé: Para lograr el éxito primero hay que preparase para el sacrificio, ser un empresario exitoso no es gratis. Creer en su sueño, confiar en su intuición y rodearse de gente capaz, esas son las recomendaciones.
Fuente: Wharton Universia, 22/08/12.

Más información:

La era de la flexibilidad

teletrabajo de calidad

.

El Home Office puede afectar a su columna

junio 23, 2022

El Home Office consiste en trabajar desde casa o en un sitio diferente a una oficina. Esta es una tendencia que ha crecido en los últimos años y ha traído muchas ventajas tanto a los empleados como a las empresas. Sin embargo existen algunos riesgos…

Kinesiólogos advierten que aumentan las consultas por lesiones causadas por el Teletrabajo

El cambio en las costumbres laborales se refleja en un incremento en las consultas por tendinitis, contracturas, miopías y problemas posturales

Kinesiólogos advierten que aumentan las consultas por lesiones causadas por el teletrabajo

El Colegio de Kinesiólogos de la provincia de Buenos Aires (CoKiBA) aseguró que en el último tiempo aumentaron las consultas de pacientes por lesiones causadas por posturas, hábitos y uso de dispositivos electrónicos que se popularizaron con el teletrabajo

El uso excesivo de dispositivos electrónicos genera cada vez más trastornos musculares y visuales y se refleja en un incremento en las consultas por tendinitis, contracturas, miopías y problemas posturales.

Los expertos coincidieron que las clases virtuales y las videollamadas aportaron una solución para continuar con las tareas educativas y laborales disminuyendo la circulación de personas, en los momentos más críticos de contagios del coronavirus, pero dejaron secuelas por el aumento del sedentarismo y la falta del mobiliario adecuado en las casas, lo que derivó en malos hábitos ergonómicos.

Al respecto, el Colegio de Kinesiólogos de la provincia de Buenos Aires (CoKiBA) indicó en un comunicado que en los últimos meses se incrementaron las visitas en consultorios y centros especializados de estudiantes adolescentes y adultos que trabajan muchas horas frente a una computadora ya sea en oficinas o bajo la modalidad home office.

Consecuencias del teletrabajo

«El exceso en la exposición a pantallas generó aumento de consultas por lesiones miotendinosas. Las contracturas y las tendinitis, estuvieron a la orden del día, por la excesiva exposición a dispositivos», aseguró Daniela Lilian Adamini, especialista en Osteopatía, Posturología y Entrenamiento Visual.

Las videollamadas y el uso de celulares en jóvenes y adolescentes está dejando secuelas en la salud

Las videollamadas y el uso de celulares en jóvenes y adolescentes está dejando secuelas en la salud

Un caso particular son los celulares que, según la licenciada en kinesiología, hucieron aumentar las rizartrosis del pulgar, tendinitis, cervicalgias y dorsalgias, además de las afecciones a la vista especialmente en niños, niñas y adolescentes.

«Son muy pocos los que usan el dispositivo correctamente acercándolo a la cara. Por el contrario, lo más común y claramente menos saludable, es ver como la cabeza se lleva en flexión para acercar la vista al celular, incrementando notablemente el peso que las cervicales deben soportar», explicó Adamini.

La profesional advirtió que en estos casos, «lo que comienza con una molestia por contractura y sobreuso muscular, si no es tratado a tiempo, se convierte en tendinitis, y, con el tiempo, el mal uso del cuerpo termina llevando a desgarros, por eso es importante la intervención temprana, no solo tratando el síntoma, sino la causa.» 

Además, la disminución de la actividad física genera un incremento de lesiones vinculadas al sedentarismo, como el acortamientos de cadenas musculares o lumbalgias, y hasta fallas circulatorias, principalmente en miembros inferiores, cefaleas, y estreñimiento, añadió.

La falta de muebles ergonómicos para teletrabajo multiplicó las malas posturas

La falta de muebles ergonómicos para teletrabajo multiplicó las malas posturas

En el mismo sentido, la kinesióloga Claudia Páramo advirtió que el período prolongado de home-office impactó en los problemas musculares dado que la población no cuenta con muebles ergométricos en sus hogares.

«Es conveniente trabajar lo más relajadamente posible: sentarse con las rodillas, el tobillo y la cadera a 90 grados y los antebrazos apoyados», recomendó la especialista. «Los niños y jóvenes que un año y medio hicieron la escuela en una tableta o celular desde una cama, hicieron además poca actividad física. Los kinesiólogos tenemos mucho más trabajo debido a patologías cervicales o lumbares», sostuvo.

También Verónica Quintana, especialista en Posturología, dijo a Télam que «el encierro y el estar en casa tanto tiempo generó un sedentarismo en personas que antes hacía actividad física regularmente».

«La pandemia, además, generó disfunciones como el bruxismo estrés en la sociedad, lo que también repercute en el tejido músculo esquelético. Por eso, nosotros recomendamos a nuestros pacientes pausas activas -no estar más de una hora sentados, sino que se levanten, se muevan, caminen y se estiren- y, sobre todo, que sepan que no hace falta acostumbrarse al dolor. Esas molestias tienen tratamiento», agregó.

Fuente: iprofesional.com, 23/06/22

Salud y Vida

El Trabajo ideal

febrero 8, 2022

En busca del Trabajo ideal

¿La Búsqueda del trabajo ideal es una utopía? ¿El Trabajo ideal existe o uno debe crearlo? ¿Odio o Amo mi Trabajo?

Las respuestas que demos a estas preguntas forjarán el futuro de nuestras vidas. Conviene entonces tomar un tiempo de reflexión antes de responderlas y luego meditar a fondo sobre las conclusiones que obtengamos.

Para colaborar en este análisis aquí van diversos artículos que hemos publicado en esta web sobre estos trascendentes temas:

Nuevas formas de trabajar en la empresa del futuro

trabajo ideal 01¿Debería renunciar a mi trabajo?

The New Dream Jobs

Generación Ego: Trabajar sin jefes

Nómades digitales: Trabajar con independencia

¿Qué es un Networker?

¿Cambios en la jornada laboral?

trabajando en la playa 04Cómo acomodar una empresa en su casa

El Futuro del Trabajo Hoy

El impacto del estrés en la salud

Las ventajas del Network Marketing

Nuevas formas de trabajar en la empresa del futuro

trabajo de oficina rutinario 01Trabajo en el siglo XXI

Cómo obtener lo mejor del Tele-Trabajo

El Futuro ya está aquí

Los peligros de apoltronarse en el trabajo

.

Conviene preguntarse…

.

.

.

El Futuro ya está aquí

enero 21, 2022

futuroCada día es más evidente la imperiosa necesidad de contar con una sólida y poderosa presencia en internet.

La pandemia del Covid-19 aceleró el proceso de virtualización de la economía y obligó a las empresas y a las personas a conectarse vía internet para realizar transacciones, negocios, visitas, estudios… Todo comenzó a funcionar online. Es una situación forzada, que llegó para quedarse. Sin embargo, no comenzó con el coronavirus, ya venía creciendo exponencialmente desde mucho antes.

Durante un fin de semana de enero de 2015, se reunieron más de 25.000 jóvenes en Buenos Aires para participar en un festival junto con sus youtubers preferidos. ¿Alguien pude hoy dudar del poder del videomarketing y de la importancia de YouTube?

En lugares tan complicados en cuanto a infraestructura pública como la India, crece sin parar el comercio electrónico y las mercaderías se envían al domicilio de los clientes (como lo anticipó Faith Popcorn en 1990) [El comercio electrónico y los repartidores en la India]

La gente cansada de sus rutinas laborales procura desesperadamente cómo Volver a enamorarse de los Lunes. Algunos intentan independizarse y emprender La aventura de trabajar como freelance, muchos ya se toparon con el Mito-E y por ello buscan Las ventajas del Network Marketing.

Estos tiempos, cada día más turbulentos y acelerados, nos llevan a experimentar con nuevas herramientas a fin de no quedar descolocados ante los cambios que vienen. Nos preguntamos ¿Para qué sirve un Blog?, ¿Qué es el Coworking?, ¿Cómo ganar Dinero con Internet?, ¿Qué es un Networker?, ¿Cómo obtener lo mejor del Tele-Trabajo?

Para aclarar estos interrogantes y analizar cómo enfrentaremos estos desafíos, hablaremos de ello en nuestras Conversaciones de Negocios.

Los Nuevos Paradigmas nos obligan a ser capaces de crear múltiples fuentes de ingresos y nuevas formas de trabajar y hacer negocios. También necesitamos saber gestionar nuestro dinero a fin de asegurarnos un continuo flujo de efectivo y un seguro patrimonio. La era del Taller Protegido ya terminó.

¡Basta de palabras, pasemos a la acción!

Nos vemos en nuestra Sala virtual…

… en nuestros próximos webinarios para reflexionar sobre:

Cómo Ganar más Dinero en su propia actividad aprovechando Internet

Comience (o continúe) el Camino a la Riqueza, ampliando sus conocimientos sobre Economía Personal, llevándolos a la práctica en un entorno amigable y profesional.

Un cordial saludo del
Equipo de Economía Personal

El capullo

Cocooning es el nombre dado a la tendencia de que el individuo socialice cada vez menos y se vaya retirando a su hogar, que convierte en su fortaleza.
El término fue acuñado en los años 1990 por Faith Popcorn, una buscadora de tendencias y consultora de marketing. Popcorn identificó el cocooning como una tendencia significativa que llevaría a, entre otras cosas, las telecompras desde casa, o el comercio electrónico.
Desde que Popcorn acuñó el término, la moda ha continuado. La expansión de internet, la tecnología de entretenimiento doméstico, avances en tecnologías de la comunicación (móviles, tablets, etc) que permiten opciones de teletrabajo desde casa, así como cambios demográficos, han hecho del cocooning una opción cada vez más atractiva para un número mayor de personas.
Los individuos que siguen esta tendencia creen que deben protegerse del peligro que representa el exterior, por lo que se aíslan.
Cocoon, en inglés, significa capullo; como verbo, alude a la acción de esconderse.

Cocooningcocooning

.

marketing digital


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


Cómo lograr su Libertad Financiera

.

.

Caída generalizada de WhatsApp, Facebook e Instagram

octubre 4, 2021

WhatsApp, Facebook e Instagram sufren una caída generalizada en todo el mundo

Los problemas han comenzado hacia las 17.00, hora española. La compañía afirma que trabaja para restablecer la normalidad lo antes posible

Logo de WhatsApp.

Los servicios de Facebook, Instagram y WhatsApp están sufriendo este lunes una caída generalizada, que afecta a varios países, entre ellos España, Estados Unidos, Reino Unido o Francia, según se constata en la página especializada Downdetector. Según algunos expertos podría deberse a problemas de DNS, el sistema de nombres de dominio de internet. EL PAÍS se ha puesto en contacto con Facebook, propietaria también de Instagram y WhatsApp, pero de momento no ha recibido una explicación sobre el motivo del fallo.

En un mensaje en Twitter, Andy Stone, responsable de comunicación de Facebook, ha afirmado: “Somos conscientes de que algunas personas tienen problemas para acceder a nuestras aplicaciones y productos. Estamos trabajando para que todo vuelva a la normalidad lo antes posible y pedimos disculpas por cualquier inconveniente”. Las cuentas de Facebook y WhatsApp en Twitter replicaban el mismo mensaje.

Los problemas han comenzado poco después de las cinco de la tarde, hora peninsular española, en torno a las once de la mañana en Washington, y han impedido el funcionamiento por completo de las tres aplicaciones: no se podía actualizar la información ni enviar o recibir mensajes. Downdetector, que registra los comentarios de los usuarios cuando falla alguna plataforma en internet, ha recogido desde la caída quejas procedentes de al menos 45 países.

John Graham-Cumming, jefe de Tecnología de Cloudflare, una célebre empresa de servidores en la nube, ha detectado hacia las 17.50 (hora española) cómo Facebook desaparecía de internet: cuando alguien escribe facebook.com en su navegador, el sistema de nombres de dominio (DNS en sus siglas en inglés) no sabe dónde dirigirse porque la ruta ha cambiado y no reconoce una nueva. Ese parece el problema que define esta larga caída.

Alrededor de 16.000 personas han publicado mensajes sobre los problemas con los diferentes servicios. El 43% de los usuarios de WhatsApp se quejaba de problemas de conexión; un 29%, de problemas para enviar o recibir mensajes y el 28%, de problemas con toda la aplicación. En el caso de Instagram, al 36% de los usuarios no le funcionaba nada dentro de la aplicación. El 33% se quejaba de problemas con el servidor y el 31%, de dificultad para cargar el contenido.

Los servicios de realidad virtual de Facebook también se han visto afectados por la caída.

Un periodista del New York Times ha hablado con varios empleados de Facebook en Palo Alto y tampoco funcionan las herramientas internas de comunicación de la compañía: “Es como un día de nevada”, dicen.

Un sistema vulnerable

El pasado 22 de julio, un fallo en los servicios de la compañía estadounidense de servicios en la nube Akamai provocó interrupciones en el servicio de compañías como Airbnb, plataformas de videojuegos como Playstation Network o Steam, aerolíneas como Delta Air Lines, cadenas de distribución como Costco Wholesale, servicios financieros como American Express, además de numerosos bancos como BBVA, o medios de comunicación como EL PAÍS, entre otros.

Más aparatoso fue el fallo global en la red de distribución de contenidos Fastly que el 8 de junio dejó fuera de juego a miles de páginas de todo el mundo. Sitios como los de Amazon, EL PAÍS, The New York Times, Twitch, Financial Times o Reddit sufrieron problemas y en algunos casos permanecieron inaccesibles para sus usuarios durante casi una hora. Al día siguiente, Fastly explicó que la acción inocente de un cliente activó un error de software que permanecía oculto en un programa informático y causó la caída generalizada.

Estos incidentes ―como la caída de los servicios de Google el pasado diciembre― han puesto en evidencia la vulnerabilidad de las conexiones digitales y la debilidad del sistema sobre el que se asienta el funcionamiento de la red en un momento en el que empresas y usuarios dependen más que nunca de ellas por el teletrabajo.

Fuente: elpais.com, 04/10/21.

.

.

Cómo levantarse con ganas de trabajar

julio 14, 2020

Tres claves para levantarse todos los días con ganas de trabajar

Por Eugenio Marchiori.

dilbert-02«Si el trabajo fuera agradable, no te pagarían para hacerlo«, dice en una de sus tiras Dilbert, el personaje de la historieta de Scott Adams. El trabajo tiene mala prensa y peor reputación, en especial en los pueblos de cultura mediterránea. Entonces, ¿cómo conseguir motivación para ir a dormir temprano para recargar energías de cara a las tareas que esperan en la mañana?

Tal Ben-Shahar es un profesor de Harvard que adquirió notoriedad hace algunos años por sus cursos multitudinarios y por su libro Happiness, en el que describe diferentes aspectos de lo que bautizó «psicología positiva». Según Ben-Shahar, para ser feliz en el trabajo se deben cumplir tres condiciones en simultáneo: primero, estar impulsado por la pasión; segundo, tener el talento necesario, y por último, otorgarle un sentido que trascienda lo material.

En la intersección de la pasión, el talento y el sentido reside la felicidad en el trabajo. La clave es encontrar empresas cuya visión se alinee con las expectativas de cada uno para facilitar la confluencia de las tres.

Desde el lado de las compañías, la revista Scientific American Mind presenta en su número de septiembre de 2016 una serie de estudios sobre lo que pueden hacer las organizaciones para mejorar el bienestar de sus empleados. Veamos.

1- Agilizar el «cerebro social»

Las investigaciones del director del Laboratorio de Dinámica Social del MIT, Alex Pentland, muestran que empleando la tecnología como plataforma para el intercambio de ideas en el trabajo, se puede mejorar la «inteligencia colectiva» de la organización. La idea está implícita en la «conciencia colectiva» de Emile Durkheim, uno de los padres de la sociología. Se pueden señalar ejemplos como los memes (una idea, práctica, símbolo o conducta elemental mediante la que se transmite la cultura), la solidaridad de grupo, etcétera.

Pentland imagina la organización como un cerebro social en el que cada individuo es una neurona, y las conexiones entre éstas constituyen redes que mejoran el rendimiento del conjunto.

Al mismo tiempo se fortalecen las relaciones interpersonales y la confianza con la consiguiente mejora del clima organizacional y del bienestar de los individuos.

2- Teletrabajo

Gracias al avance de las tecnologías de comunicación, cada vez más compañías introducen prácticas flexibles para que los individuos trabajen fuera de la oficina tradicional. Los empleados que realizan sus tareas fuera de los tradicionales cubículos consiguen mayores niveles de felicidad y de motivación. Sin embargo, la práctica tiene sus limitaciones. Según la periodista Rachel Nuwer, no todos los individuos reaccionan igual. Si bien para los introvertidos la posibilidad de trabajar desde la casa es atractiva, los extrovertidos se sienten más felices manteniendo relaciones cara-a-cara.

También la cultura de la organización se ve perjudicada con el teletrabajo, y el caso de Yahoo! es paradigmático en ese sentido. Una de las primeras medidas que tomó Marisa Mayer cuando fue nombrada CEO de la compañía fue hacer que los empleados -que en su mayoría trabajaba a distancia- volvieran a la oficina. Según decía Mayer: «Trabajar desde el hogar muchas veces sacrifica la velocidad y la calidad. Necesitamos ser un solo Yahoo!, y eso comienza con estar juntos físicamente». Es probable que la práctica la haya adquirido en Google -su anterior empresa-, donde se estimula la interacción presencial de los empleados.

donde quieras office estilo de vida internet

3- Descansar

La psicología indica que el descanso cerebral fortalece la salud y el rendimiento de los empleados. Estimular pausas para practicar yoga, meditación o mindfulness no sólo aumenta la felicidad, sino que previene una serie de dolencias, fortalece la concentración y genera aumentos de la productividad.

Ferris Jabr, editora de la revista mencionada al comienzo, sostiene que se debe dejar atrás el prejuicio de vincular el estar ocupado con el estatus y con el prestigio. Asimismo, el uso de la tecnología ha modificado la naturaleza del trabajo y ha permitido una mayor intromisión en la vida personal, por lo que varias compañías han establecido políticas de «cero comunicación» fuera del horario laboral.

En tiempos en los que el talento es un bien tan escaso como imprescindible para la sustentabilidad de la empresa, aumentar el bienestar de los empleados se ha transformado en una de las maneras preferidas de captarlo y de mantenerlo motivado.

—Profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella.

Fuente: La Nación, 06/11/16.

I love my Job


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


Cómo lograr su Libertad Financiera

.

.

De virus y memes

julio 14, 2020

El Covid, la gran metáfora del siglo XXI: adelanto del nuevo libro de Jorge Carrión

En “Lo viral”, el crítico y escritor español narra, en el género del diario personal, los primeros meses de la pandemia. Y traza paralelos con los algoritmos que nos colonizan.

Entre dos globalizaciones, la del coronavirus y la de la híper conexión virtual

“He escrito este libro en mi piso del barrio de Poblenou de Barcelona, entre el 10 de marzo y el 25 de mayo de 2020, durante las pocas horas al día que no tenía que dedicar a la familia, las tareas de la casa o el teletrabajo” explica en el epílogo el escritor y crítico cultural Jorge Carrión. Columnista en diarios internacionales de prestigio y autor de una quincena de libros -el ensayo Contra Amazon o la novela Los turistas, entre ellos-, Carrión vuelve ahora con Lo viral, unas 180 páginas en las que reflexiona sobre los primeros seis meses del coronavirus, en el género del diario personal. Allí, en busca de entender este presente, traza paralelos entre la enfermedad que nos encierra y los modos de vida que, para bien o para mal, venían transformando las vidas desde antes.

El ensayo, según adelantó en una entrevista, toca varios temas. Que este es el primer virus que alcanza una velocidad similar al de la tecnología humana, porque “el sida y el ébola también fueron muy mediáticos», pero no existían todavía las autopistas híper aceleradas de la información. El Covid circula tan fuerte por los cuerpos como por Twitter. Que Netflix, Zoom o Amazon son plataformas multinacionales que incluyen en su funcionamiento el espíritu de lo pandémico, porque “al igual que el ultravirus, son contagiosas, son globales y son peligrosas. Por supuesto, el peligro es de otro tipo y está contrapesado por el placer, emocional o intelectual, que también pueden proporcionar. Pero nos espían, tratan de homogeneizar nuestro gusto, nos alienan, subordinan a sus empleados a los algoritmos que realmente las dirigen y alimentan la soledad, esa otra pandemia, que ahora es mucho más grave de lo que era hace seis meses”, según analizó.

Retrato de Carrión, autor de "Barcelona. Libro de los pasajes", entre otros títulos. / Archivo

Retrato de Carrión, autor de «Barcelona. Libro de los pasajes», entre otros títulos

¿Cómo se transforma la cultura y cuál es su lugar en lo que viene? ¿Cuánto influye en la propagación del virus el mundo que avanza sobre la naturaleza y acelera el viaje de los cuerpos de un lugar a otro? Esas son algunas de las preguntas que el autor español explora, entre referencias a la literatura.  

Fragmento: adelanto exclusivo de Lo viral

17 de noviembre de 2019

Por la mañana un virus desconocido entra en el cuerpo de un hombre de 55 años cuyo nombre también desconocemos. Por la tarde empieza el siglo XXI.

(…)

21 de noviembre de 2019

Así comienza El mundo de ayer, en la traducción directa del alemán que hizo Alfredo Cahn para la primera edición de la Editorial Claridad, Buenos Aires, 1942, y que a mí me regaló hace muchos años Juan Hernández, el editor en Costa Rica de mi libro Teleshakespeare: «Si me propusiera encontrar una fórmula cómoda para la época anterior a la Primera Guerra Mundial, a la época en la que me eduqué, creería expresarme del modo más conciso diciendo que fue la dorada edad de la seguridad».

(…)

La edición de Galaxia Gutenberg. El miércoles 22 llega a las librerías.

La edición de Galaxia Gutenberg. El miércoles 22 llega a las librerías.

22 de noviembre de 2019 

En 1976 Richard Dawkins publicó El gen egoísta, donde introdujo el concepto de meme. El meme es el gemelo cultural del gen y, según el biólogo evolutivo, es igual de ególatra. Si los genes son biología y se reproducen a través de la sexualidad, los memes son cultura y se propagan mediante la imitación, la copia. El meme, por tanto, es una unidad mimética. Está más allá de la estética, la moral, el bien y el mal. Los memes no son buenos ni malos, bellos ni feos, inteligentes ni tontos, verdad ni mentira, útiles ni inútiles: son emoción, fe, intuición, las líneas maestras de las macroestructuras que nos amparan y a las que nos agarramos, para no sentir el vértigo del vacío, del sinsentido.

Lo que cada uno de nosotros llama su religión, su ética, su poética o su política se puede ver como un memeplex, un complejo de memes. El estudio de los memes y sus articulaciones en forma de redes lo realiza la ciencia de la memética. Se trata de una tendencia académica que se confunde con tantas otras: la historia de la religión y de las ideas, la sociología política o de las emociones. Hasta los años noventa los memes no se podían identificar en una única forma: eras ideas multiformes. Pero entonces llegaron internet y las estrategias de viralidad y empezaron a configurarse los memes virtuales, con su intrínseca ambición de propagarse por las pantallas y las conciencias. Como cualquier otro artefacto narrativo o estético, el meme parte de materiales reconocibles y establece una variación. Es autorreferencial: apela a memes antiguos, clásicos, de carácter sexual, religioso, violento o alimentario, y los actualiza en un contexto muy determinado. La viralidad de la mayoría no supera la potencia. Pero los que se realizan, los que son acto, se expanden como el mal o como el amor o como la pólvora.

Los virus son los memes.

(…)

24 de noviembre de 2019

El concepto viralidad, tal como lo entendemos hoy, surgió en los años noventa en el ámbito del marketing. De la biología pasó entonces a la retórica corporativa: a partir de ese momento el objetivo de un anuncio, de una campaña de publicidad, de un videoclip o de un nuevo producto es propagarse, contagiarse, infectar las conciencias del máximo número posible de compradores, sobre todo a través de las redes de telefonía. Aunque los anuncios y las campañas fueran emitidas a través de diarios, televisión o radio, la viralidad dependió hasta mediados de la primera década del siglo XXI de la transmisión oral, de la transmisión boca oreja. YouTube, Facebook y el resto de redes sociales comenzaron después a generar un nuevo sentido de lo viral, como aquello que puede comentarse, evaluarse y, sobre todo, compartirse masivamente.

Ser epidemia o pandemia o enajenación colectiva (casi nunca compramos un producto en lugar de otro por un motivo completamente racional).

Aunque desde la guerra de Troya encontremos flechas envenenadas; aunque los virus y las bacterias sean armas desde siempre; aunque la guerra biológica sea tan antigua como el ser humano, la viralidad digital ha situado en otro nivel de conflicto las estrategias informativas y propagandísticas modernas. El de la atención en disputa constante. Vivimos en la época de mayor alfabetización de la historia de la humanidad y, sin embargo, en la que menos tiempo y concentración dedicamos a discernir lo verdadero de lo falso, lo conveniente de lo reprochable. La viralidad como ecosistema. La viralidad como guerra de bajísima intensidad: constante. ¿Será la viralidad la categoría que mejor define los mecanismos sociales, culturales, políticos y económicos de nuestra época?

EV

Fuente: clarin.com, 13/07/20


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


.

.

¿Dónde está la Justicia en Argentina?

junio 12, 2020

Feria judicial: retardo de Justicia y silencio cómplice

Por Julio E. Lalanne.

El derecho humano básico y fundamental de todo ciudadano de acceder a la Justicia para obtener la protección de sus derechos está suspendido en la Argentina desde el 13 de marzo de 2020. Ese día la Corte Suprema decretó una feria judicial extraordinaria que puso al enorme aparato judicial argentino en pausa. Desde entonces, más allá del empeño personal de algunos magistrados que intentan continuar con sus tareas, la Justicia sólo atiende urgencias y la gran mayoría de los juicios están frenados.

El Poder Judicial ejerce una función crucial del Estado, que es dirimir pacíficamente los conflictos entre particulares. Es un servicio por lo menos tan esencial como el periodismo, la seguridad, los bancos o los supermercados. Sin embargo, curiosamente, todos estos servicios se siguen prestando durante la cuarentena y el de Justicia no.

Se puede vender, hornear y repartir empanadas, pero no se pueden hacer valer derechos en los tribunales. Parece absurdo que estén funcionando plenamente talleres mecánicos, ferreterías y otros comercios mientras que el Poder Judicial apenas se activa en formato de emergencia. Cabe preguntarse: ¿cómo se resuelven los conflictos cuando falta el órgano independiente e imparcial especialmente destinado a impartir justicia? La respuesta es simple: en favor del más fuerte, que es quien está en mejores condiciones para hacer prevalecer su interés. Cualquier similitud con la vuelta a las cavernas no es mera coincidencia.

Coronavirus en Argentina: la Corte Suprema extendió hasta el 28 de junio la feria judicial

La otra pregunta a responder es la siguiente: ¿a quien beneficia la paralización de los cientos de miles de expedientes judiciales hoy congelados en la Argentina? La respuesta también es sencilla: a la parte demandada en esos juicios que, la mayor parte de las veces, es quien ha incumplido sus obligaciones, violado derechos, trangredido la ley.

La feria judicial extraordinaria es un premio para los incumplidores, los pícaros y los deshonestos. Y, al mismo tiempo, un castigo injusto para sus víctimas, que contemplan azoradas cómo se licúan sus créditos al compás de la descomunal emisión de dinero, quizás indispensable, pero indudablemente perjudicial para quienes esperan, a veces desde hace años -piénsese en los cientos de miles de jubilados, por ejemplo- el cobro de sus legítimas acreencias.

La Corte y el gremio de los judiciales justifican la feria por la situación sanitaria, que obviamente debe ser atendida. Sin embargo, es perfectamente posible reactivar el Poder Judicial a través de mecanismos que impiden el contagio del virus, aplicando soluciones probadas como el teletrabajo, la presentación de escritos en forma electrónica y la producción de prueba por medios informáticos, entre otras herramientas disponibles.

coronavirus covid 19
Virus chino Covid-19

Después de todo, para escribir una sentencia, un auto de apertura a prueba o cualquier otra resolución judicial, no hace falta ni siquiera concurrir a los tribunales. Basta sentarse ante una computadora, tal como lo hacen a diario millones de argentinos en cumplimiento del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio dictado el 19 de marzo.

La Constitución Nacional dice que uno de sus fines es “afianzar la justicia”. Dice, además, en el art. 18, que “es inviolable la defensa en juicio de la persona y de los derechos” y reconoce el derecho a “peticionar a las autoridades”. La Corte Suprema, que debería ser garante y custodio de estos derechos fundamentales, los ha puesto en cuarentena desde hace más de dos meses. Por otra parte, ¿Qué hace el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, representante institucional de los abogados, frente a este escandaloso retardo de justicia? Se mantiene en silencio. Es hora, de que los que teníamos la ingenuidad de esperar sus palabras hagamos escuchar nuestras voces en forma clara: ¡es imperioso reabrir la justicia! .

Julio E. Lalanne es abogado  y profesor universitario (UCA).

Fuente: Clarín, 10/06/20.

Palacio de Justicia, Buenos Aires

Vincúlese a nuestras Redes Sociales:  LinkedIn      Twitter


.

.

Página siguiente »